TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

S A L A   C I V I L



Auto Supremo:1046/2015- L

Sucre:16 de noviembre 2015

Expediente:LP - 119-11 S

Partes:Edwin Lucio Landívar Carrafa y Otros. C/        Natividad ColqueQuisbert.

Proceso:Acción Reivindicatoria, Acción Negatoria y Resarcimiento de  Daños y

Perjuicios.

Distrito:La Paz.


VISTOS: El recurso de casación en el fondo y en la formade fs. 465 a 471 vta.,interpuesto porNatividad Colque Quisbert contra el Auto de Vista N° 240/2011 de 08 de agosto de 2011, de fs. 458a461, pronunciado por la Sala Civil Primera dela (entonces) R. Corte Superior de Judicial de La Paz, dentro el procesoOrdinario de Acción Reivindicatoria, Acción Negatoria y Resarcimiento de  Daños y Perjuicios seguido por Edwin Lucio Landívar Carrafa, Héctor Ramiro Landívar Carrafa, Gloria Yesmin Landívar Carrafa, Rosario Eugenia Landívar Carrafa y María Leonor Landívar Vda. de Camacho en contra de Natividad Colque Quisbert, la contestación de fs. 475 vta.,el Auto de concesión de fs. 481, los antecedentes del proceso, y;

CONSIDERANDO I:        ANTECEDENTES DEL PROCESO:

El JuezCuarto de Partido en lo Civil-Comercial de la ciudad de La Paz, pronunció Sentencia de fecha 08 de diciembre de 2009, de fs. 356 a 360 y vta., falla declarando PROBADA, la demanda de fs. 109 y vta., de obrados con relación a la acción reivindicatoria y acción negatoria e IMPROBADAS la reconvención y excepción perentoria de fs. 184 a 188 de obrados, disponiéndose que en ejecución de Sentencia la demandada entregue el bien inmueble a los actores, dentro el tercero día de ejecutoriado la Sentencia. En cuando a los resarcimientos de daños y perjuicios, sin lugar, por no haber sido demostrados en el curso del proceso. Sin costas por ser juicio doble. 

Contra dicha Resolución, Natividad Colque Quisbert interpone recurso de apelación de fs. 367 a 374, así como también María Leonor Landívar Vda. de Camacho por si y en representación de Edwin Lucio Landívar Carrafa, Héctor Ramiro Landívar Carrafa, Gloria Yesmin Landívar Carrafa, Rosario Eugenia Landívar Carrafa interpone recurso de apelación de fs. 376 a 377, que mereció el Auto de Vista N° 240/2011 de 08 de agosto de 2011, de fs. 458 a 461, pronunciado por la Sala Civil Primera de la (entonces) R. Corte Superior de Judicial de La Paz, que CONFIRMA, la Sentencia apelada,resolución que dio lugar al recurso de casacióninterpuesto por Natividad Colque Quisbert, el mismo que merece el presente análisis.

CONSIDERANDO II:        HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN:

En la forma

Acusa la hoy recurrente que el Auto de Vista, no considera los términos y plazos perentorios que rigen la materia, de esta manera se transgrede los arts. 90, 130, 140, 141, 142, 143 todos del Código de Procedimiento Civil, referente a los plazos procesales que son de orden público y de cumplimiento obligatorio.

Del mismo modo refiere, que en principio se ha demandado una acción ordinaria de reivindicatoria de inmueble ubicado en las calles prolongación Sucre, Villa Pabón con una superficie de 300 mts2., alegando que al mismo se ha contestado, negativamente y planteado demanda reconvencional o mutua petición, del inmueble ubicado en la calle Sucre Esquina Uchumayu N° 1565, empero paradójicamente, en la Sentencia N° 248/2008, en la parte dispositiva, dispone que en ejecución de Sentencia se entregue el bien inmueble dentro el tercer día de ejecutoriada la Resolución, sin embargo en ninguna parte se ha especificado ni individualizado cuál de los dos bienes inmuebles demandados por las partes debe entregarse, es decir de la prolongación Sucre Villa Pabón de 300 mts2., o el inmueble de la calle Sucre N° 1565 Esquina Callejón Uchumayu con la superficie de 322 Mts2., demostrándose de esta manera la transgresión del art. 130 del Código de Procedimiento Civil.

