TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

       S A L A  C I V I L




Auto Supremo: 1100/2015 - L

Sucre: 03 de diciembre 2015

Expediente: PT 17 11 - S

Partes: Sebastián Mamani Choque. c/         María Elena Anguela Jachacata.

Proceso: Divorcio.

Distrito: Potosí.

VISTOS: El recurso de casación en el fondo de fs. 511 a 512, formulado por Sebastián Mamani Choque, contra el Auto de Vista Nº 212/2011 de 9 de octubre de 2011, cursante de fs. 505 a 506 vta., pronunciado por la Sala Civil Comercial y Familiar de la (entonces) Corte Superior de Justicia de Potosí (hoy Tribunal Departamental de Justicia), en el proceso de divorcio, seguido por Sebastián Mamani Choque, contra María Elena Anguela Jachacata; la concesión de fs. 514 vta., los antecedentes del proceso, y:

CONSIDERANDO I:                                                                                         ANTECEDENTES DEL PROCESO:

La Jueza de Partido Mixto y Sentencia de LLallagua, dictó Sentencia Nº 7/2011  de fecha 15 de abril de 2011, cursante de fs. 485 a 488, por el que se declara: PROBADA la demanda principal así como la excepción de prescripción opuesta contra la acción reconvencional e IMPROBADA la demanda reconvencional. En consecuencia se declara disuelto el vínculo matrimonial que unía  a los esposos Sebastián Mamani Choque y María Elena Anguela Jachacata, ejecutoriada que sea la presente sentencia en aplicación del art. 398 del Código de Familia líbrese la provisión ejecutoria correspondiente, para proceder a la cancelación de la partida matrimonial No. 72, folio No. 72, libro No. 0206018000M de fecha 5 de agosto de 2004, nupcias celebrado por el Oficial de Registro civil No. 403 de Llallagua. En cuanto a las medidas complementarias; a) Se ratifica la guarda y tenencia de la hija menor de edad Ana Liz Mamani a favor de su madre; sin embargo, puede el progenitor ejercitar su derecho de supervigilar el mantenimiento y educación de su hija y de los demás hijos, tal como prescribe el art. 257 del Código de Familia y tener un acercamiento efectivo con ellos, recomendándose a la madre facilitar las relaciones paterno-filiales. b) Se ratifica los montos de asistencia familiar; Bs. 150 para la demandada y Bs. 350 para la menor Ana Liz Mamani Anguela, para Rossi Andrea, Janneth Yameli y Juan Wilson de apellidos Mamani Anguela, la suma de Bs. 50 para cada uno en forma mensual y con cargo al obligado Sebastián Mamani. c) Respecto a los bienes gananciales, se ordena su partición en ejecución de sentencia previa su comprobación.

Resolución contra la que se interpuso recurso de apelación por Sebastián Mamani Choque mediante memorial de fs. 493 a 494 vta.

En mérito a esos antecedentes la Sala Civil Comercial y Familiar de la Corte Superior de Justicia de Potosí, emitió el Auto de Vista cursante de fs. 505 a 506 vta., por el que CONFIRMA íntegramente la sentencia apelada de fs. 485 a 488, pronunciada por la Jueza de Partido, Mixto, Liquidador y de Sentencia de Llallagua, en fecha 15 de abril de 2011.

Resolución que dio lugar al recurso de casación en el fondo, formulado por parte de Sebastián Mamani Choque, que se analiza.

CONSIDERANDO II:                                                                         HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN:

Refiere la existencia de errónea apreciación de la prueba y que de acuerdo a lo previsto por el art. 253-1) y 3) del Código de Procedimiento Civil interpone recurso de casación en el fondo.

Se violaría por parte del Auto de Vista, lo previsto en el art. 20 del Código de Familia, pues sus hijos fueran mayores de edad, asimismo que no se habría tomado en cuenta la prueba testifical que evidenciaría que la demandada cuenta con ingresos propios tanto como comerciante así como por el alquiler de las piezas del inmueble donde habita, detallando las declaraciones que demostrarían aquel aspecto, incluso los testigos de descargo corroborarían esa situación.

Reiterando  sobre la mayoría de edad de tres de sus hijos y los ingresos propios de la demandada, al no haberse observado ese aspecto. Además que no se habría tomado en cuenta que cuando se declara probada por la causal demandada art. 131 del Código de Familia, debía declararse sin lugar a la asistencia familiar.

