TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

S A L A  C I V I L

Auto Supremo: 1073/2015 - L

Sucre: 17 de Noviembre 2015         

Expediente:LP-113-11- S

Partes:Julio Lanza Flores c/ Ruth Mojica de Aranda y Eduardo Aranda

Torrelio

Proceso:División y Partición

Distrito:Santa Cruz


VISTOS: El recurso de casación de fondo y de forma de fs. 133 a 135, interpuesto por Ruth Mojica Gonzales, contra el Auto de Vista de fecha 17 de mayo 2011, cursante de Fs. 128 y vta., y Auto complementario de fs. 131 emitido por la Sala Civil Segunda dela R. Corte Superior de Justicia de La Paz, en el proceso ordinario de División y Partición, seguido por Julio Lanza Flores contra larecurrente y su esposo; la concesión de fs. 139, los antecedentes del proceso; y:

CONSIDERANDO I:

ANTECEDENTES DEL PROCESO:

Que, el Juez Quinto de Partido en lo Civil, el 10 de noviembre de 2009, pronunció Sentencia, cursante de fs. 100 a 103, declarando Probada la demanda principal, las aclaraciones de fs. 17 18 y 22 de obrados con costas deducida por Julio Lanza Flores, debiendo en ejecución de Sentencia establecer la cómoda división y partición del inmueble ubicado en la calle Illampu Nº 670 con una superficie de 485,80 m2., a cuyo efecto se designará un perito arquitecto para que establezca la división del referido inmueble en dos partes cada una con una superficie de 242,90 m2., correspondiente al 50% de acciones y derechos y en caso de no admitir la cómoda división, sea el mismo perito quien establezca el valor para proceder a la subasta y remate del bien inmueble, cuyo producto será dividido en dos partes iguales correspondiéndole a cada propietario el 50% del valor de la venta.

Contra la Resolución de primera instancia, la demandada, presentó recurso de apelación, en cuyo mérito la Sala Civil Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz, el 17 de mayo de 2011 emitió el Auto de Vista que confirma la Sentencia.

Contra el Auto de Vista de fecha 17 de mayo de 2011, la demandada solicitó complementación y enmienda, el mismo que fue absuelto, aclarando su determinación asumida en el Auto de Vista y declarando no haber lugar a solicitado por estar claro y concreto lo argumentado, motivo por el cual, interpuso recurso de casación en la forma y en el fondo, el mismo que se analiza.

CONSIDERANDO II:

DE LOS HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN:

En la forma:

Acusa la infracción del art. 254  num. 4) del C.P.C., indicando que en el presente caso no se ha dado estricto cumplimiento al recurso de reposición de fs. 39 y 39 vta., por que las autoridades llamadas por ley, no habrían dado cumplimiento a la solicitud de explicación y enmienda

En el fondo:

Acusa que en agosto de 2007 se produjo la perención de instancia en un proceso similar y el demandante ha intentado nueva acción a los 13 meses y 25 días (fecha dela citación con la demanda) y los vocales de la Sala Civil segunda sin un fundamento lógico jurídico manifiestan en su Resolución que la nueva acción se encuentra dentro del término de ley, por dicho motivo acusa la violación y la interpretación errónea de los art. 311 y arts. 130 num. 2) entre otros del C.P.C., y del C.C.

El recurrente señala que el actor interpuso su primera demanda de división y partición el 16 de agosto de 2004 y por resolución Nº 389/07 de fecha 31 de agosto del 2007 se declara la perención de instancia, posteriormente en fecha 31 de julio de 2008 el actor interpone nuevamente la demanda de división y partición citándoles a los recurrentes en fecha 25 de octubre de 2008.

Indica que tomando en cuenta la fecha de la declaración de perención de instancia, y la citación con la nueva demanda se puede constatar que ha pasado 13 meses y 25 días por el cual dicha demanda interpuesta se encuentra fuera del plazo del año que determina el art. 311 del C.P.C.

En relación del art. 130 num. 2) del C.P.C., indica que se violó dicho artículo porque la ley expresamente establece que la citación interrumpe la prescripción y que los recurrentes fueron citados fuera del año estipulado por el art. 311 del C.P.C.

Con lo que termina peticionando que se anule obrados hasta el vicio más antiguo que es la admisión de la demanda.

