TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA                              S A L A  C I V I L


Auto Supremo: 80/2015

Sucre: 05 de febrero 2015

Expediente: O 68 14 S

Partes: Floria Flores Calizaya. c/ Mario Copa Aguirre.

Proceso: Guarda.

Distrito: Oruro.

VISTOS: El recurso de casación en el fondo de fs. 166 a 169 vta., interpuesto por Mario Copa Aguirre contra del Auto de Vista Nº 172/2014 emitido el 13 de octubre de 2014 cursante de fs. 157 a 162, pronunciado por la Sala Civil Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de Oruro, en el proceso de guarda seguido por Floria Flores Calizaya contra el recurrente, la concesión de fs. 192 los antecedentes del proceso, y:

CONSIDERANDO I:

ANTECEDENTES DEL PROCESO:

El Juez de Partido de la Niñez y Adolescencia, de la ciudad de Oruro, pronuncia la Sentencia N° 53/2014 de 20 de agosto de 2014 que cursa de fs. 116 a 123 vta., declarando probada la demanda de fs. 27 a 28 vta. y como emergencia del mismo otorga la guarda de las menores B.D.C.F y L.M.C.F. en favor de la madre, asimismo como medidas preventivas y de protección concede el derecho de visitas a Mario Copa Aguirre respecto a las menores, de acuerdo a fines de semana alternos expuestos en dicho fallo.

Resolución de primera instancia que es recurrida de apelación y resuelta por Auto de Vista de fs. 157 a 162, que confirma la Sentencia apelada, fallo que a su vez es recurrido de casación por la parte demandante.

CONSIDERANDO II:

DE LOS HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN.

1.- Señala que de acuerdo a su recurso de apelación hubiera reclamado, haber sido victima de acciones legales paralelas al proceso, la progenitora no tiene la intención de visitar a sus hijas, estas le tienen miedo, hechos que no hubieran sido valorados, pues lo que se pretendió con la guarda se de inicio a otra acción para asistir a sus hijas u otros seis hijos de la demandante que la generó como fruto de su primera situación familiar, asimismo cita parte del Auto Supremo Nº 273 de 27 de mayo de 2013, refiriendo que por la guarda se asume el cuidad y custodia de un niño, niña o adolescente.

Transcribe el art. 32 del Código Niño Niña Adolescente y el art. 59 parágrafo I de la Constitución Política del Estado, para señalar que según informes psicológicos y social, se señalaría que la actora tendía condiciones para las menores, empero no señala qué condiciones tendrían a futuro tomando en cuenta que la misma tiene seis hijos, los que también peticionarían atención igualitaria, transgrediendo de esa manera el desarrollo integral psicoemocional y social de sus dos hijas, creando un vivir tenso y propenso a agresiones psicológicas y físicas describiendo alcances de la ley Nº 348.

2.- Señala que fue sorprendido con el proceso de guarda, pues se suscribió un documento de conciliación y que no fue notificado;  pensando que iba a arreglar el problema empero la actora continuó el trámite, por lo que se le causó indefensión; refiere que a fs. 67 se lo declara rebelde y se notifica con la misma en la calle Sargento Flores entre Camacho y Washington Nº 1064 cuando su domicilio se encuentra en la calle Illampu Nº 177 entre Oblitas y Camacho, por lo que se ha vulnerado sus derechos fundamentales, transgrediendo los arts. 21 num. 6, 24, 115, 119, 120 de la Constitución Política del Estado.

3.- El informe social solo se limita a dar referencias sobre la actora respecto a su salud,  economía, vivienda con seguimiento psicosocial hacia sus hijos; del informe social elaborado por la trabajadora  social Moira Jimena Vargas Caballero, señala que las dos menores se encuentran bajo el cuidado del demandado y familiares y que observó que se encuentran más grandes, que son atendidas por la tía materna, y que la actora estaría mejor de salud, economía y vivienda, porque la casa donde vive es de sus padres.

