TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

SALA  CIVIL



Auto Supremo: 172/2015

Sucre: 11 de marzo 2015                                                

Expediente: SC-188-14-S                                                

Partes: Baldomero Vaca Serrano y Lourdes JacquelineMercado Núñez.c/Fábrica

de Mosaicos y Marmolera TUMA Hnos. Ltda.,representada por María

Antonieta Tuma Gámez yFernando Tuma Gámez.  

Proceso:Resolución de contrato.                

Distrito:Santa Cruz.


VISTOS: El recurso de casación en el fondo y en la forma de fs. 156 a 162 y vta., interpuesto por Baldomero Vaca Serrano y Lourdes Jacqueline Mercado Núñezcontra el Auto de Vista Nº 195/2014 de 29 de septiembre de 2014, cursante de fs. 143 a 146 y vta., pronunciado por la Sala Civil Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de Santa Cruz, en el proceso ordinario de Resolución de contrato seguido por Baldomero Vaca Serrano y Lourdes Jacqueline Mercado Núñezcontra Fábrica de Mosaicos y Marmolera TUMA Hnos. Ltda., representada por María Antonieta Tuma Gámez y Fernando Tuma Gámez, contestación de fs. 164 y vta., la concesión de fs. 165, los antecedentes del proceso, y;

CONSIDERANDO I:

ANTECEDENTES DEL PROCESO:

La Juez Treceavode Partido en lo Civil y Comercialde la ciudad de Santa Cruz dictó la Sentencia Nº 07/2014 de 01 de abril de 2014, cursante de fs. 111 a 115, declarandoprobada la pretensión de resolución de contrato, planteada por Baldomero Vaca Serrano y Lourdes Jacqueline Mercado Núñez. Probada la pretensión accesoria de retención de las arras en la suma de $us. 15.000, planteada por los demandantes. Improbada la reconvención por cumplimiento de contrato, planteada por Raúl Francisco Pabón Moreno, en representación legal de la Fábrica de Mosaicos Marmolera TUMAHnos. Ltda., representada por María Antonieta Tuma Gámez y Fernando Tuma Gámez.Improbada la reconvención por daños y perjuicios, planteada por los demandados. Consiguientemente dispone: 1. Se declara resuelto el contrato privado de venta de lote de terreno o alternativamente, el 100% de las cuotas de capital de la empresa ESPUMAR Ltda., reconocido el 5 de abril de 2013 (fs. 1 a 6), suscrito entre partes. 2. Se dispone la retención y consolidación de las arras a favor de los demandantes, en la suma de $us. 15.000, dadas en confirmación del contrato por los demandados.

Resolución de primera instancia que es apelada por la parte actora, mediante escrito de fs. 119 a 123, que merece el Auto de Vista Nº 195/2014 de 29 de septiembre de 2014, cursante a 143 a 146 y vta., que Revoca la Sentencia apelada y deliberando en el fondo declara Improbada en todas sus partes la demanda de fs. 11 a 13, declara Probada en parte la demanda reconvencional de fs. 44 a 47, en cuyo efecto, los demandantes dentro el plazo no mayor a los treinta días de ejecutoriada la presente resolución deberán entregar la documentación sobre título de dominio del inmueble objeto de transferencia, entregar los documentos atinentes al cumplimiento de los requisitos exigidos en el oficio de fs. 66, de igual manera, entregar documentación idónea que acredite el cumplimiento del art. 595 del Código Civil, efectuadas las obligaciones nombradas, la Sociedad Comercial Fábrica de Mosaicos y Marmolera TUMA Hnos. Ltda., en un plazo no mayor a los quince días deberá realizar el pago del precio restante a favor de los vendedores. Se dispone no haber lugar al resarcimiento de daños y perjuicios por el periodo de tiempo transcurrido desde el Contrato Privado de fecha 05 de abril del 2013 hasta la presente resolución, salvándose el derecho del comprador a solicitar el resarcimiento de daños y perjuicios en caso de incumplimiento a lo dispuesto en la presente resolución, como así también, iniciar las acciones legales que considere pertinentes. Resolución de alzada que es recurrida de casación en el fondo y en la formapor la parte demandante, que obtiene el presente análisis.

