TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

                                                                  S A L A  C I V I L

Auto Supremo: 1107/2015 - L

Sucre: 04 de Diciembre 2015

Expediente: CH - 54 - 11 - S

Partes: Pedro Gutiérrez Averanga c/ Julia Chumacero Renjifo

Proceso: Divorcio

Distrito: Chuquisaca

VISTOS: El recurso de casación en el fondo de fs. 284 a 285, interpuesto por Julia Chumacero Rengifo contra el Auto de Vista Nº SCII-423, de 05 de diciembre de 2011, cursante a fs. 278 a 279 y vta., pronunciado por la Sala Civil Segunda de la entonces Corte Superior del Distrito Judicial de Chuquisaca, en el proceso ordinario de divorcio seguido por Pedro Gutiérrez Averanga contra la recurrente; la respuesta al recurso de fs. 289 a 290; el Auto de concesión de fs. 291, los antecedentes del proceso; y:

CONSIDERANDO I:

ANTECEDENTES DEL PROCESO:

Pedro Gutiérrez Averanga interpone demanda ordinaria de divorcio en contra de Julia Chumacero Renjifo fundada en la causal establecida en el art. 131 del Código de Familia, manifestando que contrajo matrimonio con la demandada el 14 de diciembre de 1974, unión dentro de la cual procrearon cuatro hijos, mayores de edad a la interposición a la demanda; sin embargo debido a la incompatibilidad de caracteres que hicieron la vida juntos intolerable, tomaron la decisión mutua e irrevocable de separarse a partir del año 1980, habiendo ambos rehecho su vida con otras personas. A fs. 13 a 14, la demandada a tiempo de responder en forma negativa la demanda principal refiere que la separación no fue libre y consentida, sino que se debió a la vida adulterina que el actor asumió, reconviniendo por las causales previstas por el inc. 1) del art. 130 del Código de Familia.

Tramitado el proceso, el Juez Quinto Tercero de Partido de Familia de la ciudad de Sucre, pronunció la Sentencia Nº 62, de fecha 22 de julio de 2011, declarando PROBADA la demanda principal y reconvencional en cuanto al inc. 1) del art. 130 del Código de Familia, disponiendo la disolución del vínculo matrimonial, estableciendo que no se otorga asistencia familiar a favor de la señora Julia Chumacero Renjifo a partir de la fecha Resolución que fue objeto de complementación a la que no se dio curso.

Fallo judicial que fue recurrido de apelación por Julia Chumacero Renjifo a través del memorial de fs. 250 a 253, mismo que fue resuelto por Auto de Vista Nº SCII-423, de 05 de diciembre de 2011, cursante de fs. 278 a 279 y vta.,  pronunciado por la Sala Civil Segunda de la entonces Corte Superior del distrito Judicial de Chuquisaca, que CONFIRMÓ la Sentencia apelada.

Contra esta última Resolución, Julia Chumacero Renjifo, interpone el recurso de casación en el fondo, que es motivo de Autos.

CONSIDERANDO II:

HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN:

Siendo que la recurrente expone sus agravios en forma por demás desordenada y confusa, se procederá previa extracción de los mismos a ordenarlos a efectos de otorgar una respuesta coherente por este Tribunal.

1.- La recurrente acusa incorrecta valoración probatoria respecto a los certificados y comprobantes de pago a través de los que hubiera acreditado que el demandante  percibe un salario superior al de ella,  omitiendo el deber impuesto por el art. 397-II del Código de Procedimiento Civil con relación al art. 373 de la misma norma legal.

2.- Acusa la infracción del art. 131 con relación al art. 143 del Código de Familia, que dispone que en caso de divorcio declarado con apoyo del art. 131 de la misma norma legal, se fijara una pensión de asistencia al cónyuge que no fue causante del divorcio. 

3.- Que no procede dejar sin efecto la asistencia provisional cuando el cónyuge  necesita de la misma.

Concluye solicitando se case la Resolución recurrida y se fije una asistencia familiar a su favor en la suma de Bs. 400 a favor de la recurrente. 

