TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

SALA CIVIL


Auto supremo: 165/2015

Sucre: 10 de marzo 2015

Expediente: SC-181-14-S

Partes:Kavo do Brasil Industria e Comercio Ltda. Representado legalmente por

Jorge A. Asbun Rojas c/ Empresa Unipersonal ODONTOMARKET de

propiedad de Reina Verónica Irusta Crespo y Ronal Vargas en su calidad

de Gerente General

Proceso: cumplimiento de obligación

Distrito: Santa Cruz


VISTOS: El recurso de casación de fs. 374 a 377, interpuesto por Kavo do Brasil Industria e Comercio Ltda., contra el Auto de Vista No. 455 de 05 de Noviembre de 2014 de fs. 370 a 371, pronunciado por la Sala Civil Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Santa Cruz, en el proceso de Cumplimiento de Contrato, seguido por Kavo do Brasil Industria e Comercio Ltda., contra Empresa Unipersonal ODONTOMARKET, respuesta de fs. 380 a 383; concesión de fs. 384, los antecedentes del proceso y:

CONSIDERANDO I:                                                             

ANTECEDENTES DEL PROCESO:


Por memorial de fs. 120 a 122 y vta., luego de una demanda preparatoria de Reconocimiento de Firmas del documento de fs. 7 a 8, la parte actora formaliza demanda ordinaria de cumplimiento de obligación mas daños y perjuicios, argumentando que Odontomarket es una empresa que se dedica a la comercialización de productos odontológicos en Santa Cruz Bolivia que vino adquiriendo diversos equipos odontológicos nuevos de Kavo do Brasil Industria e Comercio, desarrollándose una relación empresarial de compra y venta de equipos. Refiere que el año 2009 entregó en calidad de venta equipos nuevos conforme a las facturas que refiere, que sin embargo hubieran sido incumplidas por Odontomarket con el pago. Con esos antecedentes refiere que la empresa que representa efectuó solicitudes y requerimientos de pago, ante la falta de cumplimiento, comunicado mediante Carta Notariada que no tuvo efecto, pues la demandada se negó a cumplir con la obligación asumida.

Por lo anterior y apoyando en los arts. 291, 339, 568, 636, 637 y 984 del Código Civil y art. 327 del Código de Procedimiento Civil, demanda el pago de $us. 393.719,46.- (TRESCIENTOS NOVENTA Y TRES MIL SETECIENTOS DIECINUEVE 46/100 DOLARES AMERICANOS), por los referidos equipos entregados, más intereses, costas, honorarios profesionales y daños y perjuicios ocasionados.

Admitida como fue la demanda a fs. 123, se citó a la demandada a fs. 124, quien por memorial de fs. 135 a 139 se apersona y contesta, estableciéndose puntos de hecho a probar por Auto de fs. 150 y tramitada la causa como proceso ordinario de hecho, el Juez Séptimo de Partido en lo Civil y Comercial de la Capital Santa Cruz de la Sierra, pronunció Sentencia cursante de fs. 343 a 345, declarando: PROBADA EN PARTE la demanda principal saliente a fs. 120 a 121, interpuesta por Jorge A. Asbun Rojas en representación de la Empresa denominada KAVO DO BRASIL IND. E COM. LTDA., solo en lo que respecta al monto contratado y reconocido en el documento de fs. 7 a 8, y su traducción oficial de fs. 21 a 22, y su reconocimiento de firmas de fs. 28 y notificaciones de fs. 29, que asciende a la suma de $us. 228.273.12, más el pago de daños y perjuicios a ser tasados en ejecución de Sentencia.

Apelada la referida Sentencia por Kavo do Brasil Industria y Comercio Ltda., por memorial de fs. 350 a 352 y por Reina Verónica Irusta Crespo por memorial de fs. 354 a 359, la Sala Civil Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Santa Cruz, emitió el Auto de Vista cursante de fs. 370 a 371, por el que REVOCA la Sentencia de fecha 11 de junio de 2014 y en definitiva declara IMPROBADA en todas sus partes la demanda de fs. 120 a 121 de obrados.

Resolución que dio lugar al recurso de casación en el fondo, interpuesto por parte de KAVO DO BRASIL INDUSTRIA Y COMERCIO LTDA. (KABO), que se analiza.