CONSIDERANDO II:

DE LOS HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN:

En el fondo:

Error en la apreciación de pruebas y en la interpretación de la ley:

Transcribiendo el art. 253 del CPC en sus numerales 1), 2) y 3), refiere que el Auto de Vista, viola, interpreta erróneamente y aplica indebidamente los arts. 311, 532, 568 y 622 del CC., pues no los interpretan ni aplican correctamente, toda vez que, existiendo obligación sin término, se ha requerido de mora a los compradores, estando facultados como vendedores a la resolución del contrato, así como que corresponde aplicarlas arras a su favor.

Denuncia que el Auto de Vista contiene disposiciones contradictorias, pues dice que la sentencia cumple a cabalidad los requisitos exigidos por los arts. 90, 190 y 192 del Código de Procedimiento Civil, constituyéndose en una resolución coherente y congruente con las pretensiones expuestas en la demanda principal, entendiéndose de éste razonamiento que el Juez fundamentó su resolución correctamente, pero al mismo tiempo señala que contiene error de interpretación del contrato. Dice que el contrato obliga a ambas partes, pero al mismo tiempo señala que ellos como vendedores no han cumplido, justificando indebidamente el incumplimiento de los demandados por razones especulativas no apegadas a la ley, de falta de certeza o desconfianza en el cumplimiento de su prestación. A pesar de haber sido estos requeridos de mora previamente mediante carta notariada.

Agrega que el Ad quem solo se refiere a la prueba de descargo, obviando la prueba de cargo analizada con amplitud por el A quo, cometiendo error de hecho, en caso del certificado de fs. 66 este no es suficiente prueba para tomar convicción sobre la procedencia de la reconvención, pues debería en todo caso analizar la carta notariada de fs. 7 y toda la demás pruebas en su conjunto, (clausula tercera numeral 3.2 del contrato privado, confesión judicial espontanea resultante de los memoriales de los demandados a que se ha hecho alusión en su defensa y que fue expuesta por el A quo en la sentencia, es decir que no han cumplido siquiera con ir al Banco FIE S.A., a efectos de subrogarse su deuda porque tenían suficiente dinero en otro Banco, lo que demuestra su incumplimiento voluntario con su prestación, demostrando con ello los Vocales que en la apreciación de las pruebas han incurrido en error de derecho, evidenciados por documentos (pruebas) auténticos. Al efecto señala la jurisprudencia contenida en el A.S. Nº 39 de 18 de febrero de 1981.

De las arras:        

Acusa que los señores Vocales no se refieren en nada a las arras estipuladas en el contrato, ni en su parte dispositiva ni en el fundamento o fondo del Auto de Vista, que sin embargo fue parte del fundamento y sustento de hecho y de derecho de la demanda principal y de la Sentencia del A quo, incurriendo el Ad quem en nulidad por omisión del principio de exhaustividad, congruencia y pertinencia pregonado pero no cumplido, y transgresión del art. 532 y siguientes del C.C. y art. 190 del CPC., cumplido eso sí por el A quo, desmereciendo su pretensión como actores, quebrantando el art. 236 del CPC.

Agrega que no hacen ningún análisis del fundamento hecho por el A quo en la Sentencia, pues si fuera así que no tendrían posibilidad de cumplir debieron los demandados requerimos de mora y no esperar a verse requeridos ellos y luego verse también de mora y no esperar a verse requeridos ellos y luego verse también demandados previamente para después reconvenir de cumplimiento, pues si no había “tiempo de cumplimiento” cualquiera podía requerir y demandar la resolución o el cumplimiento y no lo hicieron, situación que los coloca en una situación de desventaja frente a ellos, circunstancia que no ha sido observada por los señores Vocales.

