TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

SALA CIVIL


Auto Supremo: 1057/2015 - L

Sucre:         17 de Noviembre 2015

Expediente: Lp-96-11-S

Partes: Ángel Zabaleta Tovar c/ Bruno Blanco        

Proceso: Usucapión

Distrito: La Paz


VISTOS: El recurso de casación de fs. 336 a 344 y vta., interpuesto por Ángel Zabaleta Tovar, contra el Auto de Vista N° 410, de fecha 21 de diciembre de 2010, cursante de fs. 330 a 331 y vta., pronunciado por la Sala Civil Primera de la entonces Corte Superior de La Paz, dentro del proceso ordinario de usucapión, seguido por el recurrente contra Bruno Blanco; la concesión de fs. 408; los antecedentes del proceso; y:

CONSIDERANDO I:

ANTECEDENTES DEL PROCESO:

El Juez Segundo de Partido en lo Civil y Comercial de la Ciudad de El Alto, emitió la Resolución N° 120, de fecha de fecha10 de abril de 2010, cursante de fs. 287 a288, anulando obrados hasta fs. 105 inclusive, disponiendo que debe procederse a una correcta notificaciónal demandado con la Resolución N° 234/2003 de fecha 29 de mayo de 2003, cursante a fs. 99 y vta., cumpliendo el art. 125 del Código de Procedimiento Civil y las formalidades de ley.

Contra la referida Resolución, Ángel Zabaleta Tovar, mediante memorial cursante de fs. 292 a 294 y vta., y Demilio Mamani Cusi mediante memorial de fs. 297 a 298, interpusieron Recurso de Apelación.

En merito a esos antecedentes, la Sala Civil Primera de la entonces Corte Superior del Distrito de La Paz, emitió el Auto de Vista N° 410, de fecha 21 de diciembre de 2010, cursante de fs. 330 a 331 y vta., mediante el cual revocó la Resolución N°120/2010 de 10 de abril de 2010 de fs. 287 a 288y en su mérito declaró probadoel incidente de nulidad de obrados suscitado por Demilio Mamani Cusi de fs. 211 y vta., y Aula obrados hasta fs. 11 vta. inclusive, de conformidad a lo previsto por el art. 237-I-3) del Código de Procedimiento Civil, sin costas por la revocatoria.

CONSIDERANDO II:

HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN:


El recurrente después de hacer referencia a los antecedentes que hacen al presente Recurso de Casación expone como agravios ocasionados por el Auto de Vista N° 410/2010 los siguientes:

La aplicación indebida del art. 52 del Código de Procedimiento Civil, porque lo que se alegó no es la capacidad de Demilio Mamani Cussi como persona sino su legitimación,  en razón a que después de 7 años de ejecutoriado la Sentencia, no puede aparecer un tercero alegando falta e citación con la demanda.

Señala que la Resolución recurrida se sustenta en la Sentencia Constitucional N° 0831/2007-R de 10 de septiembre de 2007, empero refiere que dicha sentencia en ningún caso señala que a través de un incidente después de 7 años puede reactivarse un proceso con sentencia ejecutoriada, pues el entendimiento de la Sentencia se refiere a la ineficacia de actos procesales relativos a la regularidad de la actuación procesal y a garantizar el debido proceso, extremos que no se adecuan al presente caso, pues en el presente proceso de usucapión no se vulneró  ningún requisito de forma o de procedimiento que sea sancionado con nulidad.

Arguye no ser evidente que se haya constatado la vulneración del art. 124 y siguientes del Código de Procedimiento Civil, porque el demandado en el proceso de usucapión era el anterior propietario Bruno Blanco y no asíDemilio Mamani Cussi a quien no se le tenía que notificar con la Sentencia ni con ningún otro actuado procesal, existiendo consiguientemente error de hecho al considerar a Demilio Mamani como demandado y error de derecho porque se infringe el art. 50 del Código de Procedimiento Civil.

Refiere que la afirmación realizada en el numeral 5) del Auto d Vista, de que sería evidente que el incidentista no intervino en el caso de Autos y que debió ser demandado considerando que es el último propietario del bien inmueble que su persona pretende usucapir, sería totalmente errónea porque Demilio Mamani Cussi no podía intervenir en el presente proceso porque no era propietario del bien inmueble que su persona posee ni de la propiedad vecina, dado que la propiedad vecina la adquirió recién el año 2007 y el proceso de usucapión concluyó el año 2003, no existiendo consiguientemente vulneración alguna del derecho a la defensa, ni derechos o garantías constitucionales, por lo que no puede remontarse la demanda hasta el decreto de admisión de la demanda de usucapión; fundamentos por los cuales acusa que el Tribunal viola los arts. 514, 515, 517 del Código de Procedimiento Civil y fundamentalmente el art. 297 y 298 del Código Civil.

Por los fundamentos expuestos solicita se case el Auto de Vista recurrido y en esa virtud se revoque el Auto Interlocutorio Resolución N° 120, de 10 de abril de 2010, rechazándose el incidente de nulidad interpuesto por de Demelio Mamani Cussi.

CONSIDERANDO III:                                                                FUNDAMENTOS DE LA RE SOLUCIÓN:


En virtud a la interposición del Recurso de Casación, resulta pertinente verificar previamente si es o no procedente la consideración del mismo en la etapa procesal en la cual fue planteada, en ese sentido corresponde realizar las siguientes consideraciones:

Ángel Zabaleta Tovar en fecha 23 de julio de 2001, interpuso demanda ordinaria de usucapión decenal contra Bruno Blanco; proceso que una vez tramitado, mereció la Sentencia Nº 234, de fecha 29 de mayo de 2003, declarando probada la misma y en consecuencia se opere la usucapión en favor del actor sobre el bien inmueble objeto de la litis, Resolución que en razón al Auto de fecha 12 de agosto de 2003, esta fue declarada ejecutoriada,habiéndose desarrollado posteriormente actos en ejecución de Sentencia.

