TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA                        S A L A  C I V I L

Auto Supremo: 153/2015                                                        Sucre: 6 de marzo2015                                                         Expediente:CB-149-14-S                                                        Partes: Ángela Castro de Gómez         c/ Oscar Ayoroa Suarez, Walter Flores

       Suaznabar, Juan Jaime Gualberto Antezana Guzmán y María del

Carmen Llaveta de Antezana

Proceso:Nulidad de Poder y Documentos                                        Distrito:Cochabamba

VISTOS: El recurso de casación en la forma y en el fondo de fs. 472 a 475, interpuesto por Walter Flores Suaznabarcontra el Auto de Vista de 13 de agosto de 2014 de fs. 467 a 468 y vta., pronunciado por la Sala Civil Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Cochabamba, en el proceso deNulidad de Poder y Documentos de Transferencia, seguido por Ángela Castro de Gómez contraOscar Ayoroa Suarez, Walter Flores Suaznabar, Juan Jaime Gualberto Antezana Guzmán y María del Carmen Llaveta de Antezana., respuesta de fs. 478 a 479 vta.; concesión de fs.482, los antecedentes del proceso y:

CONSIDERANDO I:                                                                ANTECEDENTES DEL PROCESO:

Se interpuso demanda a fs. 24 a 26 por Ángela Castro de Gómez, señalando ser propietaria del un inmueble de 600 m2con registro bajofojas No. 17 Partida No. 253 del Libro Primero de Propiedades de la Ciudad y Cercado de 20 de marzo de 1975, y que fue perturbada por terceros por la venta fraudulenta a terceras personas utilizando instrumentos fraguados. Que existe un Poder falsificado y que en base a ello habría venta por Oscar Ayoroa a favor de Walter Flores Suaznabar que a la  vez habrían transferido a favor de Juan Zenteno y Sra. Sin que en esas transacciones haya existido voluntad de la actora, aspectos que le habrían ocasionado gran pérdida económica. Que ha pretendido en la vía amigable solucionar el problema sin éxito, por lo que dice instaurar demanda ordinaria de nulidad absoluta de las transferencias efectuadas por Oscar Ayoroa a favor de Walter Flores Suaznabar y de éste último  a favor de los esposos Juan Zenteno y Carmen de Zenteno.

Efectuados los trámites correspondientes, el Juez de PartidoSegundo en lo Civil  de Cochabamba, pronunció Sentencia cursante de fs. 196a198, declarando: Probada la demanda principal e improbadas las excepciones perentorias opuestas por los demandados e improbada la acción reconvencional y probadas las excepciones perentorias opuestas a dicha acción; probada la excepción prevista de citación al garante de evicción, consiguientemente, se declara: 1.- Nulo y sin valor legal el Poder No. 148/84 de fecha 6 de julio de 1984, otorgada ante el Notario de Fe Pública de la ciudad de La Paz Pedro Ignacio Viveros Campos. 2.- Se declara nulo y sin valor legal alguno la transferencia realizada por Oscar Ayoroa Suarez en su calidad de apoderado de Ángela Castro de Gómez, mediante documento privado de fecha 5 de diciembre de 1991, reconocida ante Juez de Mínima Cuantía y protocolizada ante la Notaría de Fe Pública dela Dra. Julieta Larraín de Jiménez en 10 de junio de 1994, así como se dispone la cancelación en el registro de Derechos Reales cursantes a fs. yPtda. 2372 del Libro 1ºB de Propiedad del Cercado Rural, en 4 de julio de 1994. 3.- De igual manera se declara nula y sin valor legal, el documento privado de venta de 17 de julio de 1994 y el consiguiente reconocimiento de firmas y rúbricas, protocolizada en la misma notaría en fecha 26 de julio de 1994, registradas a fs. yPtda. 2213 de igual libro en 17 de agosto de 1994, partida que debe ser cancelada por Derechos Reales. 4.- Se dispone que Walter Flores Suaznabar, repare el daño causado, devolviendo el valor del lote de terreno en un valor o monto actualizado; averiguable en ejecución de Sentencia. 5.- Que la actora Ángela Castro de Gómez devuelva el monto o el valor de las mejoras introducidas por los esposos Antezana-Llaveta, mediante peritaje y en ejecución de sentencia. 

