TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

SALA  CIVIL



Auto Supremo: 112/2015

Sucre:13 de febrero 2015

Expediente:        LP-140-14-S

Partes: Luís Fernando, Susana Berenice, Jaime Gonzalo, FrancoEduardo,

Hernán, Javier Marcelo, todos de apellidos VillaAscarrunz y María Eugenia Villa Vda. de Reinkendorf. c/ Daysi De la Torre Tellería.        

Proceso: Resolución de contrato, más daños y perjuicios.

Distrito: La Paz.


VISTOS: El recurso de casación en la forma de fs. 585 a 593 y vta., interpuesto por Luís Fernando Villa Ascarrunz, por sí y en representación de sus hermanos contra el Auto de Vista Nº S-227/2014 de 06 de junio de 2014 pronunciado por la Sala Civil Comercial Cuarta del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz, cursante de fs. 580 a 582, en el proceso de Resolución de contrato, más daños y perjuicios, seguido por Luís Fernando, Susana Berenice, Jaime Gonzalo, Franco Eduardo, Hernán, Javier Marcelo, todos de apellidos Villa Ascarrunz y María Eugenia Villa Vda. de Reinkendorf contra Daysi De la Torre Tellería, la contestación de fs. 596 y vlta., la concesión de fs. 598, los antecedentes del proceso, y;


CONSIDERANDO I:

ANTECEDENTES DEL PROCESO:

El Juez de Partido y Sentencia de Nor Yungas, con asiento en Coroico La Paz dicta Sentencia de 10 de enero de 2014, cursante de fs. 356 a 360 y vta., declarando Probada la demanda  de fs. 13 a 16 de obrados, interpuesto por los demandantes sobre resolución de contrato, más daños y perjuicios, disponiendo declarar resuelto el contrato de transferencia y sin valor legal alguno, el contrato suscrito entre Luís Fernando Villa Ascarrunz y la señora Daysi De la Torre Tellería, mediante escritura pública Nº 1817/2007 de fecha 12 de diciembre de 2007. Asimismo se dispone la cancelación de los asientos A-1 por ser constitutivo del derecho propietario, el Asiento A-2 y A-3 por ser la sub-inscripción, de la Matricula Nº 2201010001387, debiendo en consecuencia, rehabilitarse el derecho propietario en la Matricula referida, a favor de los demandantesLuís Fernando, Susana Berenice, Jaime Gonzalo, Franco Eduardo, Hernán, Javier Marcelo, todos de apellidos Villa Ascarrunz y María Eugenia Villa Vda. de Reinkendorf, así como los daños y perjuicios a ser calificados en ejecución de sentencia, debiendo en consecuencia los demandantes, en ejecución de autos, devolver la suma de $us. 10.000 a la demandada y más el pago por las mejoras realizadas en el inmueble motivo de autos, de la misma forma, se dispone que la demandada Daysi De la Torre Tellería, debe restituir la propiedad en la superficie de 55. 456.733 Mts2. A los demandantes, sea en el plazo de 30 días de ejecutoriada la sentencia, en caso de incumplimiento sea bajo alternativa de desapoderamiento.

Resolución que es apelada por la demandadaDaysi De la Torre Tellería por escrito de fs. 369 a 375 y vlta., y por los demandantesLuís Fernando Villa Ascarrunz, Susana Berenice Villa Ascarrunz, Jaime Gonzalo Villa Ascarrunz, y en representación de sus hermanos, por escrito de fs. 384 a 397 y vta., que mereceAuto de Vista Nº S-227/2014 de 06 de junio de 2014, cursante defs. 580 a 582, que anula obrados hasta fs. 355 vta., inclusive, disponiendo se emita resolución motivada, en base a los fundamentos expuestos en la resolución. Resolución de Alzada que es recurrida de casación en la forma por la parte demandante, que obtiene el presente análisis.


CONSIDERANDO II:

DE LOS HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN:

1. La parte recurrente denuncia que el Auto de Vista no cumple con el art. 17-II de la Ley Nº 025, que manda pronunciarse solo sobre aquellos aspectos solicitados en los recursos interpuestos, y contrariamente resuelve aspectos de forma que no causan diferencia en la decisión del A quo.

2. Respecto al principio de especificidad refiere que ningún acto o trámite será declarado nulo si la nulidad no está expresamente determinado por ley, porque solo la norma jurídica determina cuando se debe anular un acto procesal, partiendo del supuesto de que los actos procesales son válidos en tanto no sean cuestionados por los medios que la ley establece. En el presente caso no se habría alegado en la apelación la nulidad de la sentencia por aspectos formales, sino se resuelva de acuerdo a los agravios expuestos al interponer la apelación. Entonces en el presente caso la especificidad lo establece el art. 254 inciso 4) del Código de Procedimiento Civil, toda vez que el art. 236 del mismo cuerpo de leyes establece la pertinencia de la resolución. De lo desglosado se evidencia que el Auto de Vista recurrido no cumple con lo establecido por la norma señalada, habiendo resuelto anular obrados hasta la Sentencia sin resolver el fondo de la apelación.

