TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA                        S A L A  C I V I L



Auto Supremo: 124/2015

Sucre: 26 de febrero 2015

Expediente:        CB-143-14-S

Partes:Ministerio Público        . c/E. M. M., O. F. A. y V. A. D.  (menores de edad).

Proceso:Infraccional.                                                        

Distrito:Cochabamba.


VISTOS: Los recursos de casación interpuesto por Enrique Aguilar Flores y Eduarda Diego de Aguilar por su hijo V.A.D. de fs. 873 a 879; Benedicto Flores Alarcón, Alejandra Mendoza Morales de Manzano y Enrique Aguilar Flores por sus hijos O.F.A., E.M.M. y  V.A.D., de fs. 887 a 893 vta., contra el Auto de Vista de fecha 05 de septiembre de 2014 de fs. 847 a 853 vta., pronunciado por la Sala de Familia, Niñez y Adolescencia del Tribunal Departamental de Justicia de Cochabamba, en el proceso Infraccional, seguido por el Ministerio Público, contra E. M. M., O. F. A. y V. A. D.  (menores de edad); concesión de fs. 915, los antecedentes del proceso y:

CONSIDERANDO I:                                                                ANTECEDENTES DEL PROCESO:

El Juez Segundo de Partido de Familia Niñez y Adolescencia de Quillacollo Cochabamba pronunció Sentencia cursante de fs. 678 a 688, declarando: responsable de la infracción cometida a los siguientes ciudadanos: 1.- Al Adolescente E.M.M., responsable de la infracción al Art. 308 del Código Penal (Violación), mas el agravante tipificado y sancionado por el Art. 310 5) y 7) del mismo precepto legal, imponiéndosele la siguiente medida: A) Se aplica una medida socioeducativa de privación de libertad de cinco años, a cumplirse en el Centro de Infracciones (ACONLEY), de conformidad a lo previsto por el Art. 237 Num. 3 inc. c) del Código Niño Niña y Adolescente; 2.- Al adolescente O.F.A., responsable de la infracción al Art. 308 del Código Penal (Violación) mas el agravante tipificado y sancionado por el Art. 310 5) y 7) del mimso precepto legal, imponiéndosele la siguiente medida: A) Se aplica una medida socioeducativa de privación de libertad de cinco años, a cumplirse en el Centro de Infracciones (ACONLEY), de conformidad a lo previsto por el Art. 237 Num. 3 inc. c) del Código Niño Niña y Adolescente. 3.- Al adolescente V.A.D., responsable de la infracción al art. 308 del Código Penal (violación) con relación al Art. 23 del Código Penal, imponiéndosele la siguiente medida: A) Se aplica una medida  socioeducativa de privación de libertad de tres años, a cumplirse en el Centro de Infracciones  (ACONLEY), de conformidad a lo previsto por el Art. 237 Num. 3 inc. c) del Código Niño, Niña y Adolescente: 4.- Que, la Defensoría de la Niñez y Adolescencia de Quillacollo, por intermedio del Equipo Multidisciplinario elabore informes de exámenes psicológicos del comportamiento de los adolescentes E. M. M., O. F. A. y V. A. D. haciendo llegar a ese despacho semestralmente. 5.- Que, el encargado del Centro de Infracciones ACONLEY, realice los exámenes psicoterapéuticos, asimismo informes sobre la conducta de los infractores declarados responsables, induciendo valores de vida que es un bien jurídico protegido a corto, mediano y largo plazo, a fin de promover normas de conducta tendientes a respetar al prójimo y consigo mismo, valorar la vida que es un bien jurídico protegido, tanto por el Estado como la sociedad, asumir sus responsabilidades cotidianas o estudio dentro del establecimiento del Centro de Infracciones, elevando a ese despacho semestralmente. 6.- Severamente se llama la atención a los progenitores de los infractores por NO saber orientar sobre temas del buen comportamiento, temas sobre sexualidad y del buen vivir dentro la sociedad. 7.- De la misma forma se llama severamente la atención a su padre progenitor y a su dio por descuidar de la protección de su hija menor de edad, que requieren en todo momento cuidado permanente, porque la madre biológica se encuentra desestructurada en el entorno familiar. Que por estas razones que los padres progenitores tanto de los INFRACTORES como de la VICTIMA asistir a los cursos de orientación sobre la formación y educación de sus hijos por lo que se dispone que los señores Eusebio Manzano Ramírez y Alejandra Mendoza Morales, Benedicto Flores Alarcón y Elena Apaza de Flores, Enrique Aguilar Flores y Eduarda Diego de Aguilar, asistan y deben presentarse a la Defensoría de la Niñez y Adolescencia de la ciudad de Cochabamba (SEDEGES).

