TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA                        S A L A  C I V I L

Auto Supremo: 43/ 2015                                                        

Sucre: 26 de enero 2015                                                        

Expediente:        SC-159-14-S                                                        

Partes: Martha Torrez Vargas. c/ Gabriel Velarde Loras.                                

Proceso: Reivindicación, acción negatoria, desocupación y entrega de

inmueble.                                                        

Distrito: Santa Cruz

VISTOS: El recurso de casación en la forma y en el fondo interpuesto por Gabriel Velarde Loras de fs. 221 a 222 vta., contra el Auto de Vista Nº 162/2014 de 24 de julio de 2014 de fs. 217 a 219, pronunciado por la Sala Civil Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de Santa Cruz, en el proceso de reivindicación, acción negatoria, desocupación y entrega de inmueble, seguido por Martha Tórrez Vargas contra Gabriel Velarde Loras, respuesta de fs. 228a 230; concesión de fs.231, los antecedentes del proceso y:

CONSIDERANDO I:                                                                ANTECEDENTES DEL PROCESO:

El Juez Tercero de Partido en lo Civil y Comercial de Santa Cruz de la Sierrapronunció Sentencia cursante de fs. 185 a 187, declarando: PROBADA en parte la demanda de fs. 33 a 35 y vta., con relación a acción reivindicatoria, desocupación y entrega de inmueble e IMPROBADA con relación a la acción negatoria y pago de daños y perjuicios; e IMPROBADA la demanda reconvencional de fs. 95 a 96 y vta., interpuesto por Gabriel Velarde Loras, y se dispone que la parte demandada desocupe y entregue el inmueble ubicado en la Zona Nor-Este, Barrio Los Tusequis, UV 75, manzana 21, lote Nº 29, con una superficie de 455.88 m2, registrado en Derechos Reales bajo matrícula computarizada Nº 7011060110764, sea en el plazo de 15 días de ejecutoriada la sentencia, bajo prevenciones de ley.

Apelada la referida Sentencia por Gabriel Velarde Loras por memorial de fs. 189 a 190, es resuelta la misma por la Sala Civil Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de Santa Cruz, que emitió el Auto de Vista cursante de fs. 217 a 219, por el que CONFIRMA la SENTENCIA de fecha 09 de abril de 2013 cursante de fs. 122 a 124. (Siendo lo correcto de fs. 185 a 187 de fecha 2 de diciembre de 2013).

Resolución que dio lugar al recurso de Casación en la forma y en el fondo, interpuesto por parte de Gabriel Velarde Loras, que se analiza.

CONSIDERANDO II:                                                                        HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN:

De inicio refiere el recurrente plantear su recurso tanto en la forma como en el fondo, considerando injusto y sin fundamento el Auto de Vista, alegando aplicación de los arts. 15 de la Ley de Organización Judicial y los arts. 90 y 252 del Código de Procedimiento Civil, para luego desarrollar tanto lo que considera recurso de casación en la forma como en el fondo, señalando con relación al primero que:

Acusa al Tribunal de apelación de haber quebrantado formas esenciales del proceso que harían procedente el recurso, y que por mandato del art. 236 del Código de Procedimiento Civil fuera de orden público y de cumplimiento obligatorio, relacionando esta norma con el art. 227 del Adjetivo Civil, subtitulando CASACIÓN EN LA FORMA, reproduce exactamente lo expresado en apelación contra la sentencia de primer grado, sin crítica ni análisis de los fundamentos de lo resuelto en el Auto de Vista.

En otro apartado bajo el subtítulo de CASACIÓN EN EL FONDO, efectúa la misma labor de transcribir exactamente lo vertido como recurso de apelación, no existiendo cuestionamiento alguno que esté dirigido a analizar los fundamentos expresados por el Ad quem a tiempo de dictar Resolución de segunda instancia.

Finalmente luego de esa transcripción o copia íntegra de los argumentos de apelación ahora pretendidos para casación, pide se dicte Resolución anulatoria o alternativamente de casación de las “resoluciones recurridas”.

CONSIDERANDO III:                                                        

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:

En función a lo expuesto por el recurrente en su memorial que pretende sea considerado como recurso de casación tanto en la forma como en el fondo, corresponderá a este Tribunal, reiterar una vez más lo establecido en diversa jurisprudencia, en ese sentido señalar que el recurso de casación puede ser interpuesto en el fondo, en la forma o en ambos al mismo tiempo, siendo de distinta naturaleza uno y otro medio de impugnación.

