TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA                                                               S A L A   C I V I L

Auto Supremo: 1079/2015 - L                                                        Sucre: 18 de Noviembre 2015                                                        Expediente:CB15511S                                

Partes:René Párraga Choque y María Luz Zambrana Vargas dePárraga        c/

Jorge PatziUrquizo, Héctor Méndez Mendoza, Filiberto PatziUrquizo y

Virginia Calibar de Patzi.                

Proceso:Nulidad de documento

Distrito:Cochabamba


VISTOS:El recurso de casación en el fondo de fs. 336 a 337, interpuesto por René Párraga Choque y María Luz Zambrana Vargas de Párraga, impugnando el Auto de Vista Nº 41, de 28 de marzo de 2011de fs. 329 y vta., pronunciado por la Sala Civil Primera de la Corte Superior de Justicia de Cochabamba, dentro del proceso ordinario deNulidad de documento, seguido por  René Párraga Choque y María Luz Zambrana Vargas de Párraga contra Jorge Patzi Urquizo, Héctor Méndez Mendoza, Filiberto Patzi Urquizo y Virginia Calibar de Patzi,la concesión de fs. 345, los antecedentes del proceso, y;

CONSIDERANDO I:                                                        ANTECEDENTES DEL PROCESO:

El JuezQuinto de Partidoen lo Civil de la ciudad de Cochabamba, dictóla Sentencia Nº 1180, de 10 de enero de 2006 de fs. 303 a 305, declarandoProbada la demanda e Improbada la reconvención y las excepciones opuestas por la defensora de oficio, sin costas, por ser juicio doble. En consecuencia, declara nula la Escritura Pública de préstamo de dinero Nº 535, de 5 de noviembre de 1998, otorgado ante Notario de Fe Pública Rurek Carlos Pérez Balderrama por Jorge Patzi Urquizo con Héctor Méndez Mendoza.

Resolución de primera instancia que es apelado por elco-demandadoHéctor Méndez Mendoza por memorial de fs. 309 a 311, que mereció el Auto de Vista Nº 41, de 28 de marzo de 2011 de fs. 329 y vta., que Revoca la Sentencia apelada y declara Improbada la demanda de fs. 11-12 vta. e Improbada la acción reconvencional por los mismos fundamentos expuestos en el último considerando de esta Resolución, sin costas.Resolución de alzada que es recurrida de casación en el fondo por la parte demandante, que obtiene el presente análisis.

CONSIDERANDO II:                                                                        DE LOS HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN:

De forma resumida se pasa a detallar los fundamentos de agravio que exponen los recurrentes:

Remitiéndose al Auto de Vista y a la prueba que acompañaron al proceso, acusan que toda la prueba producida en el proceso avala y acredita fehacientemente su derecho propietario con su correspondiente tradición, lo que demuestra el interés legítimo de los demandantes al constituirse en los únicos propietarios del Lote 8-A, por lo que al ser los únicos propietarios del lote en cuestión y no haber otorgado autorización ni consentimiento de dar en garantía para préstamo alguno se está afectando sus derechos legítimos respaldados y precautelados por la Constitución Política del Estado, lo que demuestra que el Auto de Vista recurrido al desmerecer el interés legítimo de sus personas como propietarios está conculcando sus derechos, más aún cuando se ha demostrado este derecho con prueba reitera fehaciente. 

Por lo expuesto, y al amparo de los arts. 250, 253, 255 inc. 1) y 257 y siguientes del Código de Procedimiento Civil, solicitan casar el Auto de Vista recurrido declarando la ejecutoria de la Sentencia de fecha 10 de enero de 2006 y en consecuencia declarando la nulidad de la Escritura Pública Nº 535, de fecha 05 de noviembre de 1998.

CONSIDERANDO III:                                                                FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:

En el fondo:

Sobre su denuncia de que toda la prueba producida en el proceso avala y acredita fehacientemente su derecho propietario y tradición, lo que demuestra el interés legítimo de los demandantes al constituirse en los únicos propietarios del Lote 8-A, por lo que al no haber otorgado autorización ni consentimiento para dar en garantía, para préstamo alguno, se está afectando sus derechos legítimos respaldados y precautelados por la Constitución Política del Estado,lo que demuestra la conculcación de sus derechos.

