TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

                                                                      S A L A  C I V I L


Auto Supremo:88/2015

Sucre:06 de febrero 2015

Expediente: PT  37 14  S

Partes:Víctor, Antonia, Dionicia, Daniel y Martha, todos deapellidos Arriaga

Mamani. c/ DioniciaVillca Choque.

Proceso:Cumplimiento de contrato.

Distrito:Potosí.

VISTOS: El recurso de casación en la forma de fs. 223 a 226 vta., interpuesto por Víctor, Antonia, Dionicia, Daniel y Martha, todos de apellidos Arriaga Mamani, contra el Auto de Vista Nº 140/2014 de 22 de septiembre de 2014 que cursa de fs. 218 a 220 y vta., emitido por la Sala Civil y Comercial del Tribunal Departamental de Justicia de Potosí, en el proceso de Cumplimiento de contrato seguido por Víctor, Antonia, Dionicia, Daniel y Martha, todos de apellidos Arriaga Mamani en contra de DioniciaVillca Choque, la concesión de fs. 229, los antecedentes del proceso, y:


C0NSIDERANDO I:

ANTECEDENTES DEL PROCESO:

El Juez de Partido Cuarto en lo Civil y Comercial de la ciudad de Potosí,dictóla Sentencia Nº 37/2013de 18 de noviembre de 2013, que declara Probada en parte, la demanda de cumplimiento de contrato de fs. 27-30, en consecuencia ordena a la parte demandada el cumplimento del contrato de transferencia del inmueble de litis, dentro el plazo de 30 días de la ejecutoria de la Resolución, con el pago de los demandantes de la suma adeudada de $us. 69.500, más interés legales del 6% anual a partir de fecha 8 de mayo de 2012. En caso de incumplimiento, haber lugar con los efectos de ley, a la resolución del precitado contrato previo depósito dentro el plazo de 15 días por parte de los demandantes de la suma recibida de $us. 18.000 y como consecuencia lógica sin efecto la Escritura Pública Nº 498/2011. Improbada en parte, en cuanto a dejar sin efecto el compromiso de compra venta de inmueble suscrito.


Resolución que es apelada por la parte demandadaDioniciaVillca Choque, por escrito de fs. 149 a 153 vta.,que mereció el Auto de Vista Nº 44/2014 de 14 de marzo de 2014 cursante de fs. 178 a 181 y vta., que anula obrados hasta la admisión de la demanda hasta fs. 31; Resolución de Alzada que es recurrida de casación en el fondo por los actores por escrito de fs. 184 a 186 y vta., que mereció el Auto Supremo Nº 425/2014 de 05 de agosto de 2014, cursante de fs. 200 a 202 y vta., que anula el Auto de Vista Nº 44/2014 de 14 de marzo de 2014 y dispone que se dicte nuevo Auto de Vista;Auto de Vista Nº 140/2014 de 22 de septiembre de 2014 que cursa de fs. 218 a 220 y vta., que anula obrados hasta fs. 45 vta., inclusive.Resolución de Alzada que es recurrida de casación en la forma por losactores Víctor, Antonia, Dionicia, Daniel y Martha, todos de apellidos Arriaga Mamani, que merece el presente análisis.

CONSIDERANDO II:

DE LOS HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN:

De forma resumida se pasa a detallar los fundamentos de agravio que expone el recurrente:

1.Refiere que la Sentencia o Auto de Vista debe recaer sobre las cosas litigadas, en esa línea la demanda, respuesta, excepciones y reconvención en su caso, originan la relación procesal que constituye el vínculo formal, inamovible, autónomo y de derecho público entrelas partes y el Juez como lo señalan los arts. 50 y 353 del Código de Procedimiento Civil, en ese entendido, los juzgadores, no están facultados de apartarse de los motivos que los contendientes sustentan dentro de los límites de ese ¨themadecidemdum¨ y de la apelación. Sin embargo de lo señalado, el Auto de Vista, materia de éste recurso, en uso indebido y mala interpretación delos arts. 68, 122, 237-1-4 del Código de Procedimiento Civil, 17-I de la Ley Nº 025 del Órgano Judicial anula obrados con reposición hasta fs. 31, es decir exigen incongruentemente otra diligencia de notificación a la demandada con el Auto de fs. 44 vta. obviamente sin proceder a una prolija revisión de los antecedentes que informa el proceso y sin considerar que en materia de nulidades procesales rigen principios que deben ser observados para declararlas, asimismo no se tiene presente que la nulidad es de interpretación restrictiva y en la duda el Juez debe obrar por la validez del acto porque responde a razones de seguridad jurídica, máxime si no existe en los memoriales presentados por parte de la demandadadenuncias de vicios de nulidad, menos existe un solo memorial presentado en esta instancia denunciando vicios procesales que originen nulidades, luego cualquier acto, por mínimo que sea, para dar lugar a la nulidad de obrados, esta convalidado por la demandada, amén de no existir acto alguno en esta tramitación que avale nulidad de obrados. En consecuencia las autoridades en el Auto de Vista han transgredido e interpretado erróneamente e indebidamente las disposiciones contenidas, porque en el presente caso existe convalidación tácita de la notificación con la saca de expediente solicitada por memorial de fs. 107 conforme preceptúa el art. 136 del Código de Procedimiento Civil, asimismo con la solicitud expresa de fotocopias legalizadas de parte de la demandada de fs. 26, por lo que la nulidad es de última ratio conforme preceptúa el art. 16 de la Ley Nº 025 y la Ley Nº 439.

