TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

                                                                         S A L A  C I V I L

Auto Supremo: 1117/2015 - L

Sucre: 04 de Diciembre 2015

Expediente: CH-50-11-S

Partes: Antonia Espinoza Oña c/ Eusebio Espinoza Oña

Proceso: Anulabilidad

Distrito: Chuquisaca


VISTOS: El recurso de casación en el fondo y en la forma de fs. 168 a 171, interpuesto por Antonia Espinoza Oña, contra el Auto de Vista Nº SCII-394, de fecha 21 de noviembre de 2011, cursante de fs. 160 a 163, pronunciado por la Sala Civil Segunda de la entonces Corte Superior de Justicia de Chuquisaca, dentro del proceso ordinario de anulabilidad, seguido por la recurrente contra Eusebio Espinoza Oña; la concesión de fs. 178; los antecedentes del proceso; y:

CONSIDERANDO I:                                                                 ANTECEDENTES DEL PROCESO:

Tramitado el Proceso, el Juez de Partido Cuarto en lo Civil y Comercial de la Ciudad de Sucre, emitió la Sentencia Nº 15, de fecha 12 de agosto de 2011, cursante de fs. 128 a 129 y vta., mediante el cual falló declarando IMPROBADA la demanda de anulabilidad de escritura pública y cancelación de partida en DD.RR., y PROBADA la excepción perentoria de prescripción de la acción de anulabilidad, con costas. Asimismo, esta autoridad ante el pedido de explicación, complementación y enmienda de la parte actora, emitió el Auto de fecha 24 de agosto de 2011, cursante a fs. 133 vta., por el cual explicó que al margen de lo ya fundamentado en el numeral 4 del sustantivo establece el plazo de 5 años para interponer las demandas de anulabilidad, contados desde el día en que se concluyó el contrato, no siendo aplicable su parágrafo II que es aplicable solo a los numerales 2), 3) 4) y 5) del art. 554 del Código Civil, por tanto tuvo por explicada la Sentencia y no ha lugar a la complementación y enmienda solicitadas.

Contra la referida Sentencia y Auto Complementario, Antonia Espinoza Oña, interpuso Recurso de Apelación cursante de fs. 138 a 139, que mereció el Auto de Vista Nº SCII-394, de fecha 21 de noviembre de 2011, emitido por la Sala Civil Segunda de la entonces Corte Superior de Justicia de Chuquisaca, mediante el cual confirmó en forma total la Sentencia recurrida. Con costas en ambas instancias.

En conocimiento de esta determinación de segunda instancia, la parte actora  interpuso recurso de casación en el fondo y en la forma, el que se pasa a considerar y resolver.

CONSIDERANDO II:                                                                        

HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN:

En el fondo:

Señala que el Tribunal de Apelación nisiquiera tomó en cuenta la prueba documental y testifical presentada por su persona, razón por la cual refiere que este Tribunal Supremo de Justicia debe casar dicha Resolución, toda vez que los jueces de segunda instancia no hicieron el respectivo análisis de los puntos vertidos por su persona en el recurso de apelación limitándose a ratificar los puntos vertidos por el Juez A quo, pese a que en su recurso de apelación habrían expresado los agravios y las normas violadas por el A quo.

La recurrente transcribe los puntos que a su parecer no fueron considerados por el juez de primera instancia, los cuales estarían inmersos en su recurso de apelación, denunciando la vulneración de art. 90 del Código de Procedimiento Civil.

Reiterando que pese a no haberse considerado los agravios expuestos en su recurso de apelación el Tribunal Ad quem se limitó a considerar la excepción de prescripción interpuesta por la parte demandada.

En la forma:

Denuncia que en el Auto de Vista recurrido no se hizo ningún tipo de apreciación de forma ni de fondo respecto a la prueba documental y testifical que demostraría el derecho propietario que tiene respecto al bien inmueble objeto de la litis, incurriendo en lo previsto en el art. 254 num. 4) del Código de Procedimiento Civil.

Señala también que el Tribunal de Alzada lo único que hizo fue corregir el error grave del Juez A quo respecto al cómputo de la excepción perentoria de prescripción.

Por los fundamentos expuestos solicita que este Tribunal de Justicia case y/o anule obrados hasta el vicio más antiguo.

CONSIDERANDO III:                                                                 FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:

De la lectura y análisis del recurso de casación, se observa que la recurrente interpuso el mismo tanto en el fondo como en la forma, sin embargo este Tribunal Supremo de Justicia ingresará a considerar previamente el recurso de casación en la forma, toda vez que de ser evidente los extremos acusados corresponderá la emisión de un Auto Supremo anulatorio, ya sea del auto recurrido o de obrados, no correspondiendo en ese caso ingresar a considerar los reclamos expuestos en el fondo.