Posteriormente, en base al desarchivo solicitado en fecha 22 de octubre de 2009 por Demilio Mamani Cussi y Yola Choquetarqui de Mamani, estos solicitaron la nulidad de obrados hasta el Auto de Admisión de la demanda con el objeto de que la demanda de usucapión se amplíe contra ellos, incidente que mereció la Resolución Nº 415, de fecha 18 de noviembre de 2009, donde el Juez A quo rechazó el mismo. Empero, los ya citados incidentistas, volvieron a interponer incidente de nulidad (fs.211 y vta.), el cual una vez tramitado, mereció la Resolución Nº 120, de 10 de abril de 2010, donde el Juez A quo anuló obrados hasta fs. 105, disponiendo que se proceda a una correcta notificación al demandado con Resolución Nº 234/2003 de fecha 29 de mayo de 2003. Resolución que fue apelada tanto por el actor principal Ángel Zabaleta Tovar como por el incidentistaDemilio Mamani Cussi, las cuales fueron concedidas en el Efecto Devolutivo, en ese entendido el Tribunal de Alzada emitió el Auto de Vista Nº 410, de fecha 21 de Diciembre de 2010,  revocando la Resolución Nº 120, de 10 de abril de 2010 y en su mérito declaró probado el incidente de nulidad  suscitado por Demilio MamaniCussi y anuló obrados hasta fs. 11 vta.

De dichos antecedentes, se observa que los incidentes de nulidad fueron interpuestos en ejecución de Sentencia y que el recurrente a momento de interponer el presente Recurso de Casación, no consideró lo determinado en el art. 518 del Código de Procedimiento Civil, extremo que debió ser advertido tanto por las partes como por el Tribunal de Alzada a efectos de negar la concesión delRecurso de Casación, toda vez que este recurso procede contra aquellas resoluciones establecidas en el art. 255 del Adjetivo Civil y que estas no sean dictadas en etapa de ejecución de Sentencia, como ocurre en el presente caso, pues conforme a lo señalado en el art. 518 de la norma ya citada, las resoluciones dictadas en ejecución de Sentencia podrán ser apeladas sólo en el efecto devolutivo, sin recurso ulterior; de esta manera, el Tribunal de Alzada en razón al art. 262 num. 3) de dicho cuerpo normativo, si la Resolución recurrida no se encontraba dentro de las causales de procedencia del Recurso de Casación, debió negar la concesión del mismo, habiéndose en el presente caso, alejado de la normativa legal vigente, es decir de lo establecido en el art. 518 del Código de Procedimiento Civil, razón por la cual no resulta atendible el recurso de casación que fue interpuesto por Ángel Zabaleta Tovar, toda vez que el mismo, en virtud a los fundamentos expuestos supra, resulta manifiestamente improcedente, pues cuando la norma citada refiere "sin recurso ulterior" se entiende una negativa rotunda y absoluta de cualquier posibilidad de impugnar la Resolución adoptada por el Tribunal de Apelación en la fase de ejecución de Sentencia.

Asimismo, corresponde aclarar al recurrente, que si bien resulta evidente que anteriormente la Ex Corte Suprema de Justicia, de manera excepcional y restrictiva determinó la procedencia del Recurso de Casación contra resoluciones dictadas en ejecución de Sentencia, cuando no se cumplían las sentencias en su verdadera dimensión; sin embargo, dicha postura, a partir del año 2000 y a través del A.S. Nº 34, de 29 de enero 2002, entre otros, retomó la doctrina legal procesal estableciendo la improcedencia del Recurso de Casación contra Autos dictados en ejecución de Sentencia, en ese mismo sentido, el Tribunal Constitucional estableció la línea jurisprudencial contenida en la SC. 0493/2004-R de 31 de marzo, determinando la improcedencia del Recurso de Casación contra Resoluciones emitidas en ejecución de Sentencia.

Por los fundamentos expuestos y toda vez que la Resolución recurrida en casación fue dictada en ejecución de Sentencia y que tanto el art. 255 num. 5) en relación al art. 518 ambos del Código de Procedimiento Civil, disponen que las resoluciones dictadas en ejecución de Sentencia solo son apelables en el efecto devolutivo sin recurso ulterior, independientemente de que el Tribunal de Alzada haya emitido una Resolución anulatoria de obrados,contra la misma no procede el Recurso de Casación conforme a lo señalado supra.

Por lo referido corresponde dictar Resolución conforme previene el art. 271num 1) y 272 del código de Procedimiento Civil.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el art. 42.I num. 1) de la Ley del Órgano Judicial y en aplicación a lo previsto en los arts. 271 num. 1) y 272 del Código de Procedimiento Civil, declara IMPROCEDENTE el recurso de casación de fs. 336 a 344 y vta., interpuesto por Ángel Zabaleta Tovar, contra el Auto de Vista N° 410, de fecha 21 de diciembre de 2010, cursante de fs. 330 a 331 y vta., pronunciado por la Sala Civil Primera de la entonces Corte Superior de La Paz. Con costas.

Se regula honorarios del Abogado profesional en la suma de Bs. 1.000.-

Regístrese, comuníquese y devuélvase.

Relatora: Mgda. Rita Susana Nava Durán.