TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

S A L A   C I V I L




Auto Supremo:1050/2015 - L

Sucre:16 de noviembre 2015        

Expediente: LP-91-11-S

Partes: Luis Fernando SimonsSimons.c/ Griselda Arlette Velasco Flores.

Proceso: Divorcio.

Distrito: La Paz.

VISTOS: El recurso de casación de fs. 128 y vta., de obrados, interpuesto por Luis Fernando SimonsSimons representado por Rodolfo Landaeta Arcienega, impugnando el Auto de Vista Nº 57 / 2011 de fecha 19 de junio de 2011 cursante de fs. 625 y vta., pronunciado por  la Sala Civil Cuarta de la Corte Superior de Justicia de La Paz, dentro del proceso de  Divorcioseguido a instancia Luis Fernando Simons Simons contra Griselda Arlette Velasco Flores, la respuesta al recurso de fs. 631 a 633 vta., la concesión del recurso de fs. 634, los antecedentes del proceso y:

CONSIDERANDO I:        ANTECEDENTES DEL PROCESO:

Luis Fernando Simons Simons interpuso demanda de divorcio al tenor del art. 130 inc. 4) del Código de Familia contra Griselda ArletteVelasco Flores, argumentando que  el 15 de enero de 2005 contrajo matrimonio con la demandada, que en principio su matrimonio fue amistoso, armonioso y comprensible, pero que lamentablemente que por motivos estrictamente ajenos a su voluntad es que tropezaron con varios problemas personales, familiares u sociales, lo que provoco que su persona fuera víctima de abuso tanto de obra como de palabra, haciendo la vida en común intolerable llegando la demandada a brindar un trato poco deseable por lo que solicita se declare su demanda probada  y se ordene la disolución del vínculo matrimonial  y la cancelación de la correspondiente partida de matrimonio.

Citada la demandada responde en forma negativa y reconviene amparada por la misma causal es decir 130 inc 4) del Código de Familia, solicitando se declare improbada la demanda principal y probada la demanda reconvencional.                                                                                          Tramitado el proceso el Juez de la causa pronunció Sentencia Nº 244/2010, de fecha 6 de mayo de 2010 de fs. 591 a 592 vta., por la cual declara probadas tanto la demanda principal de fs. 6 a 7 de obrados y de la demanda reconvencional de fs. 48 a 52 de obrados, en consecuencia, disuelto el vínculo matrimonial que une a Luis Fernando Simons Simons y Griselda Arlette Velasco Flores, debiendo en ejecución del presente fallo cumplir con lo dispuesto por el Código de Familia en su parte pertinente a la desvinculación. Debiendo procederse a la cancelación de la partida matrimonial por ante la Dirección Nacional del registro Civil, conforme lo dispone el Código de Familia. Asimismo se homologa la resolución Nº 101/09 sobre medidas provisionales cursante a fs. 99 a 100 de obrados con la modificación de que se exonera a la esposa de la asistencia familiar. Asimismo se fija la asistencia familiar en favor de los tres hijos en la suma de Bs. 3. 000 suma que empezará a correr a partir de la presente resolución. De otro lado se modifica el horario de visitas en favor del padre los días sábados y feriados de 10:00 a 18:00 p.m. a efectos de fortalecer los lazos paternos filiales.

Contra la Sentencia el demandante Luis Fernando Simons Simons interpuso recurso de apelación, cursante a fs. 597 de obrados, en conocimiento del mencionado recurso la Sala CivilCuarta de la Corte Superior de Justicia de la Paz pronuncio Auto de Vista Nº 57/2011, de fecha 19 de julio de 2011, por el cual  confirmó la Sentencia apelada con costas.

Contra esta resolución de Vista el demandante Luis Fernando Simons Simons interpuso recurso de casación el cual se analiza:

CONSIDERANDO II:        DE LOS HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN:

El recurrente interpuso recurso de casación sin especificar si el mismo es de fondo o de forma teniendo como único agravio que trae a esta etapa casacional el incremento de la asistencia familiar el cual ha sido dispuesto por el Tribunal de Alzada.

Indica el recurrente que el art. 14 del Código de Familia prevé la extensión de la asistencia familiar y art. 21 determina que la misma se fije en función a la necesidad de quien la pide y a los recursos de quien debe darla, manifiesta que estas disposiciones son de orden público, sin embargo fueron violadas  en la resolución apelada Nº244/2010 y el Auto de Vista Nº57/2011 de fecha 19 de junio de 2011, porque a tiempo de disponer la homologación de las medidas provisionales, el A quo de manera inexplicable, sin justificativo alguno dispuso el incremento de la asistencia familiar al monto de Bs. 3.000 para sus tres hijos, tomando como referencia los actuados del proceso se advierte que la resolución de medidas provisiones fijó como asistencia familiar el monto de Bs. 2.400 para sus tres hijos y su esposa y el Juez exonera a mi esposa del beneficio y sube el monto de asistencia familiar para sus tres hijos en la suma de Bs. 3.000. Este incremento fue determinado sin considerar las verdaderas necesidades de sus hijos que son pequeños 6,5 y 4 años de edad y solo el mayor estaría en etapa escolar, asimismo considera que el Tribunal de Alzada no toma en cuenta su actual situación económica que le impide cumplir con esa obligación en tal magnitud. Acusa que el Auto de Vista no tiene la debida fundamentación de las razones por las que se incrementó el monto de asistencia familiar. Finalmente acusa que el Auto de Vista, se pronunció en fecha 19 de junio de 2011, que resulta ser domingo por lo tanto es nulo al tenor del art. 252 del Código de Procedimiento Civil

CONSIDERANDO III:        FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:

El recurrente plantea recurso de casación sin especificar si es de forma o de fondo, sin embargo el reclamo versa sobre el incremento de asistencia familiar entendemos que el mismo es de fondo y en función al principio de impugnación establecido en el art. 180.II de la Constitución Política del Estado ingresaremos a resolver el mismo.