CONSIDERANDO III:

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:


1.- Con relación a la primera alegación efectuada por la impugnante, referida la valoración probatoria documental por la que según la misma hubiera acreditado que los ingresos que el demandante percibe son superiores a los que genera ella;  corresponde señalar que la valoración de la prueba a que refiere el artículo 397 con relación al 373 del Código de Procedimiento Civil, acusadas de infringidas, suponen el análisis crítico e integral del conjunto de los elementos de convicción reunidos e introducidos en el proceso, conllevando la apreciación de la prueba para el juzgador el deber de valorar los elementos probatorios en conjunto y no en forma aislada, en otras palabras confrontarlos e integrarlos unos con otros, con el propósito de obtener una conclusión afirmativa o negativa sobre la cuestión que se pretende resolver, debiendo para ese cometido valorar sólo aquella prueba esencial y decisiva producida en el proceso y que le sirva para resolver el fondo del litigio planteado, en ese entendido el hecho de que los ingresos del demandado sean superiores a los que la recurrente percibe carece de relevancia por cuanto este hecho no determina la procedencia de la asignación familiar, si no el estado de necesidad que una de las partes pueda alegar conforme prevé el art. 20 del Código de Familia, el cual al no haber sido invocado por la parte recurrente no fue objeto de probanza y menos correspondía pronunciamiento por los jueces de grado, quienes a tiempo de dictar Sentencia lo hicieron de conformidad a lo impuesto por el por el art. 190 del adjetivo civil, de ahí que no resulta evidente la vulneración del art. 397.II con relación al art. 373 del Adjetivo Civil.


2.- Con relación al reclamo referido a la falta de asignación familiar al haberse disuelto el vínculo matrimonial en aplicación del art. 131 con relación al 143 del Código de Familia, corresponde analizar dicho agravio dentro del marco de las normas citadas, en ese sentido la última de las normas citadas establece que respecto a los divorcios declarados con apoyo del artículo 131 del Código de Familia se fijará una pensión de asistencia al cónyuge que la necesita; por su parte el art. 143 de la misma norma legal, dispone que: “si el cónyuge que no dio causa al divorcio no tiene medios suficientes para su subsistencia, el juez le fijará una pensión de asistencia familiar en las condiciones previstas por el art. 21”, en base a dichas normas y conforme la revisión de obrados se evidencia que el Juez A quo fijó una asistencia familiar provisional (mientras dure el proceso) a favor de la actora en la suma de Bs 500, conforme la providencia de fs. 108 vta., de 23 de noviembre de 2010, habiendo sido la  misma actora quien a tiempo de responder a la audiencia de confesión provocada, refirió que : “Trabajo en la Iglesia desde el año 1998, entre a trabajar con 600 Bs. y ahora ganó 1.200” (fs. 131), aspecto que es corroborado en sus memoriales posteriores, así como en el de apelación contra la Sentencia e incluso en su recurso de casación, que evidencian que la actora tiene ingresos económicos, por consiguiente medios necesarios de subsistencia, no siendo correcta la pretensión de encontrar un justificativo para la procedencia de este beneficio en la desproporcionalidad de ingresos que tiene con relación al demandante, por cuanto como se dijo este beneficio solo procede conforme el art. 143 del Código de Familia, siempre y cuando demuestre que no tiene medios suficientes para su subsistencia, sujeto a comprobación, de ahí que el razonamiento de los de instancia al negar este beneficio resulta correcto. Al margen habrá que considerar que la acción principal se fundó en la causal establecida en el art. 131 del Código de Familia, (separación de hecho), que no fue negado por la ahora recurrente, es decir que la misma no negó encontrarse separada de su cónyuge por más de dos años conforme la causal de divorcio alegada por el recurrente, mas allá de que su demanda reconvencional también fuera declarada probada.

3.- Con relación a la suspensión de la asistencia familiar provisional diremos que, conforme el art. 389 de la Ley 996 de 04 de abril de 1988, norma legal que dispone: “(SITUACIÓN DE LOS HIJOS Y PENSIONES A ESTOS Y LA MUJER). El juez determinará la situación circunstancial de los hijos, atendiéndose a lo dispuesto por el art. 145. Igualmente fijara la pensión de asistencia que el marido pasará a los hijos que no queden bajo su guarda y la mujer mientras dure el litigio…”, es decir que esta asignación familiar asumida por el Juez A quo conforme la norma transcrita es solo aplicable mientras dure el proceso, conforme refiere su propia denominación “provisional”, de ahí que su suspensión a la conclusión del proceso sustanciado resulta correcta.

Por lo señalado precedentemente, corresponde a este Máximo Tribunal resolver en la forma prevista por los arts. 271 num. 2) y 273 del Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el art. 42.I num. 1) de la Ley Nº 025 del Órgano Judicial y en aplicación a lo previsto por los arts. 271 num. 2) y 273 del Código de Procedimiento Civil, declara INFUNDADO el recurso de casación interpuesto por Julia Chumacero Rengifo contra el Auto de Vista Nº SCII-423, de fecha 05 de diciembre de 2011 cursante a fs. 278 a 279 y vta., pronunciado por la Sala Civil Segunda de la entonces Corte Superior del Distrito Judicial de Chuquisaca. Con costas.

Se regula honorario profesional a favor del abogado de la parte actora en la suma de Bs. 1.000.

Regístrese, notifíquese y devuélvase.

Relatora: Mgda. Rita Susana Nava Durán