TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

               S A L A   C I V I L



Auto Supremo: 1104/2015 - L

Sucre: 03 de diciembre 2015        

Expediente: SC-154-11-S

Partes: Pablo Veizaga Saavedra. c/ Aly Robles Palacios.

Proceso: Divorcio.

Distrito: Santa Cruz.

VISTOS: El recurso de casación en fondo interpuesto por Elizabeth Cuellar Salvatierra en representación legal de la Sra. Aly Robles Palacios cursante de fs. 462 a 463 vta., de obrados, impugnando el Auto de Vista  Nº 77/2011 de fecha 8 de febrero de 2011, pronunciado por  la Sala Civil Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Santa Cruz, dentro del proceso de divorcio seguido a instancia de Pablo Veisaga Saavedra contra Aly Robles Palacios, la concesión de fs. 465, los antecedentes del proceso y:

CONSIDERANDO I:                                                                                        ANTECEDENTES DEL PROCESO:

Pablo Veisaga Saavedra interpuso demanda de divorcio contra Aly Robles Palacios, manifestando que contrajo matrimonio civil el 4 de enero de 2000, que durante la vigencia de su matrimonio procrearon un hijo de nombre Pablo esteban Veizaga Robles el cual se encuentra bajo su cuidado y protección. Manifiesta que durante la vigencia de su matrimonio se adquirieron bienes muebles e inmuebles los cuales se encuentran registrados a nombre de su esposa Indica que su esposa tiene otra pareja y que incluso ha procreado una hija en esa relación por lo que al amparo de la causal establecida en el art. 130 inc.1) del Código de Familia. Admitida la demanda amplío la misma por la causal del art. 130 inc. 4) del Código de Familia. Solicita asistencia familiar en la suma de $us. 120.-

Dándose por citada la demandada Aly Robles contesto la misma negando los términos de ella y solicitando que se acumule al proceso anterior de demanda iniciado por ella,  reconviene por la causal 4) del Art. 130 del Código de Familia.

Tramitado el proceso el Juez Tercero de Partido de familia de la ciudad de Santa Cruz pronunció  Sentencia de fecha 5 de mayo de 2010, cursante de fs. 417 a 418 vta.,  de obrados, por la cual declaró  probadas las de demandas de fs. 8aa 9 y de fs. 118 a 120 vta., al amparo de la causal prevista por el art. 130 inc. 4) del Código de familia que recíprocamente se han deducido Pablo Veisaga Saavedra y Aly Robles Palacios y por consiguiente disuelto el vínculo matrimonial civil que unía a los esposos. Se declara improbada la demanda principal deducida al amparo de la causal prevista por el art. 130 inc. 1) del Código de familia. Se dispone que el hijo menor de edad Pablo Esteban Veizaga Robles continué bajo la guarda y protección del padre, teniendo la madre derecho irrestricto de visitas, de la misma manera mientras la madre se encuentre ausente fuera del País y para mantener vigente los lazos filiales entre la familia materna y el menor, el niño compartirá los días sábados de Hrs: 14.p.m. a 18.p.m.  con la misma . Ninguna medida sobre bienes por no haberse acreditado su existencia. Sin costas por ser juicio doble. Ejecutoriado el presente fallo se dispuso que por la Dirección Departamental de Registro Civil se proceda a la cancelación de la Partida Matrimonial No 10, folio No  Oficialía  4232, libro No L-1.1999, Departamento de Santa Cruz, Provincia Andrés Ibáñez, Localidad Santa Cruz de la Sierra de fecha 04 de enero de 2000

Contra la referida Sentencia el demandante solicito complementación y enmienda, la misma que no ha lugar por proveído de fecha 26 de junio de 2010, cursante a fs. 420 vta, Asimismo interpuso recurso de apelación cursante fs. 424 a 425 de obrados. La demandada también interpuso recurso de apelación cursante de fs. 432 a 433 de obrados. En conocimiento de los mencionados recursos la Sala Civil Primera del Tribunal departamental de Justicia de santa Cruz, pronunció Auto de Vista Nº 77/2011, de fecha 8 de febrero de 2011, por la cual revoca parcialmente la Sentencia apelada, fijando la asistencia familiar en la suma y de carácter mensual de Bs. 700.- monto de dinero que deberá cancelar la demandada Aly Robles Palacios en favor de su hijo menor Pablo Esteban Veizaga Robles. Sin costas por ser ambas partes apelantes.

Contra esta resolución de Alzada la demandada Aly Robles Palacios representada por Elizabeth Cuéllar Salvatierra interpuso recurso de casación en el fondo el cual se analiza:

CONSIDERANDO II:                                                                                                        DE LOS HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN:

La recurrente interpuso recurso de casación en el fondo expresando los siguientes agravios:

Manifiesta que el Tribunal de Alzada al revocar parcialmente la Sentencia apelada fijando asistencia familiar en la suma de Bs. 700.- en favor de su hijo y negar la guarda del niño a su favor ha violado formas esenciales del proceso y la Ley.