CONSIDERANDO III: 

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:

Estando planteado el recurso de casación en la forma como en el fondo, primeramente se resolverá lo acusado en la forma y de ser necesario se entrará a considera los agravios de fondo, en ese sentido se tiene que:

En la forma:

De la lectura del Auto de Vista se puede constatar que absuelve el reclamo traído a casación, en consideración que, el argumento expuesto en la Resolución de segunda instancia hace referencia a lo extrañado por laparte recurrente, así se tiene de lo siguiente: “Señala también el apelante que está pendiente de resolverse ante esta instancia procesal el recurso de reposición bajo alternativa de apelación de fs. 39-39 vta., que ha resuelto la perención de instancia. A este respecto en aplicación del Art. 25 de la Ley 1760, evidentemente corresponde el pronunciamiento sobre dicha apelación, y de los datos del proceso se advierte que ante el Juzgado 5to de Partido en lo Civil, se ha instaurado una demanda de división y partición, a instancias del también ahora demandante, proceso en el que en fecha 31 de agosto de 2007 ha sido declarada la perención de instancia, y la presente demanda ha sido instaurada en fecha 1 de agosto de 2008, como se evidencia del cargo de fs. 14 por lo tanto al tenor del Art. 311 del Código de Procedimiento Civil, el actor ha  intentado esta nueva demanda de división y partición dentro del término que señala el procedimiento, por lo tanto no se puede aplicar la prescripción como señala la demandada.”.Al indicado razonamiento (Auto de Vista), la parte recurrente presentó memorial de complementación y enmienda, motivo por el cual, fue ampliado el argumento vertido en el Auto de Vista,  mediante el Auto de fecha 27 de mayo de 2011 de fs. 131 donde además de lo indicado se estableció que: “…el hecho que éste Tribunal se hubiera referido en sentido de que “nose puede aplicar la prescripción como señala la demandada”, encuentra su explicación en el Art. 311 del Código de Procedimiento Civil, consignado en el Auto de Vista que determina: “Art 311 (EFECTOS  DE LA PERENCIÓN) La perención de instancia no importará la extinción de la acción, pudiendo intentarse una nueva demanda dentro del año siguiente.  Transcurrido este plazo la acción quedará prescrita.” De cuyo tenor se advierte que para sus efectos, no establece a citación alguna como describe la recurrente, por consiguiente cuando referimos que el actor ha intentado esta nueva demanda de división y partición dentro del término que señala el procedimiento, dicho fallo ha sido emitido con absoluto apego a las normas aplicables al caso…” (sic)

Estos argumentos transcritos demuestran objetivamente que el Tribunal de alzada resolvió la solicitud de explicación y enmienda y el Auto de Vista absolvió lo referente al recurso de reposición de fs. 39 y vta., argumentando sobre la aplicación correcta de lo determinado en el art. 311 del C.P.C. Por dicho motivo y al estar claramente argumentado los motivos y razones por los cuales el Tribunal de alzada confirma la Sentencia dictada en la litis, su reclamo en casación deviene en infundado.

En el fondo:

En el caso de Autos la recurrente pretende soslayar la división y partición de un bien inmueble adquirido en copropiedad con la parte actora, bajo el argumento que no procedía la demanda de división  y partición en virtud de haber iniciado el actor su demanda luego del año que establece el art. 311 del C.P.C., siendo ese el análisis a efectuar, se deberá tener presente los siguientes antecedentes:

Conforme la Escritura Pública que cursa de fs.2 a 3 y vta., referente a una compra y venta de un bien inmueble que otorgan los señores Natalio Aranda Calatayud y Guillermo, Eduardo y María Teresa Aranda Torrelio en favor de los señores Julio Lanza Flores (actor) y Dra. Ruth Mojica de Aranda (recurrente y demandada), se evidencia que, ambas partes adquirieron el bien inmueble en copropiedad en el 50% cada uno de los vendedores.

Que, conforme a las fotocopias de fs. 8 a 12 se evidencia que el actor inició una anterior demanda de división y partición, que por su inactividad por más de 6 meses, en fecha 31 de agosto de 2007 el Juez de dicha causa, declaró la perención de instancia (fs.12).

