TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

SALA CIVIL


Auto Supremo: 175/2015                                                                Sucre: 11 de marzo 2015                                                Expediente:SC - 178 - 15 S                                                Partes: Carmen VivianMenacho Lastra c/ BANCO BISA S.A.

Proceso:Declaratoria de ilegalidad de operaciones financieras, restitución   

de fondos  indebidamente debitados, más intereses bancarios

Distrito:Santa Cruz


VISTOS: El recurso de casación en el fondo y en la forma de fs. 343 a 348 y vta., interpuesto por Ana María Morales Campos contra el Auto de Vista Nº 200 de 07 de agosto de 2014, de fs. 337 a 339 y vta., pronunciado por la Sala Civil Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de Santa Cruz, en el proceso ordinario de Declaratoria de ilegalidad de operaciones financieras, restitución de fondos  indebidamente debitados, más intereses bancarios, seguido por Carmen Vivian Menacho Lastracontra el Banco BISA S.A.; los antecedentes del proceso, el auto de concesión de fs. 355; y

CONSIDERANDO I:                                                                ANTECEDENTES DEL PROCESO:

Que tramitada la causa por el Juzgado Cuarto de Partido en lo Civil y Comercial de la Capital, emitió la Sentencia No. 11 de fecha 14 de febrero de 2014, cursante a fs. 220 a 224, declarando PROBADA la demanda principal; IMPROBADA la demanda reconvencional, en cuyo mérito declaró  indebidas las operaciones bancarias de compensación y débitos de la cuenta de ahorro unipersonal de Carmen Vivian Menacho Lastra, destinados para el pago de las obligaciones contraídas por Manfred Chávez Garrido, ordenando que el Banco BISA S.A. restituya el monto de $us 67.240,80 a la actora, así como el pago del interés legal desde que dichos montos fueron indebidamente debitados.

Sentencia que apelada por el representante del Banco BISA S.A., fue REVOCADA por el Auto de Vista Nº 200 de fecha 07 de agosto de 2014, cursante a fs. 337 a 339 vta.

Resolución que es recurrida de casación en el fondo y en la forma interpuesto por la actora Ana María Morales Campos de fs. 343 a 348 vta., en base a los siguientes fundamentos:

CONSIDERANDO II:                                                                        DE LOS HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN:

En la forma:

1.- Acusa que el Tribunal de Alzada admitió prueba en segunda instancia sin las formalidades previstas por el art. 331 del Código de Procedimiento Civil, la cual no fue introducida y presentada en la etapa probatoria de la causa.

2.- Del mismo modo acusa la vulneración del art. 236, debido que el Auto de Vista se limitó a revocar la Sentencia, sin declarar improbada la demanda principal en todos los puntos del petitorio.

En el fondo:

1.- Que la Resolución recurrida con total falta de fundamentación y explicación técnico-jurídica en sentido de como la sola firma de Manfred Chávez Garrido en el formulario de 05 de agosto de 2009, lo convierte de “firma autorizada” a “cotitular o copropietario” de la cuenta aperturada por una tercera persona, siendo en todo caso previamente establecer si Manfred Chávez tenía o no titularidad sobre los dineros retenidos, incurriendo en la previsión contemplada por el art. 253 num. 1) del Código de Procedimiento Civil.

2.- Que el Tribunal de Alzada a tiempo de revocar la Sentencia no tomo en cuenta lo dispuesto por los arts. 15 y 26 del Reglamento de Cajas de Ahorro, que refieren que para la procedencia de la retención de fondos en la cuenta de caja de ahorros debe mediar orden judicial, y en el supuesto de existir esta orden, debía  limitarse al 50% de los dineros existentes en la cuenta.

3.- Acusa errónea interpretación del art. 1350 del Código de Comercio, pues la actora no es deudora, codeudora ni fiadora de Manfred Chávez Garrido, motivo por el cual no podía embargarse su dinero, al margen de que dicho artículo solo opera en cuentas corrientes y no en caja de ahorro.

4.- Que el Tribunal de Alzada realizó una errónea interpretación del término “firma autorizada”, pues Manfred Chávez estaba autorizado para el manejo de su cuenta unipersonal, pero de ninguna manera tenía derecho propietario sobre ella, pues dicho término no es sinónimo de “copropietario”, dando luz verde a que al Banco Bisa S.A. descuente de sus ahorristas lo que estime conveniente, sin necesidad de intervención judicial, anulando el sentido del art. 1449 del Código Civil.

Concluye solicitando se anule el Auto de Vista y se ratifique la Sentencia, con costas.

