TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

           S A L A   C I V I L


Auto Supremo: 1149/2015 - L

Sucre: 09 de Diciembre 2015

Expediente: LP-152-11-S

Partes: Cooperativa de Seguros y Servicios “LA ECONOMICA LTDA.” c/ LA

            FENIX S.A. DE SEGUROS Y REASEGUROS

Proceso: Nulidad

Distrito: La Paz

VISTOS: El recurso de casación de fs. 760 a 762 y vta., interpuesto por  Ivan Orlando Rojas Yanguas Director Ejecutivo de la Autoridad de Fiscalización y control de Pensiones y Seguros, y el recurso de casación interpuesto por  José David Berrios Fernández por la Cooperativa de Seguros “LA ECONOMICA LTDA.” De fs. 770 a 772 ambos impugnando el Auto de Vista, de fecha 11 de octubre de 2011 de fs. 751 a 752, pronunciado por la Sala Civil Segunda de la R. Corte Superior de Justicia del Distrito de La Paz, dentro del proceso de Nulidad y Anulabilidad de documento seguido a instancia de la Cooperativa de Seguros y Servicios “LA ECONOMICA LTDA.” Contra la FENIX S.A. de seguros y Reaseguros, la concesión de los recursos de fs. 778, los antecedentes del proceso y:

CONSIDERANDO I:

ANTECEDENTES DEL PROCESO:

Que el Juez de Partido Quinto en lo Civil del Departamento de La Paz, dictó Sentencia de fs. 677 a 683, de fecha  27 de mayo de 2009, por la cual declaró IMPROBADA la demanda de fs. 80 a 82.

Contra la referida Sentencia José David Berrios Fernández por la Cooperativa de Seguros y Servicios la Económica Ltda. Interpuso recurso de apelación de fs. 685 a 686 y vta., mismo que fue resuelto por Auto de vista de fecha 11 de octubre de 2011, cursante de fs. 751 a 752, por el cual el Tribunal de Apelación ANULA obrados  hasta el decreto de admisión de fecha 01 de diciembre de 2000 cursante a fs. 73, disponiendo que el Juez de la causa con la facultad que le confiere el art. 333 del Código de Procedimiento Civil pida la aclaración de la demanda formulada por el representante de la parte actora de acuerdo a los fundamentos del presente fallo.

Contra esta Resolución de Alzada Ivan Orlando Rojas Yanguas Director Ejecutivo  de la autoridad de Fiscalización y Control de pensiones y seguros  interpuso recurso de casación de fs. 760 a 762 y vta.  y a su turno  José David Berrios Fernández por la Cooperativa de Seguros la Económica Ltda. también interpone recurso de casación de fs. 770 a 772, recursos que previa sustanciación fueron concedidos y se analizan:

CONSIDERANDO II:

DE LOS HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN:

RECURSO DE CASACION EN EL FONDO DE IVAN ORLANDO ROJAS YANGUAS DIRECTOR EJECUTIVO  DE LA AUTORIDAD DE FISCALIZACIÓN Y CONTROL DE PENSIONES Y SEGUROS DE FS. 760 A 762 y VTA.

Refiere que en la primera Escritura Pública como suscriben como representantes de la Cooperativa de Seguros y Servicios la Económica Ltda., intervienen Jaime Rojas Vega y Remberto Cossio Zevallos en su calidad de Presidente de Vigilancia y Gerente General, y no hubiesen demostrado que estas personas en calidad de Representantes legales no hubieran dado su asentimiento en esta Escritura Pública.

Aduce que  no se demostró que la parte actora es decir, la Cooperativa de Seguros y Servicios la Económica Ltda., no estuviera constituida por sus representantes legales o que estos no tendrían facultad de intervenir en estos actos jurídicos a efectos de dar curso a la petición de nulidad o anulabilidad, independiente de la acción que se pretende.

RECURSO DE CASACION DE JOSÉ DAVID BERRIOS FERNANDEZ POR LA COOPERATIVA DE SEGUROS LA ECONÓMICA LTDA. DE FS. 770 A 772

En la forma.-

Refiere que en su memorial de alegatos de fs. 651 a 661 han sido claros en señalar que la demanda de nulidad se refiere a la Escritura Pública Nº 265/99 de fecha 24 de septiembre  en el marco de los arts. 549 incs. 1) y 3) mientras que la anulabilidad es de la Escritura Pública Nº 266/99 en aplicación de los arts. 554 incs. 1) y 4), por lo que, su demanda seria correcta, al no haber sido observado en su momento  conforme previene el art. 333 del C.P.C.