Refiere que el  compromiso, transacción y conciliación  tienen el mismo significado dentro del proceso de divorcio porque las decisiones que toman las partes son personalísimas y el art. 180 del Código de Procedimiento Civil, manifiesta que la conciliación es procedente cuando las partes han llegado a un acuerdo conciliatorio teniendo el acta de conciliación la calidad de cosa juzgada y que su ejecución y cumplimiento solo puede exigirse en procesos de ejecución, indica que la conciliación a la que llegó con el demandante  en la audiencia de conciliación, cursante a fs. 131 estableció la guarda de su hijo a favor del padre  y en vacaciones y fines de semana con la madres es decir una guarda compartida, sobre la asistencia familiar se estableció que esta sea de forma subsidaria por la madre en favor del hijo, en consecuencia se violo esa acta de conciliación

Sobre el mismo punto indica al fijar alegremente una asistencia familiar el Tribunal de Alzada no ha tomado en cuenta el art. 21 del Código de Familia que establece que la asistencia familiar se fija en proporción a la necesidad de quien la pide y a los recursos de quien debe darla, para lo cual es importante  que el obligado tenga bienes suficientes para satisfacer la obligación (Messineo). Manifiesta que en la fijación de la asistencia familiar debe cuidarse que haya armonía entre la capacidad del obligado y las necesidades de los alimentarios y el art. 23 del Código de familia dispone que el Juez puede Autorizar a proposición de parte, un modo subsidario de sumistrar asistencia, distinto al pago de la pensión asignada, si concurren motivos particulares que los justifiquen. Indica que se encuentra delicada de salud y sin trabajo, razón por la cual el Tribunal de Alzada no ha tomado en cuenta su situación, al margen de ello, las mujeres son menos remuneradas que un varón

Exterioriza que no se ha tomado en cuenta el interés superior del niño porque su hijo sufre de maltrato por parte de su padre quien no permite la comunicación con ella, al margen de ello el padre del menor no resulta un buen ejemplo para su hijo, porque no lleva una vida nada ejemplar como padre de familia. 

CONSIDERANDO III:                                                                                 FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:

Del recurso de casación interpuesto por la recurrente se establece que los únicos agravios traídos en recurso de casación se refieren a la asistencia familiar fijada por el Tribunal de Alzada y la guarda del menor quien se encuentra en poder del padre, razón por la cual realizaremos las siguientes consideraciones:

La recurrente considera que al haberse establecido en audiencia de conciliación acuerdo entre el demandante y la demandada respecto a la tenencia de su hijo y la asistencia familiar, traducida en el acta de conciliación cursante a fs. 131, esta acta de conciliación tendría carácter de cosa juzgada, razón por la cual no es susceptible de ser modificada.

Al respecto diremos que la conciliación a la que se refiere la recurrente se dio dentro del proceso de divorcio, estableciéndose la situación del menor quien se quedó en poder del padre, el régimen de visitas de la madre y la asistencia subsidiaria que debe  realizar ésta en favor del hijo. la recurrente debe tener presente que la conciliación se dió dentro del proceso de divorcio y que el mismo tiene dos partes siendo una parte principal del divorcio la desvinculación familiar la cual adquiere la calidad de cosa juzgada y la otra parte que es accesoria la que comprende la situación de los hijos, pensiones o asistencia familiar y la división y partición de bienes gananciales, los cuales no causan estado, por expresa disposición del art. 28 del Código de Familia puede ser modificada en cualquier momento, ya sea reduciéndose o incrementándose de acuerdo a las circunstancias, es decir la situación del obligado y las necesidades del beneficiario, razón por la cual dichos aspectos que reiteramos no causan estado no son susceptibles de ser recurridos en casación

Respecto a la guarda del menor emergente del proceso de divorcio tampoco causa estado, porque esencialmente, la situación del menor se establece en función al interés superior del mismo, debiendo permanecer con el padre que le ofrezca las mejores condiciones, psicosociales, económicas para poder contribuir en su desarrollo. En ese entendido la situación del menor así como del progenitor que tenga la guarda, dispuesta como consecuencia del proceso de divorcio, no son definitivas, es decir que tienden a cambiar, razón por la cual, en base a los informes sociales que realice las Defensorías de la Niñez y Adolescencia, los equipos multidisciplinarios de los Juzgados Familiares así como SEDEGES, la situación del menor siempre es evaluable, susceptible de modificación en beneficio del padre y / o madre que ofrezca las mejores condiciones y velando siempre por el interés superior del menor, razón por la cual este tema tampoco causa estado  razón por la cual este tema al no causar estado  tampoco es recurrible en casación.

Por lo indicado corresponde fallar a este Tribunal en virtud a la previsión contenida en los arts. 271 num. 1) y 272 ambos del Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO.- La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el art. 42.I num.1) de la Ley del Órgano Judicial de 24 de junio de 2010; y en aplicación de los arts. 271 num. 1) y 272 del mismo compilado legal declara IMPROCEDENTE, el recurso de casación en el fondo de fs. 462 a 463 vta., interpuesto por Elizabeth Cuellar Salvatierra en representación legal de la Sra. Aly Robles Palacios, impugnando el Auto de Vista  Nº 77/2011 de fecha 8 de febrero de 2011, pronunciado por  la Sala Civil Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Santa Cruz, sin costas por no existir respuesta al recurso.

Regístrese, comuníquese y devuélvase.

Relatora: Mgda. Dra. Rita Susana Nava Durán.