TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

      S A L A   C I V I L

Auto Supremo: 1047/2015 - L

Sucre: 16 de Noviembre 2015

Expediente: CB 169 11 S

Partes: Natalia Villegas Camacho c/ Siddharta Erick Rodríguez Saravia

Proceso: Divorcio

Distrito: Cochabamba


VISTOS: El recurso de casación de fondo de fs. 476 a 477, interpuesto por Siddharta Erick Rodríguez Saravia contra el Auto de Vista de 22 de septiembre de 2011, de fs. 469 a 470 y vta., pronunciado por la Sala Civil Segunda de la Corte Superior de Justicia de Cochabamba (hoy Tribunal Departamental de Justicia), dentro del proceso de divorcio seguido por Natalia Villegas Camacho contra Siddharta Erick Rodríguez Saravia; la respuesta al recurso de fs. 479 y vta.; el Auto de fs. 480 vta., los antecedentes del  proceso, y:

CONSIDERANDO I:

ANTECEDENTES DEL PROCESO:

Natalia Villegas Camacho, acompañando literales a  3 fojas, demanda de fs. 4 y vta., y fs. 7, amparada en el art. 130-inc. 4) del Código de Familia, manifestando que siendo persona humilde y menor con 13 años de su cónyuge, es que ha sido agredida de palabra y obra por él hecho que ya no puede continuar pues no hay respeto ni amor entre ambos, a más de que constantemente la amenaza de quitarle a su hijo y golpear a su familia y le prohíbe de continuar con sus estudios universitarios atenido al poder que dice ostentar y ser experto en artes marciales pidiendo en medidas provisionales la separación de cuerpos que de hecho ya se dio, se fije asistencia de Bs. 1.000 para ella y el menor toda vez que trabaja en INFOCAL, es instructor, electricista, profesor de bonsái, serigrafista, vendedor de Herbalife en calidad de supervisor. Señala que durante la unión adquirieron una deuda de $us. 4.000 de los cuales canceló $us. 500 en efectivo y $us. 600 que entregaron a su madre en productos Herbalife quedando un saldo de $us. 2.900 a tal efecto adjunta documento de préstamo.

Siddharta Erick Rodríguez Saravia, responde a fs. 22 negando la demanda ya que demandó por abandono malicioso del hogar ante el Juez Sexto de Partido de Familia pidiendo se declare improbada la misma.                  

Sustanciado el proceso en primera instancia, el Juez de Partido Tercero de Familia de la ciudad de Cochabamba, mediante Sentencia de 31 de mayo de 2010, de fs. 180 a 183, declaró probada la demanda por la causal 4) art. 130 del Código de Familia, e improbada las excepciones del demandado, en consecuencia, disuelto el vínculo matrimonial que une a los esposos siendo culpable el marido por la ruptura de la unión. Entre las medidas complementarias, se mantiene la guarda del menor a favor de la madre con asistencia de Bs. 450 que pasará a la esposa y al menor con derecho de visita. Con relación a los bienes gananciales, su averiguación y distribución será en ejecución de Sentencia.

En grado de apelación, la Sala Civil Segunda de la Corte Superior de Justicia de Cochabamba (hoy Tribunal Departamental de Justicia), por Auto de Vista de 22 de septiembre de 2011, confirmó la Sentencia apelada con la modificación respecto de la asistencia familiar fijada inicialmente en la suma de Bs. 650 se reduce únicamente a la suma de Bs. 550 mensual que el demandado debe pasar a favor de su esposa e hijo en forma puntual y oportuna, bajo alternativa de ley. Se aclara a las partes que continúan siendo casados en tanto la causa pase en autoridad de cosa juzgada; Resolución contra la cual la parte demandada recurre de casación.

CONSIDERANDO II:

HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN:

Recurso de casación en el fondo:

Refiere que su oposición a la demanda se refirió solamente al conjunto de imperfecciones de la misma conforme el escrito de fs. 20 que sostiene que “…hago conocer al juez que solamente del 21 al 27 de noviembre de 2008, he convivido en su domicilio debido a las falsas promesas que me hizo…”.

Señala que el Juez como el Tribunal recurrido no podrían haber decidido sobre un documento que no lo suscribió. Al haber fijado una medida provisional (asistencia familiar) en base a ingresos que no percibe sin antes considerar su etapa de formación profesional de acuerdo a los documentos de fs. 39 y 70.

Alega que existe error sobre la apreciación de la prueba consistente en el documento de crédito por $us. 4.000, este aparente contrato suscrito entre la actora y Ana Edith Camacho Corrales no incorpora los requisitos de plazo vencido, constitución en mora y consentimiento de su parte infringiendo los arts. 340 y 452-1) del Código Civil.

Con esos antecedentes pide se casen la Sentencia como el Auto de Vista sobre posible demanda de división y partición de bienes. Señala que alterna la nulidad y revisión.