Por lo expuesto termina peticionando a la E. Corte Suprema de Justicia de la Nación (hoy Tribunal Supremo de Justicia) anule obrados hasta el vicio más antiguo.

En el fondo    

Refiere que el Auto de Vista ha interpretado y aplicado erróneamente la ley sustantiva, vulnerando el art. 1453 del Código Civil, que determina como presupuesto procesal y condición de procedibilidad, es haber perdido la posesión, lo cual nunca ha cumplido con el “ONUS PROBANDI” de la parte actora, pues nunca ha existido ninguna exención ni disposición, lo cual implica que no han contado con el corpus menos el animus ni el poder de hecho previsto por el art. 87 del Código Civil.

Del mismo modo señala la errónea apreciación de la prueba al haber incurrido en error de derecho y de hecho, según lo establecido por el art. 253 inc 3) del Código de Procedimiento Civil, concordado con el art. 1283 parágrafo I del Código Civil y el art. 375 inc. I de su procedimiento, la carga de la prueba corresponde a los demandantes conforme los puntos de hecho aprobar según la relación procesal, que debe ser precisa según el art. 371 del Código de Procedimiento Civil, donde se fija el marco de las pruebas de cargo y descargo, toda vez que los demandantes no han asumido la carga probatoria.

Del mismo modo refiere la recurrente, que su señor padre Vicente Colque habría hecho instalar los servicios básicos luz eléctrica hace más de 20 años atrás y también se ha aparejado al proceso facturas de la Empresa BolivianPower de fechas anteriores, lo cual no se ha valorado por los de instancia.

Refiere también, los de instancia tampoco han valorado la prueba testifical cursante a fs. 460, refiriendo los de instancia que si bien la prueba testifical fueron uniformes empero no desvirtuaron la prueba documental cursante en obrados, pronunciamiento que no hace mención sobre la prueba testifical de descargo que al cuestionario que fue presentado todas fueron respuestas uniformes y contundentes, que también no fueron tomadas en cuenta en Resolución.

Del mismo modo señala que la posesión se origina desde 1920, señalando que su señora madre Elena Flora Quisberth de Colque, y según la prueba testifical siempre se encontraba viviendo en dicho predio, toda vez que los vecinos no conocen a la Familia Landivar sino por el contrario reconocen el derecho propietario a la hoy recurrente, tal cual establece el art. 1330 del Código Civil  y el art. 475 de su Procedimiento, prueba vital objetiva y concluyente que fue ignorada por los de instancia.

Por lo que concluye solicitando al Tribunal de casación dicte Auto Supremo casando el Auto de Vista recurrido y deliberando en el fondo revoque la misma y falle declarando improbada la demanda y probada la acción reconvencional.

CONSIDERANDO III        FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:

Al estar planteado recurso de casación en el fondo como en la forma, a efectos de no ingresar en un contrasentido, este Tribunal resolverá primero lo referido al Recurso de Casación en la forma en el entendido que si los fundamentos expuestos fueran valederos, la Resolución fuera por anular obrados o el Auto de Vista, implicaría la no consideración del recurso de casación en el fondo.

En la forma.-

Señala como vicio de procedimiento que el Juez A quo o el Tribunal de alzada debieron anular el proceso hasta el vicio más antiguo, toda vez que los de instancia no efectuaron una revisión exhaustiva de los vicios procedimentales concernientes a los plazos procesales, al respecto conviene precisar que cualquier vicio de procedimiento que sea acusado en esta vía casacional, debe de haber sido reclamado en las instancias pertinentes, presupuesto que habilita considerar dicho vicio procesal aquejado en recurso de casación, en la especie, revisado el proceso en primera instancia, en el memorial de apelación de fs. 367 a 374, pese a su inconsistencia, no se evidencia que el mismo haya sido objetado oportunamente, por lo que el aludido vicio de procedimiento o falta de consideración de argumentos que no fueron objeto de debate resulta siendo improcedente, esto bajo la previsión del art. 17 parágrafo III de la Ley 025 Ley del Oramos Judicial que señala “La nulidad solo procede ante irregularidades procesales reclamadas oportunamente en la tramitación de los procesos”, aspecto que no fue cumplido pues no se advierte que el supuesto vicio ahora analizado hubiera sido reclamado en apelacióncorrespondiendo resolver conforme lo determina el art. 271 núm. 1) y art. 272 del Código de Procedimiento Civil.

