TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

SALA  CIVIL


Auto Supremo: 177/2015

Sucre: 11 de marzo2015

Expediente: CB-147-14-S

Partes: Carlos Ramiro Aramayo Duchen c/ Carlos Fernando Claver Coello, Director Regional de laAdministración de Aeropuertos y Servicios Auxiliares de laNavegación(AASANA), y Ricardo Delgado Vásquez GerenteRegional del Servicios de Aeropuertos Bolivianos (SABSA).

Proceso:Reconocimiento de Mejor derecho, reivindicación y pago dedaños y

perjuicios

Distrito: Cochabamba

VISTOS: El recurso de casación en la forma y en el fondode fs. 316 a 318, interpuesto por Carlos Ramiro Aramayo Duchen contra el Auto de Vista Nº 217 de 02 de septiembre de 2014 pronunciado por la Sala Civil Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Cochabamba, cursante de fs. 309 a 313 y vta., en el proceso deReconocimiento de mejor derecho, reivindicación y pago de daños y perjuicios,seguido por Carlos Ramiro Aramayo Duchencontra Carlos Fernando Claver Coello, Director Regional de la Administración de Aeropuertos y Servicios Auxiliares de la Navegación(AASANA), y Ricardo Delgado Vásquez Gerente Regional del Servicios de Aeropuertos Bolivianos (SABSA),las respuestas al recurso de fs. 326y vta., y de fs. 332 a 334, la concesión de fs. 335, los antecedentes del proceso, y;

CONSIDERANDO I:

ANTECEDENTES DEL PROCESO:

El Juez de Partido Segundo en lo Civilde la ciudad de Cochabambadictóla Sentencia Nº 02de 07 de enero de 2013, cursante de fs. 260 a 263, declarando: Probadala demanda de reivindicación mejor derecho propietario y pago de daños y perjuicios de fs. 10 a 11 interpuesta por Carlos Ramiro Aramayo Duchen; así como las excepciones perentorias de falsedad, ilegalidad, falta de acción y derecho, dolo y temeridad opuestas contra la mutua peticióna través del memorial de 22 de febrero de 2000 fs. 73, e Improbadas las excepciones perentorias de improcedencia, falta de acción y derecho, inviabilidad e ilegalidad opuestas contra la demanda principal por SABSA mediante escrito de 27 de septiembre de 1999 fs. 18 a 19, así como la contestación y reconvención de “nulidad de documento” formulado por AASANA mediante memorial de 14 de febrero de 2000 fs. 69 a 71. En consecuencia se determina: 1)Se reconoce el derecho absoluto y mejor derecho propietario del demandante sobre el hangar, muy al margen del derecho propietario que sobre el terreno pueda asistirle a AASANA o derecho de concesión para explotación que pueda tener SABSA. 2) La reivindicación del hangar al demandante por parte de las instituciones demandadas a través de sus representantes legales, en tercero día de ejecutoriada la sentencia, bajo conminatoria de ley. 3) La restitución por parte de los demandados de los frutos que haya generado el hangar desde el 4 de mayo de 1995 hasta la fecha de la restitución, así como resarcir los daños y perjuicios ocasionados con dicha retención, previa su averiguación en ejecución de sentencia..

Resolución que es apelada por la parte demandada:Grover Medrano ArnézDirector Regional a.i.de AASANApor escrito de fs. 270 a 271 y vta., y Jared BiljhaBlacutt Paniagua en representación de Milton Claros Hinojosa Gerente General de SABSApor escrito de fs. 283 a 284 y vta.,que merece el Auto de Vista Nº 217 de 02 de septiembre de 2014, cursante de fs. 309 a 313 y vta., queRevoca parcialmente la Sentencia apelada de fecha 07 de enero de 2013 y deliberando en el fondo declara: 1. Improbada la demanda de reconocimiento de mejor derecho, reivindicación y pago de daños y perjuicios de fs. 10 a 11, consecuentemente sin lugar a la reivindicación planteada y sin lugar a condenar el pago de daños y perjuicios, que por otro lado, no han sido demostrados. 2. Probada, con los fundamentos expuestos, la excepción de falta de acción y derecho opuesta por SABSA por memorial de fs. 18 a 19, al determinarse que el actor no ha acreditado legitimación activa que le faculte pedir la tutela judicial del derecho que alega frente a las entidades demandadas. 3. Improbada la acción reconvencional de nulidad de documento formulado por AASANA por memorial de fs. 69 a 70. 4. Probada la excepción de falta de acción y derecho opuesta por el demandante contra la acción reconvencional por memorial de fs. 73. Resolución de alzada que es recurrida de casación en la forma y en el fondopor la parte demandanteCarlos Ramiro Aramayo Duchen, que merece el presente análisis.