En el fondo

Refiere que la Sentencia no ha tenido la voluntad de apreciar la abundante prueba ofrecida de su parte la cual demuestra los asertos de su demanda, prueba que corre de fojas 216 a 312 y de fs. 558 a 650, las cuales demuestran que la Escritura Publica Nº 265, fue obtenida dolosamente ocultando la verdadera situación económica de FENIX DE SEGUROS Y REASEGUROS, toda vez que se encontraba en víspera de una acción de quiebra por las obligación emergentes de varias acciones judiciales, por lo que, la acción de nulidad es viable, y se demostró que la Escritura Pública Nº 266 fue suscrita sin autorización menos intervención de la ECONOMICA DE SEGUROS

Acusa infracción del art. 406 del C.P.C. ya que, la confesión es plena prueba, puesto que al responder afirmativamente la demanda dicho extremo constituye confesión de parte, empero en Sentencia no se hace alusión a esta prueba.

CONSIDERANDO III:

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:

SOBRE EL RECURSO DE CASACION EN EL FONDO DE IVAN ORLANDO ROJAS YANGUAS DIRECTOR EJECUTIVO DE LA AUTORIDAD DE FISCALIZACIÓN Y CONTROL DE PENSIONES Y SEGUROS  DE FS. 760 A 762 y VTA.

Con carácter previo corresponde señalar que conforme se ha orientado en varios fallos el recurso de casación es considerado como un medio impugnatorio vertical y extraordinario, el que procede en los casos estrictamente señalados por ley, dirigido a lograr que el máximo Tribunal revise y reforme o anule las resoluciones que fueron expedidas en apelación y que infrinjan las normas del derecho material, del derecho al debido proceso o las formas esenciales para la eficacia y validez de los actos procesales; de esta manera al ser considerado el recurso de casación como una demanda nueva de puro derecho, esta puede ser interpuesta ya sea en el fondo o en la forma o en ambos a la vez, tal cual lo establece el art 250 del Código de Procedimiento Civil, en coherencia con lo establecido en los arts. 253 y 254 del mismo cuerpo legal, es así que cuando el recurso de casación se interpone en el fondo, será por errores en la resolución de fondo o errores in iudicando, cuyos hechos deben adecuarse a las causales establecidas en el art. 253 del Código de Procedimiento Civil, siendo la finalidad la casación del Auto de Vista recurrido y la correspondiente emisión de una nueva resolución en base a una correcta interpretación o aplicación de la ley sustantiva o eliminado el error de hecho o de derecho en la valoración de la prueba; en cambio cuando se plantea recurso de casación en la forma; esta procede por errores en el procedimiento, en este caso los reclamos deben adecuarse a las causales inmersas en el art. 254 del Código de Procedimiento Civil, siendo su finalidad la anulación de la Resolución recurrida o del proceso mismo, lo primero sucede cuando la Resolución recurrida contiene infracciones formales como ser falta de forma, falta de pertinencia o congruencia, incompetencia del Tribunal, entre otras; lo segundo cuando en la sustanciación del proceso se hubieren violado las formas esenciales del mismo sancionadas con nulidad por la ley.

En base a esas consideraciones, se concluye que el recurso de casación en el fondo y en la forma son dos medios de impugnación distintos que persiguen finalidades diferentes, razón por la cual antes de interponer recurso de casación se debe tomar en cuenta esos aspectos generales que hacen viable el mismo.

En el sub lite, claramente se advierte que el Auto de Vista de fecha 11 de octubre de 2011, el Tribunal de Alzada dictó una Resolución anulatoria, en cuyo mérito contra esta determinación no es viable el recurso de casación en el fondo como erradamente  ha planteado el recurrente, toda vez que al haber anulado obrados el Tribunal de Segunda Instancia no se ha pronunciado sobre el fondo de la pretensión o del recurso de apelación, no resultando lógico interponer recurso de casación contra cuestiones de fondo que nunca fueron objeto de pronunciamiento por parte del Tribunal de Alzada, resultando viable únicamente el recurso de casación en la forma para impugnar los motivos que han dado origen a la nulidad de obrados dispuesta, para que este máximo Tribunal analice si los motivos por los cuales se ha dispuesto la nulidad asumida son correctos, y en el caso de Autos, del contexto del recurso de casación se advierte que este cuestiona aspectos de fondo referentes a la procedencia de su demanda, vinculados a que una de las partes contratantes, o sea su representante legal no se encontraban facultados para suscribir los contratos objetos de Litis o que estos no hubiesen dado su asentimiento, fundamentos que atacan al fondo de la Litis, y como se dijo contra una Resolución anulatoria no procede el recurso de casación en el fondo, deviniendo en improcedente su recurso de casación en el fondo.

