TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

                     S A L A  C I V I L


Auto Supremo:73/2015 

Sucre: 30 de enero 2015         

Expediente:LP-148-14-A

Partes:Carmen Conde Velásquez. c/ Inés Mireya Luna Álvarez.  

Proceso:Mejor Derecho, reivindicación y daños.

Distrito:La Paz.

VISTOS: El recurso de casación en el fondo de fs. 247 a 248 vta., interpuesto por Inés Mireya Luna, contra del Auto de Vista-Resolución Nº D-216/14 del7 de agosto de 2014 de fs. 242 a 243, pronunciada por la Sala Civil Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz, en el proceso ordinario de Mejor Derecho, reivindicación y daños seguido por Carmen Conde Velásquezcontra la recurrente; el Auto de concesión de fs. 252, los antecedentes del proceso; y:

CONSIDERANDO I:

ANTECEDENTES DEL PROCESO:

Que, dictada el Auto Interlocutorio de fecha 6 de noviembre de 2013 por el Juez Décimo  Cuarto de Partido en lo Civil y Comercial, cursante de fs. 225 a 226, donde declaró probada la excepción de prescripción de acción deducida por Carmen Conde Velásquez, disponiendo la prosecución de la causa sin considerar la demanda reconvencional.

Auto definitivo que fue apelada por la demandada, por el cual el Tribunal de apelación confirmo totalmente la resolución Nº 408/13 de 6 de noviembre de 2013.

Resolución de segunda instancia que es recurrida en casación por parte dela demandada, el mismo que se analiza.

CONSIDERANDO II:

HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN:

Acusa la aplicación errónea del art. 552 del Código Civil el cual establece la imprescriptibilidad de la acción de nulidad.

Por otro lado, hace mención que el Auto de Vista contuviera argumentación contradictoria al considerar que se debe aplicar el art. 1545 del Código Civil para resolver actos jurídicos en el año 1965 y 1966, violando la norma prevista por el art. 123 de la CPE. 

Por dichos motivos  solicita que se pronuncie Auto Supremo Anulando obrados y disponer que el juez A quo actúe con apego a las normas legales y se pronuncie nuevo auto interlocutorio.

CONSIDERANDO III:

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:

Prácticamente la recurrente acusa la errónea aplicación del art. 552 del Código Civil, al respecto se debe tener presente que, tanto el juez A quo como el Ad quem, basaron su determinación de declarar prescrita la acción de nulidad en base al ordenamiento jurídico anterior al que rige en la actualidad, basaron su argumentación en lo dispuesto en las disposiciones transitorias del Código Civil actual el cual dispone en su  art.  1567 que: “Los contratos y los actos jurídicos en general celebrados de acuerdo a las disposiciones del Código Civil y demás leyes anteriores a la vigencia de este Código, se regirán por ellas.”, o sea, el Juez A quo al igual que el Tribunal Ad quem, basaron su fundamentación en el análisis de dicha norma, toda vez que la nulidad pretendida por la parte recurrente, hace referencia a documentos y actos jurídicos, celebrados de acuerdo a las disposiciones del Código Civil abrogado, el cual establecía un régimen de prescripción totalmente distinto al que ahora hace referencia el Código Civil actual, por dicho motivo, el supuesto agravio de errónea aplicación del art. 552 del Código Civil el cual establece la imprescriptibilidad de la acción de nulidad, no tiene ninguna incidencia en la presente causa, que como se indicó no fue aplicado por los tribunales de instancia.

En ese entendido, la denuncia de errónea aplicación de la indica normativa no resulta evidente, en virtud de que los Tribunales de instancia fueron claros al indicar que: “…la normativa aplicable a la excepción de prescripción deducida es el anterior Código Civil, no siendo aplicable la normativa civil actual y en vigencia, toda vez que existe norma específica que regula estos casos, no siendo de aplicación los Artículos 549 y 552 del CC…”, fundamento correcto o no de los de instancia que debió ser atacado por el recurrente por medio del recurso de casación, el cual de ninguna manera hace mención a dicho análisis que fue la base para rechazar la demanda reconvencional de la parte recurrente, por ese motivo, lo denunciado como agravio, referente a la infracción del art. 552 del Código Civil actual no tiene fundamento.

Por otro lado, respecto a la existencia de disposiciones contradictorias en la resolución de alzada, se debe considerar que la demanda principal, versa sobre el mejor derecho de propiedad, normado en el art. 1545 del Código Civil actual, en cambio la demanda reconvencional planteada en la litis, fue excepcionada vía prescripción en base a las normativas del Código Civil abrogado, argumento que sirvió a los tribunales de instancia para declarar probada dicha excepción, no encontrándose ninguna disposición contradictoria en dicho análisis y consiguiente determinación, el cual de manera clara y concreta estableció que en el caso presente existe dos supuesto, uno el regido por el Código Civil actual y el otro por el Código Civil abrogado y al ser aplicable la normativa abrogada a la demanda reconvencional, esta no genera ninguna contradicción como pretende acusar la parte recurrente.

Finalmente, cabe recalcar que la parte recurrente basó su argumento en lo dispuesto por el art. 253 num. 1) y 2) del Código de Procedimiento Civil, presentando un recurso de casación en fondo, pero, en la parte petitoria éste, recurrente, termina solicitando que se anule obrados y se disponga que el Juez A quo pronuncie nuevo Auto interlocutorio, aspecto que como se tiene establecido en la amplia jurisprudencia dictada por este Tribunal, no corresponde, debido a que lo que se busca dentro de un recurso de casación en el fondo, es que el Tribunal case el Auto de Vista impugnado y resuelva el fondo del litigio; en cambio, cuando se plantea el recurso de nulidad o casación en la forma, lo que se pretende es la nulidad de obrados.

Consiguientemente, en base a los fundamentos expuestos corresponde emitir resolución en la forma prevista en los arts. 271 num. 2) y 273 ambos del Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el art. 42.I num. 1) de la Ley del Órgano Judicial de 24 de junio de 2010, y en aplicación de los arts. 271 num. 2) y 273 declara INFUNDADO el recurso de casación en el fondo de fs. 247 a 248 vta., interpuesto por Inés Mireya Luna, contra del Auto de Vista-Resolución Nº D-216/14 del 7 de agosto de 2014 de fs. 242 a 243, pronunciada por la Sala Civil Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz. Con costas.

Se regula honorario profesional en la suma de Bs. 1000.-

Regístrese, comuníquese y devuélvase.

Relator: Mgdo. Rómulo Calle Mamani

Fdo. Mgdo. Rómulo Calle Mamani.

Fdo. Mgda. Rita Susana Nava Durán.

Ante mí  Fdo. Abog. Gonzalo Rojas Segales

Registrado en el Libro de Tomas de Razón: Primero