TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA                        S A L A  C I V I L




Auto Supremo: 1034/2015 - L                                                                Sucre: 16 de noviembre 2015                                                         Expediente:        LP-110-11-S                                                        Partes:Julio Abraham SalazarTarqui y otra. c/ Simón FidelSalazar Tarqui y        

Otros.                                                Proceso:Nulidad de Filiación y otros.                                        Distrito: La Paz.


VISTOS: El recurso de casación en la forma y en el fondo de fs. 563 a 565, planteado por Ana Rosa Salazar Tarqui, contra el Auto de Vista Nº 457 de fecha5 de diciembre de 2008, cursante de fs. 509 a 511 vta., pronunciado por la Sala Civil Tercera de la  R. Corte Superior de Justicia de La Paz, en el proceso de Nulidad de filiación y otros, seguido por Julio Abraham Salazar Tarqui y Domitila Adelina Salazar Tarqui, contra Fidel Simón y Germana Salazar Tarqui y otros, respuesta de fs. 568 a 570; concesión de fs. 578, Dictamen Fiscal de fs. 582 a 584, los antecedentes del proceso y:

CONSIDERANDO I:                                                        ANTECEDENTES DEL PROCESO:

El Juez Octavo de Partido de Familia- La Paz, dictó Sentencia de 30 de marzo de 2001 cursante de fs. 325 a 332, por el que se declara: PROBADA la demanda de fs. 37-40 e IMPROBADAS las reconvenciones de fs. 49-50 y en consecuencia se deja sin efecto la Partida de Nacimiento Nº 842, Folio 52, Libro N 5-87, Oficialía Nº D-4 de la ciudad de La Paz, de 10 de abril de 1987 de Ana Rosa Salazar Tarqui y por consiguiente nulo el certificado de nacimiento de fs. 31, excluyéndose igualmente su nombre de la Resolución Nº 1300/89 sobre declaratoria de herederos de fecha 11 de diciembre de 1989 pronunciada por el Juzgado Segundo de Instrucción en lo Civil de la ciudad de La Paz, así como de la Oficina de Derechos Reales, COTEL Ltda., Unidad Operativa de Tránsito y H. Alcaldía Municipal de La Paz, debiendo procederse igualmente a la cancelación  de dicha partida de nacimiento en la Dirección de Registro Civil, Sala Murillo. Complementada mediante Auto de fecha 19 de abril de 2001 con el tenor de “igualmente se declara nula y sin valor alguno la declaratoria de herederos Nº 1300/89 con relación a la menor Ana Rosa Salazar Tarqui.”

Resolución contra la que se interpuso recurso de apelación por Fidel Salazar Tarqui, mediante memorial de fs. 337 a 338 vta., por Ana Rosa Salazar Tarqui y Germana Salazar Tarqui por memorial de fs. 341 a 343 vta.

En mérito a esos antecedentes la Sala Civil Tercera del Tribunal Departamental de Justica de La Paz, emitió el Auto de Vista cursante de fs. 509 a 511 vta., por el que CONFIRMA la Sentencia que cursa bajo la Resolución Nº 98/2001 de 30/03/2001 cursante a fs. 325-332 y la Resolución Nº 44/99 de 19/03/99 de fs. 82-83, pronunciada por el Juez 8º de Partido de Familia de la capital.

Resolución que dio lugar al recurso de casación en la forma y en el fondo formulado por parte de Ana Rosa Salazar Tarqui, que se analiza.

CONSIDERANDO II:                                                                        HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN:

En la forma

Señala haberse violentado normas y formas esenciales del proceso como en el Auto de Vista.

1.-Recurso diferido no concedido. Que habría apelación de fs. 82-83 que nunca se lo hubiera concedido sino sólo la apelación de Sentencia. Que el Auto  de Vista no valoraría aquello  y no se pronunciaría  violentando el Art. 25 de la Ley 1760, y no podrían señalar que se convaliden al haber sido apelado en los plazos y formas que señala el procedimiento.

2.-Violación del Art. 332 del CPC.Que habrían señalado que no debieran ser demandados únicamente sino existiría mayor entorno familiar, por lo que se pidió se anule hasta el auto de admisión o debió hacerlo hasta antes de la respuesta. Que se habría dictado un ilegal Auto en el que se facultaría a ampliar la demanda, y esto fuera extrapetita y prevaricato del Juez.

Que habrían reclamado y argumentado los agravios respecto de sus recursos de fs. 337 al 343, empero en Auto de Vista ni se mencionaría, no pronunciarían, esto consideran fuera violación del principio de pertinencia consagrada en el art. 236 del Código de Procedimiento Civil.

Que impetra al Tribunal Supremo valorar y anular obrados, inclusive hasta fs. 89.

3.-Otros vicios. Que existirían otros que hubieran sido impugnados y fundamentados en los agravios delRecurso de Casación de fs. 517 y solo los sobrecartaría.