En el fondo.

En lo que respecta a las denuncias expuestas en el recurso de casación en el fondo, de la supuesta interpretación errónea o aplicación indebida de la ley con referencia al artículo 1453 del Código Civil, por parte del Tribunal ad quem, puesto que el actor nunca ha cumplido con el “ONUS PROBANDI”, pues nunca ha existido ninguna exención ni disposición, lo cual tampoco han tenido el corpus menos el animus ni el poder de hecho previsto por el art. 87 del Código Civil.

En principio cabe señalar, el art. 1453 del Código Civil que señala: “I. El propietario que ha perdido la posesión de una cosa puede reivindicarla de quien la posee o la detenta”; precepto legal que implica que el desposeído puede recuperar la posesión de la cosa, mediante la restitución de quien la posee. La reivindicación es una acción real, que tiene por objeto recuperar un bien, sobre el que se tiene derecho de propiedad, que está en manos de terceros sin el consentimiento del titular.

El autor Arturo Alessandri R. (en su obra Tratado de los Derechos Reales, Tomo II, página 257) señala que: “Por la acción reivindicatoria el actor no pretende que se declare su derecho de dominio, puesto que afirma tenerlo sino que demanda la restitución de la cosa a su poder por el que la posee.”

Conforme lo señalado, podemos advertir que el art. 1453 del Código Civil al imprimir que ésta acción está dirigida para el “propietario que ha perdido la posesión”, pone de manifiesto que el legitimado activo para accionar la reivindicación es el propietario del bien, siendo necesario para reivindicar que acredite su derecho de propiedad, que le permite usar, gozar y disponer de la cosa, según lo establecido por imperio del artículo 105 del Código Sustantivo de la materia; derecho que le confiere a su titular la posesión civil o juspossidendi y la natural o corporal o juspossesionem, esta última puede o no ser ejercida por el propietario. Este razonamiento fue vertido en repetidos fallos por la extinta Corte Suprema de Justicia, que puso en relieve que no necesariamente el titular, que pretende reivindicar, deba haber estado en posesión física del inmueble, sino que su derecho propietario le otorga posesión civil que le basta para reivindicar su propiedad.

De manera general, las acciones reales como ser: la reivindicación, la acción negatoria y confesoria, son los medios de hacer declarar en juicio la existencia, plenitud y libertad de los derechos reales; son mecanismos de defensa y estos,  tienen por objeto la protección de los derechos reales, los cuales  se constituyen en un poder directo e inmediato sobre la cosa frente a las demás personas, conforme a ley; es así que la existencia del derecho real se protege con la acción reivindicatoria; la plenitud con la acción confesoria y la libertad, con la acción negatoria.

Sin embargo de todos los argumentos señalados, se tiene que losactoresevidentemente cuentan con un derecho propietario, empero los de instancia al momento de pronunciar Resolución no analizaron de manera concreta la demanda reconvencional por usucapión, toda vez que al momento de pretender una reivindicación y otros por parte de los demandantes, la usucapión dentro el caso presente ya hubiera operado según el art. 138 del Código Civil, bajo esas consideraciones es necesario denotar las siguientes puntualizaciones.