3. Esta determinación les causa detrimento en su pretensión, debido a que no fue tomado en cuenta el principio de trascendencia, que establece que no hay nulidad de forma, si la alteración procesal no tiene vital importancia sobre las garantías esenciales de defensa en juicio, al efecto transcribe conceptos doctrinales y jurisprudenciales contenidos en los Autos Supremos Nº 258/2012 de 17 de agosto, Nº 28/2012 de 29 de febrero, Nº 040/2012 de 07 de marzo, Nº 094/2012 de 26 de abril, Nº 0260/2012, y en la Sentencia Constitucional Plurinacional Nº 1662/1012 de 1 de octubre, que se pronuncian sobre la impertinencia de que el A quo anule obrados sin que exista una ley expresa. Por otro lado refiere que en el presente caso no se ha violado derechos constitucionales en la demanda ordinaria civil desde su inicio hasta la sentencia, por tanto el Tribunal de Alzada tenía la obligación y deber de fallar en el fondo y no en la forma, eliminando la seguridad jurídica de los ciudadanos que acuden a una instancia legal y tienen que peregrinar años para recibir una Sentencia sea a su favor o en contra.

Por lo expuesto, interpone recurso de casación en la forma y solicita que se dicte Auto Supremo, anulando el Auto de Vista, por consiguiente se declare la nulidad de obrados hasta fs. 580-582 hasta la Resolución Nº S-227/2014 de fecha 6 de junio de 2014.


CONSIDERANDO III:                                                                FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:

De manera introductoria corresponde señalar que enlos fundamentos expuestoscomo agravios por el ahora recurrente, se acusainfracción del art. 236 del Código de Procedimiento Civil, por lo que corresponde considerar dichos fundamentos de manera conjunta.


En ese sentido, corresponde precisar que el recurso de casación en la forma, denominado también recurso de nulidad, es aquel que tiene por finalidad subsanar los defectos formales o procesales en que se hubiera incurrido en la tramitación del proceso, vale decir, aquel error que tiene que ver con el quebrantamiento de las formas previstas por ley, cuya infracción está sancionado con nulidad de obrados, por ello el art. 254 núm. 4) del Código de Procedimiento Civil señala que procederá el recurso de casación por haberse violado las formas esenciales del proceso, cuando la Sentencia o Auto de Vista recurrido hubiere sido dictadosin haberse pronunciado sobre algunas de las pretensiones deducidas en el proceso y reclamadas oportunamente ante los Tribunales inferiores.


Asimismo, en materia de nulidades se debe tener presente que rigen principios que necesariamente deben ser observados para declarar la misma; es decir que no puede determinarse la nulidad sin la existencia de una ley especifica que así la determine, tampoco hay nulidad sin perjuicio que haya sufrido la parte y finalmente no existe nulidad si no se reclamó de manera oportuna lo observado.

En esa orientación, el art. 236 del Compilado Adjetivo Civil, señala que el Auto de Vista deberá circunscribirse precisamente a los puntos resueltos por el inferior y que hubieren sido objeto de la apelación y fundamentación; norma en la que se manifiesta el principio de congruencia, por el cuál la Resolución de Alzada en su motivación y fundamentación debe estar dirigida a absolver cada uno de los agravios deducidos en apelación, sin omitir, exceder o alterar el cuadro recursivo que se sustancia. En ese sentido el Tribunal Ad quem a tiempo de resolver la Alzada tiene un marco jurisdiccional sobre el cual debe recaer su decisión y que no es otro, que el que le fija el artículo referido.


En la especie, el Tribunal de Alzada en el Auto de Vista Nº S-227/2014 de fecha 06 de junio de 2014, conforme a su razonamiento concluye que “de la revisión exhaustiva de la sentencia apelada, se evidencia que la misma incumple el principio de motivación y congruencia de las resoluciones judiciales, toda vez que no existe la fundamentación necesaria, aspectos que hacen que la misma no de cumplimiento a lo establecido por el art. 190 del Código Adjetivo Civil”, por cuyo motivo en aplicación del art. 237-I-4) del Código de Procedimiento Civil, anula obrados hasta fs. 355 vta., inclusive, es decir hasta el decreto de Autos para Sentencia, disponiendo se emita nueva resolución motivada, en base a los fundamentos expuestos en el Auto de Vista, en ese antecedente no se pronuncia sobre los agravios deducidos en apelación. Sin embargo, de la revisión de los referidos recursos que cursan de fs. 369 a 375 y vta., y de fs. 384 a 397 y vta., no se evidencia que las partes hayan denunciado de manera expresa falta de motivación y fundamentación de la Sentencia o en su caso infracción del art. 190 del adjetivo civil; si bien como error “in procedendo” la parte demandada denuncia “conculcación del art. 90 del Código de Procedimiento Civil”, empero no vincula dicha infracción a vicio procesal alguno, sino de manera incoherente relaciona dicha norma adjetiva a la valoración de la prueba, denuncia que en definitiva hace al fondo de la causa; asimismo los demandantes al hacer referencia “al principio de congruencia” relacionan dicha infracción a la valoración de los hechos y de la prueba, aspectos que hacen al fondo de la sentencia recurrida.Por lo mismo, los fundamentos expuestos por el Ad quem para determinar la nulidad de obrados que se resumen en incumplimiento del principio de motivación y congruencia de la Sentencia, han sido asumidos de oficio, porque no han fundado su decisión en petitorio expreso de las partes ahora en litigio.

