TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

S A L A  C I V I L


Auto Supremo: 94/2015

Sucre: 11 de febrero 2015

Expediente: SC-170-14-S.

Partes: Francisco Vargas Tenorio y Miguelina Oropeza de Vargas. c/ Consuelo

            Coca Marzana y Maritza Gonzales Ortuño.

Proceso:        Mejor Derecho Propietario y Cancelación de Matrícula.

Distrito:        Santa Cruz.


VISTOS: El recurso de casación en el fondo interpuesto por Francisco Vargas Tenorio y Miguelina Oropeza de Vargas de fs. 867 a 869 contra el Auto de Vista Nº 33/2014 de fecha 27 de mayo, cursante de fs. 852 a 855, pronunciado por la Sala Civil Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de Santa Cruz en el proceso ordinario sobre Mejor Derecho Propietario y Cancelación de Matrícula seguido por Francisco Vargas Tenorio y Miguelina Oropeza de Vargas contra  Consuelo Coca Marzana y Maritza Gonzales Ortuño, la contestación de fs. 873 a 875; el Auto de concesión de fs. 876; los antecedentes del proceso; y:

CONSIDERANDO I:

ANTECEDENTES DEL PROCESO:

Que, tramitada la causael Juez Séptimo Partido en lo Civil y Comercial de la ciudad de Santa Cruz de la Sierra, pronunció Sentencia de fecha 05 de Septiembre de 2013, cursante de fs. 811 a 814, declarando 1).- IMPROBADA la demanda de fs.26 a 32.2).-IMPROBADA la demanda reconvencional por acción negatoria y reivindicatoria de fs. 119 a 123. 3).- Declara PROBADA las excepciones de falta de acción y derecho.

Contra la referida Sentencia, Consuelo Coca Marzana interpone recurso de apelación, el cual previa sustanciación, es resuelto por la Sala Civil Segunda mediante Auto de Vista N°33/2014 de fs. 852 a 855,lo cual REVOCA en parte la Sentencia apelada en lo que corresponde simplemente a la acción de reivindicación, y se CONFIRMA en lo demás, deliberando en el fondo se dispone que los demandantes entreguen el inmueble  objeto de la litis en favor de su propietaria en el plazo de treinta días a partir de la ejecutoria de la presente resolución bajo prevenciones de librarse el mandamiento de desapoderamiento respectivo.

Contra dicha determinación,Francisco Vargas Tenorio y Miguelina Oropeza de Vargas interpusieron recursos de casación en el fondoque merece el presente análisis.

CONSIDERANDO II:

HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN:

Recurso de Casación de Francisco Vargas Tenorio y Miguelina Oropeza de Vargas.

En el fondo.-

1.-En la formulación del recurso de casación refiere que los demandados nunca hubiesen estadoen posesión del inmueble.

2. Refiere que anteriormente Martha Salazar Burgoa tenía la posesión del bien inmueble, además argumentan que a partir de la fecha de la suscripción del contrato de transferencia 01 de Octubre de 2007,se encontrarían en posesión, quieta, pacífica y continuada, así como refiere que nunca conocieron a la demandada Consuelo Coca Marzana, aduciendo que no se apersono ante el domicilio de los ahora recurrentes a reclamar su derecho propietario.

3.Que aparentemente existiría fraude procesal, arguyendo que habría colusión con los funcionarios del juzgado de origen, siendo notificada con todas las actuaciones judicialesdespués de Sentencia, contraviniendo con lo preceptuado  en el inc. 4) del art. 137 del Código de Procedimiento Civil, señalando además que se encontrarían en total indefensión.

4. Refiere que se habría incurrido en error de derecho, haciendo una interpretación  errónea y una aplicación indebida del art. 1453 del Código Civil.


CONSIDERANDO III:

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:

En el fondo.-

Con carácter previo corresponde puntualizar que en el contenido extenso y generalizado del recurso extraordinario de casación interpuesto se alude de manera generalizada varios extremos sin desarrollar de manera clara y objetiva, los agravios que se hubiera sufrido conforme determina el art. 253 en sus numerales 1, 2 y 3 del Código de Procedimiento Civil; que a la letra dice: “1) Cuando la sentencia recurrida contuviere violación, interpretación errónea o aplicación indebida de la ley. 2) Cuando contuviere disposiciones contradictorias, y 3) Cuando en la apreciación de las pruebas se hubiere incurrido en error de derecho de hecho, Este último deberá evidenciarse por documentos o actos auténticos que denostaren la equivocación manifiesta del juzgador”. Así como no se tomó en cuenta el art. 258 núm. 2) del Código de Procedimiento Civil, que a la letra refiere; “2) Deberá citar en términos claros, concretos y precisos la sentencia o auto del que se recurriere, su folio dentro del expediente, la ley o leyes violadas o aplicadas falsa o erróneamente, y especificar en qué consiste la violación, falsedad o error, ya se trate de recurso de casación en el fondo, en la forma o ambos. Estas especificaciones deberán hacerse precisamente en el recurso y no fundarse en memoriales o escritos anteriores ni suplirse posteriormente”. Sin embargo en aplicación de una justicia pronta oportuna y sin dilaciones establecidos en  nuestra Constitución Política del Estado Plurinacional de Bolivia, y en consonancia con los principios pro homine y pro actione, de lo extractado se ha podido establecer los siguientes agravios al cual daremos respuesta:

1.- En cuanto al primer tópico referente a que los demandados nunca hubiesen estado en posesión del bien inmueble, es necesario citar lo explanado por este Tribunal el cual rescatando la doctrina, relativa a los derechos reales, al igual que la jurisprudencia dictada por la extinta Corte Suprema de Justicia con la cual se comparte criterio, expusieron sobre la procedencia de la acción reivindicatoria, indicando que ésta nace del dominio que cada uno tiene de cosas particulares, se hubiese tenido la posesión o no, por lo cual, en varios Autos Supremos se estableció que para la procedencia de dicha acción el propietario demuestre su titularidad frente al que se encuentre en posesión de ella y éste no demuestre título que justifique su posesión que sea oponible al propietario, en ese sentido se estableció: “…que la acción reivindicatoria es aquella de la que puede hacer uso el propietario que no posee el bien inmueble frente al poseedor que no es propietario, incidimos en el  tema recurriendo al Autor Puig Brutau citado por Néstor Jorge Musto que en su obra “Derechos Reales” señala reivindicación- “es la acción que puede ejercitar el propietario, que no posee contra el poseedor que, frente al propietario, no puede alegar un título jurídico que justifique su posesión”.(A.S. Nº 266/2013). Además, este Tribunal precisó que el derecho propietario por su naturaleza, conlleva la “posesión” emergente del derecho mismo, por lo que el propietario que pretende reivindicar no necesariamente debió estar en posesión corporal o natural del bien, en consideración que tiene la “posesión civil”, que está a su vez integrado por sus elementos “corpus” y “animus” asistiéndole consecuentemente el derecho de reivindicar.(Auto Supremo414/2014 de 04 de agosto de 2014, partiendo de lo anotado en el caso en cuestiónlos ahora recurrentes tal cual lo manifiesta de manera acertada el TribunalAd quem,carecen de un titulopropietario inscrito en Derechos Reales, lo cual impide que su derecho propietario resulte erga omnes conforme a nuestra normativa sustantiva civil, en suma al carecer de un derecho propietario inscrito en derechos reales hace inviable su pretensión, y por lógica consecuencia también hace inviable una acción de mejor derecho propietario tal cual ha señalado el mismo Auto Supremo “criterio que, al no haber demostrado la parte demandante derecho de propiedad sobre el inmueble en litigio, resulta materialmente imposible la ponderación del mejor derecho de propiedad ”.

2.- En cuanto al segundo punto, los recurrentesrefieren que a partir de la suscripción del contrato se encontrarían en posesión, quieta, pacífica y continuada, así como refiere que nunca conocieron a la demandada Consuelo Coca Marzana, aduciendo que no se apersono ante el domicilio de los ahora recurrentes a reclamar su derecho propietario.Cabe dejar establecido que dicho agravio carece de relevancia en vista de que por principio de congruencia y conforme manda el art. 190 del CPC la Sentencia versa sobre las cosas demandadas en forma en que fueron demandadas, y en el caso en cuestión los elementos de posesión quieta pacífica y continuada pertenecen a otro tipo de acción no incoada en la demanda, resultando estos los presupuestos para una acción de usucapión y no siendo  relevantes ni trascedentes para una acción de mejor derecho propietario y cancelación de matrícula, por lo quedicho extremo no merece mayor análisis.

