TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

                                                                             S A L A   C I V I L



Auto Supremo: 1012/2015 - L                                                                 Sucre: 16 de noviembre 2015                                                                     Expediente: LP - 112 - 11 S                                                                 Partes: Mario Apaza Mamani. c/ Gregorio Ventura Lucana.                           Proceso: Usucapión quinquenal y ordinaria.                                                            Distrito: La Paz.

VISTOS: El recurso de casación en el fondo de fs. 262 a 263, interpuesto por el Gobierno Autónomo Municipal de La Paz, contra el Auto de Vista Nº 63/2011 de 18 de marzo de 2011, cursante de fs. 257 a 258 vta., pronunciado por la Sala Civil Tercera de la Corte Superior de Justicia de La Paz (hoy Tribunal Departamental de Justicia), en el proceso ordinario de usucapión quinquenal seguido por Mario Apaza Mamani contra Gregorio Ventura Lucana; la respuesta de fs. 267 a 268; el Auto de concesión de fs. 269; los antecedentes del proceso; y:

CONSIDERANDO I:                                                                 ANTECEDENTES DEL PROCESO:

Mario Apaza Mamani, adjuntando literales a 14 fs., demanda de fs. 15 y vta., y fs. 17 la prescripción adquisitiva ordinaria, amparado en el art. 134 del Código Civil, manifestando que mediante Testimonio Nº 880/94 se evidencia que en 1994 junto a su esposa adquirieron a título de transferencia un lote de terreno con construcciones ubicado en calle final Yanacocha Nº 11 de la zona de Villa de La Cruz de 126 m2 del vendedor Gregorio Ventura Lucana, terreno que viene poseyendo nueve años atrás sin oposición ni perturbación alguna e incluso pretendieron legalizar en Derechos Reales inscribiéndose en el sistema de computación bajo una partida empero de manera preventiva el 15 de marzo de 1994 ello debido a que su vendedor el 18 de octubre de 1984 también había registrado preventivamente, no obstante, han venido cumpliendo con el pago de impuestos, y en suma, con todas las obligaciones como absolutos propietarios por lo que pide se declare probada la demanda.  

Gregorio Ventura Lucana, de fs. 19 y vta., responde afirmativamente señalando que es evidente que en 1994 transfirió al actor y esposa el terreno fecha a partir de la cual vienen poseyendo sin oposición habiendo cumplido con sus obligaciones como verdaderos propietarios, terreno que se encuentra inscrito en el sistema computarizado con anotación preventiva el 15 de marzo de 1994, aunque en 1984 el como propietario había registrado preventivamente, respecto del cual el hoy actor y esposa necesitan perfeccionar su derecho.

El Gobierno Municipal de La Paz, de fs. 44 a 46 vta., representado por María Inés Mercado Pacheco, se apersona, responde y reconviene indicando que corresponde a Derechos Reales informar sobre la tradición de la partida 294, fs. 167, libro 1º A de 1986 o 1956 que se alude como origen del derecho propietario, aunque de acuerdo al mosaico catastral aún queda pendiente la definición del trazo de vías del sector evidenciándose la existencia de área verde y terrenos definidos sobre los cuales se sobrepone el área que se pretende usucapir, todo en virtud del plano de ubicación adjunto por el actor, no existe código catastral que individualice al predio el cual no corresponde a la zona, no lleva número de lote asignado el cual, conforme a los registros de archivo en Catastro Municipal, está asignado a uso de suelo municipal, es decir, a área verde. La prescripción no se opera sobre bienes imprescriptibles aun existiendo buena fe como es el caso. El lote no está delimitado, especificado menos individualizado sino sobrepuesto a área verde por tanto bien de dominio público. Consecuentemente, corresponde aplicar la Ley de Municipalidades así como la Ley de Regularización de la Propiedad Urbana y otras normas conexas conforme dispone el art. 85 del Código Civil, y por tanto, no es procedente la usucapión. Reconviene por mejor derecho, acción negatoria, reivindicación y pago de daños y perjuicios señalando que el demandante adquirió el derecho propietario de su vendedor que tampoco tenía registrado su titularidad sobre el predio pero la prescripción no se opera sobre bienes públicos, por tanto, se debe reconocer la inexistencia de tales derechos sobre dicha superficie que es área verde ya que el mejor derecho corresponde al Municipio. Se evidencia detentación ilegal e indebida sobre el predio y debe retornar a la entidad municipal. Tal apropiación ilícita conlleva perjuicio y causa daño al Municipio y a la colectividad generándole gastos.