En el fondo

1.-Refiere que anulan las dos filiaciones, transcribiendo una parte del Auto de Vista. Para luego en subtítulo aparte lo que considera “existe total incongruencia” vinculando esto a lo referido a las dos filiaciones.

Que para llegar a esa determinación en Auto de Vista se efectuarían consideraciones alejadas de lo actuado, se diría que nunca se probó que la filiación de fs. 30 fuese ilegal con defectos absolutos, sin embargo habrían apelado con total claridad, que el documento señalado de Ana Salazar Salazar seguramente fuera falsificado por su contrario, y se habría probado con prueba que no fue objetado, por lo que habría adquirido  validez legal sobre aquel documento. Por lo que ambas instancias habrían violentado los art. 397 del CPC., y 1286 del CC., al no determinar con sano criterio la fuerza probatoria de cada uno de los elementos, aspecto que nunca se habría hecho.

Por lo tanto dice se sirva el Supremo Tribunal valorar y casar declarando nulo y sin valor legal el documento de fs. 30 que nunca habría utilizado.

2.-Posesión de estado desconocido en A.V. Se diría en resolución que “ninguna resulta eficaz” refiriéndose a la abundante prueba ofrecida de su parte, que concluirían en señalar que fuera una misma persona con dos filiaciones y carece de presupuestos de los arts. 205 y 182, se pregunta porque no dirían didácticamente 182 y 205.

Que esa apreciación  de la Sala Civil Tercera fuera totalmente errada y defectuosa. Que nunca sus familiares entre ellos el actor habría utilizado en ningún acto público ni privado el documento de fs. 30, empero se habría consentido como Salazar Tarqui y así le habrían hecho estudiar, que estudiaría en la Universidad con esa identidad y contraído matrimonio como Ana Rosa Salazar Tarqui y un hijo con el apellido materno suyo.

Acude al Diccionario de Cabanellas para señalar lo que fuera posesión de estado así como al Dr. Carlos Morales Guillén.                El Tribunal incurriría en esta parte, en varios errores, no referiría que hubiese su curadora respondido y reconvenido con argumentos de posesión de estado, no diría si el Juez definió y se pronunció sobre la reconvención, ni se mencionaría, por lo que el Auto de Vista fuera nulo. En cuanto a la posesión de estado solo soslayaría sosteniendo que existen dos filiaciones, que el Tribunal Supremo debe hacer uso del principio de Verdad material previsto en la ley 025 y 180 de la Constitución Política del Estado. Que su posesión de estado cumpliría con los arts. 182 y 205 del Código de Familia, vulnerados en A.V.

Que por lo expuesto se sirvan concederé el recurso con las formalidades.

CONSIDERANDO III:                                                                FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCION:

En la Forma

1.- En relación al reclamo de que no hubiera pronunciamiento en el Auto de Vista al recurso concedido de fs. 82 a 83, por lo cual considera haberse violentado el art. 25 de la Ley 025, será pertinente señalar que la recurrente no refiere la verdad de lo tramitado, pues si bien es cierto que existe la apelación que describe, y en segunda instancia no se ingresó a considerar el fondo mismo de aquel cuestionamiento, el Auto de Vista hoy recurrido en los puntos “II.1.3; II.1.4 y II.1.5”, explica de manera clara las razones del porqué no existe resolución a la apelación que reclama, de ello se evidencia que sí fue abordado y analizado la problemática que en casación pretende sea considerado por el Tribunal Supremo, con argumento no sustentado en derecho sino la afirmación sesgada de lo tramitado. La anterior verificación de los antecedentes respecto al tema hace insostenible el “argumento” expuesto en este punto.

2.- Respecto a la presunta violación del art. 332 del CPC., al reclamar porque no se hubiera demandado a “mayor entorno familiar”, resulta ambigua esa postura, en consideración a que no se identifica quienes fueran ese entorno familiar que pudiera considerarse con legitimación pasiva para ser demandado en el caso de autos, situación que sin duda hace inconsistente la denuncia. Y en cuanto a la segunda parte de la acusación de haberse permitido la ampliación de la demando de manera irregular aun luego de haberse respondido la demanda, es un aspecto cuyo reclamo debió efectuarse en el momento procesal oportuno y no en cualquier tiempo como pretende la recurrente, sin explicar además cómo ese aspecto le hubiera causado perjuicio a su persona, en consideración a que ese elemento es el que habilita para el sustento de indefensión que se pudiera ocasionar a la parte; bajo otra perspectiva, la nulidad solicitada por solo formalismo, resulta intrascendente.

En cuanto a la última parte de los reclamos expuestos en este punto, el tema ya ha sido respondido en el punto uno supra, en el que se dio explicación de el porque el Auto de Vista no ingresó a considerar el presunto argumento de apelación, de manera que reiterar este aspecto ahora con la denuncia de no haberse considerado lo determinado por el art. 236 del Código de Procedimiento Civil, no tiene sustento, si a ello se suma la pretensión de que se valore (no se sabe que aspectos o pruebas) para anular obrados.