Correspondiendo en principioseñalar el art. 138 del Código Civil,al referir que: “La propiedad de un bien inmueble se adquiere también por sólo la posesión continuada durante diez años”. Respecto a lo anterior la doctrina y la jurisprudencia se encargaron de establecer en primer lugar qué debe entenderse por posesión y los elementos que esta debe reunir, es decir el “ánimus y el corpus”, y en segundo lugar los caracteres o requisitos que debe reunir la posesión para que ésta sea útil a efectos de lograr la usucapión, en ese sentido, de una interpretación lógica y sistemática de las normas contenidas en los arts. 135 y 137 del Código Civil, se desprende que la posesión útil para fundar la usucapión debe ser: continua e ininterrumpida, pública, y pacífica.

Con relación a los requisitos o caracteres mencionados debemos referir que éste Tribunal Supremo mediante línea jurisprudencial consolidada en sus diferentes Autos Supremos como por ejemplo el Auto Supremo: 257/2013 de23 de mayo 2013, ha razonado en el entendido de que:“…La posesión continua: supone que la misma ha sido ejercida de manera sucesiva y permanente; en sentido contrario la discontinuidad conlleva la suspensión, interrupción o pérdida de la posesión. En relación a lo anterior, Planiol, ha citado en su obra “Tratado de Los Derechos Reales” de Arturo Alessandri R. y otros, hace referencia a dos tipos de interrupción de la prescripción: 1) La interrupción natural de la prescripción, que está ligada a la pérdida o interrupción material de la posesión y en los casos en que dicha pérdida genera efectos interruptivos de la prescripción. 2) La interrupción civil de la prescripción, que está relacionada a la actividad desplegada del que se pretende verdadero dueño de la cosa, que sale de su pasividad y expresa, ante el poseedor y por medios legales, su inequívoca intención de no abandonar el derecho de propiedad que afirma tener, oponiéndose a la posesión de aquél.

No obstante, para que opere la interrupción civil de la prescripción adquisitiva, quien considere tener derecho de dominio sobre el bien debe accionar judicialmente sobre el poseedor, a efectos de hacer valer respecto a él el derecho que pretende, oponiéndose a la posesión que aquel ejerce. El art. 1503 del Código Civil expresa que: "I. La prescripción se interrumpe por una demanda judicial, un decreto o un acto de embargo notificados a quien se quiere impedir que prescriba, aunque el Juez sea incompetente". Cuando la norma alude al término demanda, debemos entender que en un sentido amplio hace referencia a todas aquellas peticiones judiciales que importen una manifestación de la voluntad de mantener vivo su derecho, es decirque de manera inequívoca demuestren la intención de no permanecer en inactividad o silencio respecto a su derecho. Resultando que para que ese acto sea efectivo se requiere que el mismo: 1) debe ser deducido ante un órgano jurisdiccional; 2) debe demostrar inequívocamente la voluntad de ejercer su derecho de propiedad deduciendo oposición a la posesión del poseedor; y 3) debe ser notificado a quien se quiere impedir que prescriba.

Establecidos esos aspectos generales, corresponde precisar que, no toda acción o controversia judicial genera el efecto interruptivo de la prescripción adquisitiva, sino sólo aquellas que conlleven los tres requisitos enunciados, y siempre que a través de aquella se demuestre de manera inequívoca la intención de oponerse a la posesión, pues, pueden existir múltiples pretensiones relativas a otros aspectos que si bien evidencian litigiosidad entre partes, empero no interrumpen la posesión, toda vez que para que esto suceda la pretensión opuesta al poseedor inequívocamente debe estar orientada y dirigida a repulsar la posesión.

La posesión pública, en términos generales es aquella que se ejerce frente a la sociedad, es decir, aquella en la que los actos del poseedor se realizan de forma no clandestina u oculta, que por el contrario el corpus y el animus se manifiestan públicamente.

La posesión clandestina es aquella que se opone a la posesión pública. En otras palabras es clandestina la posesión que se ejerce ocultándola a quienes tienen derecho para oponerse a ella. No es necesario que se oculte a todos, basta con que se oculte a la persona que tiene derecho a oponerse a ella. La clandestinidad es un vicio de carácter temporal, porque este vicio cesa desde que el poseedor deja de ocultarla a las personas que tienen derecho a oponerse a ella.