Apelada la referida Sentencia por Walter Flores Suaznabar por memorial de fs. 446 a 448 vta.,  es resuelta por la Sala Civil Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Cochabamba, que emitió el Auto de Vista cursante de fs. 467 a 468 y vta., por el que anula el Auto de Concesión del recurso de fecha 13 de junio de 2013 y declara ejecutoriada la Sentencia.

Resolución que dio lugar al recurso de Casación en la forma y en el fondo, interpuesto por parte de Walter Flores Suaznabar, que se analiza.

CONSIDERANDO II:                                                                        HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN:

Con una confusa introducción en la que señala textualmente “…En la forma ANULE OBRADOS hasta foja cero, disponiendo que la actora inicie nueva demanda con personería plena, en el fondo CASE el Auto de Vista recurrido, y deliberando en el fondo del problema debatido, declare IMPROBADA la demanda de fs. 24 a 25…”. Con alusión a la forma en que se resolvió el recurso refiere concretar su recurso:

En la forma

Que los arts. 3 inc. 1), 87 y 90 del Código de Procedimiento Civil como normas de orden público determinarían  que los procesos se desarrollen sin vicios de nulidad, la dirección del proceso corresponde al juez, que al ser de orden público las normas procesales y de cumplimiento obligatorio, las estipulaciones contrarias serían nulas.

Cuestiona por la presunta insuficiencia del Poder No. 194 con la que se habría tramitado el proceso, acusando de impersonería  y las deficiencias que contendría aquel instrumento legal.

Incide en señalar que el apoderado de Ángela Castro no tuviera facultades para pedir desarchivo ni proseguir con la demanda, por lo cual considera la existencia de vicios de nulidad en lo obrado. Acusa luego de irresponsabilidad del juzgador que tuviera incidencia en la seguridad jurídica y debido proceso, que conllevaría a nulidad hasta foja cero, por considerar que fuera anómalo y defectuoso al no existir personería.

Que otra resaltante causal para la procedencia de la nulidad de obrados fuera la acusada en el memorial de fs. 332, pero con argumento de que sólo se tratara de un defecto procesal de forma se pronunciaría Resolución rechazando la nulidad de citación y obrados que habría formulado. Por otro lado señala que obviando los vicios de procedimiento fuera inaudito e inadmisible que la magistrada del Tribunal colegiado no se hubiera molestado en revisar e interpretar los fundamentos de los memoriales que señala.

Reclama que en materia civil para un pronunciamiento judicial debe tener certeza de los hechos motivo de litis, personería de los sujetos procesales, y que no fuera resultado del capricho o conveniencia del juez o magistrado; en el caso, mencionando a memoriales de fs. 332, 342 y 446 a 448 señala que se hubiera emitido Resolución de segunda instancia que no se ajustaría a los datos del expediente. Que atendiendo a los fundamentos expresados en los memoriales cuyas fojas se citan una vez mas refiere que el Auto Supremo a dictar será conforme al art. 271 num. 3) no dice que norma- anulando hasta fs. “cera”, en razón a la impersonería del apoderado. Ejerciendo dice acción fiscalizadora y jurisdiccional como Tribunal de casación aun de oficio en observancia de lo previsto por el art. 252 del compilado adjetivo.

En el fondo

Que en el Auto de Vista no se aplicó el Art. 236 del Código de Procedimiento Civil, que fuera limitante para la actuación con exceso de poder, resolviendo puntos no apelados, que como en el caso de autos se habría procedido violando la esencia taxativa de la referida disposición. Que reconocería la falta de personería del apoderado, así como la falta de citación al garante de evicción, que esas observaciones de orden procesal fueran suficientes para pronunciarse  conforme a las reclamaciones de los memoriales de las fojas que señala revocando la Sentencia al haber actuado sin personería al apoderado, alude al art. 58 de C.P.C.. Señala luego que se emitiría una  Resolución desorbitada e írrita.

Por lo anterior correspondería casar el Auto de Vista y declarar improbada o improcedente la demanda por inexistente, ilegal y defectuosa.