3.- En cuanto a este punto, no existe coherencia en el entendimiento de la recurrente, pues de manera genérica señala que existirían “otros vicios” que hubieran sido impugnados y fundamentados en los agravios del recurso de casación de fs. 517, olvidando que ese recurso esta comprendido dentro del alcance de la nulidad dispuesta anteriormente por la Corte Suprema y no tiene valor alguno pues el recurso lo plantearon las personas que fungían como tutores y la nulidad dispuesta fue precisamente porque ello ya no era pertinente, al ser mayor de edad la recurrente y por ello habilitaba su participación de manera personal. Aun de suponer que fuera posible tomar en cuenta esos argumentos, la recurrente olvida la esencia misma del recurso extraordinario de casación y la prohibición expresa contenida en el art. 258-2) del Código de Procedimiento Civil que señala en su última parte “Estas especificaciones deberán hacerse precisamente en el recurso y no fundarse en memoriales o escritos anteriores ni suplirse posteriormente”, consiguientemente resulta impertinente la versión de la recurrente así expuesto.

Por lo anterior, se resolverá en sujeción a lo previsto por el art. 271 num. 2) del Código de Procedimiento Civil.

En el fondo

1.-Bajo los argumentos que expone, encuentra la recurrente la existencia de “total incongruencia”, ingresando a suposiciones con afirmaciones como que en apelación se habría señalado que “el documento señalado de Ana Salazar Salazar seguramente fue falsificado por su contrario” y otros aspectos que no tienen explicación jurídica ni lógica para sustentar un recurso de casación en el fondo. Resultando muy ligero la denuncia de violación de los arts. 397 del Código de Procedimiento Civil así como del art. 1286 del Código Civil, cuando refiere a una presunta no valoración, que si ello fuera evidente, debió plantearse en la forma esa no valoración a fin de lograr pronunciamiento anulatorio del Auto de Vista a fin de que se ingrese a considerar las pruebas que considera no valoradas, este aspecto no ocurre en el caso de autos, y en vía de casación en la  forma es impertinente plantear aquella situación, mas si la pretensión es porque se deba casar y declarar nulo un documento que señala estuviera inserto a fs. 30, siendo confusa la redacción misma así como el alcance que pretende como objetivo de su recurso.

2.- En referencia al tema de Posesión de estado, es un aspecto que no puede ser considerado, en razón a que no fue objeto de pretensiones ni debate, y si bien es cierto que el Auto de Vista abordó el tema, fue para darle pertinente respuesta a la parte apelante, por lo que resulta inoportuno hacer siquiera mención respecto a este tema, debiendo comprender la recurrente aquel aspecto de la revisión de antecedentes.

El hecho de que se hubiera adjuntado documentación respecto a su filiación, no implica la tramitación ni debate respecto a la posesión de estado, por lo que hacer consideraciones al respecto carece de sustento. Aspecto que además no puede servir de sustento para señalar que el Auto de Vista fuera nulo, cuando en el Auto de Vista mas allá de que no era pertinente el tema, a fin de no vulnerar el principio de impugnación le dio una explicación coherente al respecto. La alegación de la posibilidad de aplicar la verdad material como sugiere la recurrente, no es a libre arbitrio, no saltando etapas procesales o dar respuesta a pretensiones no deducidas en la controversia, sino surge precisamente de ese debate y la evidencia de su certeza que respalde un razonamiento lógico en relación a la realidad de los hechos, aspecto que no se patentiza en el caso de autos, por lo que la disconformidad con argumento confuso expuesto no es posible entender para dar una respuesta efectiva respecto al tema, mas  aun si en este punto la pretensión recursiva es que se “considere el recurso con las formalidades” sin concretar la pretensión recursiva misma, es decir, no se sabe a ciencia cierta que es lo que se pretende.

Al margen de lo anterior se debe tener presente que en los hechos la recurrente no queda sin partida vigente al mantenerse válido y subsistente el primero con la que fue registrado a su nacimiento.

Bajo esas consideraciones se resolverá conforme prevé el art. 271-1) del Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el Art. 42.I num. 1) de la Ley del Órgano Judicial y los Arts. 271 num. 1); 2); 272 y 273 del Código de Procedimiento Civil, declara INFUNDADO el recurso de casación en laforma e IMPROCEDENTE el recurso de casación en elfondo, planteado por Ana Rosa Salazar Tarquimediante memorial de fs. 563 a 565, contra el Auto de Vista Nº457/2008 de fecha 5 de diciembre de 2008 que cursa de fs. 509 a 511 vta., Con costas.

Se regulan los honorarios del Abogado en Bs. 1.000.

Regístrese, comuníquese y devuélvase.                                

Relator: Mgdo. Rómulo Calle Mamani.