CONSIDERANDO III:

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:

El recurso de apelación interpuesto a través del memorial de fs. 197 a 201, por el demandado, aquí recurrente, hace referencia a lo siguiente: En una primera parte procede a la descripción de la prueba de fs. 1, 2 y 3; a continuación, se refiere al contenido del memorial de demanda, luego reseña lo que fue el memorial de ampliación a su contestación, y finalmente se remite a su escrito de oposición de excepciones previas y perentorias. En una segunda parte, se refiere a la formulación de su parte de excepciones perentorias, hace mención al Auto de relación procesal, y en una tercera parte, se refiere a los medios de prueba tanto de cargo como de descargo. En el punto cuarto procede a hacer referencia a la modificación de la medida provisional, y finalmente en un ultimo punto, señala que formaliza recurso de apelación pidiendo la revocatoria de la Sentencia y la nulidad de obrados y solicitando rebajar el monto de asistencia.

El Auto de Vista de 22 de septiembre de 2011, que confirmó la Sentencia con la modificación de la asistencia familiar fijada inicialmente en Bs. 650 reduciendo únicamente a Bs. 550 con cargo al demandado, en sus fundamentos respecto de la apelación del demandado, señala que: “…carece de la fundamentación exigida por los arts. 219, 227 y 236 del Código de Procedimiento Civil, y obvian las características propias de una expresión de agravios…no existe análisis critico del fallo de primera instancia con exposición de motivos y razones de hecho y de derecho que amerite consideración alguna…el apelante se limitó a realizar una relación de antecedentes y hablar sobre una supuesta deuda que no suscribió sin consistencia ni fundamento alguno…se refiere a las pruebas a manera de alegato para sentencia…solo hace referencia a la asistencia familiar fijada solicitando que…se rebaje…es decir, no hace una real y verdadera fundamentación de agravio sufrido…”.

Efectivamente, del contenido del recurso de apelación no se advierte la fundamentación exigida por el art. 227 del Código de Procedimiento Civil, que dice que la apelación se interpondrá fundamentando el agravio sufrido, pues a lo que procede el apelante es a efectuar comentarios, referencias, reseña en algún caso y descripción de hechos en otros, pero todos ellos vacíos de acusación y fundamentación cuando lo que le correspondía era examinar e impugnar cada uno de los fundamentos de la decisión recurrida demostrando en forma concreta y precisa cómo, porqué y en qué forma ha sido perjudicado y agraviado pero no limitarse simplemente a una relación de antecedentes, sino a efectuar una crítica legal de la Resolución citando en términos claros, precisos y concretos, de ahí que el Tribunal de Apelación afirme que no existe análisis crítico del fallo de primera instancia con exposición de motivos y razones de hecho y de derecho limitándose a una relación de hechos sin fundamentar debidamente los supuestos agravios obviando el examen y critica del fallo, y en cuya razón, se niega a conocer la Alzada.  

Aquí, en esta etapa casacional el recurrente señala que en su oposición a la demanda se refirió únicamente al conjunto de imperfecciones de la misma, que el juez y el tribunal no podrían haber decidido sobre un documento que no suscribió, haber fijado asistencia en base a ingresos que no percibe, que existe error en la apreciación de la prueba que consiste en el documento de crédito por $us. 4.000; expresiones a las que se ha limitado y referido textualmente en su recurso de casación. Es decir, si en la apelación se extraña la fundamentación con el análisis crítico que debe contener, aquí en casación, contrariamente a revertir esa situación el recurrente procede a suprimir totalmente los presupuestos de la fundamentación y motivación agravando su oportunidad de impugnar. En ese sentido, lo que le correspondía, a través del recurso de casación que se examina, era proceder a la demostración del perjuicio real y efectivo que ha sufrido con lo resuelto por el inferior, pues, si la Resolución recurrida extraña que la apelación no contenga esos atributos, entonces el recurso de casación debió tener la aptitud de revertir esos motivos que tuvo el Tribunal Ad quem para negarse a considerar la apelación, empero, de similar manera y peor aun, presenta su recurso de casación de fondo en ausencia total de toda fundamentación, omitiendo incluso la aplicación básica del art. 253 del Código de Procedimiento Civil, que señala que cuando se plantea recurso de casación en el fondo, los hechos denunciados deben circunscribirse a las causales de procedencia contenidas en dicha disposición legal y está orientado a que el Tribunal Supremo revise el fondo de la Resolución del litigio, siendo su finalidad la casación del Auto de Vista recurrido y la emisión de una nueva Resolución que resuelva el fondo del litigio, sin embargo no ha ocurrido así. Por lo que no hay nada más que considerar del deficiente recurso de casación presentado en cuanto a la ausencia de fundamentos y en cuanto a la técnica recursiva.

Por las razones expuestas, este Tribunal de Casación emite Resolución en la forma prevista en el art. 271 num. 1) en relación al art. 272 del Código Adjetivo de la materia.      

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el art. 42.I num. 1) de la Ley del Órgano Judicial de 24 de junio de 2010, en aplicación de los arts. 271 num. 1) y 272 del Código de Procedimiento Civil, declara IMPROCEDENTE el recurso de casación en el fondo interpuesto por Siddharta Erick Rodríguez Saravia contra el Auto de Vista de 22 de septiembre de 2011, de fs. 469 a 470 y vta., pronunciado por la Sala Civil Segunda de la Corte Superior de Justicia de Cochabamba (hoy Tribunal Departamental de Justicia), dentro del proceso de divorcio seguido por Natalia Villegas Camacho contra el recurrente. Con costas.

Se regula el honorario profesional en la suma de Bs.1.000 (Un Mil Bolivianos).

Regístrese, comuníquese y devuélvase.

Relatora: Mgda. Rita Susana Nava Durán.