TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA                                                             S A L A   C I V I L


Auto Supremo: 1009/2015 - L                                                                 Sucre: 16 de Noviembre 2015                                                   Expediente: SC 132 11 S                                                          Partes: Máximo Carreño Arancibia c/ Ana Salguero Arias

Proceso: Divorcio

Distrito: Santa Cruz


VISTOS: El recurso de casación de fs. 339 y vta., interpuesto por José Urgarteche Barrancos, apoderado de Máximo Carreño Arancibia, contra el Auto de Vista de 21 de enero de 2011, de fs. 332 y vta., y Auto complementario de fs. 336, pronunciado por la Sala Civil Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Santa Cruz en el proceso ordinario de divorcio, interpuesto por Máximo Carreño Arancibia contra Ana Salguero Arias; la respuesta al recurso de fs. 341 a 343; el Auto de concesión de fs. 344; los antecedentes del  proceso, y:

CONSIDERANDO I:

ANTECEDENTES DEL PROCESO:

Máximo Carreño Arancibia, por memorial de fs. 5 y vta., adjuntado las literales de fs. 1 a 4, interpone demanda de divorcio, ante el Juzgado Sexto de Partido de Familia de la Capital contra Ana Salguero Arias, argumentando haber contraído matrimonio civil con la ahora demandada en fecha 23 de septiembre de 1988, de cuya unión matrimonial procrearon a sus hijos Mauricio Andrés Carreño Salguero de 19 años de edad y Nathalia Andrea Carreño Salguero de 10 años de edad. Señala que con el transcurso del tiempo, sobre todo los últimos seis años sus lazos de amor y unión se fueron enfriando debido a los constantes malos tratos de palabra y obra recibidos de su esposa, haciendo intolerable e insostenible su unión conyugal, por lo que demanda divorcio amparado en la causal del art. 130 inc. 4) del Código de Familia, solicitando se declare probada su demanda en todas sus partes, consiguientemente disuelto el vínculo matrimonial y correspondiente cancelación de la partida matrimonial.

Como medidas previas, solicita la separación de cuerpo, tenencia de los hijos y  en su caso ofrece como asistencia familiar la suma de Bs. 800 en favor de sus hijos, sin bienes.

Citada la demandada, responde negando la demanda en todas sus partes, solicita la tenencia de su hija menor Nathalia Andrea de 10 años de edad, quien por su delicado estado de salud requiere de atención medica permanente, pidiendo se le asigne una asistencia familiar de Bs. 1.600 para ella y su hija.

Sustanciado el proceso el Juez Sexto de Partido de Familia de la ciudad de Santa Cruz, mediante Sentencia Nº 51, de 26 de abril de 2010, cursante de fs. 313 a 315, declaró probada la demanda, en consecuencia declara disuelto el vínculo conyugal que une a Máximo Carreño Arancibia y Ana Salguero Arias, determinación que en ejecución de Sentencia será comunicada a la Dirección Departamental del Registro Civil. Los hijos continuarán bajo la guarda y protección de su señor padre Máximo Carreño Arancibia, sin desconocer el derecho de visita de la madre a sus descendientes las veces que sean necesarias.

Contra esa Resolución de primera instancia y Auto complementario de 24 de mayo de 2010, la parte demandada a fs. 322 a 325, interpuso recurso de apelación en cuyo mérito la Sala Civil Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Santa Cruz, por Auto de Vista de 21 de enero de 2011, cursante a fs. 332 y vta., revoca parcialmente la Sentencia de fecha 26 de abril de 2010, en lo relativo a la tenencia de la menor Nathalia Andrea Carreño Salguero, disponiendo que la misma quedara bajo la guarda de la madre, en cuyo favor el padre pagará una asistencia familiar de Bs. 800 en forma mensual; Resolución recurrida en casación por Máximo Carreño Arancibia a través de su representante legal, cursante a fs. 339 y vta., mismo que se pasa a considerar y resolver.

CONSIDERANDO II:

HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN:

Del contenido del Recurso de Casación se tiene lo siguiente:

El recurrente acusa que el Auto de Vista carecería de fundamentación jurídica, lo que implicaría violación del requisito de fundamentación, siendo este un requisito que constituye las garantías individuales de seguridad jurídica, considera que la decisión de los señores magistrados sería arbitraria o antojadiza porque no valoraron las pruebas que si fueron valoradas en Sentencia.