De tal manera, demuestran legalmente que la nulidad dispuesta es ultra petita, porque no cuenta con ninguna de las características para concederla en la forma, ya que además la demandada no denunció expresamente vicio procesal alguno, ni demostró que hubiese contra ella indefensión alguna; es más, admitió mediante notificación tácita estar conforme con todas las notificaciones producidas en la especie y en realidad con todo lo actuado en éste procedimiento. Empero con esta segunda nulidad se atenta contra el debido proceso, la seguridad e igualdad jurídica en su contra sin motivo legal alguno, dejándoles en total indefensión.

En consecuencia acusando la transgresión de las disposiciones contenidas en los arts. 68, 122, 121-III, 237-1-4 y 236 del Código de Procedimiento Civil, 16 de la Ley Nº 439 y 17 de la Ley del Órgano Judicial y art. 115 de la Constitución Política del Estado, y ratificando el recurso de casación en la forma contra el Auto de Vista recurrido, en apoyo del art. 254-4) y 7) del Código de Procedimiento Civil, solicita pronunciar Auto Supremo anulando por segunda vez el fallo de Vista recurrido, disponiendo también por segunda vez que los Sres. Vocales pronuncien otro Auto en el fondo del asunto y de acuerdo a la apelación interpuesta por la demandada.


CONSIDERANDO III:

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:

1.La parte recurrente en el agravio de forma interpuesto,acusa que la nulidad dispuesta por el Tribunal de Alzada es “ultra petita” y contraria a la normativa vigente, por lo corresponde analizar dicho cuestionamiento.

1.1. En el Auto de Vista recurrido,como fundamento para disponer la nulidad de obrados el Ad quem señala que uno de los aspectos impugnados por la demandada resulta lo referente a la falta de notificación con la declaratoria de rebeldía, por lo que en análisis de dicho agravio razona que la referida demandada ha sido notificada con la declaratoria de rebeldía en un domicilio muy distinto al señalado en la demanda, además indica de que no se acompaña la cédula de referencia, por lo que no existe constancia expresa de que se hubiera cumplido con la notificación referida, en ese antecedente concluye que este vicio procesalhubiera dejado en indefensión evidente y notoria a la parte demandada, resultando un grave desconocimiento a las reglas del debido proceso, en consecuencia el agravio expuesto por la demandada sería evidente por la inobservancia de la norma legal respecto a la notificación mediante cédula con la declaratoria de rebeldía; en base a ese fundamento procedió a anular obrados hasta fs.45 vta., es decir hasta que se practique nueva notificación a la parte demandada y en el domicilio real señalado en la demanda principal, con la providencia de fecha 13 de junio de 2013,por cuyo motivo no se pronunció respecto a los demás agraviosconsignados en apelación.

1.2.Ahora bien, en la especie,se evidencia que admitida la demanda, se corre en traslado a la parte demandada, quien previa citación personal conforme se evidencia de fs. 33, contesta a la misma negativamente y reconviene por cumplimiento de contrato, no obstante, por Auto de fecha 13 de junio de 2013 el A quo rechaza el responde por extemporáneoy se declara la rebeldía de la demandada, habiendo sido notificado con esta última resolución DioniciaVillca Choque en fecha 19 de junio de 2013 mediante cédula en su domicilio real de calle Florida “B” en presencia de testigo debidamente identificado, conforme se evidencia de fs. 45 vta.