Apelada la referida Sentencia por Enrique Aguilar Flores por el menor V.A.D. mediante memorial de fs. 717 a 723; Benedicto Flores Alarcón, Alejandrina Mendoza Morales de Manzano y Enrique Aguilar Flores por E. M. M., O. F. A. y V. A. D., es resuelta por la Sala Familiar, Niñez y Adolescencia del Tribunal Departamental de Justicia de Cochabmaba, que emitió el Auto de Vista cursante de fs. 847 a 853vlta., por el que CONFIRMA la sentencia apelada.

Resolución que dio lugar al recurso de Casación, interpuesto por parte de Enrique Aguilar Flores y Eduarda Diego de Aguilar por su hijo V.A.D. de fs. 873 a 879; Benedicto Flores Alarcón, Alejandrina Mendoza Corrales de Manzano y Enrique Aguilar Flores por sus hijos O.F.A., E.M.M. y  V.A.D., que se analiza.

CONSIDERANDO II:                                                                        HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN:

Recurso de Casación de Enrique Aguilar Flores y Eduarda Diego de Aguilar por V.A.D.

1.- Refieren que por aplicarse indebidamente así como por interpretación errónea respecto de la presunción de inocencia debe dictarse Auto Supremo Casando y Anulando en el fondo el Auto de Vista, reiterando que debe anularse en el fondo y por defectos de forma que no podrían convalidarse, señalando además que habría violación de Convenios y Tratados internacionales, enumerando artículos de la Ley 2026 Código del Niño Niña y Adolescente.

2.- En otro acápite refieren que se presume la inocencia de V.A.D., haciendo alusión al plazo para interponer recurso de casación y que tanto en el fondo como en la forma sin fundamentación que tuviera el Auto de Vista, indicando vienen a interponer de manera extraordinaria en el fondo contra la resolución de segundo grado aludiendo nombres de los vocales suscriptores, que su hijo no habría participado en ninguna infracción dada su minoridad y por su inocencia debe casarse y anular en el fondo y hasta el vicio mas antiguo, es decir hasta que se les cite con las formalidades establecidas en la Ley 2026.

3.- Bajo el Rótulo de fundamentación del recurso, relatan antecedentes producidos en la tramitación del proceso en referencia a que se hubiera vulnerado sus derechos y que no debiera estar privado de libertad sino con locomoción, refieren asimismo que los informes dirían que su hijo tuviera comodidades en su hogar, que las autoridades hubieran sido crueles al imponerle la sanción y afectaría irreparablemente los derechos y porque estaría interpretada erróneamente. Reiteran que el Auto de Vista aplicaría incorrectamentenormativa de la Ley 2026 que los enumera de manera indiscriminada sin concretar de que forma, mencionan artículos de la Constitución Política del Estado, señalando ahora como arbitraria e incongruente, con omisiones reiteradas y desaciertos de extrema gravedad pero yendo a lo que representa la sentencia y que el Auto de Vista fuera un acto judicial nulo de pleno derecho, por ello debiera casarse con nulidad hasta el vicio mas antiguo, tomando en cuenta que el recurso de casación fuera una demanda nueva de puro derecho.

Mezcla argumentos sin mayor coherencia y refiere a la vulneración del debido proceso, señalan normativa del menor que según su perspectiva protege a su hijo y sin mayor fundamentación citan artículos solo en numeral que refieren se trata del Código Niño Niña y Adolescente, luego describen aspectos del proceso con calificativos inapropiados para un recurso que no conducen a establecer nada claro.

Si bien es extenso el recurso, divaga en consideraciones sin mayor procesión que dificultan el resumen coherente de argumentos para responder con la coherencia necesaria, trayendo a colación descripción de las pruebas documentales como testificales de manera impertinente.

Luego de tanta lata incoherencia en el planteamiento de la misma forma en su petitorio sin embargo de señalar que es “petición concluyente” ante el Tribunal Supremo de Justicia, señalan que se tenga “por planteado el recurso de casación en tiempo y forma oportuna de la casación en el fondo de nulidad y casación propiamente dicho”, ingresando una vez en absoluta confusión y ser inentendible su pretensión al reiterar aspectos que no vienen a un recurso de casación. Mencionando como única norma el art. 284 del Código Niño Niña y Adolescente.