CONSIDERANDO III:                                                                        FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:

Sobre el recurso de casación en la forma:

1.- Respecto al agravio referido a la valoración y pronunciamiento sobre prueba presentada sin las formalidades previstas por el art. 331 del Código de Procedimiento Civil, se tiene que evidentemente el Tribunal de Alzada por providencia de 03 de julio de 2014 (fs. 332) tuvo por adjuntada la prueba en aquella instancia, documental que fue observada por la actora arguyendo que la misma fue adjuntada al proceso fuera del plazo establecido por el art. 232 del Código de Procedimiento Civil, observación que no merec pronunciamiento por el Tribunal Ad quem, empero, esta omisión aparentemente irregular, no fue objeto de cuestionamiento por la ahora recurrente, habiendo precluido su derecho.

2.- Respecto a la vulneración del art. 236 del Código de Procedimiento Civil, por cuanto a que el Tribunal de Alzada no se hubiera pronunciado sobre todos los puntos del petitorio de la demanda, referidos a la: “declaratoria de ilegalidad de las operaciones bancarias 12440046511, 12400033427, 12440046512, 12400033429 y 12400033430, dejar sin efecto la orden de restitución y condena de pago de intereses legales y alternativamente se anule obrados hasta que Manfred Chávez Garrido sea incorporado al litis consorcio”,  aspecto que dentro del marco de lo previsto en el Art. 254.4 del CPC, correspondería disponer la nulidad de obrados a efectos que  de que el Tribunal de Alzada emita una nueva Resolución pronunciándose expresamente sobre las pretensiones declaradas improbadas; sin embargo, atendiendo principios constitucionales como el de celeridad y economía procesal, de solución del conflicto y sobre todo, teniendo en cuenta que el proceso judicial es el medio idóneo para impartir justicia y solucionar los conflictos suscitados entre  las partes, se entiende que dicho Tribunal a tiempo de revocar la Sentencia, lo hizo revirtiendo el fallo de primera instancia con todas las determinaciones asumidas en dicho fallo que resulta ser lógica consecuencia de la determinación asumida, por cuyo motivo este agravio carece de mérito.

Recurso de casación en el fondo:

Antes de resolver el recurso de casación deducido bajo esta modalidad, resulta menester establecer que, cuando se formula recurso de casación en el fondo, la denuncia debe enmarcarse en los presupuestos consignados en los Arts. 253 y 258 del CPC, permitiendo así que el Tribunal de Casación efectúe un correcto análisis de las denuncias que se formulan.

Entonces se deberá identificar con un mínimo de precisión las normas que se consideran vulneradas, erróneamente interpretadas o indebidamente aplicadas, la manera en que se operó la infracción y la posible solución jurídica a la misma; del mismo modo, si se denuncia errónea o mala apreciación de la prueba habrá de señalarse si el error denunciado es de hecho o de derecho para que, en función de ello, se haga el análisis pertinente y  se asuma la decisión que corresponda.

En la especie y en la generalidad de los agravios citados como recurso de casación en el fondo, están referidos a la errónea y defectuosa valoración  probatoria del documento de fs. 30, por el Ad quem, que sin explicación técnico-jurídico de como la sola firma de Manfred Chávez Garrido en dicho documento, lo convertiría de “firma autorizada” a “cotitular” de la cuenta de caja de ahorros de la recurrente, procediendo la entidad crediticia al débito de sumas de dinero de su cuenta unipersonal sin que la misma sea deudora, codeudora ni fiadora de Manfred Chávez Garrido, al margen de soslayar lo dispuesto por los art. 15 y 26 del Reglamento de Cajas de ahorro, incurriendo en una errónea interpretación del art. 1350 del Código de Comercio.

Sobre el  particular y efectuada la revisión de actuados, se hace necesario realizar las siguientes consideraciones: que el caso en análisis deviene de una demanda de “Declaratoria de ilegalidad de operaciones financieras… a cuya consecuencia se ordene la restitución de fondos indebidamente debitados, más intereses bancarios”, motivo por el cual previamente corresponderá establecer si Manfred Chávez Garrido es “titular” de la caja de ahorros Nº 971375019 o simplemente un “autorizado”, a cuya consecuencia se establece la diferencia de estos conceptos y lo que ello conlleva.