En la forma:

Nulidad Absoluta:

Transcribiendo el art. 254 del CPC, refiere el recurrente que en el caso 4º de la norma citada, los vocales han resuelto “ultra e infra petita” a la vez, pues han concedido la reconvención por cumplimiento sin existir petición concreta de los demandados, y sin haber planteado daños y perjuicios, ni lo han demostrado con pruebas; tampoco lo han manifestado como expresión de agravios en su apelación planteada, peor aún el Auto de Vista en sus considerandos de fondo no explica ni fundamenta por qué razón dan lugar a la pretensión de daños y perjuicios no reconvenida, sin embargo el mismo en el por tanto, inexplicablemente dispone que no ha lugar al resarcimiento de daños y perjuicios por el periodo de tiempo transcurrido desde el contrato privado de fecha 5 de abril de 2013 hasta la presente resolución, salvándose el derecho del comprador a solicitar el resarcimiento de daños y perjuicios en caso de incumplimiento a lo dispuesto en la resolución, como así también iniciar las acciones legales que consideren pertinentes”, desconociendo la razón y el justificativo legal que han utilizado los señores Vocales para disponer dicha situación jurídica, lejos del alcance de la dictación de una verdadera resolución judicial, que obliga a su nulidad por ser esta disposición “ultra petita”.

Al mismo tiempo, al no haberse manifestado sobre su pretensión de arras, ni en los considerandos ni en el por tanto, hace a que dicha resolución sea “infra petita”, pues ha sido parte de su pretensión y resuelta en Sentencia por el A quo, resolución que ni siquiera se han dado a la tarea de revisar ni analizar, no dando importancia a la actuación y decisión correcta de primera instancia, por lo que merece que los Magistrados anulen el Auto de Vista violatorio de toda forma procesal.

Por las razones anotadas, estando evidenciado que el Auto de Vista no ha cumplido a cabalidad, menos ha observado el art. 236 del CPC, otorgando más y menos de los peticionado, actuando sin competencia y estando igualmente acreditada la errónea apreciación e interpretación de la ley apreciación de la prueba con error de hecho y de derecho, pide a éste Tribunal: 1. Anular Obrados hasta fs. 143 inclusive, hasta que el Ad quem pronuncie nuevo Auto de Vista, conforme a los fundamentos de la apelación (art. 236 CPC) sin otorgar más ni menos de lo peticionado. 2. Casando el fallo recurrido y deliberando en el fondo declarar probada la Sentencia de primera instancia. 

CONSIDERANDO III:

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:

Habiéndose interpuesto recurso de casación tanto en el fondo como en la forma, corresponde de inicio resolver el recurso de casación en la forma, por cuanto de ser evidentes los agravios denunciados se procederá con la nulidad procesal respectiva, haciendo innecesario el examen de fondo del recurso.

En la forma:

Sobre su denuncia de infracción del art. 236 del Código de Procedimiento Civil, porque el Ad quem ha resuelto “ultra petita” e “infra petita” a la vez:

De la revisión del presente caso de autos se evidencia que la apelación interpuesta ha sido deducida por la parte demandada, por lo mismo correspondía a la parte demandada, recurrente en apelación, en caso de considerar que el Auto de Vista impugnado no cumplía con la pertinencia necesaria y con el principio de congruencia, solicitar en principio la aplicación del art. 239 del Código de Procedimiento Civil, es decir activar su derecho de explicación y complementación, y con su negativa denunciar la infracción del art. 236 del Código de Procedimiento Civil, empero al no haber procedido de ésta manera se entiende que la Resolución de Alzada no le ha causado agravio alguno, por lo que no ha recurrido del Auto de Vista; en ese antecedente podemos concluir refiriendo que la parte actora no tiene legitimación procesal para denunciar presuntoserrores “in procedendo” que contendría el Auto de Vista, porque el demandado no ha recurrido de apelación,en consecuencia solo le correspondíadenunciar errores “in iudicando” que hacen al fondo de la causa, de consiguiente la infracción acusada en esta parte deviene en improcedente.