Sustanciado el proceso en primera instancia, el Juez Decimotercero de Partido en lo Civil y Comercial de la cuidad de La Paz, mediante Sentencia Nº 294/2007 de 20 de agosto de 2007, de fs. 194 a 197 vta., falló declarando improbada la demanda, e improbada en todas sus partes la demanda reconvencional incoada por la H. Alcaldía Municipal de La Paz.

En grado de apelación, la Sala Civil Tercera de la Corte Superior de Justicia de La Paz (hoy Tribunal Departamental de Justicia), mediante Auto de Vista Nº 63/2011 de 18 de marzo de 2011, revocó en parte la Sentencia, y deliberando en el fondo declaró probada la demanda declarando operada la usucapión quinquenal en favor de Mario Apaza Mamani y Eusebia Ventura de Apaza, del bien inmueble, disponiendo al Juez A quo por el registro de Derechos Reales proceda a la inscripción definitiva así como en los registros de Catastro Urbano Municipal. Confirmó y aprobó la referida Sentencia con relación a la declaratoria de improbada la reconvención interpuesta por el Gobierno Municipal de La Paz; resolución contra la cual, el Gobierno Municipal de La Paz formuló recurso de casación en el fondo.

CONSIDERANDO II:                                                                         HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN:

Del contenido del recurso se resume lo siguiente:

Errónea interpretación y aplicación de la ley:

Indica que no se ha tomado en cuenta que en virtud del art. 85-4) de la Ley de Municipalidades, tanto los ríos hasta 25 m, aires y taludes hasta su coronamiento constituyen bienes de propiedad municipal por tanto de dominio público, conforme a la mencionada Ley y al art. 1538 del Código Civil.

Señala que en la audiencia de inspección ocular de fs. 170-171, se pudo comprobar que el inmueble se encuentra emplazado en un talud de alta pendiente por tanto es un bien municipal de conformidad al art. 339-II de la CPE.

Acusa de no solamente incurrir en errónea interpretación de la ley, sino que han obviado su aplicación de la norma especial que era aplicable al estar comprometida la propiedad del Estado. El art. 6 de la Ley de Regularización de Derecho Propietario Urbano Nº 2372 señala que están prohibidos de ser utilizados para vivienda los predios de propiedad municipal destinadas a zonas verdes, parques, zonas forestales, de desarrollo vial o equipamiento y otros establecidos por la Ley de Municipalidades, tampoco predios que representen peligro para la vida humanas, zonas negras, etc.  

Con los mencionados antecedentes, pide casar el Auto de Vista recurrido y se declare improbada la demanda.   

CONSIDERANDO III:                                                                 FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:

Interpuesto como ha sido el recurso de casación en el fondo, corresponde el análisis y fundamentos con fines resolutorios:

El art. 85 numeral 4) de la Ley de Municipalidades, Ley Nº 2028 de 28 de octubre de 1999, disponía que: “Los bienes de dominio público corresponden al Gobierno Municipal y son aquellos destinados al uso irrestricto por parte de la comunidad; son inalienables, imprescriptibles e inembargables. Comprenden: 4) Ríos hasta veinticinco (25) metros a cada lado del borde de máxima crecida, riachuelos, torrenteras y quebradas, con sus lechos, aires y taludes hasta su coronamiento”, de dicha disposición señala la entidad recurrente que en la audiencia de inspección judicial se habría comprobado que el terreno objeto del litigio, se encuentra emplazado en un talud por lo que sería un bien de dominio público de propiedad municipal, disposición que no habría sido aplicada.

Ciertamente, en la audiencia de inspección ocular de fs. 170 a 171, llevada a cabo el 7 de noviembre de 2006, el Juez A quo, refiriéndose a las particularidades del lote de terreno en conflicto, señaló que el mismo se halla ubicado en calle final Yanacocha frente a la zona Agua de la Vida con una superficie aproximada de 130 m2 al cual se accede por graderías, que el inmueble está construido en tres niveles de tierra, la parte posterior corre el peligro de desmoronarse, que existe un pasaje que conecta a las habitaciones del fondo el que se encuentra en el aire; que esta parte se ha deslizado al ser un coronamiento de talud de alta pendiente, que el demandante está en posesión del bien y vive con su familia, que la construcción está emplazada en un coronamiento de talud.

De la revisión de la prueba arrimada al proceso, se acredita por el testimonio Nº 515 de 13 de junio de 1986, la escritura de venta de una fracción de terreno que otorgan Pedro y Carlos Luis Terrazas en favor de Gregorio Ventura Lucana (no se indica la superficie de dicha fracción), y de acuerdo a la escritura pública Nº 880/94 de 15 de diciembre de 1994, de fs. 1 a 2, se acredita la transferencia de lote de terreno con construcción provisional otorgada por Gregorio Ventura Lucana en favor de Mario Apaza Mamani y Eusebia Ventura de Apaza, cuya ubicación se encuentra en la zona Villa de La Cruz, calle Final Yanacocha de 126 m2 de superficie total.