CONSIDERANDO III:                                                        FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:

Al haberse planteado recurso de Casación en la forma y en el fondo en el caso de autos, se hace preciso aclarar que es línea consolidada de éste Tribunal Supremo de Justicia, cuando el Auto de Vista es anulatorio de obrados, el recurso adecuado para impugnar dicha Resolución es el recurso de casación en la forma y no en el fondo, en consideración a que al anular obrados no se realiza examen de la decisión sobre el derecho debatido que asumió el inferior. Asimismo en consideración a que el Tribunal de Alzada, asumió una decisión anulatoria de obrados auto de concesión- por cuanto el acto impugnatorio no contendría fundamentos fácticos ni jurídicos para ingresar a considerar la apelación, declarando la ejecutoria de la Sentencia, el recurso a plantear es únicamente la casación en la forma, a objeto de confrontar esa decisión anulatoria de obrados y los fundamentos que condujeron asumir aquella decisión, denunciando y demostrando porque el error en el Auto de Vista que debiera revertirse.

En ese antecedente, corresponde considerar simplemente el Recurso de Casación en la forma y desestimar en el fondo por su manifiesta improcedencia, y así se lo declarará. Consecuentemente se tiene que:

En la forma

Se tiene aclarado que en el caso de autos el Tribunal Ad quem anuló obrados al no encontrar fundamentos fácticos ni jurídicos para ingresar a considerar la apelación, es decir, por considerar que no existe expresión de agravios propiamente dicho, por lo cual, en recurso de casación en la forma lo apropiado era cuestionar únicamente la consideración del Tribunal Ad quem con el objeto de demostrar que ese razonamiento estaba equivocado, y que en verdad, el recurso de apelación planteado contra la Sentencia de primer grado, tenía sustento factico y legal persiguiendo a la vez la nulidad de Auto de Vista a fin de que ingrese a considerar y resuelva esos argumentos.

De la revisión del recurso de casación en la forma, se establece que el recurrente pretende retrotraer etapas y que el Tribunal Supremo verifique actos procesales desde el inicio mismo del proceso, asimismo la pretensión de que se observe la personería del apoderado de la demandante, aspectos que en etapa de casación no corresponden, en razón a que este Tribunal se constituye en tribunal de derecho y no de hecho. Con la pertinente aclaración además que, si el hoy recurrente consideraba que las denuncias que formula tenía asidero, debió plantearlas en el momento procesal oportuno y no en cualquier tiempo. Con esa aclaración y la verificación de que en ningún momento se cuestiona la afirmación del Auto de Vista que señaló la inexistencia de expresión de agravios, indudablemente las aseveraciones contenidas en el texto de lo que considera fueran sustento de su reclamo, no tienen relación alguna del recurso de casación en la forma bajo la circunstancia planteada, pues como se dijo, no es posible reexaminar aspectos referidos a la tramitación del proceso mismo, cuando esos no fueron la base de análisis del Ad quem para emitir un fallo anulatorio del Auto de concesión del recurso de apelación y declarar la ejecutoria de la Sentencia.

Se hace necesario aclarar que el art. 252 del Código  de Procedimiento Civil por vigencia anticipada del Código Procesal Civil Ley 439 (Disposición Transitoria Segunda) ha sido desplazado en su aplicación conforme al entendimiento del num. 4 que señala. “El régimen sobre la nulidad de actos procesales previsto en los artículos 105 a 109 del presente Código.”, consecuentemente resulta impertinente su alegación para solicitar una nulidad de oficio.

Por todas esas consideraciones y tomando en cuenta que el recurso de casación no se fundamentó debidamente en torno al razonamiento expresado por el Ad quem a fin de la nulidad de obrados, resulta improcedente la consideración de los argumentos expresados en su extensión por lo que corresponderá fallar en sujeción a lo previsto por el art. 271 num. 1) del Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el Art., 42.I num. 1) de la Ley del Órgano Judicial y los Arts. 271 num. 1) y 272 del Código de Procedimiento Civil, declara INPROCEDENTE el recurso de casación en la forma y en el fondo planteado contra el Auto de Vista cursante de fs. 467 a 468 y vta., por parte de Walter Flores Suaznabar, por memorial de fs. 472 a 475. Con costas.

Se regulan los honorarios profesionales del abogado en la suma de Bs. 1.000.

Regístrese, comuníquese y devuélvase.                                

Relator: Mgdo. Rómulo Calle Mamani.

Fdo. Mgdo. Rómulo Calle Mamani.

Fdo. Mgda. Rita Susana Nava Durán.

Ante mí  Fdo. Abog. Gonzalo Rojas Segales

Registrado en el Libro de Tomas de Razón: Segundo