Por lo expuesto corresponde a este Tribunal fallar en la forma prevista por los arts. 271 num. 1) y 272 num. 2) del Código de Procedimiento Civil.

En el fondo:

Error en la apreciación de pruebas y en la interpretación de la ley:

1.Laparte recurrente, acusa violación, interpretación errónea y aplicación indebida de los arts. 311, 532, 568 y 622 del Código Civil, así como error de hecho en la valoración de la prueba, porque el Ad quem solo se refiere a la prueba de descargo y ha obviado la prueba de cargo por lo que viola el art. 397-II del C.P.C. en referencia al art. 253 inc. 3) de la misma norma adjetiva;por lo que encontrándose relacionadosambos fundamentos, se pasa a considerar de forma conjunta los mismos.

1.1.Al respecto del contrato privado de “compra venta de un lote de terreno, o alternativamente la obligación de transferir la totalidad de las cuotas de capital, derechos y obligaciones de la Sociedad de Responsabilidad Limitada denominada ESPUMAR LTDA.”, de fecha 05 de abril de 2013 (fs. 2 a 6) debidamente reconocido, se evidencia que Baldomero Vaca Serrano con anuencia de su cónyuge Lourdes Jacqueline Mercado Núñez(vendedor),declarando ser el único y legítimo propietario de la totalidad de las cuotas de capital, derechos y obligaciones de la Sociedad de Responsabilidad Limitada denominada ESPUMAR LTDA, por así convenir a sus intereses, conviene en transferir en calidad de venta real y enajenación perpetua a favor de Fábrica de Mosaicos y Marmolera TUMA Hnos. Ltda., representada legalmente por la Sra. María Antonieta Tuma Gámez y en favor del señor Fernando Tuma Gámez(compradores), el lotede terreno de 3.500 m.2 de superficie,ubicado en la zonaNor Este del Parque Industrial, Mza. PI-54, Módulo 2 de la ciudad de Santa Cruz, inscrito en la oficina de Derechos Realesbajo la Matricula Nº 7.01.1.06.0045656, el mismo que se encuentra gravada con una hipoteca constituida por ESPUMAR LTDA. a favor del Banco FIE S.A., fuera del lote de terreno detallado se aclara que el vendedor no tiene ningún otro activo.

En la cláusula tercera de dicho documento (Del precio y la forma de pago) se establece que el precio acordado por las partes por concepto de la transferencia real y definitiva del lote de terreno, o alternativamente de la transferencia del cien por ciento (100%) de las cuotas de capital, derechos y obligaciones de la sociedad de responsabilidad limitada ESPUMAR LTDA, es de $us. 380.000, monto que se pagará de la siguiente manera: 3.1. $us. 15.000, son pagados al momento de la suscripción del contratoal vendedor, pago efectuado en calidad de seña o arras confirmatorias, según lo previsto por el art. 537 del Código Civil, es decir que en caso de cumplimiento, será imputado a la prestación debida; no obstante, si una de las partes no cumple, la otra podrá rescindir el contrato, reteniendo las arras el que las recibió o exigiendo la devolución en el doble quien las dió, a menos que prefiera exigir el cumplimiento o la resolución del contrato, con el resarcimiento del daño. 3.2. $us. 300.000 se pagarán mediante la subrogación a su nombre que hará la Fábrica de Mosaicos y Marmolera TUMA Hnos. Ttda. de un crédito que tiene vigente actualmente la empresa ESPUMAR LTDA. en el Banco FIE S.A., quedando liberado de la obligación el deudor original. Se aclara expresamente que el comprador podrá realizar todos los trámites para la subrogación y asumir esta obligación en el mismo Banco FIE S.A., o en cualquier entidad bancaria, quedando en cualquiera de los casos liberado de la obligación el deudor original. 3.3. Los $us. 65.000, restantes o el saldo que resultare una vez conocido el monto exacto de la obligación de ESPUMAR LTDA. en el Banco FIE S.A. (incluyendo capital e intereses) que se hubiese subrogado la Fábrica de Mosaicos y Marmolera TUMA Hnos. Ttda., se pagaran una vez que el vendedor cumpla con la obligación de transferir a favor del comprador el lote de terreno de 3.500 m.2 de superficie, o alternativamente, el cien por ciento (100%) de las cuotas de capital, derechos y obligaciones de ESPUMAR LTDA., a favor del comprador.