La entidad recurrente en su apersonamiento, respuesta y reconvención de fs. 44 a 46 vta., señala que el terreno en conflicto se trataría de un área verde así como fueran lotes de terreno sobre los cuales dicho terreno se sobrepondría, pero además, el terreno no se encontraría ubicado en la calle final Yanacocha sino en calle Manzaneda, para cuya comprobación señala que adjunta mosaico catastral y plano digitalizado. En su recurso de casación señala que el inmueble se encuentra emplazado en un talud de alta pendiente. De estos extremos se observa que la parte recurrente no ha demostrado ninguno de ellos, pues, ni está acreditado que el terreno en cuestión se sobrepondría a un área verde o a otros terrenos definidos lo cual no consta en una Ordenanza expresa, mucho menos ha acreditado el uso del suelo no edificable al encontrarse en un área de riesgo o que se trataría de un terreno de pendiente excesiva de más de 45º con exposición a derrumbes, ni siquiera ha adjuntado el mosaico catastral o el plano digitalizado a los que hace referencia. Contrariamente, de acuerdo al Informe Nº 009/94 de 12 de mayo de 1994, e Informe Nº 293/94 de la Municipalidad de La Paz, de fs. 4 y fs. 156, respectivamente, en referencia al predio de Gregorio Ventura Lucana, zona Villa de La Cruz, Caso 2681/93-RUT 2057, se establece que el terreno no se encuentra registrado como propiedad municipal.

Pero además señala la recurrente que el terreno se encontraría ubicado en calle Manzaneda y no en final Yanacocha; en el mosaico de fs. 42, se observa un área remarcada como propiedad municipal cuyo frente da a la calle Manzaneda indicándose: Cód. Cat. 002-0018-0010 registro de fusión del predio 9 con el área residual, y en ese sentido, la Resolución Municipal Nº 1191 de 20 de diciembre de 1999 de fs. 39 a 40, señalando que el Gobierno Municipal de La Paz es propietario de un predio ubicado en calle Manzaneda s/n, zona Agua de la Vida de 384,06 m2, código catastral 02-18-09, resuelve proceder a la inscripción definitiva en Derechos Reales a favor del Gobierno Municipal de La Paz. Estos datos, sumados a lo observado por el Juez A quo de que el predio en cuestión se halla en la calle final Yanacocha frente a la zona Agua de la Vida, hacen presumir que el inmueble que se pretende en usucapión no es el mismo que reclama la entidad recurrente pues del Informe de fs. 82, del Juez Registrador de Derechos Reales de La Paz, se evidencia que la Partida 06018390 de 15 de marzo de 1995, de la escritura de venta de terreno ubicado en la zona Villa de La Cruz Final Yanacocha Nº 11 que otorga Gregorio Ventura Lucana en favor de Mario Apaza Mamani y Eusebia Ventura de Apaza, según Escritura Pública Nº 880 de 15/12/1994.

De los antecedentes y datos mencionados se tiene que, de acuerdo al art. 134 del Código Civil que dispone que, quien en virtud de un título idóneo adquiere de buena fe un inmueble de alguien que no es su dueño cumple la usucapión a su favor poseyéndolo durante cinco años desde la inscripción del título. En el caso de autos, el justo título está acreditado con el informe emitido por el Juez Registrador de Derechos Reales de fs. 82, y con este título idóneo se acredita la buena fe que tuvo el actor a tiempo de adquirir el inmueble, sin que se haya desvirtuado que la posesión fue pacífica, pública e ininterrumpida durante el tiempo que establece la norma; adquisición del mismo que computado desde que el justo título fue registrado en la oficina de Derechos Reales, se evidencia que ha transcurrido dicho plazo.

Por lo anteriormente señalado, corresponde resolver en la forma prevista en el art. 271 num. 2) en relación al art. 273 del Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el art. 42.I num. 1) de la Ley Nº 025 del Órgano Judicial y en aplicación a lo previsto en los arts. 271 num. 2) y 273 del Código de Procedimiento Civil, declara INFUNDADO el recurso de casación en el fondo interpuesto por el Gobierno Autónomo Municipal de La Paz contra el Auto de Vista Nº 63/2011 de 18 de marzo de 2011, pronunciado por la Sala Civil Tercera de la Corte Superior de Justicia de La Paz (hoy Tribunal Departamental de Justicia), en el proceso ordinario de usucapión quinquenal seguido por Mario Apaza Mamani contra Gregorio Ventura Lucana. Sin costas.

Regístrese, comuníquese y devuélvase.

Relatora: Mgda. Rita Susana Nava Duran.