TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

SALA CIVIL

Auto Supremo: 1067/2015 - L

Sucre: 17 de Noviembre 2015

Expediente: CB-151-11-A

Partes: Mercedes Antezana de Arispe c/ Basilio Cruz Chilo y Otros

Proceso: Demanda Calificación y resarcimiento por hechos ilícitos

Distrito: Cochabamba

VISTOS:El recurso de casacióninterpuesto por Mercedes Antezana de ArispeyTomas ArispeCaballerode fs. 234 a 242, impugnando el Auto de Vista de fecha 25 de junio de 2011 de fs. 227 y vta., pronunciado por la Sala Civil Segundade la entonces Corte Superior del Distrito de Cochabamba, dentro del proceso de calificación de daños y perjuicios por hecho ilícito, seguido por Mercedes Antezana de Arispecontra Basilio Cruz Chilo y Otros, la concesión de fs. 246, los antecedentes del proceso y:

CONSIDERANDO I:

ANTECEDENTES DEL PROCESO:

Que, el Juez de Partido Sexto en lo Civil de la Capital de Cochabamba, dicta Auto interlocutorio de fs. 200 a 202 y vta., de fecha 25 de julio de 2009,  Resolución por la cual declara improbada las excepciones perentorias previas de impersoneria en el demandado y prescripción y probada la excepción previa de cosa juzgada.

Contra esa Resolución, Mercedes AntezanaArispe y Tomas Arispe Caballero interponen recurso de apelación de fs. 205 a 208 y vta., motivo por el cual, la Sala  CivilSegunda de la entonces Corte Superior del Distrito de Cochabamba emiteAuto de Vista  de fecha25 de junio de 2011cursante a fs. 227 y vta.,por la cual confirma la Resolución apelada, con costas.

Resolución de segunda instancia que fue impugnada por Mercedes Antezana de Arispe y Tomas Arispe Caballero, quienes interpusieron  recurso de casación de fs. 234 a 242 con los fundamentos expuestos en su recurso, mismo que previa sustanciación, fue concedida  y se pasa analizar.

CONSIDERANDO II:

DE LOS HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN:

EN LA FORMA:

Alega en amparo de lo establecido en el art. 254 num. 4) del Código de Procedimiento Civil,  el  Tribunal de Segunda instancia no se hubiese pronunciado sobre los puntos expuestos como agravio, incumpliendo lo establecido por el art. 236 con referencia al art. 227 ambos del adjetivo de la materia, y en el caso en cuestión el Auto de Vista como su Auto complementario ha evadido establecerlas diferencia entre un proceso penal con un proceso  civil.

Solicita anular obrados.

EN EL FONDO

Expone que la misma norma citada en el Auto de Vista es vulnerada por el Tribunal de segunda instancia, ya que, la cosa juzgada civil es diferente ala cosa juzgada penal, por los propios principios que rigen el derecho penal y el derecho Civil que no puede ser jamás idéntica a la de un proceso civil, entonces los efectos de la cosa juzgada no alcanza al proceso civil.

También alega que le art. 1319 del C.C., refiere a una sentencia enteramente civil, y no así a casos penales

Solicitando en definitiva casar el Auto de Vista.

CONSIDERANDO III:

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:

EN LA FORMA:

Su recurso de casación en la forma si bien en su fundamento resulta ampuloso, empero, el mismo resulta repetitivo en todo su contexto, ya que todo su fundamento como punto neurálgico expresa vulneración al art. 254 num. 4) del Código de Procedimiento Civil, por cuanto, el Tribunal de Segunda instancia no se hubiese pronunciado sobre los puntos expuestos como agravios, incumplimiento lo establecido por el art. 236 con referencia al art. 227 ambos del adjetivo de la materia, en vista de que hubiesen evadido dar una diferencia entre un proceso civil o penal.

Estando acusado la infracción del art. 236 del Código de Procedimiento Civil, se debe tener presente que dicha normativa establece: “(PERTINENCIA DE LA RESOLUCIÓN) El auto de vista deberá circunscribirse precisamente a los puntos resueltos por el inferior y que hubieren sido objeto de la apelación y fundamentación a que se refiere el artículo 227…”, normativa que establece de manera clara y concreta los alcances de la resolución de segunda instancia y el marco al cual se encuentra sujeto el Auto de Vista.

En el sub lite de la revisión del recurso de apelación se advierte que sus fundamentos de forma específica atacan el hecho de que la cosa juzgada en proceso penal no se aplica al proceso civil, al tratarse de cuestiones muy diferentes, sobre el agravio aludido en el recurso de apelación el Auto de Vista ha expresado lo siguiente: “En el caso de autos, conforme se tiene de las pruebas cursante  de fs. 114 a 160 referentes a la querella penal planteadas por Mercedes Antezana de Arispe y otro acompañados en el memorial de opone excepciones presentado por el demandado Basilio Cruz Chilo cumplen con los presupuestos exigidos por el  art. 1319 del Código antes citado para la procedencia de la excepción de cosa juzgada, prueba documental que tiene toda la fuerza probatoria prevista por el art. 1289 del mismo cuerpo legal.  ” del texto transcrito se extrae que el Tribunal de segunda instancia se ha pronunciado de forma íntegra sobre el agravio anotado, no resultando evidente la falta de pronunciamiento sobre su recurso de apelación, en ese entendido, éste Tribunal Supremo de Justicia no encuentra motivos suficientes para ligar dicha Resolución a la infracción o violación de lo normado en el art. 236 del Código de Procedimiento Civil, como se tiene expuesto supra, el Ad quem con una fundamentación clara y concreta, estableció los motivos suficientes para desestimar los recursos de apelación presentados por la parte recurrente, Resolución que permite al justiciable conocer los motivos por el cual el juzgador asumió dicha decisión en uno u otro sentido; también se debe tener claro que la motivación no necesariamente debe ser ampulosa sino que su lectura sea comprensible para conocer los motivos que han orientado a tomar una determinada postura sobre la pretensión que se dirime.