Asimismo, en su cláusula quinta y sexta se detallan las obligaciones tanto del vendedor así como de los compradores. Y en su cláusula séptima se estipula la liberación del vendedor y de los compradores estableciendo que: 7.1. El vendedor quedará liberado de la obligación únicamente cuando cumpla con la obligación de transferir a favor del comprador el lote de terreno referido, con títulos de propiedad y toda su documentación legal en orden, incluyendo plano de ubicación, certificado catastral, impuestos al día, de modo que la transferencia pueda ser inscrita por el comprador en el registro de Derechos Reales, o alternativamente cuando transfiera el cien por ciento de las cuotas de capital, derechos y obligaciones de ESPUMAR LTDA., incluyendo el lote de terreno de 3.500 m.2 a favor del comprador, mediante escritura pública debidamente inscrita en el Registro de Comercio (FUNDEMPRESA). 7.2. Por su parte, los compradores se liberan de la obligación que asumen por el presente contrato únicamente cuando paguen al vendedor el precio convenido de $us. 380.000, en la forma estipulada en la cláusula tercera.

1. 2. En ese antecedente, de la relación jurídica contractual establecida enel documento privado reconocido referido, se tiene que el mismo se constituye en el acuerdo de voluntades de ambas partes, y conforme dispone el art. 519 del Código Civil debe cumplirse como si fuera ley entre las partes contratantes.

De la interpretación del referido contrato de compra y venta efectuado por las partes se tiene establecido con claridad la cosa que se vende y el precio que se debe pagar; consiguientemente, las partes tienen el deber de proporcionar el cumplimiento exacto de la prestación debida.

Como se trata de un contrato de venta, la transferencia de la propiedad se ha operado en el instante mismo en que los contratantes -vendedor y comprador- se pusieron de acuerdo en la cosa vendida y en el precio; es decir, la adquisición del dominio sobre el bien inmueble objeto de la venta se produjo solo con el consentimiento de los contratantes, sin necesidad de formalidad alguna porque el contrato de venta no las requiere, conforme manda el art. 521 del Código Civil que establece: “En los contratos que tienen por objeto la transferencia de la propiedad de una cosa determinada o de cualquier derecho real, o la constitución de un derecho real, la transferencia o la constitución tiene lugar por efecto del consentimiento, salvo el requisito de forma en los casos exigibles".

Asimismo los contratos deben ser ejecutados de buena fe y obligan no sólo a lo que se ha expresado en ellos sino también a todos sus efectos conforme a su naturaleza y según la ley, asípreviene el art. 520 del mismo cuerpo legal.

1. 3. Ahora bien, como en todo contrato de venta, las prestaciones son también reciprocas e interdependientes. El cumplimiento de una depende del cumplimiento de la otra.

El Autor Carlos Miguel Ibañez en su obra “Resolución por incumplimiento”, Editorial Astrea 2006, pag. 36, al referirse a la teoría de la causa recíproca “Sostiene que en los contratos sinalagmáticos la obligación de cada una de  las partes es la causa de la obligación asumida por la otra, por lo que en caso de incumplimiento de una de ellas la otra obligación cesa de tener causa. La desaparición de la causa justifica la exceptio non adimpleticontractus y la resolución de los contratos por incumplimiento.