El recurrente considera que se violaron los arts. 21 y 28 del Código de Familia por el Tribunal de Alzada en mérito que no existiese la respectiva fundamentación sobre las razones que llevaron a confirmar el monto de asistencia familiar para sus tres hijos en la suma de Bs. 3.000.

Al respecto diremos que el Tribunal de Alzada no violo los mencionados artículos porque  estableció conforme lo dispone el art. 147 del Código de Familia “que el padre y la madre están obligados a contribuir al mantenimiento y educación de los hijos en proporción a sus posibilidades y las necesidades de estos. En particular la mujer puede contribuir con el cuidado de los hijos. Asimismo sobre el punto que cuestiona el recurrente que de manera inexplicable se dispuso el incremento de asistencia familiar, el tribunal de Alzada expreso:” que una de las características de la asistencia familiar es que se fija provisionalmente, no causa estado, más aún en sentencia se fija un monto de acuerdo a la valoración de las pruebas de ambas partes así como a las necesidades de los menores beneficiarios, que en el presente caso son tres, por consiguiente no se incrementó la asistencia familiar, por cuanto recién en dicha Resolución se fijó el monto de la asistencia familiar que debe ser pagada por el demandante solo a favor de sus hijos” En ese sentido considera este Tribunal que el Ad quem basó su decisión de confirmar la Sentencia en disposiciones legales considerando la prueba aportada al proceso.

De otro lado, diremos que el art. 28 del Código de Familia, reza: "La pensión de asistencia se reduce o se aumenta de acuerdo a la disminución o incremento que se opera en las necesidades del beneficiario o en los recursos del obligado. También puede reducirse la pensión por mala conducta del beneficiario"; es decir que dicha normativa difiere a las partes a que la asignación de asistencia familiar es revisable en cualquier momento, inclusive en ejecución de sentencia por la vía incidental, de acuerdo a las necesidades de  los beneficiarios y los recursos del obligado, la asistencia familiar no causa estado, por lo que las partes pueden acudir al Juez de la causa a solicitar incremento, disminución o en su caso la suspensión del mismo. Sobre el tema la jurisprudencia emitida por la extinta Corte Suprema de Justicia de la Nación, con la que se comparte criterio ha señalado que: "....Conforme lo establece el artículo 28 del Código de Familia, (...) las resoluciones sobre Asistencia Familiar no causan estado, debido a que la reducción, aumento o exoneración de la misma, procede en cualquier tiempo, dependiendo de las circunstancias en que se encuentren los beneficiarios y obligados...". Lo propio señala el Dr. Julio Ortiz Linares en su Libro "El Proceso Civil" cuando menciona que: "...la sentencia en el divorcio establece dos partes; una principal y otra accesoria. La principal: define la desvinculación conyugal conforme a la causal que se demanda y otorga a los esposos un nuevo estado civil, la sentencia en esta parte adquiere la calidad de cosa juzgada por tanto inamovible. En cambio la parte accesoria de la sentencia: comprende la situación de los hijos, pensiones a estos y la división y partición de bienes gananciales, estos no adquiere estado y es revisable en cualquier momento". Por lo que no cabe duda que es el Juez de Divorcio es el único llamado a resolver todas las cuestiones accesorias a la demanda de divorcio que no causan estado ni son definitivas y siendo que lo acusado en el fondo puede ser modificado en el momento que las partes así lo planteen.

Con relación al agravio de que el Auto de Vista estuviera dictado en fecha 19 de junio de 2011, día domingo, razón por la cual sería nulo: al respecto diremos que siendo un error de forma por cuanto no afecta el fondo mismo de la resolución el recurrente tenía la facultad de activar el art. 239 del Código de procedimiento Civil, no habiéndolo hecho. Al margen de ello debemos considerar que en materia de nulidades rigen nuevos principios procesales disponiéndose esta solo cuando este determinada por Ley, asimismo debe tenerse en cuenta el principio de transcendencia  que establece que no hay nulidad sin perjuicio y quien solicita la nulidad debe acreditar estar perjudicado con el acto procesal viciado, en el caso de autos no se evidencia un real perjuicio al recurrente por dictarse la resolución en esa fecha.

Por lo descrito de manera precedente, no se ha evidenciado violación alguna a la ley conforme señala el recurrente en el memorial de casación, corresponde a este Tribunal fallar de conformidad a lo previsto en el art. 271 num.2) y 273 del adjetivo civil.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el Art. 42.Inum. 1) de la Ley del Órgano Judicial Nº 025 de 24 de junio de 2010 y en aplicación a lo previsto en el art. 271 num. 2) y 273 del Código de Procedimiento Civil, declara INFUNDADO el Recurso de Casación en el fondo, interpuesto por  Luis Fernando SimonsSimons representado por Rodolfo Landaeta Arciénega cursante a fs. 628 y vta., de obrados. Con costas.

Se regula honorario profesional  en la suma de Bs. 1000.-

Regístrese, comuníquese y devuélvase.

Relatora: Mgda. Dra.  Rita Susana Nava Durán.