Al respecto, corresponde referir que del antecedente dominial de la parte actora se evidencia que la Caja Ferroviaria mediante escritura de 18 de marzo de 1978 adjudica el lote Nº 8-A a favor de su afiliado Filiberto Patzi Urquizo. Este último mediante Escritura de 31 de agosto de 1978, da en venta a favor de Nancy Delia Patzi de Fernández. Nancy Delia Patzi de Fernández y Félix Fernández Cuevas, a través de su apoderado Jorge Gonzalo Patzi Urquizo, mediante escritura de 10 de febrero de 1999 da en venta dicha propiedad a favor de Néstor Vladimir Gareca Torrico. FinalmenteNéstor Vladimir Gareca Torrico yGeancarla Canedo de Garecamediante escritura de 11 de diciembre de 2001 dan en venta dicha propiedad en favor deRené Párraga Choque y María Luz Zambrana Vargas de Párraga.

Ahora bien, de la Escritura Pública Nº 467, de fecha 11 de diciembre de 2001 (fs. 1 a 3 y vta.) y de la prueba literal de fs. 4 a 9, se conoce que la parte actoraRené Párraga Choque y María Luz Zambrana Vargas de Párraga, tienen el derecho propietario y la tradición sobre el bien inmueble ubicado en la zona Sumumpaya, comprensión del Cantón Colcapirhua, Provincia Quillacollo, Manzana 136, Lote A, con una superficie de 500 m2, cuyas colindancias son al norte con la propiedad de Filiberto Patzi, al sud con el lote Nº 11, al este con el lote Nº 9, y al oeste con una calle innominada (fs.235), adquirido por compra a Néstor Vladimir Gareca Torrico y Geancarla Canedo de Gareca,debidamente registra en la oficina de Derechos Reales en fecha 20 de diciembre de 2001 a Fs. y Ptda. Nº 4589 del Libro Primero de Propiedades de la Provincia de Quillacollo;fracción que se deriva del bien inmueble ubicado en la región de Sumumpaya, comprensión de la Provincia de Quillacollo, Lote 8-A de la extensión superficial de 1.067 m2 (fs. 5 y 15 a 16); extremos estos queal tenor del art. 551 del Código Civildemuestran su interés legítimoy facultan a los actores defender y ejercer las acciones pertinente en resguardo de su derecho propietario yde su legítima titularidad, además de que de estos antecedentes se conoce que la parte demandada ya hubo transferido su derecho propietario en fecha31 de agosto de 1978, en favor de Nancy Delia Patzi de Fernández que resulta el antecedente dominial de la parte actora, así como también que el apoderado Jorge Gonzalo Patzi Urquizo tenía pleno conocimiento de esta transferencia realizada.

Si bien,la parte actora en el presente caso de Autosen su pretensión impetra la nulidad del documento de préstamo de dinerosuscrito entre Jorge Patzi Urquizo y Héctor Méndez Mendoza,sin embargo en los argumentos de su demanda fundamenta principalmente que los esposos Filiberto Patzi Urquizo y Virginia Calibar de Patzi no tenían derecho propietario alguno al momento de otorgar el poder a Jorge Patzi Urquizo, y que en el referido poder Nº 401/97 no existe disposición ni facultad expresa que indique que el mandatario pueda dar u otorgar en garantía el lote 8-Aa objeto de obtener un crédito; en ese sentidolos ahora recurrentes en su calidad de únicos propietarios del lote en cuestión especifican que no han otorgado autorización ni consentimiento para dar en garantía para préstamo alguno, por lo que en el marco del principio “iuranovit curia”, la pretensión de la parte actora se resume a la invalidez o ineficacia de la garantía establecida en el contrato,la misma que la fundan en las causales de nulidad establecidas por el art. 549 en sus incs. 1), 2) y 3), y en el art. 551 del Código Civil.