Recurso de Enrique Aguilar Flores por el menor V.A.D. mediante memorial de fs. 717 a 723; Benedicto Flores Alarcón, Alejandra Mendoza Morales de Manzano y Enrique Aguilar Flores por E. M. M., O. F. A. y V. A. D.

1.- En el Punto primero refieren anotar “antecedentes con relevancia jurídica que <motivan su contenido” aborda los antecedentes del Auto de Vista, además luego de consideraciones subjetivas refieren a los antecedentes de cómo hubieran sido aprehendidos los menores de edad y la denuncia que se habría interpuesto en contra de ellos, aspectos de procedimiento que se hubieran producido en la tramitación del caso incluso del inicio mismo de las investigaciones.

2.- En un segundo punto, refieren a los presuntos fundamentos jurídicos que sustentarían como precedentes contradictorios de aplicación preferente y la fundamentación y fijación y subsunción de la pena y al tipo penal, aborda aspectos referidos a las reglas generales para la determinación de la pena señalando Jurisprudencia penal, aparte refieren al sentido constitucional de la pena y que presuntamente  se vulneraria la garantía constitucional de presunción de inocencia, señalando al delito sentenciado de violación y agravantes que pretenderían incurrir en violación del principio de legalidad y no se habrían tomado en cuenta los principios de favorabilidad e in dubio pro reo a favor del imputado. Hacen referencia a jurisprudencia penal, y cuestionan que no fuera posible que en un Estado unitario social democrático de derecho la limitación solo pudiera concebirse con la suficiente fundamentación.

3.- Que “con relación a la labor de motivación y fundamentación de las resoluciones judiciales constituye el soporte de la garantía fundamental del debido proceso”, que se sustentaría por el art. 116 de la Constitución Política del Estado y que en el caso se habría vulnerado aquel derecho, que la estructura de la Sentencia estuviera regulada por normas de carácter impeditivo cuya inobservancia estaría conminada con nulidad expresa o implícitamente. Alude al Art. 115-II y 117-I de la Constitución Política del Estado, Sentencias Constitucionales, la Convención Americana de Derechos Humanos y Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos.Se refiere al principio de congruencia, luego a Doctrina Legal Aplicable, Sentencias Constitucionales y Autos Supremos en materia Penal, concluyendo que conforme a los razonamientos expuestos, se vulneraría la garantía fundamental del debido proceso en su vertiente motivación y fundamentación, la presunción de inocencia, la seguridad jurídica y el acceso a la tutela judicial efectiva.

Que también de manera extraña la Sentencia aparecería con fecha diferente, es decir que ya se habría tenido dictada antes de la sustanciación del juicio oral que evidenciaría favoritismo con el adverso, que no habría coherencia en la entrega de las copias que se solicitaron del acta y la entrega ya de la Sentencia, que constituiría defecto absoluto de la Sentencia, que al respecto no existiría tampoco pronunciamiento con amplio criterio en Auto de Vista. La Sentencia no cumpliría con requisitos formales en sujeción al art. 365 del compilado procesal penal.

Refiere con respecto al tema Autos Supremos emitidos en 2003 y 2011 en materia penal, asimismo S. C. del año 2003 que analiza defectos absolutos previstos en el Código de Procedimiento Penal.

Como conclusión señalan que hubo defectos procesales absolutos e inconvalidables que vulneran el debido proceso y debieran ser anulados a fin de su correspondiente saneamiento.

Como petitorio señalan que amparados por el art. 250 y siguientes del Código de Procedimiento Civil solicitan la admisión del recurso de casación, por las disposiciones legales citadas, jurisprudencia ordinaria como precedentes contradictorios y sentencias  constitucionales, solicitan se dicte resolución anulando el Auto de Vista y demás actuados hasta el vicio más antiguo que existiría en el cuaderno procesal infraccional.

CONSIDERANDO III:                                                        FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:

1.-De manera previa a considerar los recursos expuestos se hace necesario abordarla pertinencia de la normativa legal alegada para su análisis, en ese contexto, primero establecer que a la fecha se halla vigente el nuevo ordenamiento en el tratamiento de los derechos de menores de edad al estar promulgada la Ley 548 de 17 de julio de 2014, puesto en vigencia el 6 de agosto de 2014, conforme a la previsión contenida en su Disposición Final Segunda. Sin embargo de lo anterior, cabe aclarar que la Disposición Transitoria Sexta de la Ley abordada autoriza que “I. Los proceso en trámite, iniciados de acuerdo a la Ley 2026, Código del Niño, Niña y adolescente, de 27 de octubre de 1999; proseguirán según el proceso establecido en ese ordenamiento hasta su conclusión con la autoridad judicial con la que se ha iniciado el referido proceso.”, en ese antecedente se ingresará a considerar los recursos planteados.