Según esta teoría, la resolución se explica por la sobrevenida desaparición de la causa por el incumplimiento de la obligación recíproca. La causa, que es necesaria para la formación del contrato, subsiste en la fase de ejecución; de manera que si se frustra el fin causal de una parte, su obligación correlativa se queda sin causa y puede ser resuelta.


El principal expositor de esta teoría ha sido Capitant, quien ha expresado que “lo que quiere el que contrata es alcanzar la prestación que se le prometió. A partir del momento en que esta prestación no se efectúa voluntariamente, es de temer que le falte el fin a que aspiraba”.


Respecto a lo anterior el art. 573 del Código Civil, señala que en los contratos con prestaciones recíprocas, cualquiera de las partes que ha cumplido con su obligación podrá exigir a la otra que cumpla con su obligación, este aspecto es conocido como la reciprocidad en el cumplimiento, en virtud del cual como se ha señalado comprende el cumplimiento de las obligaciones de las partes contratantes en la medida cronológica o secuencial que ellas así lo han acordado.

En el presente caso, en el contrato de fecha 05 de abril de 2013, las partes contratantes han acordado lo siguiente:el vendedor de acuerdo a la cláusula quinta del contrato suscrito, quedó obligado a: cumplir con todos los requisitos que dispone el Parque Industrial (PADI) para autorizar la transferencia del terreno, a firmar la minuta de transferencia a favor del comprador, a entregar al comprador la documentación legal del inmueble, a entregar a los compradores un certificado de la Gobernación que indique que sobre el terreno no pesan pasivos medioambientales, a pagar el impuesto de la transferencia; y en caso de que el vendedor deba cumplir con la obligación alternativa de transferir el 100% de las acciones y derechos de ESPUMAR LTDA. se comprometió a: presentar copia legalizada notarial del acta de asamblea de socios de ESPUMAR LTDA. que autorice la transferencia de la totalidad de las cuotas de capital, extender la minuta de transferencia de la totalidad de las cuotas de capital a objeto de perfeccionar la transferencia y registrarla en FUNDEMPRESA, a entregar toda la documentación legal de la empresa inscrita en el registro de comercio (Testimonio de constitución de la sociedad, testimonios de todas las escrituras de modificación, publicaciones, matrícula de comercio actualizada, testimonios de los poderes de administración y revocatoria, balances, certificado de no deudor de las AFP`s, certificado de no deudor de la CNSS, entregar toda la documentación legal del lote de terreno de 3.500 m.2), y la entrega de la posesión del lote de terreno de acuerdo a la cláusula novena del contrato; de su parte el comprador, de acuerdo a la cláusula sexta del contrato suscrito, debía cancelar el precio de compraventa de $us. 380.000, en la forma prevista en la cláusula tercera del contrato.

Si bien el vendedor ha hecho entrega de la posesión del bien inmueble objeto de transferencia, así como los compradores han efectuado el pago de $us. 15.000 en calidad de seña o arras confirmatorias y según las condiciones establecidas en el acápite 3.1. del mismo considerando, empero el incumplimiento del contrato en el presente caso se ha generado luego de que los compradores han exigido la entrega de los documentos al vendedorpara subrogarse la deuda que tenía el actor con el Banco FIE S.A., prestación incumplida por el demandante que llega a constituirse en incumplimiento de su obligación (fs. 88 a 90 y vta.), obligación recíproca última que sólo tenía sentido en función de la otra, es decir con la entrega de la documentación legal correspondientey en orden, lo que se ha conflictuado con el hecho de que en el contrato no se ha fijado un término expreso en relación a las obligaciones simultaneas que debían cumplir las partes. No obstante el art. 311 del Código Civil, señala que: “Cuando no hay tiempo convenido, el acreedor puede exigir inmediatamente el cumplimiento a no ser que los usos o la naturaleza de la prestación o bien el modo y lugar de cumplimiento hagan necesario un plazo, que fijará el Juez, si las partes no se avienen en determinarlo”, al respecto Carlos Morales Guillen en su libro Código Civil Concordado y Anotado, al hacer referencia a Capitant, señala “Las obligaciones condicionales o sujetas a término, no caen dentro del dominio de aplicación de esta regla, se hacen exigibles cumplida la obligación o vencido el plazo”, lo que importa el inmediato cumplimiento de la obligación.