Cuando el recurso de casación se interpone en el fondo, esto es por errores en la resolución de la controversia, los hechos denunciados deben circunscribirse a las causales de procedencia establecidas en el art. 253 del Código de Procedimiento Civil, siendo su finalidad la casación del Auto de Vista recurrido y la emisión de una nueva resolución que en base a una correcta interpretación o aplicación de la ley sustantiva o eliminando el error de hecho o de derecho en la valoración de la prueba, resuelva el fondo del litigio. En tanto que si se plantea el recurso de casación en la forma, se lo hará por errores de procedimiento, la fundamentación de agravios debe adecuarse a las causales contenidas en el artículo 254 del mismo cuerpo legal, siendo su finalidad la anulación de la resolución recurrida o del proceso mismo, lo primero sucede cuando la resolución recurrida contiene infracciones formales y, lo segundo cuando en la sustanciación del proceso se hubieren violado las formas esenciales del mismo y que se encuentren sancionadas con nulidad por la ley. En ambos casos, es de inexcusable cumplimiento el mandato del artículo 258-2) del Código de Procedimiento Civil, es decir, citar en términos claros, concretos y precisos la ley o leyes violadas o aplicadas falsa o erróneamente y especificar en qué consiste la violación, falsedad o error; especificaciones que deben hacerse precisamente en el recurso y no fundarse en memoriales o escritos anteriores ni suplirse posteriormente.

De lo anterior, se concluye que el recurso de casación en el fondo y el de forma son dos medios de impugnación distintos, que persiguen igualmente finalidades diferentes.

Al margen de lo anterior, el cuestionamiento que se debe efectuar por este medio de impugnación esta dirigido a la resolución emitida en segunda instancia y no contra la sentencia de primer grado.

En el caso que se analiza, Gabriel Velarde Loras, refiere interponer recurso de casación tanto en la forma como en el fondo contra el Auto de Vista, sin embargo de su lectura, no se evidencia cuestionamiento ni análisis alguno dela resolución aludida, sino mas bien su contenido es la transcripción exacta de lo que expuso como argumentos de su recurso de apelación, que por demás está decir, fue respondido de manera pertinente por el Tribunal Departamental de Justicia de Santa Cruz exponiendo los motivos por los que consideró correcto el razonamiento expresado en sentencia por parte de la A quo, habiendo en todo caso cumplido con lo determinado por los arts. 236 con relación al 227 del Código de Procedimiento Civil, en ese antecedente, correspondía al recurrente referirse a esos fundamentos del Ad quem y del porque consideraba que contra ella procedía tanto el recurso de casación en la forma como en el fondo de manera separada y adecuar a las causales autorizadas por los arts. 253 y 254 del adjetivo civil, y no proceder como se lo hizo en el caso de Autos de efectuar una copia a título de recurso de casación de lo ya expuesto como recurso de apelación.

Bajo esos antecedentes, indudablemente lo contenido en el memorial de fs. 221 a 222 y vta., de obrados, no puede ser considerado en su contexto como recurso de casación en ninguna de sus dos formas de planteamiento, al no cumplir en lo mínimo con los requisitos exigidos para su consideración.

Consecuentemente corresponderá emitir resolución en sujeción a lo previsto por el art. 271-1) con relación al art. 272 num. 2) del Código de Procedimiento Civil. 

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por elart., 42  parágrafo I núm. 1) de la Ley del Órgano Judicial y los arts. 271 num. 1) y 272 num. 2) del Código de Procedimiento Civil, declara IMPROCEDENTE el recurso de casación en la forma y en el fondo, contra el Auto de Vista de fecha 24 de julio de 2014 cursante de fs.217a 219, formulado por Gabriel Velarde Loras por memorial de fs. 221 a 222 y vta. Con costas.

Se regula los honorarios del abogado en la suma de Bs. 700.-

Regístrese, comuníquese y devuélvase.                                

Relator: Mgdo. Rómulo Calle Mamani.                                                

Fdo. Mgdo. Rómulo Calle Mamani.

Fdo. Mgda. Rita Susana Nava Durán.

Ante mí  Fdo. Abog. Gonzalo Rojas Segales

Registrado en el Libro de Tomas de Razón: Primero