3.- Sobre el punto tercero que aparentemente habría fraude procesal arguyendo que habría colusión con los funcionarios del juzgado de origen, siendo notificada con todas las actuaciones judiciales después de sentencia, contraviniendo con lo preceptuado en el inc. 4) del art. 137 del Código de Procedimiento Civil, señalando además que se encontrarían en total indefensión.En cuanto a dicho punto en principio debe tenerse presente que este se encuentra más ligado a buscar una posible nulidad de obrados, por cuanto, de forma errada los ahora recurrentes han interpuesto recurso de casación en el fondo cuando para el análisis de errores in procedendo,debió  haberse interpuesto el recurso de casación en la forma y no en el fondo, empero, a efectos de que el justiciable no quede en una total incertidumbre por defectos netamente formales, se puede concluir que siendo evidente la intencionalidad del recurrente de una posible nulidad de obrados, debe tenerse presente que este tribunal a través de varios fallos ha sentado línea en sentido de que la nulidad conforme al nuevo modelo legislativo y la ley 025 responde a principios de convalidación, trascendencia y especificidad, sobre todo que causa indefensión en el caso en cuestión, lo ahora reclamado refiere que le hubiese causado indefensión, empero, no fundamenta como le hubiese causado indefensión, al margen los ahora recurrentes no han reclamado oportunamente dicho extremo o dejado constancia de aquello, por cuanto han convalidado con su silencio,no siendo evidente la indefensión impetrada no corresponde otorgar nulidad, ya que esta no responde aspectos  formales como se expuso.

Por ultimo dejar en claro a los ahora recurrentes que existiendo el documento visible a fs. 2 al ser este un contrato tiene fuerza de ley entre partes tal como determina nuestro Código sustantivo de la materia, por cuanto este puede a través de los mecanismos establecidos de ley, pedir su cumplimiento o resolución, al ser este suscrito entre partes.

4.-Finalmente al último punto, al respecto se debe señalar que el art. 1453 del Código Civil ampara al “propietario que ha perdido la posesión”, lo que significa que el legitimado activo es el propietario del bien para accionar la reivindicación, siendo necesario que para reivindicar acredite el derecho de propiedad; asimismo conforme el art. 105 del sustantivo de la materia, el derecho propietario le permite usar, gozar y disponer de la cosa, lo que confiere a su titular la posesión civil o juspossidendi y la natural o corporal o juspossesionem, esta última puede o no ser ejercida por el propietario; por lo que no necesariamente el titular, que pretende reivindicar, debe haber estado en posesión física del inmueble ya que su derecho propietario le otorga posesión civil que basta para reivindicar su propiedad; situación que se refleja en el Auto Supremo Nº 80 de 04 de noviembre de 2004 de la Sala Civil de la ex Corte Suprema de Justicia, que señala: “En efecto, el solo hecho de tener título de propiedad, otorga al propietario el corpus y ánimus sobre la cosa, ejerciendo el uso, goce y disposición sobre aquélla, facultándole además, el derecho de reivindicar la cosa de manos de un tercero, así el demandante no hubiere estado en posesión material de la cosa en litigio. Así el derecho de propiedad se diferencia de las acciones posesorias, pues, en estas últimas, sí es preciso la posesión física o corporal por parte de quien la invoca, lo que no sucede con el primero…"; criterio jurisprudencial compartido por éste Tribunal Supremo de Justicia que en repetido fallos advirtió que “…la acción reivindicatoria, es la existencia de un derecho de propiedad sobre la cosa cuya reivindicación se demanda. Sólo aquél que demuestra ostentar derecho propietario puede reivindicar la cosa de quien la posea o detente. Derecho propietario, el cual por su naturaleza, conlleva la posesión emergente del derecho mismo, consiguientemente, no necesariamente debe estar en posesión corporal o natural del bien, habida cuenta de que tiene la "posesión civil" que está integrada por sus elementos corpus y ánimus" en ese entendido, el precedente jurisprudencial de interpretación ordinaria fue aplicado correctamente sin que pueda imputarse violación o infracción a la norma.

Consecuentemente corresponderá dar aplicación a lo determinado por el art. 271 núm. 2) y 273 del Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, en virtud a la atribución contenida en el art. 42.Inum. 1) de la Ley N° 025 del Órgano Judicial y en aplicación de los art. 271 num. 2) y 273 del Código de Procedimiento Civil, declara INFUNDADO El recurso de casación en el fondo, interpuesto por Francisco Vargas Tenorio y Miguelina Oropeza de Vargas, cursante de fs. 867 a 869 contra el Auto deVista N° 33/2014 de27 de mayo de 2014 de fs. 852 a 855. Con costas.

Se regula honorario profesional en la suma de Bs. 1.000.-

Regístrese, comuníquese y devuélvase.

Relator: Mgdo. Rómulo Calle Mamani.


Fdo. Mgdo. Rómulo Calle Mamani.

Fdo. Mgda. Rita Susana Nava Durán.

Ante mí  Fdo. Abog. Gonzalo Rojas Segales

Registrado en el Libro de Tomas de Razón: Primero