Que, la presente demanda también de división y partición se inició el 31 de julio de 2008 conforme la fecha del memorial de demanda y los timbres correspondientes al Colegio de abogados; demanda que fue presentada al Juzgado 5to de Partido en lo Civil en día viernes (01) del mes de agosto del año 2008 a  horas 11:33 am. Conforme se evidencia del sello de presentación del Juzgado de fs. 14.

Ahora bien, estando establecido la fecha de la declaración de perención de instancia (31 de agosto de 2007) y la fecha de inicio de la nueva acción, tomando en cuenta su presentación (1 de agosto de 2008) se tiene que la nueva demanda fue presentada dentro de los parámetros establecidos por el art. 311 del Código de Procedimiento Civil, toda vez que, dicha disposición indica: “(EFECTOS DE LA PERENCIÓN) La perención de instancia no importará la extinción de la acción, pudiendo intentarse una nueva demanda dentro del año siguiente.  Transcurrido este plazo la acción quedará extinguida.”(la negrilla y el subrayado es nuestro), conforme dispone dicha normativa, se puede intentar una nueva demanda dentro del año siguiente, situación que se subsume en el caso de autos; como se tiene explicado supra, la parte actora inició su demanda dentro del año siguiente a la declaración de la perención de instancia, hecho objetivo que no puede ser desconocido por la parte recurrente.

Al respecto Gonzalo Castellanos Trigo indica: “El único efecto de la perención es extinguir el proceso.  El actor puede intentar una nueva demanda dentro del año siguiente a la declaración de la perención de la instancia, invocando la misma pretensión jurídica.”, también se establece que la perención de instancia es una sanción a la inactividad del actor, en virtud que los procesos no pueden tener una duración indefinida,  siendo así, queda claro que los efectos de la perención conciernen exclusivamente al actor y éste tiene la posibilidad de intentar una nueva demanda dentro del año siguiente.

Como se tiene expuesto supra, elactor inicio la presente demanda dentro del año, en fecha 1 de agosto de 2008, situación que fue entendida así por el Juez A quo y el Tribunal de Alzada quienes en torno a dicho razonamiento, desestimaron la pretensión de la parte recurrente de una forzada prescripción o caducidad en base a la fecha de notificación o citación con la demanda principal.

En ese entendido, se debe tener en claro que la citación o notificación con la presente demanda, que en el caso en concreto, se efectuó en fecha 25 de octubre de 2008 conforme cursa el formulario de notificaciones de fs. 26 “A”, no puede ser motivo para forzar una supuesta caducidad o prescripción del derecho del actor de volver accionar la demanda de división y partición, toda vez que, dicha citación o notificación, no influye en dada en lo dispuesto en el art. 311 del C.P.C., que como se indicó es potestativo del actor quien tiene el derecho de intentar una nueva demanda dentro del año siguiente, situación que conforme una interpretación literal es justamente lo que aconteció en el caso de Autos, no pudiéndose interpretar dicha disposición de diferente manera o acomodarlo a lo normado en el art. 130 del C.P.C., en relación al art. 1503.I del Código Civil, porque para el caso en concreto (aplicación del art. 311 del C.P.C.), solamente se toma en cuenta la facultad subjetiva del actor y no así la citación o notificación con la nueva demanda.

Por dicho motivo concluiremos indicando que el Juez A quo y el Tribunal Ad quem obraron correctamente, y los argumentos expuestos por la recurrente, no resultan fundados para cambiar la decisión asumida en la litis, por lo que corresponde fallar conforme lo dispone los arts. 271 num. 2) y 273 del Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO:La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia, con la facultad conferida por el Art. 42.I num. 1) de la Ley de Órgano Judicial y en aplicación de lo previsto por los Arts. 271 num. 2)y 273 del Código de Procedimiento Civil, declara INFUNDADO el recurso de casación de fondo y de forma de fs. 133 a 135, interpuesto por Ruth Mojica Gonzales, contra el Auto de Vista de fecha 17 de mayo 2011, cursante de Fs. 128 y vta., y Auto complementario de fs. 131 emitido por la Sala Civil Segunda dela R. Corte Superior de Justicia de La Paz. Con costas.

Existiendo respuesta al recurso se regula como honorario profesional la suma de Bs. 1.000.-

Regístrese, comuníquese y devuélvase.                                       

Relator: Mgdo. Rómulo Calle Mamani