En la forma:        

El recurrente acusó que en el Auto de Vista no se hizo ninguna apreciación respecto a la prueba documental y testifical que demostraría su derecho propietario sobre el bien inmueble objeto de la litis; en virtud a este reclamo, corresponde señalar que de la revisión del Auto de Vista Nº SCII-394, de 21 de noviembre de 2011, se tiene que el Tribunal de Alzada, en virtud a la excepción de prescripción que fue interpuesta por el demandado contra la acción principal de anulabilidad, y debido a que de la naturaleza de dicha excepción depende la suerte de la demanda principal, previamente ingresó a analizar la misma, llegando a concluir que al haber sido esta excepción indubitablemente acreditada por el demandado Eusebio Espinoza Oña, ya no correspondía ingresar al análisis de fondo de la demanda.

De lo señalado, resulta lógico que el Tribunal de Alzada al igual que el Juez de Primera Instancia que declararon probada la excepción de prescripción por haber sido acreditada documentalmente mediante (la minuta del lote de terreno de 20 de noviembre de 2001, Escritura Pública de fecha 23 de noviembre de 2001 y la inscripción de derechos Reales de fecha 30 de noviembre de 2001), es que ya no ingresó a analizar la prueba a la cual hace referencia la recurrente, criterio que es compartido por este Tribunal Supremo, toda vez que al haber sido acogida favorablemente la excepción de prescripción esta da por prescrito el derecho de la actora para interponer la presente acción, resultando consiguientemente innecesario analizar la prueba testifical y documental que refiere la recurrente.

Otro aspecto que acusa es que el Tribunal de Alzada lo único que hizo fue corregir el error grave del Juez A quo respecto al cómputo de la excepción perentoria de prescripción; sobre este reclamo es preciso señalar que si bien el Tribunal de Alzada corrigió el computo de la prescripción para interponer la demanda de anulabilidad, empero este hecho en nada modificó el fondo de la decisión asumida por el Juez A quo, pues la prescripción con la fecha corregida, se mantuvo vigente, es decir que la excepción de prescripción continuó declarada probada.

Por lo expuesto corresponde emitir fallo conforme a lo previsto en los arts. 271 num 2) y 273 del Código de Procedimiento Civil.

En el fondo:

Con relación al reclamo de que el Tribunal de Alzada no tomó en cuenta la prueba documental y testifical, como tampoco los reclamos vertidos en su recurso de Apelación los cuales los transcribió en el presente recurso; de dicho reclamo corresponde señalar que en virtud a la vasta jurisprudencia emitida por este Tribunal Supremo de Justicia, cuando se acusa omisión o falta de pronunciamiento, como ocurre en el presente caso, dicho reclamo conforme a lo señalado en el art. 254 num. 4) del Código de Procedimiento Civil, este aspecto debe ser acusado en la forma y no así en el fondo como erradamente lo hizo la recurrente, sin embargo debemos hacer notar que este aspecto ya fue motivo de análisis y consideración en el punto anterior.

Con relación a que el Tribunal de Alzada se limitó a considerar la excepción de prescripción por la parte denunciante, sobre este extremo como ya se señaló en los fundamentos del recurso de casación en la forma, si bien el Tribunal de Alzada ingresó a considerar previamente la concurrencia o no de la excepción de prescripción interpuesta por la parte demandada, fue porque si el mismo resultaba evidente sería innecesario ingresar a considerar los demás extremos acusados, lo que no hubiese ocurrido si la excepción habría sido declarada improbada, pues de haberse dado esa situación el Tribunal de Apelación tenía la obligación de ingresar a considerar los demás medios probatorios y de esta manera analizar el tema de fondo, extremo que no quiere decir que el Tribunal de Alzada se haya limitado únicamente a considerar la excepción de prescripción.

Por lo manifestado, corresponde emitir Resolución conforme prevé los arts. 271 num. 2) y 273 del Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el art. 42.I num. 1) de la Ley del Órgano Judicial y en aplicación a lo previsto en los arts. 271 num. 2) y 273 del Código de Procedimiento Civil, declara INFUNDADO el recurso de casación en la forma y en el fondo, cursante de fs. 168 a 171, interpuesto por Antonia Espinoza Oña, contra el Auto de Vista Nº SCII-394, de fecha 21 de noviembre de 2011, cursante de fs. 160 a 163, pronunciado por la Sala Civil Segunda de la entonces Corte Superior de Justicia de Chuquisaca, con costas.

Se regula honorarios del abogado profesional en la suma de Bs. 1.000.-

Regístrese, comuníquese y devuélvase.

Relator: Mgda. Rita Susana Nava Durán.