Sobre la posesión pacífica o no violenta, entendida por la doctrina como aquella que está exenta de violencia física y moral. Este requisito implica que no haya mediado violencia para adquirirla o mantenerla, significa que el poder de hecho ejercido sobre la cosa no se mantenga por la fuerza o violencia. La pacificidad equivale al mantenimiento de la posesión sin necesidad del uso de una violencia indebida durante todo el tiempo invocado para efectos de la prescripción. Por tanto, aun habiendo sido obtenida violentamente (violencia inicial), pasa a haber posesión pacífica una vez que cesa la violencia. En ese sentido se expresa el art. 135 del Código Civil; de lo que se trata es que el derecho no puede admitir un estado de hecho violento sobre el cual se pretenda fundar un derecho…”.

En ese marco, sostiene también el Autor Moisés Arata Solís, “este requisito debe entenderse dentro de ciertos límites, pues su aplicación extensiva implicaría que nadie pueda ganar la propiedad por usucapión, si es que antes no ha adquirido la posesión por medio de una entrega voluntaria”.

En ese mismo sentido también se dirá, si la posesión pacífica fuese aquella que no lesiona la situación jurídica de otra persona, entonces la usucapión no tendría objeto. Por la misma razón, la posesión pacífica no significa que ésta sea incontrovertida, en otras palabras, las discusiones que se susciten en relación a la titularidad de la propiedad, por ejemplo, no alteran el hecho pacífico de la posesión, incluso una acción reivindicatoria o cualquier otra acción de tutela de la posesión, lo que logran es interrumpir la usucapión, pero no eliminan la posesión pacifica ni la tornan violenta. Pacifica posesión no es sinónimo de no controversia, como erradamente se entiende, puede controvertirse sobre la validez de títulos, sobre el derecho de propiedad o incluso sobre la posesión misma y ello no significa que la posesión sea considerada violenta o no pacífica porque, como se señaló la pacífica posesión es aquella que se mantiene en ausencia de violencia, aspecto que así se entiende de manera uniforme por la doctrina especializada.

En el sub lite,partiendo del razonamiento del Tribunal de alzadaen el entendido de que: “…si bien la parte demandada señala que se encuentra en posesión del inmueble, se debe tener presente que a pesar de haber llevado adelante un interdicto de retener la posesión, dicha pretensión fue rechazada, por lo que pudo acudir al órgano jurisdiccional o juez competente para solicitar lo que en derecho le pudiere corresponder, sin embargo no lo hizo y recién posteriormente reclamo en el presente proceso a través de la acción reconvencional de la usucapión, cuando cualquier acto de posesión continuada ha sido interrumpida por la demandada de fs. 109-109 vlta., de obrados, en conformidad al Art. 1503 del Código Civil”…

Los aspectos normativos y dogmáticos de la usucapión no fueron analizados  correctamente por parte del Tribunal de alzada, toda vez que la hoy recurrente sostiene estar en posesión por el tiempo exigido por ley con el ánimo de dominio, es en ese sentido que Natividad Colque Quisberth (demandada), en su demanda reconvencional, señala que su progenitora Elena Flora Quisberth de Colque desde la gestión de 1920 presto servicios como empleada doméstica para Leonor Eyzaguirre de Landívar (Sucesora de los demandantes), posteriormente como compensación de los años de servicios prestados leotorgaron un lote de terreno con una fracción de 400 Mts2 ubicado en Uchumayu Esquina Sucre,misma que fue poseída por su señora madre hasta su deceso acaecido en la gestión de 1987, haciendo constar que la reconventoranació en ese inmueble en el año de 1944 y continuo la posesión del inmueble desde 1987 como posesión propia, a partir de la esa gestión alegando posesión quieta y pacífica, trascurriendo más de veinte (20) años, sobre la superficie de 322 mts2., por lo que para adquirir la posesión la demandada cumplió con el elemento espiritual “corpus” y el "ánimus" de dueños. 