Ahora bien, todo sistema procesal exige que toda Sentencia debe reunir dos requisitos fundamentales como son: la congruencia y la motivación de la resolución. Entendiéndose por Sentencia congruente aquella que se adecua a las peticiones de las partes deducidas oportunamente en el litigio; en cambio la motivación de la Sentencia, es la parte que precede y justifica el fallo, es decir, aquel acto importantísimo de la actividad jurisdiccional que expresa las razones que el órgano jurisdiccional ha tenido en cuenta para decidir en la forma como lo hizo. En el caso de autos, de la lectura íntegra de la sentencia se puede establecer que la misma consigna en el primer considerando los hechos que motivan la demanda y en base aestos esque el A quo estableció los hechos probados. Asimismo, en el tercer y cuarto considerando, se concretiza la fundamentación probatoria descriptiva e intelectiva en base a las pruebas esenciales y decisivas producidas, y en éste mismo considerando, se encuentra expuesta la fundamentación jurídica, donde el A quo subsume el hecho en los arts. 568 y 574 del Código Civil. Por lo que finalmente en la parte resolutiva declaró probada la demanda con decisiones claras, positivas y precisas sobre lo pedido en la demanda, cumpliendo de ésta manera con el principio de congruencia, consecuentemente la resolución de primera instancia en su razonamiento contiene el fundamento necesario para ser sustentable y entendible.

Si bien la jurisprudencia constitucional ha considerado a la motivación de las resoluciones como una exigencia que debe satisfacer el derecho al debido proceso y que la infracción de tal requisito conlleva su nulidad. Sin embargo, habrá que tener en cuenta que la ausencia de motivación no es lo mismo que la insuficiencia de la fundamentación de una Sentencia, aspecto éste que bien puede ser remediado por el Tribunal de Alzada sin necesidad de anular o invalidar el fallo de primera instancia, pues ello se opondría al principio de conservación de los actos procesales que orienta que los jueces y Tribunales ante una nulidad deben adoptar esa medida en forma restrictiva procurando siempre la conservación de los actos en cuanto ello sea posible y no se oponga al derecho de defensa de las partes; de otra parte la nulidad de una Sentencia insuficientemente motivada se opondría también al derecho de las partes a un proceso sin dilaciones indebidas.

Por lo que la nulidad de una Sentencia por falta de motivación debe aplicarse siempre y cuando dicha falta de motivación produzca indefensión a las partes, o conlleve total incertidumbre o imprecisión respecto al hecho que se juzga o a las razones que justifiquen la decisión asumida.

De donde resulta evidente que la nulidad dispuesta por el Tribunal de Alzada no es correcta, toda vez que la Sentencia de primera instancia no incumplió lo previsto por el art. 190 del Código de Procedimiento Civil, y en su caso, la insuficiente motivación o falta de claridad observada por el Ad quem bien puede ser suplida por esa instancia en el marco de los recursos de apelación interpuestos, los cuales deben ser resueltos en base a los agravios fundamentados por las partes y en el marco de sus facultades y atribuciones establecidas por ley.

Por lo que en conclusión podemos referir que el Tribunal de alzada al no haber emitido su criterio en relación a los puntos apelados, incurrió en resolución “citrapetita” o en silencio respecto a los agravios descritos por las partes, omisión que efectivamente supone la vulneración de lo establecido por el art. 236 del Código de Procedimiento Civil,y con ello, la violación al principio del debido proceso legal, en su elemento al derecho a la defensa del recurrente, que corresponde ser enmendado por este Máximo Tribunal.


Por todo lo expuesto, corresponde fallar en la forma prevista por los arts. 271 num. 3), 275 con relación al 254 num. 4) del Código de Procedimiento Civil.


POR TANTO: La Sala Civil de Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el art. 42.I num. 1) de la Ley del Órgano Judicial Nº 025 del 24 de junio de 2010 y en aplicación de los arts. 271 num. 3), 275 con relación al art. 254 num. 4) del Código de Procedimiento Civil, ANULA el Auto de Vista Nº S-227/2014 de 06 de junio de 2014, que cursa defs. 580 a 582 y se dispone que sin espera de turno y previo sorteo el Tribunal Ad quem emita nueva Resolución resolviendo las apelaciones deducidas contra la Sentencia de primera instancia con la pertinencia prevista por el art. 236 del Código de Procedimiento Civil.

Siendo excusable el error no se impone multa.


En aplicación del art. 17.IV de la Ley Nº 025, notifíquese al Consejo de la Magistratura a los fines consiguientes de ley.


Regístrese, comuníquese y devuélvase.


Relator: Mgdo. Rómulo Calle Mamani.


Fdo. Mgdo. Rómulo Calle Mamani.

Fdo. Mgda. Rita Susana Nava Durán.

Ante mí  Fdo. Abog. Gonzalo Rojas Segales

Registrado en el Libro de Tomas de Razón: Segundo