CONSIDERANDO II:                                                                                 HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN:

Señala como fundamentos del recurso, que habría reconocimiento en Auto de Vista que el documento base para la acción es el Acta de reunión de 21 de abril de 2010, empero se habría revocado la Sentencia para declarar improbada la demanda. Sostendría que fuera aplicable el art. 568 del Código Civil, así como otras referencias hechas por el Auto de Vista con el entendimiento de que habría obligaciones bilaterales o recíprocas. Señala que existiría manifiesta aplicación indebida de la ley y que correspondería aplicar los arts. 291, 450, 510 del Código Civil. Manifiesta que el Auto de Vista incurrió en error de hecho en la apreciación de la prueba al omitir valorar el documento que cursa a fs. 117 a 118 de obrados, sujeto a lo previsto por el art. 253-1) y 3) del Código de Procedimiento Civil.

Por otro lado refiere aplicación indebida de la Ley, señalando que según el documento base de la demanda, OdontoMarket reconoce la existencia de obligación a favor de Kavo. Como expresión de voluntades se detallaría los montos y las fecha de pago, sin condición alguna, que la única condición fuera la fecha para esos pagos, y si se toma en cuenta la fecha de la demanda, estarían vencidas.

Que el Auto de Vista para dar crédito a OdontoMarket cita al art. 568 del Código Civil, sin percatarse que según el Acta de reunión de 21 de abril de 2010 no habría condición para el pago de la suma detallada, no fuera aplicable y se acreditaría así la aplicación indebida de la norma en cuestión. Que por ello considera la existencia de grave infracción de fondo, al fundar la resolución en una ley inaplicable y la omisión de leyes que debieran aplicarse.

Que a los antecedentes señalados, debía aplicarse los arts. 291.II, 450 y 519 del Código Civil, cual se explicó en Sentencia, en razón del común acuerdo fijado por las partes fijando expresamente los montos; contenido que el Ad quem habría ignorado completamente y no habría condición previa por parte del actor. Se tendría establecido así la aplicación indebida de la ley, Art. 568 del Código Civil por parte del Tribunal de apelación.

Por otra parte señala la existencia de error de hecho en la apreciación de la prueba. En razón a que el Tribunal de Alzada alegaría que la actora no cumplió  la obligación consignada en el acta de 21 de abril de 2010 y en razón de ello no podría pedir el pago de la deuda a OdontoMarket, para ello ignoraría  deliberadamente los documentos que cursan en obrados con error de hecho, razonando que el monto según Acta fuera $us. 228.273,12, que no estuviera sujeto a condición alguna. Precisaría que la suma $us. 215.446,34 deberá ser validada por Kavo, fuera importante aclarar que ese monto correspondería al saldo de la deuda total de $us. 443.719,46 que tuviera OdontoMarket y conforme al mismo documento el monto de $us. 228.273,12 tuviera fecha concreta de pago.

El Auto de Vista aparentemente sobre el monto $us. 215.446,34 alega la existencia de condición  pendiente que debía ser cumplida por Kavo, sin embargo se limitaría a efectuar apreciación genérica del contenido del Acta y no procedería a individualizar la condición no cumplida.

Lo esencial fuera que el Auto de Vista omite considerar que conforme hubieran explicado y documentado, el Acta en cuestión atribuiría a Kavo, la potestad de “validar”, habría concluido luego del análisis que  de la suma de $us. 215.446,34 OdontoMarket le adeudaba el monto de $us. 165.446,34 y habría comunicación formal de ese aspecto  mediante carta notariada de 14 de junio de 2011 que correría a fs. 117 a 118. Por ese documento Kavo formalizaría  la validación que estaba obligada a efectuar y con ello cumpliría con su obligación  y en consecuencia la habilitación para el cobre de $us. 165.446,34.

Para la fecha de inicio de la demanda habría transcurrido el tiempo sin que la demandada haya cancelado ni el monto global ni la suma valida, habiendo reclamado la cancelación del total y comunicado este aspecto a OdontoMarket, por lo que considera que el Auto de Vista incurrió en causal de casación prevista por el art. 253 num. 3) del Código de Procedimiento Civil, referido a que el error de hecho debe estar acreditado por documento que certifique la manifiesta equivocación del juzgador. Que en el caso estaría demostrado aquel aspecto.