En ese antecedente, el vendedor mediante carta notariada de fecha 12 de agosto de 2013 (fs. 7 y vlta.)ha requerido de mora a los compradores, extrañando la subrogación de su deuda y exigiendo su presencia en el bufete de su abogado en fecha 14 de agosto del presente año (2013) a horas 11:00 a.m.,con la finalidad de suscribir definitivamente la transferencia del dominio propietario del lote de terreno a cambio del pago total del monto acordado, bajo alternativa de iniciar las acciones pertinentes para la reparación del daño; empero dicho requerimiento se ha originado en el antecedente de su incumplimiento al contrato, por lo que no tiene la eficacia jurídica que busca el actor,por ello mismo, los compradores ante dicha solicitud, mediante carta notariada de fecha 16 de agosto de 2013 (fs. 39) han solicitado que para evitar mayores daños y perjuicios económicos a la Fábrica de Mosaicos y Marmolera TUMA Hnos. Ltda. con carácter previo se apersone por su domicilio legal, para cumplir con la obligación de entregar toda la documentación legal de ESPUMAR LTDA. y del lote de terreno comprometido a transferir a su favor, a tal efecto anuncian que han planteado medida preparatoria de demanda de presentación y exhibición de títulos o documentos (fs. 41 a 43), por lo que comunican que una vez cumplida con la presentación de la documentación requerida, gustosamente darán cumplimiento a las obligaciones asumidas de su parte en el contrato, conforme acreditan con la certificación extendida por el Banco Ganadero S.A. que demuestra que los demandados tienen una línea de crédito con un saldo disponible a su favor y de libre disponibilidad de $us 381.050 conforme de evidencia de fs. 40 de obrados, dando a entender de ésta manera su firme intención de cumplimiento del contrato. No obstante, esta solicitud ha sido desoída por el vendedor.

Sin embargo, de la relación precedentemente efectuada se concluye que la parte actorapara exigir la subrogación de su deuda con el Banco FIE S.A., previamente debía cumplir con la entrega de la documentación pertinente a objeto de viabilizar dicha subrogación por parte de los ahora demandados, prestación incumplida por el demandante que llega a constituirse en incumplimiento de su obligación, porque se hanegado de ésta manera a dar estricto cumplimiento al art. 520 del Código Civil que dispone: ”El contrato debe ser ejecutado de buena fe y obliga no solo a lo que se ha expresado en él, sino también a todos los efectos que deriven conforme a su naturaleza, según la ley, o a falta de ésta según los usos y la equidad”.

Por lo que en mérito al análisis precedentemente desarrollado y en relación a la seña o arras confirmatorias, tampoco se posibilita la procedencia del art. 532 del Código Civil, haciéndose de ésta manera aplicable la segunda parte del parágrafo II del art. 537 del mismo sustantivo que dispone: ¨…;a menos que prefiera exigir el cumplimiento o la resolución del contrato, con el resarcimiento del daño¨.