2.- Por otro lado ya en el contexto del recurso corresponde señalar que este Tribunal en diversos Autos Supremos ha determinado la diferenciación existente en el tratamiento de menores infractores en procesos judiciales y la aplicación de la normativa respectiva en etapa de casación, sin embargo de que el Código Niño, Niña y Adolescente regula el trámite de menores infractores hasta una primera instancia y no así respecto a la apelación y recurso de casación, habiéndose establecido que corresponde aplicar a la sustanciación de dichos recursos, las normas procesales que resulten más cercanas al derecho de la Niñez y Adolescencia, tomando en cuenta que el tema de infractores no constituye un tema de responsabilidad penal, sino mas bien de responsabilidad social; en ese mérito de conformidad a los dispuesto por el art. 294 (Ley 2026), las normas del Código de Procedimiento Civil son las que por analogía deben regir la sustanciación de todas las cuestiones vinculadas en materias de contenido civil donde intervengan niños, niñas y adolescentes.

En coherencia con lo anterior, la doctrina como la jurisprudencia, establecieron que el recurso de casación necesariamente debe cumplir con requisitos formales para su procedencia, equiparando a una demanda nueva de puro derecho que no resulta lo mismo que señalar fuera una demanda nueva de puro derecho, ya sea que se recurra en el fondo o en la forma, requisitos que se encuentran claramente previstos en el art. 258 del Código de Procedimiento Civil y cuyas causales se desarrollan en los arts. 253 y 254 del Adjetivo Civil, resolviéndose los mismos de conformidad al art. 271 de la norma antes citada; es decir declarando su improcedencia, infundado, anulando obrados o casando.

3.-De manera reiterada además éste Tribunal estableció que el recurso de casación puede ser interpuesto en el fondo, en la forma o en ambos al mismo tiempo, siendo de distinta naturaleza uno y otro medio de impugnación.

Cuando el recurso de casación se interpone en el fondo, se lo efectúa por errores en la resolución de fondo o en la resolución de la controversia, y los hechos denunciados deben circunscribirse a las causales de procedencia establecidas en el artículo 253 del adjetivo civil, siendo su finalidad la casación del Auto de Vista recurrido y la emisión de una nueva resolución que en base a una correcta interpretación o aplicación de la ley sustantiva o eliminando el error de hecho o de derecho en la valoración de la prueba, resuelva el fondo del litigio. En tanto que si se plantea el recurso de casación en la forma, se lo hace por errores de procedimiento, la fundamentación de agravios debe adecuarse a las causales contenidas en el artículo 254 del Código de Procedimiento Civil, siendo su finalidad la anulación de la resolución recurrida o del proceso mismo, lo primero sucede cuando la resolución recurrida contiene infracciones formales y, lo segundo cuando en la sustanciación del proceso se hubieren violado las formas esenciales del mismo y que se encuentren sancionadas con nulidad por la ley. En ambos casos, es de inexcusable cumplimiento el mandato del artículo 258-2) del Código de Procedimiento Civil, es decir, citar en términos claros, concretos y precisos la ley o leyes violadas o aplicadas falsa o erróneamente y especificar en qué consiste la violación, falsedad o error; especificaciones que deben hacerse precisamente en el recurso y no fundarse en memoriales o escritos anteriores ni suplirse posteriormente.

Quedando claro por lo expuesto que, el recurso de casación en el fondo y el de forma son dos medios de impugnación distintos, que persiguen igualmente finalidades diferentes.

4.-Realizadas esas precisiones, en el caso en cuestión estando planteados dos recursos de casación, se absolverá en el orden propuesto, con la aclaración que Enrique Aguilar Flores de manera irregular interviene en ambos memoriales sin ninguna explicación del porque aquel aspecto. No obstante ello se pasa a resolver primero lo propuesto a fs. 873 a 879.