OdontoMarket, en ningún momento habría desvirtuado la validación expresada en la carta notariada citada, ni antes ni durante el proceso se habría referido de manera alguna  a esa comunicación, omisión que implicaría aceptación tácita, además que no lo habría negado ni desvirtuado y que a la fecha estaría prelucida la posibilidad de cuestionar esa comunicación.

Se tuviera entonces la acreditación que el Auto de Vista incurre en error de hecho y por tanto con mérito para casar, al ignorar el documento de fs. 117 a 118, subsumiendo a lo dispuesto por el art. 253 num. 3) del Código de Procedimiento Civil.

Pide por último se case el Auto de Vista y declare probada íntegramente la demanda interpuesta por KAVO, disponiendo el pago de la suma que señala. Con daños y perjuicios.

CONSIDERANDO III:                                                               

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:


En función a los argumentos expuestos en el recurso de casación en el fondo y de la revisión de antecedentes, se tiene que:

No existe duda que la controversia suscitada en el caso de autos se originó en la suscripción del Acta de fs. 7 a 8 -de 21 de abril de 2010-, con reconocimiento judicial de firmas por Auto de fs. 28, de 05 de septiembre de 2012, (con traducción del idioma portugués a fs. 21 a 22) en la que fundamentalmente se estableció en referencia a los montos de dinero que se controvierten que: “Iremos a reducir en principio, ese valor de U$ 215.446,36, que aún no está validado por la KaVo, del total en abierto de U$ 443.719,46, quedando como saldo de U$ 228.273,12 que OdontoMarket se compromete en pagar conforme sigue: - Irá pagar U$ 100.000,00 referente a la Universidad Mayor San Andrés (Problemas con tapiz) hasta el día 24-05.2010; - El valor de U$ 128.273,12 será pagado en dos veces de USD 68.723,12 hasta el día 24.06.2010 y US 60.000,00 hasta el día 24.07.2010.”. De lo que se establece la claridad con la que se convino la forma de pago de una deuda, sin que exista la posibilidad de alegar la existencia de obligaciones recíprocas o bilaterales, en razón a que en el Acta suscrita se reconoce que OdontoMarket debe pagar a favor de KaVo do Brasil la suma de U$ 228.273,12, estableciendo de principio que el monto estimado fuera de U$ 443.719,46; de los cuales se reduciría en principio U$ 215.446,36 que no estaban aún validados, quedando como saldo líquido comprometido en pago la suma de U$ 228.273,12 cuyo pago se acordó en tres cuotas, y no como Kavo do Brasil pretendió de principio, es decir el pago del total de U$ 443.719,46. Bajo esas consideraciones se establece que la aplicación de lo previsto por el art. 568 del Código Civil por parte del Tribunal Ad quem, sin duda sale del contexto legal, pues el Acta que sirvió de base para generar la controversia, no generó obligaciones recíprocas respecto al pago de U$ 228.273,12, resultando el único obligado OdontoMarket, pues la explicación lógica es que en el Acta tanta veces aludida se reconoció la existencia de un monto fijo, pese a la afirmación por la entidad actora en su pretensión de un monto mucho mayor que la establecida y esa diferencia estaba sujeto a validación, pero de ninguna manera estaba en duda el monto ya establecido en la reunión a la que concurrieron las partes, y no se puso en duda por parte de la entidad demandada que aceptó los términos contenidos y la suma fijada, tanto es así que como principio de cumplimiento incluso giró la suma de $us. 50.000,00 en fecha 27 de mayo de 2010 como se verifica de la documental de fs. 129, reconocido en el punto IV del memorial de fecha 21 de enero de 2013 fs. 135 a 139. de lo anterior se colige que en el caso de autos el acta base de la pretensión demandada encierra respecto a la deuda de U$ 228.273,12, un reconocimiento de deuda, cuyo pago se pactó de manera clara, precisando incluso las fechas y montos a ser honrados, pero de ninguna manera el acuerdo de obligaciones recíprocas que pudiera dar lugar a la aplicación del art. 568 del Código Civil, bajo esas consideraciones, ciertamente hubo aplicación indebida de la Ley, subsumiéndose a lo previsto por el art. 253 num. 1) del Código Civil última parte.