Sobre el particular podemos citar el AS Nº321/2015-L  de fecha 18 de mayo 2015 refrendando el criterio dado anteriormente, expresa: “En el caso de Autos, de la revisión del memorial del recurso de casación se advierte que éste se ha formulado como recurso de casación en el fondo contra el Auto de Vista Nº 423/2009 de 24 de noviembre de 2009, que anuló el auto de 12 de mayo de 2009 de fs. 189 vta., y tratándose de una resolución anulatoria se entiende que no resolvió el fondo “…”, si la parte recurrente no estaba de acuerdo con la resolución anulatoria emitida por el Ad quem, debió recurrir esta resolución a través del recurso de casación en la forma, pues dada la naturaleza anulatoria de Auto de Vista recurrido, no es posible plantear recurso de casación en el fondo, por lo que este Supremo Tribunal no puede considerar el recurso de casación en el fondo, dada la naturaleza anulatoria de la resolución recurrida.

Por lo expuesto con relación al presente recurso de casación, corresponde a este Tribunal resolver conforme lo disponen los arts. 271 num 1) concordante con el 272 del Código de Procedimiento Civil.  

EN CUANTO AL RECURSO DE CASACION DE JOSÉ DAVID BERRIOS FERNANDEZ POR LA COOPERATIVA DE SEGUROS LA ECONÓMICA LTDA. DE  FS. 770 A 772

FORMA.-

Su reclamo tiene como fundamento central que en su memorial de alegatos de fs. 651 a 661 han sido claros en señalar que la demanda de nulidad se refiere a la Escritura Publica Nº 265/99 de fecha 24 de septiembre, en el marco del art. 549 incs. 1) y 3), mientras que la anulabilidad es de la Escritura Publica Nº 266/99 en aplicación del art. 554 incs. 1) y 4), por lo que, su demanda seria correcta,  al no haber sido observado en su momento  conforme previene el art. 333 del C.P.C.

Sobre el punto en cuestión corresponde en principio señalar, que conforme se ha delineado jurisprudencialmente, la anulabilidad y nulidad de los contratos son dos figuras que si bien persiguen un fin común, ambas resultan dos figuras distintas y viables por diferentes presupuestos, y envestidas por diferentes características, al ser la nulidad de orden público, imprescriptible e inconfirmable a contrario sensu de la anulabilidad que no es de orden público, es prescriptible y resulta susceptible de confirmación, por lo que, no resulta viable invocar ambas pretensiones de manera conjunta.

Partiendo de lo anotado, el criterio expuesto por el recurrente en sentido de que en el memorial de alegatos hubiesen realizado una especificación de las pretensiones, no puede tomarse como un actuado que subsane la demanda, en vista de que la Sentencia por principio de congruencia versa sobre lo expuesto en la demanda, incluyendo su ampliación si es que existiese, pero no así sobre un memorial de conclusiones conforme determina el art. 190 del Código de Procedimiento Civil, por lo que, su fundamento carece de sustento y lógica jurídica, deviniendo en infundado su reclamo en la forma.

EN EL FONDO.-

Sobre el recurso de casación en el fondo corresponde ratificarnos en lo anteriormente expuesto en sentido de que, contra una Resolución anulatoria no procede el recurso de casación en el fondo, conforme se expuso supra, resultando  improcedente su recurso de casación en el fondo.

POR TANTO.- La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el art. 42.I num. 1) de la Ley del Órgano Judicial de 24 de junio de 2010; y en aplicación de los arts. 271 num. 1) y 272  del Código de Procedimiento Civil declara IMPROCEDENTE el recurso de casación en el fondo 760 a 762 y vta., así como también  conforme determinan los arts. 271 num. 1) y 2), 272 y 273 del mismo compilado legal declara INFUNDADO el recurso de casación en la forma e IMPROCEDENTE el recurso de casación en el fondo de fs. 770 a 772, contra el Auto de Vista, de fecha 11 de octubre de 2011 de fs. 751 a 752, pronunciado por la Sala Civil Segunda de la R. Corte Superior de Justicia del Distrito de La Paz. Sin costas.

Regístrese, comuníquese y devuélvase.

Relator: Mgdo. Rómulo Calle Mamani.