No obstante de ello, dicha pretensión se encuentra sustentada por las documentales consistentes en1.) Certificación de la “Junta Vecinal”expedida por su presidenta Lic. Mery Riveros Bustos quien señala que: “…la Junta de Vecinos de la Zona Rafael (…Villa Pabón), certifica que la Señora NATIVIDAD COLQUE QUISBERTH con C.I. 2230617 L.P., vecina de nuestro Barrio desde hace más de cincuenta años (50), siempre ha vivido en la Calle Sucre No. 1565, conforme a los certificados manuscritos de los vecinos más cercanos a su domicilio”… (ver fs. 118), 2.) Otra certificación del nuevo directorio de la misma junta vecinal “Villa Pabon”, expedido por su presidente Humberto Villca Q. que ratifica que NATIVIDAD COLQUE QUISBERTH se encuentra viviendo en la calle Sucre No. 1565 hace cincuenta años (50). (ver fs. 259), 3.) Se apareja boletas de pago de energía eléctrica (ver fs. 120 a 183), 4.) Del mismo modo se adjuntaun certificado de cedula de identidad expedido por la Policía Nacional que corrobora que Natividad Colque Quisberth señala como domicilio la “C. Sucre No. 1565 zona central”, del mismo modo se tiene dos certificaciones de los dos hijos Francisca y Juan David quienes se encuentran habitando junto a su señora madre en el domicilio de referencia (ver fs. 115 a 117). 5.) De la misma forma corrobora la prueba testifical de descargo y de manera uniforme señala la primera testigo: Julia Ruth Moscoso Vargas manifestando a la quinta pregunta textual: “Si toda la vida la he visto como dueña, a los Landívar nunca los he conocido ni les he visto” (ver fs.270). Del mismo modo señala la segunda testigo Luisa Tereza Rosado de Urionarespondiendo al interrogatorio séptimo que: “…toda la vida la hemos visto ahí., no he visto vivir a otras personas en ese inmueble, los cuartitos que están ahí abandonados están destruidos, nadie podría vivir ahí, solamente en el lugar que ocupa la Sra. natividad Colque”, (ver fs. 272), asimismo Guillermo Alejandro Condori Coronel testigo, refiriéndose al interrogatorio cuarto señala que: “ Yo le veía vivir pero no sabía que estaba al servicio de los señores que me dijo, yo le veo desde siempre en el inmueble”.(ver fs.274), por último Julia Chumasero de Ramírez manifestando al interrogatorio séptimo sostiene que: “…yo al menos la he conocido en la casa y desde entonces sigue viviendo ahí, por lo menos más de 40 años”. (ver fs. 276), del mismo modo es corroborado por el acta de audiencia de inspección judicial donde se pudo verificar que Natividad Colque Quisberth habita el bien inmueble de la calle Pasaje Uchumayu esquina calle Sucre N° 1565, elementos probatoriosque en su conjunto, conforme al principio de unidad de la prueba, tienen la fe  probatoria conforme a los arts.1286 del Código Civil y 397 de su procedimiento, se acredita que la reconvencionista se encuentra en posesión (corporal y con ánimo de dueña),del bien inmueble con la superficie de 300 Mts2. ubicado en las calles Prolongación calle Sucre Villa Pabón, registrada en Derechos Reales bajo la matricula computarizada N° 2.01.0.99.0077120, en forma ininterrumpida pacífica y publica por más de diez años computables a partir de la gestión de 1987, por lo que hasta la gestión de 1997 ya hubiera cumplido el requisito para la usucapión decenal exigido por el art. 138 del Código Civil, conforme se tiene de la prueba desglosada yacredita la pretensión de la demanda reconvencional.

