TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

                                                           S A L A   C I V I L


Auto Supremo: 56/2015

Sucre: 29 de enero 2015

Expediente: CH-63-14-S

Partes: Lorenzo Murillo Díaz. c/ María Luisa Mendiola Martínez.

Proceso: Divorcio.

Distrito: Chuquisaca.

VISTOS: El recurso de casación en la forma y en el fondo cursante de fs. 492 a 493, de obrados, interpuesto por María Luisa Mendiola Martínez contra el Auto de Vista Nº SCI-448/2014 de 26 de septiembre de 2014, cursante de fs. 482 a 484 vta., pronunciado por la Sala Civil y Familiar Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Chuquisaca, dentro el proceso de divorcio, seguido por Lorenzo Murillo Díaz contra María Luisa Mendiola Martínez, concesión de fs. 499, los antecedentes procesales; y:


CONSIDERANDO I:

ANTECEDENTES DEL PROCESO:


Que, la Juez Primero de Partido de Familia de la Capital - Sucre, mediante Sentencia Nº 65/2014 de 02 de junio de 2014 de fs. 420 a 423 vta., declaró PROBADA la demanda de fs. 3-4 subsanado a fs. 7 y vuelta, por la causal de divorcio regulada en el art. 130 4) del CF., así como la acción reconvencional  respecto de la misma causal art. 130 4). PROBADA LA EXCEPCION DE EXTINCION POR EL TRANSCURSO DEL PLAZO LEGAL de fs. 95 a 97, sin costas disponiéndose  la desvinculación matrimonial de los esposos  LORENZO MURILLO DIAZ Y MARIA LUISA MENDIOLA MARTINEZ, en ejecución de sentencia libres provisión ejecutoria  para la cancelación de la partida Matrimonial.

En aplicación del art. 145 y 147 del CF, se concede la guarda de la hija menor (Yesica Murillo Mendiola), queda bajo  la guarda provisional de su madre  y que respecto a la asistencia familiar fijada a favor de la referida beneficiaria se tiene dispuesto y tramitado en el Juzgado Tercero de Partido de Familia de la Capital.

Asimismo, en sujeción del art. 142 del CF se declara como bienes gananciales el inmueble de 258 metros cuadrados sito en calle Francisco Bedregal, urbanización San Antonio. Que deberá ser dividido en partes iguales en ejecución de Sentencia, dejándose abierta la posibilidad de comprobación  y división de otros bienes gananciales.

Deducida la apelación por la demandada y remitida la misma ante la instancia competente, la Sala Civil Y Familiar Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Chuquisaca, mediante Auto de Vista Nº SCI-448/2014 de 26 de septiembre, confirmo en forma total la Sentencia de 65/2014 de 02 de junio.

En conocimiento de la determinación de segunda instancia, la demandada interpuso recurso de casación en la forma y en el fondo, mismo que se pasa a analizar.

CONSIDERANDO II:

DE LOS HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN:


1.- Que la Sentencia de primera instancia no estaría conforme a los datos del proceso, ya que no se habría valorado la prueba de descargo, tampoco se habría valorado el art. 140 en su cabal sentido gramatical, lo que vulneraria el debido proceso, ya que con el decreto de Autos debería haber quedado cerrada toda discusión, hecho que no habría ocurrido en el caso presente, ya que se habría seguido recibiendo prueba, memoriales, dictándose decretos y autos, realizándose audiencias que serían fuera del procedimiento y viciarían de nulidad el proceso.

2.- Que en el proceso estaría probado que la demandada solo sabría apenas leer y escribir su nombre, ya que habría probado que es persona humilde de pollera, por lo que estaría probado que sería ignorante de las leyes por cuanto habría nacido en el campo, en este entendido los jueces de instancia no habrían valorado la última parte del art. 140 del CF.,  sobre el plazo para demanda la causal de divorcio por adulterio.

Por lo manifestado precedentemente solicita que el Tribunal de Casación ANULE obrados hasta fs. 390., y /o CASE el Auto de Vista recurrido.

CONSIDERANDO III:

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:


De la revisión del recurso de casación interpuesto en el fondo y la forma, se tiene que la recurrente en su fundamentación acusa ocho puntos, de los cuales los primeros seis, hacen alusión solo a los actuados desarrollados en el proceso, no siendo específicos ni precisos en relación al agravio que le habría ocasionado a la parte demandada esos actuados, encontrando dos agravios que hacen a la forma y al fondo en los puntos 7 y 8, por lo que nos referiremos de principio en lo que corresponde a la forma e indicaremos que:

En la Forma.-

En cuanto a que se vulneraria el debido proceso, ya que con el decreto de Autos debería haber quedado cerrada toda discusión, hecho que no habría ocurrido ya que se habría seguido recibiendo prueba, memoriales, dictándose decretos y autos, realizándose audiencias que serían fuera del procedimiento y viciarían de nulidad el proceso; a esto corresponde señalar que este Tribunal debe circunscribirse a los puntos reclamados y resueltos por los jueces de instancia, ya que de la revisión de  obrados se tiene que la recurrente trae a colación este agravio recién en el recurso de casación, cuando lo correcto era que si consideraba que este agravio viciaba el proceso debió haber solicitado la nulidad en ese momento o fundamentar tal aspecto como uno de sus agravios en apelación acusando los vicios de procedimiento que creía le causaban agravio y al no hacerlo ese derecho precluyó, por lo que es aplicable al caso presente al art. 258 núm. 3) del CPC, que dice: “En el recurso de nulidad no será permitido presentar nuevos documentos ni alegar nuevas causas de nulidad por contravenciones que no se hubieren reclamado en los tribunales inferiores…, lo que da a entender que no puede revisarse vicios de procedimiento que no hayan sido denunciados en instancias inferiores, en virtud de que no es aceptable el "per saltum", que implica el salto de la o las instancias previas a la intervención del Tribunal de Casación, resultando el agravio en la forma improcedente.


En el Fondo.-


Respecto a que en el proceso estaría probado que la demandada apenas sabría leer y escribir su nombre, dada su condición de persona humilde de pollera, lo que probaría su ignorancia sobre leyes, por lo que no se habría valorado la última parte del art. 140 del CF.; corresponde señalar que de la revisión del Auto de Vista recurrido, en su tercer considerando, punto tres, el Tribunal de Alzada menciona: “…la persona ofendida con adulterio tiene el plazo de 6 meses para iniciar el divorcio por esta causal computable desde que se conoció el hecho, vencido este plazo la ley presume que ha existido reconciliación, constituyéndose la preclusión de su derecho, también esta norma  fija un periodo de dos años en caso de ignorancia, referida en el desconocimiento del adulterio, no de las características o personalidad de la persona ofendida, como alega en apelación la apelante.”,  lo que da a entender que según lo establecido por el art. 140 del CF., para que proceda el divorcio necesariamente esta acción debe ser interpuesta al momento de ser conocidos los hechos que ofendieron al cónyuge agraviado o dentro los seis meses posteriores a ese hecho, si no se activa dicha demanda en ese tiempo, este se extingue.

Ahora bien en el caso de Autos la recurrente confunde la última parte del art. 140 del CF. Que dice: “…en caso de ignorancia hasta los dos años de que se produjo", sosteniendo que haría referencia al elemento subjetivo de su condición de mujer de pollera que habría cursado la escuela hasta el tercer año y que apenas sabría leer y escribir su nombre, lo que la constituiría en una ignorante de las leyes, situación  que habría motivado que esta no demande divorcio por la causal 1) del art. 130 del CF., dentro los 6 meses de conocido el adulterio y que dicha ignorancia de las leyes le conferiría la posibilidad de hacerlo en el plazo de dos años. Entendimiento que resulta equivocado, ya que la última parte del art. 140 del CF., hace referencia al plazo para el conyugue que ignora el hecho que constituye la causal de divorcio y no así a su ignorancia de las leyes, entendimiento que no es admisible ya que supondría que cualquier persona bajo pretexto de ignorar la ley se beneficie de una excepción en el plazo como el dispuesto en la última parte del art. 140 del CF., por lo que la disposición antes citada no aplicable al caso presente en relación al plazo de los dos años por ignorancia del hecho, en razón de que durante la sustanciación del proceso, en su demanda reconvencional la ahora recurrente refirió que su esposo le habría sido infiel con diferentes mujeres y que se habrían separado desde julio de 2012, argumentos que dan a entender que la misma no ignoraba del adulterio que sostiene como causal en su demanda reconvencional, resultando correcto el razonamiento del Tribunal de Alzada e infundado su agravio expuesto en el fondo.

Por todo lo anterior manifestado, corresponde a este Tribunal, emitir resolución conforme al art. 271 núm. 1) y 2) del Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, en virtud a la atribución contenida en el art. 42.I num. 1) de la Ley N° 025 del Órgano Judicial y en aplicación de los arts. 271 num. 1), 2) y 272 núm. 2) y 3) del Código de Procedimiento Civil, declara IMPROCEDENTE en la forma e INFUNDADO en el fondo el recurso de casación cursante de fs. 492 a 493, de obrados, interpuesto por María Luisa Mendiola Martínez contra el Auto de Vista Nº SCI-448/2014 de 26 de septiembre de 2014, cursante de fs. 482 a 484 vta., Con costas.

Se regula honorario profesional en la suma de Bs. 1000.-

Regístrese, comuníquese y devuélvase.

Relatora: Mgda. Rita Susana Nava Durán.


Fdo. Mgdo. Rómulo Calle Mamani.

Fdo. Mgda. Rita Susana Nava Durán.

Ante mí  Fdo. Abog. Gonzalo Rojas Segales

Registrado en el Libro de Tomas de Razón: Primero