El acta de referencia contiene respecto al pago de U$ 228.273,12 un reconocimiento de deuda y consiguiente promesa de pago puro y simple que genera respecto a la parte que lo efectuó una obligación única o unilateral, resultando por ello la única obligada a satisfacer la prestación debida sin que la otra hubiera adquirido a su vez obligación alguna respecto al indicado monto de deuda, consiguientemente la aplicación del art. 568 del Código Civil resulta errada porque no se evidencian obligaciones recíprocas que den lugar al análisis efectuado por el Tribunal de alzada.

A mayor abundamiento cabe señalar que el Ad quem si bien señala que existieran obligaciones recíprocas en la suscripción del acta de fecha 21 de abril de 2010, la aparente duda en el cumplimiento de la parte actora radica en cuanto a la suma deU$ 215.446,36 que debió validarse, y si bien de principio se reclamó como existente ese monto, el A quo determinó que no correspondía conceder aquello, sino lo determinado con claridad en el Acta tantas veces citada, bajo ese contexto, estaremos frente a la evidencia que no existe condición alguna por parte de la actora para exigir el pago del monto fijado, dar otro entendimiento al contenido del Acta, forzando una interpretación en sujeción a lo previsto por el art. 568 del Código Civil de señalar la existencia de obligaciones recíprocas, es en definitiva errado; correspondiendo dar aplicación de lo previsto por el art. 519 con relación al art. 291 de la norma sustantiva civil. El razonamiento del Ad quem fuera consistente y válido si lo concedido a favor de la parte actora fuera por el total mencionado de $us. 443.719,46, sin que hubiera certeza de la validación acordada y referida a la suma de $us. 215.446,36,  sin embargo en el caso de autos no sucedió aquello, en virtud a que ese último monto no fue tomado en cuenta por el A quo, sino simplemente el monto reconocido con absoluta claridad en el Acta de 21 de abril de 2010, que se reitera se trata de un reconocimiento de deuda y compromiso de pago, bajo esas consideraciones se evidencia además la existencia de error de hecho en la apreciación de la prueba, al darle un sentido distinto al contenido de lo expresado por las partes en el acta que se analiza.

Si bien por parte de la empresa demandante se reclama el presunto cumplimiento de haber validado sobre el monto de $us. 215.446,34, estableciendo que finalmente la deuda adicional al establecido en el Acta de fecha 21 de abril de 2010 alcanzaría a la suma de $us. 165.446,34; es un aspecto no acreditado debidamente pues a más de la existencia de la carta notariada de fs. 117 a 118 vta., es una aseveración unilateral sin respaldo probatorio que evidencie la veracidad de lo afirmado en cuanto al monto en ella señalado, consecuentemente no apto para ser considerado para efectos de sumar al monto fijado en Acta de reunión cuya base sirvió para la presente acción.  

Bajo esos antecedentes, del análisis efectuado se verifica que el razonamiento realizado por el A quo en relación al tema tiene sustento en contraposición de lo sostenido por el Ad quem, correspondiendo mantener el razonamiento del inferior.

Por lo expuesto, corresponde a éste Tribunal emitir Resolución en sujeción a lo previsto por los arts. 271 num., 4)  y 274 Código Adjetivo Civil.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por los Arts., 41, 42.I num. 1) de la Ley del Órgano Judicial y los Arts. 271 num. 4) y 274 del Código de Procedimiento Civil, CASA el Auto de Vista de fecha 05 de noviembre de 2014 de fs. 370 a 371 de obrados y deliberando en el fondo, mantiene subsistente y válida la Sentencia de primera instancia de fecha 11 de junio de 2014, cursante a fs. 343 a 345. Sin costas.

Sin responsabilidad por ser excusable el error.

Regístrese, comuníquese y devuélvase.

Relator: Mgdo. Rómulo Calle Mamani.

Fdo. Mgdo. Rómulo Calle Mamani.

Fdo. Mgda. Rita Susana Nava Durán.

Ante mí  Fdo. Abog. Gonzalo Rojas Segales

Registrado en el Libro de Tomas de Razón: Segundo