En ese orden diremos que “titular” es la parte contratante con el banco, por consiguiente un verdadero y autentico acreedor del banco depositario, y al ser una cuenta individual, el propietario de todos los fondos contenidos en ella, sin embargo es innegable que existen cuentas con dos o más titulares, como por ejemplo la “cuenta con titularidad indistinta”, que básicamente es aquella en la que cada uno de los titulares de la cuenta puede operar por su cuenta y riesgo sin consentimiento expreso del resto de titulares, empero, que si bien dicha cuenta obliga a los titulares frente al banco, pero no desvirtúa la propiedad de los  fondos, es decir, que el dinero le corresponde a la persona que depositó esos montos, siendo esta una cuestión que deberá dilucidarse solo entre los titulares; mientras que la “firma autorizada” o “autorizado”, es una persona que si bien no ostenta la condición de titular, sin embargo como su nombre lo indica, se encuentra autorizado a realizar determinadas acciones en representación del titular, asemejándose a un mandatario del depositario o titular de la cuenta, cuya actuación en tal calidad se reduce al ejercicio de las gestiones objeto de autorización dentro de aquella cuenta bancaria, pero en ningún caso los fondos que existen en la cuenta le pertenecen.

En ese entendido, de los antecedentes se tiene que a fs. 40 cursa documento de apertura de cuenta en fecha 03 de junio del 2005, por el que se aperturó una cuenta de “Caja de Ahorros”, signada con el número de cuenta 97137-501-9, a nombre de Menacho Lastra Carmen Vivian; consignando entre sus datos como: orden de cuenta: UNIPERSONAL; tipo de cuenta: Particular;  documento a cuyo reverso contiene las cláusulas del “contrato de Caja de Ahorro”, siendo partes del mismo el “Banco BISA S.A. en lo sucesivo “BANCO”; y Carmen Vivian Menacho Lastra, en lo sucesivo ahorrista”, documento que a su conclusión es firmado por la ahorrista Carmen Vivian Menacho Lastra y por la supervisora de operaciones de la entidad Bancaria; estableciéndose de aquello, que la titular de dicha cuenta resulta ser únicamente Carmen Vivian Menacho Lastra.

Con posterioridad, en fecha 05 de agosto de 2009 (fs. 31), Carmen Vivian Menacho Lastra, autoriza la firma de Manfred Chávez Garrido para girar en la cuenta Nº 97137-5019, formulario que en la parte inferior se encuentra marcada en el lugar de “cuenta: indistinta”; por otra parte a fs. 30, cursa nuevo contrato de apertura de caja de ahorro, documento en el que se mantiene el Nº de cuenta, es decir 97137-501-9, en el que se consigna como titular a Menacho Lastra Carmen Vivian, consignado posteriormente otros datos como el domicilio, lugar de trabajo, datos estadísticos de la misma, y en la parte que refiere a “datos de cliente(s) asociado(s) a la cuenta”: Menacho Lastra Carmen Vivian -Chávez Garrido Manfred-; orden de la cuenta: indistinta; documento en el que aparecen tres firmas, reapareciendo estas al reverso del documento que contiene las cláusulas del contrato de apertura de caja de ahorro, estableciéndose de esto que si bien aparentemente en el documento de apertura de cuenta de fecha 03 de junio de 2005 y el suscrito el 05 de agosto de 2009, son similares, sin embargo la diferencia radica en que el primero se consigna como una cuenta UNIPERSONAL y el segundo como una cuenta INDISTINTA, habiendo sido firmado el primero por la actora Carmen Vivian Menacho Lastra y por otra el Banco BISA S.A. y en cambio en el segundo aparecen tres firmas, correspondiendo las dos primeras a la actora y al Banco BISA S.A. y la tercera a Manfred Chávez Garrido, conclusión a la que se arriba en mérito a la similitud que existe de esta tercera firma, con la que aparece en el formulario de “firmas autorizadas para girar en la cuenta” (fs. 31) a nombre de “Manfred Chávez.. C.I. 967219 Cbba., presunción judicial a la que se arriba en merito a que la misma constituye un medio de prueba legalmente permitido por ley conforme lo dispone el art. 1285 con relación al art. 1320 del Código Civil y 477 de su Procedimiento.

Consecuentemente se tiene que el Tribunal Ad quem, aunque con carencia de fundamentación y de forma sucinta realizó un análisis de los medios probatorios para establecer que Manfred Chávez es titular de la cuenta Nº 97137-5019 conforme fluye de la documental de fs. 30, 31 y 40, por consiguiente se tiene que la referida cuenta de caja de ahorro al ser  “indistina”, le pertenece tanto a Carmen Vivian Menacho Lastra como a Manfred Chávez Garrido.