Corresponde también señalar, los argumentos expuestos por los actores Edwin Lucio Landívar Carrafa, Héctor Ramiro Landívar Carrafa, Gloria Yesmin Landívar Carrafa, Rosario Eugenia Landívar Carrafa y María Leonor Landívar Vda. de Camacho, respecto a la interposición de la acción reivindicatoria y otros sobre el bien inmueble ahora objeto de litigio, empero esa acción si bien ataca la posesión de la reconventora, la misma solo puede surtir efecto cuando la prescripción adquisitiva (usucapión decenal) aún no haya sido operada conforme señala el art. 1454 del Código Civil, pues la acción de reivindicación ingreso el 09 de agosto de la gestión 2007,con la que fue citada la demandada-reconvencionistaque data del 25 de agosto de 2007, fecha que resulta ser válida para los efectos de una interrupción de la prescripción, empero de ello la interrupción del término de la prescripción debe efectuarse antes que la prescripción haya sido operada.

Por otra parte en la relación cronológica de las partes se deduce que el Tribunal de alzada considero que al haber interpuesto una demanda de -interdicto de retener la posesión- habría incurrido en un acto interruptivo para que no opere la usucapión, sin embargo, esa afirmación es aplicada de manera incorrecta por parte del Ad quem, toda vez que si bien esa demanda de interdicto de retener la posesión instaurada, en el Juzgado Octavo de Instrucción en lo Civil de la ciudad de La Paz emitió Resolución N°115/2006 de fecha 15 de diciembre de 2006 que declaro improbada la referida demanda, empero esa acción no fue un acto de interrupción para el computo de la prescripción adquisitiva (usucapión decenal), pues la misma fue generada en el año de 2006, hasta cuya gestión ya se habría operado el término de la prescripción computada desde el año de 1987 a 1997 (diez años), conforme lo determina el art. 138 del Código Civil.

Por ultimo tomando en cuenta el efecto extintivo de la usucapión declarada judicialmente produce un doble efecto, adquisitivo para el usucapiente y extintivo para el usucapido, el efecto extintivo se ha operado sobre el bien inmueble con la superficie de 300 Mts2. ubicado en las calles Prolongación calle Sucre Villa Pabón, registrada en Derechos Reales bajo la matricula computarizada N° 2.01.0.99.0077120,de propiedad de los actores, el mismo que debe ser considerado por el Registrador de Derechos Reales con la finalidad de evitar una duplicidad de matrículas.

Por las razones expuestas, corresponde a este Tribunal Supremo de Justicia, dar aplicación a lo previsto por el 271 num. 4) y art. 274 del Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia, con la facultad conferida por el art. 42.I num. 1) de la Ley del Órgano Judicial de fecha 24 de junio de 2010, y en aplicación de los arts. 271 num. 1) y 272 declara IMPROCEDENTE el recurso de casación en la forma y en aplicación del art 271 num. 4)  y 274 del Código de Procedimiento Civil, CASA el Auto de Vista N° 240/2011 de 08 de agosto de 2011, de fs. 458 a 461, de obrados pronunciado por la Sala Civil Primera de la (entonces) R. Corte Superior de Justicia de ciudad de La Pazy deliberando en el fondo declara IMPROBADA la demanda de Acción Reivindicatoria, Acción Negatoria y Resarcimiento de  Daños y Perjuicios de fs. 109 y vta., asimismo se declara PROBADA la demanda reconvencional, en consecuencia se otorga el derecho de propiedad por usucapión decenal en favor de Natividad ColqueQuisbert, sobre el bien inmueble con la superficie de 300 Mts2. ubicado en las calles Prolongación calle Sucre Villa Pabón, y conel efecto extintivo en la propiedad de los actores Edwin Lucio Landívar Carrafa, Héctor Ramiro Landívar Carrafa, Gloria Yesmin Landívar Carrafa, Rosario Eugenia Landívar Carrafa y María Leonor Landívar Vda. de Camacho sobre lamatricula computarizada N° 2.01.0.99.0077120. Tomando en cuenta de que no se ha establecido los datos técnicos de frente y fondo, sobre la superficie de los 300 Mts2., debe el Juez en ejecución de Sentencia efectuar pericia para determinar únicamente las mediadas de frente y fondo sobre los 300 Mts2., del predio para que con su resultado se labre la minuta pertinente.

Sin responsabilidad por ser error excusable.

Regístrese, comuníquese y devuélvase.

Relator: Mgdo. Rómulo Calle Mamani.