CONSIDERANDO II:

DE LOS HECHOS QUE MOTIV AN LA IMPUGNACIÓN:

Haciendo referencia a los antecedentes de la presente causa,refiere que el art. 15 de la Ley de Organización Judicial otorga al Tribunal Supremo la facultad de fiscalizar los procesos que llegan a su conocimiento a objeto de verificar si en ellos se observaron las formas esenciales que hacen eficaz a un proceso de conocimiento y fundamentalmente que las resoluciones que contengan sean útiles en derecho y guarden la seguridad jurídica que las partes buscan.

El Auto de Vista recurrido infringe el art. 1 numerales 9, 11 y 13 de la Ley de Organización Judicial atentando contra los principios de responsabilidad, servicio a la sociedad y celeridad. Viola el art. 16 de la Ley 1455 que manda que los jueces en cualquier estado de la causa tienen la obligación de procurar la conciliación de las partes. Desconoce el art. 152 del Código de Procedimiento Civil cuando refiere que Irene Barrientos no es dueña de las mejoras del Hangar, sin embargo que por certificación de la misma AASANA (fs. 135) de 4 de octubre de 1996 evidencia que no existe registro alguno en AASANA que acredite propiedad del Hangar a nombre de Bismark Barrientos Antezana; que Irene Barrientos cancelaba los alquileres del Hangar y que desde esa fecha el Hangar estaba siendo ocupado y utilizado por el Servicio de Extinción de Incendios SEI.

Denuncia que se atenta contra el art. 397 que imperativamente dispone que las pruebas producidas en la causa serán apreciadas por el juez de acuerdo a la valoración que le otorgare la ley conforme a su prudente criterio o sana crítica. Desconoce el art. 450 del Código Civil que enseña que existe contrato cuando dos o más personas se ponen de acuerdo para constituir, modificar o extinguir entre sí una relación jurídica.

Interpretan en forma errónea y aplican indebidamente la ley cuando olvidan que el Código Civil ensu art. 584 enseña que la venta es un contrato donde el vendedor transfiere la propiedad de una cosa al comprador por un precio en dinero.

Violan los arts. 1541 y 1492 del Código Civil que dispone que en Derechos Reales pueden inscribirse todos los actos y contratos cuya seguridad y publicidad convenga a los interesados, y que los derechos se extinguen por la prescripción, en éste caso los alquileres.

Asimismo atentan contra los arts. 1287 y 1289 del Código Civil cuando pretenden desconocer el valor de un documento público extendido con las solemnidades legales por un funcionario autorizado para darle fe pública y que una escritura pública como prueba deja constancia y hace plena fe en cuanto a las declaraciones que contiene a favor de otro.

En consecuencia, pide a éste Tribunal casar el Auto de Vista recurrido y deliberando en el fondo ordene que SABSA o AASANA devuelvan el valor de las mejoras introducidas, es decir el valor de las construcciones del hangar.

CONSIDERANDO III:                                                        FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:

El recurrente anuncia que plantea recurso de casación en la forma y en el fondo, empero el recurso en examen carece de precisión jurídica en su contenido y petición, dificultando la tarea de este Tribunal, no obstante, en previsión del principio de accesibilidad y de impugnación, regulados en la Constitución Política del Estado Plurinacional, y soslayando aquellos defectos se ingresa en el conocimiento del recurso planteado, con la finalidad de lograr que la Resolución que se emita se ajuste a los puntos reclamados y resulte pertinente a los agravios argumentados por la parte recurrente.

