TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

SALA  CIVIL


Auto Supremo: 65/2015

Sucre: 30 de enero2015

Expediente: CB-135-14-S

Partes:Jaime Alarcón Rodríguez y Rosario Margot Montan de Alarcón.c/ Presuntos interesados, Mario Quiroga, José Félix PardoGóngora, Natalia Quiroga Cruz de Pardo, Mercedes PlazadeBrun, y Aldo Marcelo Berbety Claros.

Proceso:Usucapión.

Distrito: Cochabamba.

VISTOS: El recurso de casación en la forma y en el fondode fs. 360 a 361 y vta., interpuesto por Mercedes Plaza de Brun y Aldo Marcelo Berbety Claros contra el Auto de Vista Nº 137/2014 de 16 de junio de 2014 pronunciado por la Sala Civil Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Cochabamba, cursante de fs. 355 a 356., en el proceso deUsucapión,seguido por Jaime Alarcón Rodríguez y Rosario Margot Montan de Alarcóncontra Presuntos interesados, Mario Quiroga, José Félix Pardo Góngora, Natalia Quiroga Cruz de Pardo, Mercedes Plaza de Brun, y Aldo Marcelo Berbety Claros,la respuesta al recurso de fs. 366y vta., la concesión de fs. 378, los antecedentes del proceso, y:

CONSIDERANDO I:

ANTECEDENTES DEL PROCESO:


La Juez de Partido Noveno en lo Civilde la ciudad de Cochabambadicta Sentencia Nº 17/2012 de 18 de enero de 2012, cursante de fs. 313 a 324, declarando: 1. Probadala demanda de fs. 06 y la ampliación de fs. 147, sin costas por ser juicio doble. 2. Improbadas las excepciones perentorias de falta de acción y derecho, falsedad e ilegalidad, opuesta por Mercedes Plaza de Brun, por memorial de fs. 155. 3.Improbadas las excepciones de falsedad, ilegalidad, improcedencia y falta de acción y derecho opuestas por el Defensor de Oficio de José Félix PardoGóngora, Natalia Quiroga de Pardo,Mario Quiroga, ypresuntos interesados, por memorial de fs. 180-181. 4. Improbadas también las excepciones de falsedad, ilegalidad, falta de acción y derecho e improcedencia de la demanda, opuesta por Aldo Mar celo Berbety Claros, por memorial de fs. 220. 5. Improbada la acción reconvencional interpuesta por Mercedes Plaza de Brun por memorial de fs. 155. 6. Probada la excepción de falta de acción y derecho opuesta por Jaime Alarcón Rodríguez contra la acción reconvencional referida, por memorial de fs. 168. 7. En mérito de lo anterior, se declara a Jaime Alarcón Rodríguez y Rosario Margot Montan de Alarcón, propietarios de la fracción de terreno ubicado en la zona Temporal Pampa, área urbana de la jurisdicción de esta ciudad, provincia Cercado del departamento de Cochabamba, de 243.10 metros cuadrados de extensión superficial, con código catastral Nº 2-23-162-012-0-00-000-000; por haberse operado a su favor la usucapión o prescripción adquisitiva extraordinaria. 8. En consecuencia, la presente sentencia se constituirá en suficiente título que acredite su condición de propietarios, previo cumplimiento de las formalidades de ley.

Resolución que es apelada por la parte demandada María Mercedes Plaza Peña de Brun y Aldo Marcelo Berbety Claros, por escrito de fs. 327 a 328,que merece el Auto de Vista Nº 137/2014 de 16 de junio de 2014, cursante de fs. 355 a 356, queanula el Auto de concesión del recurso de fecha 11 de mayo de 2012 y a mayor abundamiento declara ejecutoriada la Sentencia de fs. 313 a 324. Resolución de alzada que es recurrida de casación en la forma y en el fondopor la parte demandada María Mercedes Plaza Peña de Brun y Aldo Marcelo Berbety Claros, que merece el presente análisis.