Refiere que la actora tiene seis hijos y fruto de su primera relación de pareja asumiendo responsabilidad de los mismos, empero no se hubiera acreditado los mismos, no señalan en qué cuarto vivirán las niñas o si compartirán la habitación de los otros seis hijos de la actora, tampoco acredita la constitución de su fuente laboral o documentación que acredite su solvencia económica, para cubrir necesidades mínimas de las niñas, por lo que señala que la actora no probó sus ingresos económicos, por lo que refiere que se vulnera el art. 108 num. 9 de la Constitución Política de Estado.

4.- Del informe psicológico se tiene que se cumplió con la Sentencia de guarda, así refiere que del informe psicológico prestado pro Vilma Ledezma Alvarado, señala que la convivencia familiar de las dos niñas se va dando con el padre que es ayudado con su familia paterna, que la relación se da con la hermana y no con la madre y que por enfermedad tuvo que dejarlas al cuidado del padre, que es contradictorio al mencionar que en el proceso de guarda paulatinamente  la madre mantenga comunicación con las hijas, y que al momento de que el demando las hubiera traído a las menores a la oficia de la psicóloga en el que se observó que la señora era cariñosa con las niñas llegando a observar un cabio de expresión en la niña Belén denotando mayor soltura, no señala que las niñas necesiten estar con la progenitora, solo menciona que se las ve bien, no señala que las niñas vivirán en un ambiente familiar y de confraternidad con los otros hijos de la señora Floria y tampoco demuestra que no serán objeto de intimidaciones agresiones psicológicas, pues son señala que a los otros seis hijos se los haya preparado, inculcado y habitado una preparación de afecto y tolerancia, por lo que también deduce infracción del art. 410.I de la Constitución Política del Estado.

Por lo que solicita se case el Auto de Vista, solicitando se conceda la tutela, disponiendo la anulación con la demanda.

CONSIDERANDO III:

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:

1.- Sobre la acusación relativa a que la actora no tendría la intención de visitar a sus hijas, el temor de las menores respecto a su madre y que los informes social y psicológico no señalarían la calidad de condiciones futuras para las menores, tomando en cuenta que la actora tiene seis hijos y que se transgrede el desarrollo integral, psicoemocional y social de sus dos hijas.

Sobre la primera acusación; se debe indicar que los informes social y psicológico elaborados en el desarrollo de la presente causa que cursan de fs. 82 a 88 y de fs. 89 a 92, respectivamente no señalan expresamente ni concluyen que la progenitora no tuviera interés en visitar a las menores, tampoco que las menores tuvieran temor a la actora; al contrario en audiencia de alegatos cuya acta cursa de fs. 112 a fs. 115, cuando la trabajadora social y la psicóloga tomaron la palabra, la versión de la última de las dos profesionales se tiene que a fs. 113 vta., se señaló que el padre al ver el lazo de afectividad entre las menores y la progenitora opusieron pretextos y justificativos e interrumpió las visitas no asistiendo a las mismas, lo que significa que la conducta demostrada por el progenitor no es la correcta, pues impide la relación materno-infantil y más aun llega a constituirse reprochable, cuando las menores tienen una edad corta que requieren con mayor continuidad los lazos de afectividad respecto a su madre.

En cuanto a las condiciones futuras para las menores y la habitación respecto a los otros hijos de la progenitora, se debe indicar que de acuerdo a  los informes social y psicológico de fs. 82 a 88 y de fs. 89 a 92; se debe señalar que dichos informes señalan que la actora actualmente convive con dos de sus hijas procreadas en su anterior relación y no así con los seis hijos como señala el recurrente, asimismo corresponde señalar que en forma constante el demandado puede solicitar ante el operador judicial las condiciones de vivienda en las que se encontrarían las menores, con cuyos datos si considera inadecuado las condiciones de vida de las menores, en base al cual podrá solicitar la guarda de las menores a su favor, pues los subjetivismos señalados por el recurrente no pueden servir de base para modificar las resoluciones adoptadas por los de instancia, en vista de que basaron su decisión conforme a informes actuales.

2.- Sobre la denuncia que fue sorprendido con el proceso de guarda, en sentido de que  por medio existía una conciliación y la actora continúo el trámite, con lo que se le ha causado indefensión, alega que fue notificado en la calle Sargento Flores Nº 1064 y Camacho cuando su domicilio se encuentra ubicado en la calle  Illampu Nº 177 y Oblitas.