Recurso de Casación de Enrique Aguilar Flores y Eduarda Diego de Aguilar por V.A.D. (fs.873 a 879)

1.- Si bien refieren a una aplicación indebida así como una interpretación errónea, su pretensión es vincular a la presunción de inocencia,sin precisar si el recurso se plantea en la forma o en el fondo y de manera contradictoria y sin sustento coherente sugieren se dicte Auto Supremo “Casando y anulando el fondo del Auto de Vista”, petición reiterativa que concluye con señalar que hubo violación de Convenios y Tratados internacionales, transcribiendo numerales de los artículos que menciona fueran del Código Niño, Niña y Adolescente, no existiendo explicación válida a considerar por esa confusión de argumentos, siendo inentendible su petición, pues en determinado momento sugieren la existencia de causas para la casación, sin embargo en otro momento peticionan la anulación “en el fondo” figura no existente  en la normativa procesal civil, y que esa nulidad comprenda hasta el vicio mas antiguo que sugieren sea hasta la citación con las formalidades establecidas en la ley 2026, sin concretar con que actuado no se les hubiera citado conforme a la norma abordada o cual el perjuicio que hubiera sufrido, resultando impertinente su argumentación.

2.- Por otro lado, a tiempo de reiterar de manera inadecuada que interponen recurso de casación en el fondo y en la forma al no existir fundamentación del Auto de Vista disgrega que de manera extraordinaria fuera en el fondo y que no habría participado su hijo en ninguna infracción dada su minoridad y por su inocencia, repite la incongruencia de sugerir que debe “casarse anular en el fondo hasta el vicio mas antiguo” hasta que se les cite con las formalidades establecidas en la Ley 2028, sin precisar una vez mas, desde su punto de vista cual fuera ese vicio mas antiguo, que una vez mas dificulta el análisis de su entreverada argumentación.

3.- En el acápite que refieren fundamentar el recurso, la extensión del mismo es una referencia a la tramitación del proceso en la que de manera vaga hacen referencia a presunta vulneración de derechos, referencia a los informes sociales que describirían aspectos personales de vivienda y el vertido de criterio subjetivo de la presunta actitud cruel que demostraran los juzgadores para con su hijo al haberle impuesto sentencia, no existiendo análisis vinculado a las formas de planteamiento aclarados en el numeral 3 del subtítulo anterior, ya sea en la forma o en el fondo. En ese mismo sentido, señalan la presunta arbitrariedad e incongruencia, se acusa de omisiones y desaciertos de extrema gravedad, empero se lo hace de manera genérica sin concretar que es lo que específicamente consideran con la concurrencia de esas denuncias, aunque en primer momento hacen referencia a la sentencia, tildando asimismo de “nulo de pleno derecho” al Auto de Vista, sin sustentar su posición de manera válida. Concluyendo con tanta contradicción, señalan que deba casarse con nulidad hasta el vicio más antiguo, situación desatinada que denota desconocimiento de la naturaleza y finalidad del recurso de casación.

En la extensión reiterativa de lo que consideran recurso de casación, los recurrentes divagan en imprecisiones que impiden una consideración correcta de lo que fueran sus argumentos, y para mal peor y cual si fuera una tercera instancia la etapa de casación, se describe tanto pruebas testificales como documentales pretendiendo aparentemente su reevaluación cuando ello no es posible.

4.- Para terminar en la parte de la petición sin embargo de referir que fuera “petición concluyente” transcriben que se tenga “… por planteado el recurso de casación en tiempo y forma oportuna de la casación en el fondo de nulidad y casación propiamente dicho”, es decir, no existe petitorio congruente, y menos se adecua a lo previsto por los arts. 254 y 253 del Código de Procedimiento Civil, pues la sola mención al art. 284 del Código Niño, Niña y Adolescente no viabiliza sus argumentos, en razón a que la disposición última señalada habilita efectivamente la posibilidad de interposición de los recursos de apelación y casación y los plazos en que debe interponérselos, pero de ninguna manera hacen referencia a la forma en que deben ser resuelta el Auto Supremo, no habiendo entonces los recurrentes cumplido primero en fundamentar de manera adecuada su recurso, al no hacer diferenciación coherente si los hechos denunciados se lo hacen  en la forma o en el fondo, menos adecuado a los requisitos establecidos por la normativa procesal señalada supra (Arts. 253 y 254 del Código de Procedimiento Civil), incumpliendo con lo determinado por el art. 258-2) del Código de Procedimiento Civil, pese a la ampulosa transcripción que contiene su memorial.

Consecuentemente corresponde emitir resolución en sujeción a lo previsto por el art. 271-1) del Código de Procedimiento Civil.