Posteriormente,del memorial de fs. 72,se conoce que la demandadaDioniciaVillca Choque, una vez clausurado el término probatorio,se apersona al proceso solicitando fotocopias legalizadas de todo el expediente, solicitud que es deferida por el Juez de la causa por decreto de fecha 4 de octubre de 2013 a pesar de la declaratoria de rebeldía impuesta.

Asimismo, una vez notificado mediante cédula con la Sentencia en su domicilio real ubicado en calle Florida “B” Nº 51 en presencia de testigo debidamente identificado, adjuntando boleta por concepto de multa por rebeldía, solicita entrega de cuaderno procesal, así como la extensión de fotocopias legalizadas de todo el cuaderno de resoluciones y finalmente solicita que el Oficial de Diligencias informe “que persona se presentó en su domicilio el día de ayer 20 de noviembre de 2013 a efectos de proceder a su notificación con la sentencia”. Petición que es atendida por providencia de fecha 21 de noviembre de 2013.

En mérito a éste último decreto, el Oficial de Diligencias del Juzgado de Partido Cuarto en lo Civil informa en lo relevante que “en fecha 20 de noviembre de 2013 se constituyó en el domicilio real de la demandadaDioniciaVillca Choque, en compañía del señor Víctor Arriaga Mamani y un testigo de nombre Carlos Alberto Chambi Susaño con C.I. 6680043,…el motivo de la notificación con la sentencia en el domicilio real de la demandada obedece a que la misma estaba declarada en rebeldía, y el suscrito en calidad de parte imparcial, no puede ni podía actuar erogando gasto de oficio para realizar la mencionada diligencia, ya que la misma en su condición de rebelde no cuenta con un domicilio procesal conocido, es en ese sentido que se acordó con el demandante Víctor Arriaga Mamani constituirnos en el mencionado domicilio en la movilidad del mismo”.

En ese antecedente la mencionada demandada interpone recurso de apelación contra la resolución de primera instancia, acusando entre otros agravios,falta de notificación con el Auto de rebeldía.

Sin embargo, de la relación precedentemente efectuada se conoce que la parte demandadacon su citación personal en el presente caso de autos ha tomado pleno conocimiento de la demanda interpuesta en su contra, asimismo,se ha puesto en su conocimiento el Auto que declara su rebeldía,porque con dicha resolución ha sido debidamente notificada en su domicilio real conocido conforme preceptúa el art. 68 del Código de Procedimiento Civil, cumpliendo de ésta manera la notificación efectuada con el objetivo de la comunicación y publicidad, empero al haberse apersonado luego de clausurado el término probatorio e inclusive en su escrito de saca de expediente no denuncia la demandada falta de notificación con el Auto de rebeldía o que su domicilio indicado resultare falso, es más con la saca del expediente efectuada se ha operado la notificación tácita con todas las resoluciones cursantes en obrados conforme prescribe el art. 136 del adjetivo civil, por lo que conforme al principio de convalidación, su derecho, por negligencia propia ha precluido.

En consecuencia, los fundamentos vertidos por el Tribunal de Alzada para disponer la nulidad de obrados hasta el estado de nueva notificación con el auto que declara la rebeldía a ésta altura del proceso no tienen la trascendencia debida,por lo mismo no se evidencia en esta parte la vulneración del derecho a la defensa ni del principio al debido proceso.

1.3.En relación a lo analizado, la línea Jurisprudencial sentada por este Tribunal Supremo sobre materia de nulidades, y específicamente a través del razonamiento asumido en el Auto Supremo Nº 78/2014 de fecha 17 de marzo de 2014, ha concretado en sentido de que el espíritu del art. 16 y 17 de la Ley Nº 025 del Órgano Judicial concibe al proceso no como un fin en sí mismo, sino como el medio a través del cual se otorga la efectividad de los derechos reconocidos en la ley sustantiva, en esa orientación los arts. 105 al 109 Ley Nº 439 (Nuevo Código Procesal Civil), establecen las nulidades procesales con criterio aún más restringido, especificando de esta manera que la nulidad procesal es una excepción de última ratio que se encuentra a su vez limitada por determinados principios universalmente reconocidos, tales como el principio de especificidad, trascendencia, finalidad del acto, convalidación,  preclusión, etc., los cuales no pueden ser desconocidos, y que frente a esa situación, se debe procurar resolver siempre de manera preferente sobre el fondo del asunto controvertido, en tanto que la nulidad procesal solo puede ser decretada cuando no existe ninguna otra posibilidad de salvar el proceso, buscando de esta manera la materialización de los principios que hoy rigen la administración de justicia previstos en la Constitución Política del Estado y replicados en las dos leyes de referencia, pretendiendo de esta manera revertir el antiguo sistema formalista, dejando a un lado las viejas prácticas con la que se han venido tramitando los procesos judiciales por más de tres décadas con predominio de nulidades y en el mayor de los casos innecesarias que solo ocasionó retardación de justicia a lo largo del tiempo en desmedro del mundo litigante y de la propia administración de justicia, lo cual se pretende revertir definitivamente.