En esa relación, de la minuta de fecha 05 de noviembre de 1998, que se encuentra inserta en la Escritura Pública Nº 535/98 de fecha 5 de noviembre de 1998 (fs. 15 a 16) se conoce que Héctor Méndez Mendoza otorga en calidad de préstamo la suma de $us. 6.000a Jorge Patzi Urquizo, suscribiendo asíun contrato de préstamo de dinero,en donde no intervieneRené Párraga Choque ni María Luz Zambrana Vargas de Párraga, sin embargo en la cláusula segunda de dicho contrato el deudor hace constar que garantiza dicha obligación con el lote Nº 8-A, ubicado en la región de Sumunpaya, comprensión de la Provincia Quillacollo, registrado en la oficina de DD.RR. a Fs. 334, Pdta. 574 del Libro 1ro. de Propiedades de la Provincia Quillacollo, de propiedad de los esposos Filiberto Patzi Urquizo y Virginia Calibar de Patzi, quienes le otorgaron poder especial, amplio y suficiente por Testimonio Nº 401/97, suscribiendo los contratantes al final de dicho documento en fecha 05 de noviembre de 1998.

Del Testimonio de poder especial, amplio y suficiente Nº 401/97 de 23 de diciembre de 1998, se conoce que los espososFiliberto Patzi Urquizo y Virginia Calibar de Patzi otorganpoder especial, amplio y suficiente en favor de Jorge Patzi Urquizo, para que en representación de su persona, acciones y derechos, proceda a la venta real y definitiva y/o disponga de la forma que crea conveniente el lote Nº 8 “A”ubicado en la región de Sumunpaya, comprensión de la Provincia Quillacollo, registrado en Derechos Reales a Fs. 334, Pdta. 574 del Libro Primero de Propiedades de la Provincia Quillacollo. Sin embargo dicho poder de fecha posterior a la escritura referida, no confiere además facultad expresa al mandatario para otorga la propiedad en garantiza prendaria o hipotecaria.

De donde se infiere que en el caso de Autos concurreel presupuestode nulidad establecidos en el inciso 1)del art. 549 del Código Civil que dispone que: “El contrato será nulo: “1) Por faltar en el contrato, el objeto o la forma prevista por la ley como requisito de validez”, en concordancia con el art. 550 del mismo sustantivo que prescribe: “La nulidad parcial del contrato de una o más de sus cláusulas no acarrea la nulidad del contrato, a menos que esas cláusulas expresen el motivo determinante del convenio”, en ese antecedente en el contrato de préstamo de dinerode fecha 05 de noviembre de 1998 falta el objeto puesto en garantía como requisito de validez, toda vez que el bien inmueble otorgado en tal calidad no correspondía a la titularidad de la parte deudora quien además, no estaba facultada para otorgarla en tal calidad.

De donde se concluye la procedencia de la nulidad parcial del contrato impetrada por la parte actora, por lo que corresponde determinar al efecto.

Consiguientemente, en virtud a lo expuesto, corresponde fallar en la forma prevista en el art. 271 num. 4) y 274 del Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por los arts. 41 y 42.I num. 1) de la Ley del Órgano Judicial y en aplicación a lo previsto en los arts. 271 num. 4) y 274 del Código de Procedimiento Civil, CASAel Auto de Vista Nº 41, de 28 de marzo de 2011 de fs. 329 y vta.,pronunciado por la Sala Civil Primera de la ex Corte Superior de Justicia de Cochabamba y deliberando en el fondo declara Probada la demanda de fs. 11 a 12 y vta.,en consecuencia se dispone la nulidad parcial del contratode fecha 5 de noviembre de 1998, solo en relación a la garantía establecida en la cláusula segunda del contrato de fecha 5 de noviembre de 1998 sobre el bien inmueble motivo de litigio,manteniendo en lo demás incólume dicho contrato, e Improbada la acción reconvencional y las excepciones opuestas por la defensora de oficio.

Sin responsabilidad por ser excusable.

Regístrese, comuníquese y devuélvase.

Relator: Mgdo. Rómulo Calle Mamani.