Recurso de casación de Benedicto Flores Alarcón, Alejandra Mendoza Morales de Manzano y Enrique Aguilar Flores por E. M. M., O. F. A. y V. A. D. (fs. 887-893 vlta.)

1.- En el primer punto, se hace referencia a aspectos que se hubieran tramitado en el transcurso del proceso que no contiene fundamento que denuncie vulneración de derecho alguno, por lo que estos aspectos no merecen mayor consideración.

2.- En los puntos 2 y 3, los recurrentes equivocan la vía de argumentación y sustento de las normas que alegan para la procedencia del recurso de casación en tema de menores infractores, pues de la lectura de sus argumentos se establece que las presuntas transgresiones que se hubieran cometido en el Auto de Vista lo adecuan a un tratamiento penal, apoyando su razonamiento a doctrina legal aplicable en esa materia, y si bien se pretende la presunta existencia de insuficiente fundamentación, no existe la concreción necesaria de establecer en que aspectos careciera de aquel sustento el fallo recurrido, pues se pretende la consideración de la Sentencia de primera instancia alegando aquel aspecto para una pretendida nulidad, que no es pertinente en razón a que el Auto Supremo analiza las vulneraciones que pudiera contener el Auto de Vista y que fueran denunciadas en recurso de casación, por lo que la pretensión de aspectos contenidos en Sentencia de primer grado no son susceptibles de análisis como pretenden los recurrentes.

En cuanto a la extrañeza de los recurrentes en referencia a la fecha de la Sentencia que fuera diferente, sugiriendo que ya existiría la misma antes de la sustanciación del juicio oral, no merece mayor consideración en razón a que una vez mas se reclama un aspecto que correctamente debió reclamarse en apelación, y no en etapa de casación, a mas de ello se acusa el incumplimiento del Art. 365 del Compilado procesal penal, que como se precisó no corresponde su aplicación en materia de menores infractores, debiendo tenerse presente la explicación que antecede para la comprensión de este punto en relación a los cuestionamientos que se realizan de la Sentencia de primer grado.

Cabe aclarar asimismo que la pretensión de los recurrentes, que deban considerarse Autos Supremos que analizan defectos absolutos previstos en el Código de Procedimiento Penal tampoco son pertinentes en razón a la naturaleza del proceso infraccional.

3.- Finalmente en la parte del petitorio simplemente se menciona que se amparan en el art. 250 y siguientes del Código de Procedimiento Civil, solicitan la admisión del recurso de casación, sin embargo no existe petitorio concreto conforme a las reglas señaladas en principio y que fueron explicadas en diversos Autos Supremos en los que se dilucidó la problemática referida a recursos en los que estaban inmersos menores infractores, no existiendo pertinencia alguna en el razonamiento de los recurrentes que no comprendieron la naturaleza misma del recurso de casación conforme a las criterios establecidos para estos casos, verificándose que no advirtieron el ámbito de responsabilidad que generan las infracciones cometidas por menores y que su tratamiento definitivamente se enmarca a un tratamiento diferenciado, razón por la cual los argumentos expuestos en el recurso de casación enfocados específicamente al ámbito del derecho penal, resultan inadecuados para su consideración.

Lo anterior conlleva a concluir que al no haberse propuesto el recurso de casación con las formalidades y requisitos previstos por el art. 258-2) del Código de Procedimiento Civil, la resolución a emitir debe estar sujeta a lo determinado por el art. 271 num. 1) de la norma citada.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el Art. 42.I num. 1) de la Ley del Órgano Judicial y los Arts. 271 num. 1) y 272 num. 2) del Código de Procedimiento Civil, en desacuerdo con el Dictamen Fiscal de Fs. 924 a 933, declara IMPROCEDENTE los recursos de Casación formulados por Enrique Aguilar Flores y Eduarda Diego de Aguilar por V.A.D. de fs. 873 a 879; y por Benedicto Flores Alarcón, Alejandra Mendoza Morales de Manzano y Enrique Aguilar Flores por E. M. M., O. F. A. y V. A. D. contra el Auto de Vista de 5 de septiembre de 2014 cursante de fs. 847 a 853 vta., Sin costas por no existir respuesta.

Regístrese, comuníquese y devuélvase.                                

Relator: Mgdo. Rómulo Calle Mamani.                                                



Fdo. Mgdo. Rómulo Calle Mamani.

Fdo. Mgda. Rita Susana Nava Durán.

Ante mí  Fdo. Abog. Gonzalo Rojas Segales

Registrado en el Libro de Tomas de Razón: Segundo