Por otra parte el Código de Comercio, específicamente el art. 1371 dispone que: “En todo lo no previsto para depósitos de ahorro serán aplicables, en lo conducente, las disposiciones relativas a cuentacorrentistas…”, así mismo, corresponde remitirnos a los previsto por el art. 1350 de la misma norma, que dispone: “ El banco podrá debitar o acreditar en la cuenta corriente del titular el importe de las obligaciones exigibles de los cuales sean recíprocamente acreedores o deudores, salvo que, tratándose de cuentas  colectivas, no corran a cargo de todos los titulares de la cuenta…”; por su parte el punto 26 del Reglamento interno de cuentas de cajas de ahorro del Banco BISA S.A., (fs. 14 a 18) establece: “Siempre y cuando se encuentren pactados en los respectivos contratos y otros documentos suscritos con el Banco Bisa S.A. éste podrá debitar, sin previo aviso, contra la cuenta del ahorrista, el importe de las obligaciones exigibles de las cuales el ahorrista sea deudor, ya sea en calidad de deudor principal, codeudor, avalista, fiador u obligado de cualquier otro modo ante el Banco Bisa S.A., como emergencia de contratos, operaciones o servicios bancarios y otros cargos vencidos y adeudados al Banco, salvoen cuentas colectivas por obligaciones que no corran a cargo de todos los titulares” y por último, el mismo reglamento en el punto 15 prevé: La retención de los fondos en la cuenta de Caja de Ahorro procederá solo y únicamente por orden judicial entregada al Banco a través de la Superintendencia de Bancos y entidades Financieras, de las normas señaladas se puede establecer con precisión que, la entidad crediticia -Banco BISA S.A.- queda autorizado para debitar de la cuenta del ahorrista, el importe de las obligaciones que el mismo hubiere contraído con el banco, debiendo mediar en forma imprescindible para ello “orden judicial”, conforme dispone el art. 15 del Reglamento interno de cuentas de cajas de ahorro del Banco BISA S.A., como el art.1366.II concordante con el art. 1358 del Código de Comercio.

Ahora bien, conforme la documental cursante a fs. 285 a329, consistentes en las Escrituras Públicas Nos. 741/2003 de 25 de septiembre de 2003; 957/2005 de 09 de agosto de 2005; 1110/2005 de 31 de agosto de 2005; 1841/2005 de 27 de diciembre de 2005 y 343/2006 de 10 de marzo de 2006, suscritas ante la Notaría de Fe Pública Nº 47 de aquella ciudad, documental que cuenta con el valor probatorio signado por los arts. 1285, 1296 del Código Civil y art. 397 de su Procedimiento, se advierte que Manfred Chávez Garrido y Mónica Midya Rivera de Chávez adquirieron del Banco BISA S.A. distintos créditos, por cuyo motivo la entidad crediticia (Banco BISA S.A.) procedió al debido del monto de $us. 67.240,80 (sesenta y siete mil doscientos cuarenta 80/100 dólares americanos que cursaban en la cuenta Nº 97137-5019, sin que para ello medie orden judicial, conforme dispone el art. 15 del propio Reglamento Interno de Cuentas de Caja de Ahorro del Banco BISA S.A. y la segunda parte del 1366 concordante con el art. 1358 del Código de Comercio.

Por lo referido, corresponde a este Tribunal fallar conforme establecen los arts. 271 num. 2 y 4), 273 y 274 del Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional del Bolivia, con la facultada conferida por el art. 41 y 42.I num. 1 de la Ley del Órgano Judicial Nº 025 de 24 de junio de 2010, y en aplicación del art. 271 num. 2) y 4), 273 y 274 del Código de Procedimiento Civil, declara INFUNDADO el recurso de casación en la forma;  a su vez  CASA el Auto de Vista Nº 200 de fecha 7 de agosto de 2014, cursante a fs. 337 a 339 y vta., y deliberando en el fondo, declara PROBADA  la demanda de fs. 121 a 123 vta., interpuesta por Carmen Vivian Menacho Lastra, de ilegalidad de operaciones financieras como se demandó  (fs. 121 a 123  y vta.), por consiguiente dispone que el Banco BISA S.A. devuelva los dineros debitados de la cuneta Nº 97137-5019 en el monto de $us. 67.240.80 dólares americanos.

Sin responsabilidad por ser excusable el error.

Regístrese, comuníquese y devuélvase.

Relatora: Mgda. Rita Susana Nava Duran.

Fdo. Mgdo. Rómulo Calle Mamani.

Fdo. Mgda. Rita Susana Nava Durán.

Ante mí  Fdo. Abog. Gonzalo Rojas Segales

Registrado en el Libro de Tomas de Razón: Segundo