1. De inicio y en relación a la mención de los “arts. 1 (numerales: 9, 11 y 13), 15 y 16 de la Ley de Organización Judicial (Ley Nº 1455 de 18 de febrero de 1993)”, corresponde referir al ahora recurrente que dicha disposición normativa(Ley Nº 1455) ha quedado abrogado por efecto de la Segunda Disposición Transitoria de la Ley del Órgano Judicial (Ley Nº 025 de 24 de junio de 2010), en ese antecedente las citas jurídicasabrogadas a las que hace referencia el ahora recurrente no han sido aplicadas en el Auto de Vista, por lo mismo, al encontrarseen vigencia y sin eficacia jurídica no corresponde ninguna consideración al respecto.

2. En otra parte de su recurso de manera desacertadase hace referencia al “art. 152 del Código de Procedimiento Civil”, cuando ésta norma se refiere al trámite que se debe otorgar a una cuestión accesoria incidental. Sin embargo, en relación a su denuncia incoherente de que la certificación de AASANA de 4 de octubre de 1996 (fs. 135) evidencia que no existe registro alguno en dicha Entidad que acredite propiedad del Hangar a nombre de Bismark Barrientos Antezana; al respecto corresponde concretar que dicha certificación (en fotocopia simple) a más de informar que“La Sra. Irene Barrientos se apersonaba a cancelar alquileres del terreno ocupado por el Hangar…”,no acredita derecho propietario de ninguna índole en favor de la referida señora(Irene Barrientos) sobre el hangar ni “sus mejoras”, ni que en la fecha de otorgación de dicha certificación 04 de octubre de 1996, seguía cancelando los alquileres referidos. De donde resulta que su agravio se torna en inconsistente.

3. Respecto a su denuncia de infracción del “art. 397”, suponemos del adjetivo civil; corresponde referir quela apreciación de los medios probatorios es una facultad privativa de los jueces inferiores, incensurable en casación, conforme dispone el art. 1286 del Código Civil concordante con el art. 397 de su procedimiento salvo que se pruebe error de derecho o error de hecho objetivamente, dirigiendo la fundamentación a verificar el error cometido para que éste Tribunal ante el error evidente realice una correcta apreciación; empero en ésta instancia, no se puede forzar una nueva apreciación de la comunidad probatoria porque la casación no es una etapa más de revisión, en ese sentido corresponde a quien recurre de casación dar estricto cumplimiento al art. 253 num. 3) del Código de Procedimiento Civil, es decir citar el error de derecho o de hecho en que hubiere incurrido el órgano Jurisdiccional, no obstante en caso de tratarse de error de hecho, éste deberá evidenciarse por documentos o actos auténticos que demostraren la equivocación manifiesta del juzgador, asimismo deberá dar estricto cumplimiento al art. 258 num. 2) del adjetivo civil, es decir especificar en qué consiste el error y la aplicación que pretende, estas especificaciones deberán hacerse precisamente en el recurso y no fundarse en memoriales o escritos anteriores ni suplirse posteriormente, extremos con los cuales no cuenta el agravio en examen, deviniendo el mismo en improcedente.

4. En esta parte corresponde considerar las infracciones acusadas de los arts. 450,584, 1541 y “1492” todos del Código Civil.

Al respecto debemos referir que el Auto de Vista recurrido no ha desconocido el art. 450 del Sustantivo Civil, toda vez que no ha dejado sin efecto la relación jurídica establecida entre Irene Barrientos Antezana y Carlos Ramiro Aramayo Duchen, si bien ambos contratantes han convenidola transferencia de las “construcciones y mejoras” de un Hangar sobre los terrenos de AASANA en el aeropuerto Jorge Wilsterman de Cochabamba en el marco del art.584 del sustantivo civilque dispone “La venta es un contrato por el cual el vendedor transfiere la propiedad de una cosa o transfiere otro derecho al comprador por un precio en dinero”, empero el Ad quem ha concretado que la transferencia efectuada por Irene Barrientos Antezana ha sido sin que ésta se constituya en titular de las“construcciones y mejoras” referidas, más allá de la irregularidad de la protocolización de los documentos.