Se debe indicar que la citación, es el mecanismo procesal por el cual el órgano jurisdiccional comunica al demandado que tiene una demanda en su contra, ahora de obrados se advierte que en la diligencia de fs. 31 vta., se ha practicado la citación con la demanda al demandado (ahora recurrente) habiéndose cumplido con el resto de las formalidades de señalar el croquis de la citación y las fotografías pertinentes y en forma posterior a los tres días de la citación el demandado en fecha 14 de abril de 2014 presentó su memorial interponiendo excepción de cosa juzgada, como consta en el escrito de fs. 40 y vta., por lo que se deduce que la citación tuvo el efecto que buscaba la de comunicar al demandado que tiene una demanda en su contra- por lo que no puede acusar haberse generado indefensión en la causa cuando el propio recurrente tomó conocimiento del proceso y se apersonó al mismo oponiendo el medio de defensa que consideró pertinente; consiguientemente no se advierte infracción de los arts. 21 num. 6, 24, 115, 119, 120 de la Constitución Política del Estado.

3.- Respecto a la acusación de que el informe social se limita a dar referencias de la actora, empero no manifiesta que se haya obtenido la acreditación de los extremos que favorecen a la progenitora, respecto al domicilio y a la solvencia económica; y en cuanto a la acusación de que el informe psicológico no señalaría que las menores necesiten estar con la progenitora y que las menores en caso de vivir con la misma y sus otros hijos no fueran objeto de intimidaciones en vista de que no se encontrarían preparados.

Sobre ambas acusaciones corresponde señalar que el contenido de los informes de referencia fue notificado al demandado en diligencia de fs. 93 vta., informes que no merecieron en su debida oportunidad observación alguna, menos se solicitó la ampliación de los mencionados informes, por lo que a esta altura no corresponde observar el contenido de dichos informes, salvo que los mismos puedan ser contrarrestados con otros medios de prueba que resultan ausentes en la presente causa.

Asimismo se debe indicar que respecto al informe psicológico, si bien no señala haberse efectuado una orientación de lazos de consanguinidad y hermandad, entre las hermanas, corresponderá al Juez en ejecución de su resolución- tomar las medidas necesarias para orientar a las menores, los lazos de afectividad que debe primar entre las menores.

Por ultimo se debe señalar que la Declaración de los Derechos del Niño, aprobada por la Asamblea General de las Naciones Unidas el 20 de noviembre de 1959, que en su art. 6º señala: "El niño, para el pleno desarrollo de su personalidad, necesita amor y comprensión. Siempre que sea posible, deberá crecer al amparo y bajo la responsabilidad de sus padres y, en todo caso, en un ambiente de afecto y de seguridad moral y material; salvo circunstancias excepcionales, no deberá separarse al niño de corta edad de su madre..."; consiguientemente se deduce que las conclusiones evacuadas en los informes social y psicológico, se encuentran justificados, no advirtiendo infracción de los arts. 108 num. 9) y 410 parágrafo I de la Constitución Política del Estado, en los términos acusados por el recurrente.

Consiguientemente, en base a los fundamentos expuestos corresponde emitir resolución en la forma prevista en el art. 271 num. 2) del Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el art. 42 parágrafo  I num. 1) de la Ley del Órgano Judicial de 24 de junio de 2010, y en aplicación de los arts. 271 num. 2) y 273 declara INFUNDADO el recurso de casación en el fondo de fs. 166 a 169, interpuesto por Mario Copa Aguirre contra del Auto de Vista Nº 172/2014 emitido el 13 de octubre de 2014 cursante de fs. 157 a 162, pronunciado por la Sala Civil Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de Oruro. Con costas.

Se regula honorario del abogado de la parte demandada en la suma de Bs. 1.000.-


Regístrese, comuníquese y devuélvase.


Relator: Mgdo. Rómulo Calle Mamani.


Fdo. Mgdo. Rómulo Calle Mamani.

Fdo. Mgda. Rita Susana Nava Durán.

Ante mí  Fdo. Abog. Gonzalo Rojas Segales

Registrado en el Libro de Tomas de Razón: Primero