Acusa que el Auto de Vista objeto del presente recurso carecería de motivación, señalando que no se habría tomado en cuenta el informe social Nº 437/09 de 03 de agosto de 2009, cursante de fs. 228 a 235, mismo que indica que sus hijos viven bajo su amparo, aspecto corroborado con el acta de inspección ocular de fs. 290, pruebas que no fueron tomados en cuenta por el Tribunal de Alzada.

Acusa el recurrente vulneración del derecho a la tutela procesal efectiva prevista por el art. 115 de la C.P.E.

Habiendo sido comprobadas las infracciones, solicita se le conceda el recurso de casación en le forma y fondo para que el Excmo. Órgano Judicial de Justicia anule el Auto de Vista recurrido reponiendo en su totalidad la Sentencia.

CONSIDERANDO III:

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:

De la revisión del memorial de recurso de casación interpuesto por el demandante, se advierte que los agravios denunciados en el mismo son de forma, a cuyo efecto se pasa a considerar lo siguiente:

A los agravios primero y segundo del recurso de casación, respecto de que el Auto de Vista carecería de fundamentación jurídica, debido a que el Ad quem no habría valorado la prueba producida, así como la falta de motivación, señalando que no fue considerado el informe social Nº 437/09 de 03 de agosto de 2009.

Del análisis del recurso de apelación y contratación con el Auto de Vista impugnado, se advierte que la demandada en su recurso de apelación entre otros aspectos cuestionó la decisión asumida por el A quo, al disponer  que la guarda y protección de los hijos continúe bajo la responsabilidad del padre, acusando franca violación al art. 145 del Código de Familia, aduce la misma que sus hijos siempre estuvieron en su poder y bajo su cuidado, sobre todo la pequeña hija mujer, por cuanto padece de una enfermedad que necesita del cuidado permanente de la madre, para suministrarle los medicamentos a tiempo y tal como lo prescribe el médico, estos fueron los argumentos de la demandada a tiempo de presentar su apelación respecto de la decisión de que los hijos permanecieran con el padre.

Al efecto el Tribunal de Alzada en el segundo considerando de la Resolución hoy impugnada, cursante a fs. 332; con relación a la custodia de la hija menor, ha  expresado de manera textual lo siguiente: “En cuanto a la custodia de la hija menor, se tiene por el demandado que la misma se encuentra bajo su custodia, extremo que no puede tenerse como acreditado dado que al tiempo de la interposición de la demandada ambos cónyuges habitaban el mismo inmueble, por otra parte si bien el informe social de fs. 228- 235 sugiere que la custodia sea otorgada al padre, no es menos cierto que por el interés superior de la niña, por su condición de mujer y además de padecer de una enfermedad que conlleva una atención especializada, que solo la madre por su condición de tal, puede brindarla debe otorgársele la tutela….” De la interpretación del presente acápite, se tiene que el Ad quem si ha considerado el informe social Nº 437/09 de 03 de agosto de 2009 emitido por la Trabajadora Social del Programa de Asistencia Social, dependiente del Gobierno Departamental de Santa Cruz.

Con relación a la vulneración del derecho a la tutela procesal efectiva prevista por el art. 115 de la C.P.E. diremos, que la citada disposición constitucional señala: “I. Toda persona será protegida oportuna y efectivamente por los jueces y tribunales en el ejercicio de sus derechos e intereses legítimos. II. El estado garantiza el debido proceso, a la defensa y a una justicia plural, pronta, oportuna, gratuita, transparente y sin dilaciones”.

De la revisión de actuados procesales, se advierte que el caso en cuestión se ha desarrollado de acuerdo a procedimiento, no habiéndose detectado vicios procedimentales que amerite la nulidad del mismo o signifiquen vulneración de los derechos consagrados en el artículo descrito precedentemente, no siendo evidente el agravio acusado en este punto.

Por lo expuesto, este Tribunal de casación emite Resolución en la manera que determina el art. 271 num. 2) en relación al art. 273 del Código Adjetivo de la Materia.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el Art. 42.I num. 1) de la Ley Nº 025 del Órgano Judicial y en aplicación a lo previsto en el art. 271 num. 2) en relación al art. 273 del Código de Procedimiento Civil declara INFUNDADO el recurso de casación interpuesto por José Ugarteche Barrancos, apoderado de Máximo Carreño Arancibia, contra el Auto de Vista de 21 de enero de 2011, de fs. 332 y vta., y Auto complementario de fs. 336, pronunciado por la Sala Civil Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Santa Cruz. Con costas.

Se regula honorarios en la suma de Bs. 1.000

Regístrese, comuníquese y devuélvase.

Relatora: Mgda. Rita Susana Nava Duran.