Ahora bien ésta escritura “irregular” ha sido inscrita en el Registro de Derechos Reales, empero la misma ha sido efectuada en inobservancia del art. 3 de la Ley de Inscripción de Derechos Reales y del art. 24 del Reglamento, Modificación y Actualización a la Ley de Inscripción de Derechos Reales, que dispone que todo registro en Derechos Reales debe sustentarse en un registro anterior que corresponda a la persona de quien procede el derecho. De donde resulta que el agravio denunciado resulta infundado.

Por otro lado, en relación a su denuncia de prescripción de alquileres, debemos recordar al ahora recurrente que su pretensión en el presente caso de autos ha sidoreconocimiento de mejor derecho, reivindicación y pago de daños y perjuicios, y no precisamente ha pretendido la prescripción de alquileres, por lo que su reclamo resulta siendo impertinente.

5. En relación a su denuncia de atentado contra los arts. 1287 y 1289 del Código Civil.

En el caso de autos, del contrato que se encuentra inserto en la Escritura Pública Nº 1253/1994 de fecha 16 de agosto(fs. 21 a 23 y vta., 50 a 51 y vta.), se conoce que Irene Barrientos Antezana declarando ser deudora de $us. 18.000 que le fue entregado por el señor Carlos Aramayo Duchen, en su calidad de propietaria de las construcciones y mejoras de un Hangar sobre los terrenos de AASANA en el aeropuerto Jorge Wilsterman de Cochabamba, a fin de evitar acciones legales consiguientes por la suma antes referida, y con la condición de que el acreedor se haga cargo del pago de alquileres devengados en AASANA, cede y da en venta real y enajenación perpetua el hangar descrito en favor deCarlos Ramiro Aramayo Duchen, quien queda facultado a realizar todos los trámites necesarios ante AASANA para el perfeccionamiento de la transferencia. Sin embargo, en este contrato no se hace constar de donde deviene el derecho propietario o antecedente dominial de la vendedora respecto a las construcciones y mejores referidas, tampoco si tiene una relación jurídica contractual con AASANA o SABSA, menos si dichasconstrucciones y mejoras se encuentran autorizadas por AASANA, peor aún no se establece que la vendedora tiene derecho al sobresuelo para realizar las“construcciones y mejoras”, máxime si se trata de propiedad pública.

Si bien,el art. 450 del Sustantivo Civil preceptúa queHay contrato cuando dos o más personas se ponen de acuerdo para constituir, modificar o extinguir entre sí una relación jurídica, no obstante la libertad contractual está subordinada a los límites impuestos por la ley y a la realización de intereses dignos de protección jurídica, conforme dispone el parágrafo II del art. 454 del Código Civil. Es más como se ha referido en el punto 4 del presente considerando, la inscripción realizada en el Registro de Derechos Reales se ha efectuado en inobservancia del art. 3 de la Ley de Inscripción de Derechos Reales y del art. 24 del D.S. Nº 27957, que dispone que todo registro en Derechos Reales debe sustentarse en un registro anterior que corresponda a la persona de quien procede el derecho, requisito con el que no ha cumplido la Escritura Pública Nº 1253/1994. De consiguiente el agravio denunciado también resulta infundado.

Por lo que en virtud de las consideraciones expuestas, corresponde resolver en previsión de los arts. 271 num. 2), y 273 del Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el art. 42.I num. 1) de la Ley del Órgano Judicial de 24 de junio de 2010, y en aplicación del art. 271 num. 2), y 273 del Código de Procedimiento Civil, declara INFUNDADO, el recurso de casación en la forma y en el fondo de fs. 316 a 318, interpuesto por Carlos Ramiro Aramayo Duchen contra el Auto de Vista Nº 217 de 02 de septiembre de 2014 pronunciado por la Sala Civil Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Cochabamba. Con costas.

No se regula honorarios profesionales por ser entidad estatal.

Regístrese, comuníquese y devuélvase.

Relator: Mgdo. Rómulo Calle Mamani.





Fdo. Mgdo. Rómulo Calle Mamani.

Fdo. Mgda. Rita Susana Nava Durán.

Ante mí  Fdo. Abog. Gonzalo Rojas Segales

Registrado en el Libro de Tomas de Razón: Segundo