1.4.Ahora bien, la parte demandada alreconvenirha peticionado expresamente en su mutua petición el cumplimiento del contrato, fundamentando tambiénque el vendedor se comprometió a presentar toda la documentación que acreditasu titularidad sobre el terreno y por ende de la empresa Espumar Ltda, empero que el vendedor ha incumplido con la presentación de documentos legales que acrediten la titularidad del derecho referido, respecto a lo anterior, si bien en el contrato privado motivo de la Litis Baldomero Vaca Serrano señala que es el único y legítimo propietario de la empresa ESPUMAR LTDA., empero de fs. 8 y 139 se evidencia que esto no sería evidente,situación que ha originado que los compradores suspendan el pago del precio a favor del vendedor conforme a la previsión legal contenida en el art. 638-I del Código Civil que dispone: “El comprador puede suspender el pago del precio: 1) Cuando tema fundadamente que la cosa vendida o parte de ella pueda ser reivindicada por un tercero, a menos que el vendedor preste garantía idónea…”, extremo que no ha sido desvirtuado por la parte actora, toda vez que no ha adjuntado documentación idónea que acredite su facultad de disposición del total del bien inmueble motivo de litigio, es más no ha prestado garantía idónea, por lo que no ha acreditado en definitiva que es el único propietario del bien inmueble motivo de transferencia o su titularidad absoluta sobre las acciones y derechos de la empresa ESPUMAR LTDA.

En ese antecedente corresponde referir que el art. 568 del sustantivo Civil prescribe que: “I.En los contratos con prestaciones recíprocas cuando una de las partes incumple por su voluntad la obligación, la parte que ha cumplido puede pedir judicialmente el cumplimiento o la resolución del contrato, más el resarcimiento del daño; o también puede pedir sólo el cumplimiento dentro de un plazo razonable que fijará el juez, y no haciéndose efectiva la prestación dentro de ese plazo quedará resuelto el contrato, sin perjuicio, en todo caso, de resarcir el daño; en el caso presente la parte actora ha incumplido su obligación porque no ha entregado al comprador la documentación correspondiente al bien inmueble motivo de transferencia, creando de ésta manera susceptibilidad y duda razonable en relación al cumplimiento de su obligación, contrariamente el comprador ha acreditado su firme intención de cumplir su prestación, en ese antecedente no se hace aplicable en favor del ahora recurrente el art. 622 del Código Civil.

Por lo que en conclusión podemos referir que quien ha incumplido la prestación debida ha sido el vendedor, porque no ha entregado la documentación pertinente referida al bien inmueble motivo de transferencia tampoco aquella correspondiente a la empresa ESPUMAR LTDA.,que posibilitaría la subrogación convenida, en el contrato de fecha 05 de abril de 2013 (fs. 2 a 6), lo que llega a constituirse en incumplimiento de su obligación,de consiguientemente el Ad quemaunque con otros fundamentos ha procedido correctamente a revocar la Sentencia,y declarar probada parcialmente la demanda en cuanto al cumplimiento de contrato demandado, correspondiendo en consecuencia declarar infundado el recurso en el fondo.

Conforme a los argumentos expuestos corresponde a este Tribunal fallar en la forma prevista por el arts. 271 num. 2) y 273 del Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el artículo 42.I num. 1) de la Ley del Órgano Judicial de 24 de junio de 2010, y en aplicación de los arts. 271 num. 1) y art. 272 num. 2) del  Código de Procedimiento Civil, declara IMPROCEDENTE, el recurso de casación en la forma, y conforme a los arts. 271 num. 2) y 273 del mismo cuerpo legal declara INFUNDADO el recurso de casación en el fondo, interpuesto por Baldomero Vaca Serrano y Lourdes Jacqueline Mercado Núñez contra el Auto de Vista Nº 195/2014 de 29 de septiembre de 2014, cursante de fs. 143 a 146 y vta., pronunciado por la Sala Civil Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de Santa Cruz. Con costas.

Se regula el honorario del abogado en la suma de Bs. 1.000.-

Regístrese, comuníquese y devuélvase.

Relator: Mgdo. Rómulo Calle Mamani.

Fdo. Mgdo. Rómulo Calle Mamani.

Fdo. Mgda. Rita Susana Nava Durán.

Ante mí  Fdo. Abog. Gonzalo Rojas Segales

Registrado en el Libro de Tomas de Razón: Segundo