Bajo la misma lógica la SC. 0669/2012  de fecha  2 de agosto  entre otros ha referido:”…, cabe señalar que la motivación no implicará la exposición ampulosa de consideraciones y citas legales, sino que exige una estructura de forma y de fondo, pudiendo ser concisa, pero clara y satisfacer todos los puntos demandados, debiéndose expresar las convicciones determinativas que justifiquen razonablemente su decisión en cuyo caso las normas del debido proceso se tendrán por fielmente cumplidas; al contrario, cuando la resolución aun siendo extensa no traduce las razones o motivos por los cuales se toma una decisión, dichas normas se tendrán por vulneradas ( SC 2023/2010-R de 9 de noviembre reiterada por la SC 1054/2011-R de 1 de julio).”Y como se expuso aunque escueta la fundamentación del Tribunal de segunda instancia es clara, no resultando evidente la vulneración al art. 236 del procedimiento de la materia deviniendo en infundado este agravio.

EN EL FONDO

Su fundamento de fondo, tiene como argumento central que se vulnero el art. 1319 del C.C., en vista de que no se tomó en cuenta que existe mucha diferencia entre la cosa juzgada en proceso penal o civil, y de que una Sentencia dictada en un proceso penal no produce efecto en un proceso civil.

Sobre el tema en cuestión, si bien  tal cual ha señalado el recurrente la finalidad del proceso penal  resulta distinta a la del proceso civil, en vista de que la segunda tiene una finalidad netamente patrimonial, y conforme a la doctrina  se ha establecido la necesidad de ciertos requisitos para la procedencia de la cosa juzgada, empero, este Tribunal interpretando  los alcances del art. 39 del C.P.P., ha establecido la posibilidad de que una Sentencia absolutoria ejecutoriada produzca efectos de cosa juzgada en el proceso civil, a este efecto podemos citar el AS Nº 226/2015 que reiterando el entendimiento asumido expone : “ en razón a que no se estaría aplicando de forma objetiva el art. 1319 del CC., por el que podría aplicarse la figura de la cosa juzgada en la causa; a esto corresponde señalar que el art. 39 del CPP., en relación a la cosa juzgada penal señala: "…La Sentencia absolutoria y el sobreseimiento ejecutoriados producirán efectos de cosa juzgada en el proceso civil en cuanto a la inexistencia del hecho principal que constituya delito o a la ausencia de participación de las personas a las que se les atribuyó su comisión...", precepto generador del entendimiento asumido en el Auto Supremo Nº 348/2012, que respecto a la cosa juzgada penal en proceso civil interpreta que sólo se admite en dos casos:“1) en relación al hecho que constituye delito, respecto a los cuales en la vía civil se demanda la responsabilidad civil derivada de esos hechos; 2) respecto a la participación de las personas en el o los hechos que se consideran delitos, a efecto de la atribución subjetiva que se debe hacer en relación a la persona a quien se considera responsable del hecho generador de la responsabilidad civil que se demanda en la vía civil”.”Conforme se ha expuesto, ya se ha orientado la posibilidad de que la Sentencia absolutoriapenal produzca efectos  de cosa juzgada en el proceso civil delimitándolo a los dos supuestos antes referidos.

De lo que se concluye que lo afirmado por el recurrente en sentido de que una Sentencia ejecutoriada penal no produzca efectos en un proceso civil no resulta evidente por los fundamentos expuestos, ahora otro resulta el tema si la mismaha de proceder conforme a los parámetros establecidos en el art. 39 del C.P.P., antes mencionado, lo cual no ha sido reclamado para su procedencia, deviniendo en infundado su reclamo.

Por lo expuesto, corresponde emitir fallo en base a los arts. 271 num. 2) y 273 del Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el art. 42.I num. 1) de la Ley del Órgano Judicial y en aplicación a lo previsto en los arts. 271 num. 2) y 273 del Código de Procedimiento Civil, declara INFUNDADO el recurso de casacióninterpuesto por Mercedes Antezana de Arispe yTomas Arispe Caballero de fs. 234 a 242, impugnando el Auto de Vista de fecha 25 de junio 2011 de fs. 227 y vta., pronunciado por la Sala Civil Segunda de la entonces  Corte Superior del Distrito de Cochabamba.Con costas.

Se regula honorario profesional en la suma de Bs. 1.000

Regístrese, comuníquese y devuélvase.

Relator: Rómulo Calle Mamani