CONSIDERANDO II:

DE LOS HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN:

De forma resumida se pasa a detallar los fundamentos de agravio que expone la parte recurrente:

Refiere que la nulidad dispuesta por el A quo no alcanza al decreto de 11 de agosto de 2004, que ordena presentar con la demanda la documentación necesaria para ser admitida, concediéndole el plazo de un mes, bajo conminatoria de aplicarse el art. 333 del Código de Procedimiento Civil. La Municipalidad remite certificaciones incompletas en fecha 10 de febrero de 2005 extemporáneamente seis meses después de la orden. Por decreto de fs. 29 el juzgador complementa nueva orden de acompañar documentación ordenada en el inc. b) el referido decreto, sin que los demandantes hayan cumplido jamás dicha orden, por lo que concluye que en la tramitación del proceso se han incumplido las órdenes del juzgador, es decir se ha violado e incumplido el art. 330 del Código de Procedimiento Civil que ordena que con la demanda se acompañe la prueba documental.

El juzgador de primera instancia no ha valorado en su conjunto a su prudente arbitrio y conforme las reglas de la sana crítica las pruebas presentadas y el Tribunal de alzada sugestivamente eludió pronunciarse sobre la sentencia apelada, forzando una nulidad del Auto de concesión de alzada, sin analizar ni valorar las pruebas, incumpliendo el art. 90 del Código de Procedimiento Civil.

El Auto de 15 de enero de 2007 que anula obrados hasta fs. 34, en vía de saneamiento procesal dispone y ordena ampliar la demanda contra la incidentista María Mercedes Plaza Peña de Brun, reconociendo su personería y legitimación procesal, para después en la sentencia negarle su personería al punto de no reconocerle derecho, omitiendo además su primer nombre y referirse simplemente como a Mercedes Plaza de Brun.

Acusa la nulidad de la sentencia por violación de los arts. 190 y 192 inc. 3) del Código de Procedimiento Civil, porque la sentencia de 18 de enero de 2012 anula los derechos sucesorios de las hermanas Plaza, desconoce el derecho propietario de Aldo Marcelo Berbety Claros y elucubra consideraciones de derecho propietario ajenas al proceso, violando el sagrado derecho a la defensa.

En materia civil, no le está reconocido al Juez la facultad de ordenar a la parte actora amplíe demanda contra terceras personas, por el simple hecho de que la demanda como mecanismo idóneo para pedir la tutela jurídica le es inherente al actor, otra cosa resulta que si aquella es defectuosa, el Juez puede y debe ordenar a momento de admitir la demanda se subsanen los defectos dentro de un plazo prudencial y en caso de no hacerlo tenerlo por no presentada.

En el caso presente no se ha incluido a la esposa del codemandado Aldo Marcelo Berbety Claros, habiéndose vulnerado los arts. 332 y 333 del Código ritual.

En la tramitación de la presente causa no se respetó el debido proceso, teniendo en cuenta que la Sentencia fue dictada por el Dr. Javier R. Celiz Ortuño, quien luego fue designado Vocal de Sala Civil Primera que conoció el recurso de alzada. Si bien dicho magistrado presentó excusa, sin embargo existe susceptibilidad de que los vocales actuantes no se hayan pronunciado sobre el fondo de la sentencia por solidaridad con su colega.

Por lo expuesto y amparado en las previsiones legales establecidas en el art. 180-II de la Constitución Política del Estado y arts. 213, 250, 253, 254 del Código de Procedimiento Civil, interponen recurso de casación o nulidad en la forma y en el fondo contra el Auto de Vista recurrido, solicitando al Tribunal Supremo, anular obrados hasta el vicio más antiguo o en su defecto case el mismo.

CONSIDERANDO III:                                                        

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:

La parte recurrenteindistintamente interpone recurso de casación en la forma y en el fondo. Si bien ambos términos parecen similares, empero cada uno de ellos tiene realidad procesal y naturaleza jurídica distinta. El recurso de casación en el fondo, debe fundarse en infracciones a la norma sustantiva, doctrinalmente denominado “in iudicando” en que hubieran incurrido los Tribunales de instancia al pronunciar sus resoluciones, debiendo estar apropiadamente identificadas y justificadas las causales señaladas en el art. 253 del Código de Procedimiento Civil; mientras que el recurso de casación en la formao nulidad, se funda en errores al procedimiento, “in procedendo” referidos a la infracción de normas adjetivas incumplidas o mal aplicadas en la tramitación del proceso, enumeradas igualmente para cada caso en concreto por el art. 254 del adjetivo civil. De lo referido procedentemente también se tiene que las formas de resolución de cada uno de los recursos, en el fondo y en la forma, también adopta una forma específica y diferenciada, de ahí que cuando se plantea recurso de casación en el fondo lo que se pretende es que el Tribunal case el Auto de Vista impugnado y resuelva el fondo del litigio; en cambio, cuando se plantea el recurso de nulidad o casación en la forma, lo que se pretende es la nulidad de obrados, siendo comunes para ambos recursos las formas de resolución por improcedente o infundado. Por ello, al margen de exponer los motivos en que se funda el recurso de casación, sea en el fondo o en la forma, es deber del recurrente concretar su pretensión en forma congruente con el recurso que plantea.

Ahora bien, del examen de los agraviosdenunciados por el ahora recurrente se evidencia que el mismodenuncia presuntos vicios procedimentales con que se hubiera tramitado el proceso así como infracciones que hacen al fondo de la Litis, empero noimpugnaen absoluto sobre la decisión asumida por el Ad quem de anular obrados hasta la concesión del recurso por insuficiencia de fundamentación de agravios en la apelación, sino que destaca otros aspectosque no son referidos al objeto mismo de la decisión anulatoria; no obstante, al no haber sido tramitado el recurso de alzada, el Ad quem no ha considerado los agraviosdescritos en el memorial de apelación, porque solo ha examinado la apelación en relación al cumplimiento del requisito de la fundamentación de agravios, concluyendo “que en el escrito de apelación no existe expresión de agravios sino una simple disconformidad con la sentencia que no resulta ser suficiente para abrir la competencia del Tribunal de alzada”, bajo ese argumento, no ha considerado el memorial de apelación, consiguientemente la competencia del Tribunal de casación no puede aperturarse sin la existencia de pronunciamiento expreso por parte del Tribunal de apelación sobre los puntos reclamados en alzada. En consecuencia, podemos concluirrefiriendoque lo único que debía cuestionar la parte ahora recurrente, es el contenido y fundamento del Auto de Vista, y al no haber procedido de ésta manera resulta inconsistente el recurso de casación interpuesto.

En relación alo anterioréste Tribunal Supremo ha establecido Línea Jurisprudencial en sus diferentes Autos Supremos donde se ha razonado en sentido que frente a una resolución anulatoria de obrados no procede el recurso de casación en el fondo, porque dicha resoluciónno contiene una decisión de fondo del litigio, en tal circunstancia no es posible examinar el recurso en el fondo,lo quehace también a la improcedencia del recurso interpuesto.

Finalmente, si bien en el memorial de recurso se hace referencia al recurso de casación en la forma, empero de manera incoherente se termina solicitando la anulación de obrados hasta el vicio más antiguo, y no así del referido Auto de Vista, lo que en definitiva hace incoherente el agravio formulado y no permite la apertura de competencia de éste Tribunal.

Por lo que en virtud de las consideraciones expuestas, corresponde resolver en previsión de los arts. 271 núm. 1) y 272 núm. 1) del Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el art. 42 parágrafo Inumeral 1) de la Ley del Órgano Judicial de 24 de junio de 2010, y en aplicación de los Arts. 271 núm. 1) y art. 272 núm. 1) del Código de Procedimiento Civil, declara IMPROCEDENTE, el recurso de casación en la forma y en el fondo, de fs. 360 a 361 y vta., interpuesto por María Mercedes Plaza Peña de Brun y Aldo Marcelo Berbety Claros contra el Auto de Vista Nº 137/2014 de 16 de junio de 2014 pronunciado por la Sala Civil Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Cochabamba. Con costas.

Se regula honorario profesional en la suma de Bs. 1.000.-

Regístrese, comuníquese y devuélvase.

Relator: Mgdo. Rómulo Calle Mamani.

Fdo. Mgdo. Rómulo Calle Mamani.

Fdo. Mgda. Rita Susana Nava Durán.

Ante mí  Fdo. Abog. Gonzalo Rojas Segales

Registrado en el Libro de Tomas de Razón: Primero