Por lo expuesto pide se case parcialmente el Auto de Vista, únicamente en lo referente a la asistencia familiar a favor de sus hijos mayores de edad así como de su cónyuge, manteniéndose la determinación restante.

CONSIDERANDO III:                                                                                    FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:

Conforme al reclamo efectuado en el recurso de casación en el fondo, se entiende que la parte recurrente si bien no de manera exquisita, funda su pretensión en el hecho de que la demandada tuviera posibilidades de generar sus propios ingresos y sustentarse con ellos, discutiendo entonces el derecho a ser asistida por su parte y que no hubieran sido tomados en cuenta por los juzgadores de instancia.

Bajo ese antecedente, corresponde verificar si esos extremos son o no evidentes para revertir el razonamiento del Ad quem y dar curso a la pretensión recursiva del actor.

Se establece en ese contexto que la denuncia concreta que respalda su desacuerdo está sustentada en el hecho que la demandada, tuviera una actividad de prestamista, que tuviera inquilinos en el inmueble que habita, y que también tuviera una actividad laboral, con la venta de productos en el Mercado de la población de LLallagua. Aspectos que efectivamente señalaron los testigos que intervienen en la causa que evidencian la veracidad de los hechos referidos a la actividad que realiza la demandada, comercio de “papa” según los testigos tanto de cargo como descargo y según informe social a la “venta de cereales” en el Mercado Campesino de Llallagua, implicando esto que evidentemente la demandada puede procurarse por sus propios medios y subsistir con esos ingresos, no existiendo evidencia alguna que haga sustentable que no tuviera medios suficientes para su subsistencia o que atravesara un estado de necesidad que amerite en el marco de la solidaridad el que persista la asignación de asistencia familiar a favor de la demandada.

Por otro lado, en relación a la posibilidad de cesar la asistencia familiar también en contra de los hijos habidos en el matrimonio, por su condición de mayores de edad, corresponde desestimar su petitorio, en razón a que los mismos ejercen un derecho propio y si fuera evidente que ya no precisan de esa asistencia, pues está acreditado que se encontrarían cursando estudios, existe la vía legal correspondiente, de acudir al Órgano Jurisdiccional a fin de solicitar y tramitar la cesación de la asignación, no siendo posible que en este mismo proceso de Divorcio se proceda con aquella solicitud, al ser mayores de edad y no ser parte propiamente del proceso de desvinculación matrimonial. Bajo esas circunstancias el actor tiene la vía legal correspondiente para hacer valer sus derechos si así lo considera pertinente para la petición de cesación de asistencia familiar que aun corre a favor de sus hijos mayores de edad.

Bajo ese contexto, ciertamente los tribunales de instancia, no valoraron en su cabal dimensión tanto las declaraciones testificales que corren de fs. 422, 443, 424,  (testigos de cargo) y la de fs. 427 (testigo de descargo), que bajo el principio de comunidad de la prueba  debieron ser tomados en cuenta para un resultado favorable al actor sobre este punto, en relación a la demandada aplicando correctamente lo dispuesto por el art.1330 del Código Civil así como la previsión contenida en el art. 476  de su procedimiento.

Consecuentemente se establece que el Auto de Vista ingresó en la previsión contenida en el art. 253 num. 1) del Código de Procedimiento Civil, al haber interpretado erróneamente los alcances del Art. 143 del Código de Familia última parte- (incorporado por Ley No. 996 de 4 de abril de 1988), mereciendo ser enmendado por este Tribunal, simplemente en relación al tema tratado del derecho a seguir siendo asistida la demandada con una pensión de asistencia familiar.   

Por las consideraciones realizadas, corresponde dar aplicación a lo previsto por el art. 271 num. 4) y 274 del Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia, del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por los arts. 41 y 42.I num. 1) de la Ley de Órgano Judicial y en aplicación de lo previsto por los Arts. 271 inc. 4) y 274 del Código de Procedimiento Civil, CASA parcialmente el Auto de Vista Nº 212/2011 de 9 de octubre de 2011 que corre de fs. 505 a 506 vta., pronunciado por la Sala Civil, Comercial y Familiar de la (entonces) Corte Superior de Justicia de Potosí (hoy Tribunal Departamental de Justicia), y deliberando en el fondo dispone con lugar únicamente el reclamo de no haber derecho a percibir asistencia familiar por parte de la demandada. Debiendo quedar subsistente las demás determinaciones adoptadas en las resoluciones de instancia.

Sin costas ni multa por la casación parcial.

Regístrese, comuníquese y devuélvase.

Relator: Mgdo. Rómulo Calle Mamani.