1.4.Asimismo, este Tribunalen el Auto Supremo Nº 425/2014 que cursa a fs. 200 a 202 y vta. de obrados, ya ha razonado en sentido de que la decisión de fondo y su pertinencia debe ser dilucidada por el Tribunal de Alzada, en examen de toda la prueba adscrita al proceso, en aplicación de las prerrogativas como Tribunal de segunda instancia y en función a lo impugnado en apelación,de igual manera en relación al vicio procesal examinado en aquella oportunidad se ha concluido en sentido de que “no se evidencia que el aparente vicio que alude el Ad quem haya causado indefensión a la parte demandada por cuanto ella tuvo a disposición todos los mecanismos procesales para impugnar oportunamente determinados aspectos si a su criterio le causaban algún tipo de perjuicio y el no hacerlo queda como responsabilidad suya”; en ese antecedente se anula el Auto de Vista Nº44/2014, disponiendo que se dicte nuevo Auto de Vista en sujeción al art. 236 del Código de Procedimiento Civil;sin embargo las determinaciones asumidas en dicho Auto Supremo han sido desoídas por el Tribunal de Alzada, lo cual evidencia una clara intención del Tribunal de eludir y soslayar pronunciarse sobre el fondo de la problemática, lesionando el derecho de las partes a una resolución pronta, oportuna y eficaz de su controversia y del reconocimiento de sus derechos subjetivos, que en definitiva constituye el objeto del proceso.


De donde se infiere que la decisión asumida por el Ad quem, de anular obrados hasta el estado de nuevanotificación con la declaratoria de rebeldía, resulta siendo incorrecta, en consecuencia los agravios fundamentados corresponden ser resueltos por el Tribunal de Alzada en el marco de sus facultades y atribuciones establecidas, en estricta aplicación de la ley y del recurso de apelación interpuesto por la parte demandada.


Por lo que en conclusión podemos referir que el Tribunal de alzada al disponer la nulidad de obrados, ha infringido la normativa precedentemente señalada, vulnerando también de ésta manera el art. 236 del Código de Procedimiento Civil,y con ello, el principio del debido proceso, en su elemento al derecho a la defensa, lo que corresponde ser enmendado por este Máximo Tribunal.

Por lo expuesto corresponde emitir fallo conforme los arts. 271 num. 3), 275 con relación al 254 num4) del Código de Procedimiento Civil.


POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el art. 42 parágrafo I num. 1) y art. 17 parágrafo I de la Ley del Órgano Judicial de 24 de junio de 2010, y en aplicación de los arts. 271 num. 3), 275 con relación al art. 254 num4) del Código de Procedimiento Civil, ANULA el Auto de Vista Nº 140/2014 de 22 de septiembre de 2014, cursante de fs. 218 a 220 yvta., y se dispone que sin espera de turno y previo sorteo el Tribunal Ad quem resuelva la apelación con la pertinencia del art. 236 de la norma Adjetiva Civil, y conforme se hubo dispuesto por Auto Supremo Nº 425/2014.

No siendo excusable el error incurrido, en virtud a que la resolución anulatoria dilata innecesariamente la resolución final de la causa, se impone multa a los vocales suscriptores del Auto de Vista, con un día de haber a ser descontado, a tal finalidad notifíquese con la presente resolución a la Dirección General Administrativa y Financiera.

En aplicación del art. 17.IV de la Ley Nº 025, notifíquese al Consejo de la Magistratura a los fines consiguientes de ley.

Regístrese, comuníquese y devuélvase.

Relator: Mgdo. Rómulo Calle Mamani.

Fdo. Mgdo. Rómulo Calle Mamani.

Fdo. Mgda. Rita Susana Nava Durán.

Ante mí  Fdo. Abog. Gonzalo Rojas Segales

Registrado en el Libro de Tomas de Razón: Primero