TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

             S A L A   C I V I L


Auto Supremo: 37/2015                                                                         Sucre: 21 de enero        2015                                                                 Expediente: P - 13 - 14 S.                                                

Partes: Bertha Coronado Durán.         c/ Teófilo Nina Machaca y Martha Aro de Nina.

Proceso: Entrega de títulos y documentos de propiedad en cumplimiento del art.

              614 y 617 del Código Civil.                

Distrito: Pando.

VISTOS: El recurso de casación en el fondo de fs. 87 a 89, interpuesto por Teófilo Nina Machaca y Martha Aro de Nina, contra el Auto de Vista Nº 75 de 19 de agosto de 2014, de fs. 83 a 84, pronunciada por la Sala Civil del Tribunal Departamental de Justicia de Pando, dentro del proceso ordinario sobre entrega de títulos y documentos de propiedad seguido por Bertha Coronado Durán contra Teófilo Nina Machaca y Martha Aro de Nina; el Auto de fs. 91 vta.; los antecedentes del  proceso, y:

CONSIDERANDO I:                                                                         ANTECEDENTES DEL PROCESO:

Bertha Coronado Durán, de fs. 28 a 29 y de fs. 32 a 32 vta., demanda amparada en los arts. 614 y 617 del Código Civil, manifestando que conforme al documento privado de compromiso de venta suscrito entre ella y Teófilo Nina Machaca y Martha Aro de Nina, se acredita que adquirió un inmueble sito en Av. Fernández Molina de la ciudad de Cobija, habiendo de su parte cumplido con el pago del precio pero los vendedores aún deben cumplir con entregarle los títulos y documentos en aplicación de la citada normativa legal. Para cumplir con su obligación siguió proceso de oferta de pago y obligación de hacer adquirir la propiedad vendida que tiene la calidad de cosa juzgada inamovible con el fin de garantizar su derecho propietario, y pese a existir anotaciones preventivas y registro de la Sentencia, que bien suplen los títulos y documentos de transferencia que no le cumplieron, lo cierto es que los vendedores deben suscribir en su favor una minuta de transferencia (compraventa) para registrar definitivamente su propiedad y consiguiente entrega de títulos y documentos de propiedad.

Teófilo Nina Machaca y Martha Aro de Nina, responden y reconvienen de fs. 37 a 39 vta., señalando que cuando suscribieron el documento de transferencia del mencionado inmueble se encontraban atravesando carencias económicas de las que se aprovechó la demandante para adquirir con menos de la mitad del valor, debido a ello accionaron la demanda de rescisión por lesión buscando se les cancele el monto real del inmueble, sin embargo, se niega a aumentar. De los términos demandados no se entiende ni aclara si pretende la entrega de los documentos o la minuta de transferencia menos expone el derecho ya que la compradora está en pleno uso del inmueble sin que nadie perturbe su posesión sino ellos mismos que le reclaman que cancele el precio real del inmueble, y la entrega que dispone el art. 617 del Código Civil, es una entrega simbólica nada más. Reconvienen por la rescisión del contrato por efecto de la lesión debido a que transfirieron a la demandada dicho inmueble por $us. 26.000.- suma que fue cancelada en cuotas, y cuando le faltaba aun cancelar le solicitaron que aumente el valor de las cuotas señalándole que le vendieron por un precio exiguo por debajo del real, sin embargo, siempre fue negado y les siguió proceso de oferta de pago del saldo y obligación de hacer adquirir la propiedad o el derecho sobre la cosa, pero no puede activarse a la vez una demanda voluntaria y juicio sumario por lo que en grado de casación la Corte Superior resolvió la causa casando parcialmente el Auto de Vista declarando probada la demanda de oferta de pago y dejando sin efecto la adquisición del derecho propietario. Aturdidos por los problemas económicos que al ser conocidos por la actora les ofreció un precio ínfimo del cual no dudaron recibir ya que con ello evitarían un mal mayor que venía en su contra. El valor real oscila entre $us. 90.000.- por tanto la suma recibida está por debajo de la mitad de ese valor lo que será demostrado con prueba pericial a efectuarse a futuro.

Sustanciado el proceso en primera instancia, el Juez de Partido Segundo en lo Civil de la ciudad de Cobija, mediante Sentencia Nº 07 de 2 de abril de 2014, de fs. 67 a 69 vta., declaró probada la demanda y se dispone que la parte demandada en el plazo de 10 días entregue a la demandante los títulos y documentos del bien inmueble bajo pena de imposición de pago de daños y perjuicios. En el mismo plazo deberán otorgar la transferencia definitiva en favor de la demandante debiendo ésta presentar la respectiva minuta, bajo conminatoria de ley.

En grado de apelación, la Sala Civil del Tribunal Departamental de Justicia de Pando, mediante el Auto de Vista Nº 75 de 19 de agosto de 2014, confirmó la Sentencia; resolución contra la cual la parte demandada recurre en casación en el fondo.      

CONSIDERANDO II:                                                                         HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN:

Del recurso de casación se resume lo siguiente:

Alegan que los hechos demandados no han sido expuestos con claridad ni precisión ya que la actora señala que habría cumplido de su parte lo dispuesto por el art. 636 del Código Civil, es decir, pago del precio, y que en contrapartida los vendedores deberían cumplir su obligación de entregarle los títulos y documentos, pero luego señala que deben suscribir en su favor la minuta de transferencia porque ella habría cumplido con el pago del precio. No comprenden qué es lo que pretende pues contradictoriamente pide la entrega de los documentos del inmueble, y a la vez, la minuta de transferencia, debería especificar si pide la entrega de documentos o la minuta de compraventa.

Acusan la violación y la interpretación errónea de los arts. 614 a 617 de la citada norma ni tampoco expone el derecho en forma sucinta por cuanto basa su demanda en normas que no dan acción a la misma ni siquiera para su admisión.

Dicen que cuando una persona ha de vender su inmueble y otros derechos a un comprador, ello implica una acción recíproca ya que el vendedor debe entregar su bien vendido y el comprador resarcir el precio convenido en dinero. En el presente caso, la compradora está en posesión del inmueble sin ser perturbada a no ser por ellos que piden les reponga el precio real.

El art. 617 del Código Civil, dispone que el vendedor debe también entregar los títulos y documentos relativos a la propiedad, regulando modos de entrega especiales, la extensión de la escritura pública y su inscripción equivale a una entrega simbólica lo cual no queda sino en eso.

Con esa base, piden casar el Auto de Vista. 

CONSIDERANDO III:                                                        

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:

El recurso de casación está considerado como un recurso extraordinario que procede sólo en determinados casos y se equipara a una demanda de puro derecho y está dirigido a que se restablezca el imperio de la ley infringida. De conformidad al art. 250 del Código de Procedimiento Civil, el recurso de casación puede ser de forma, de fondo o ambos a la vez.

El recurso de casación en el fondo tiene lugar cuando existe una infracción a la ley, en ese caso, el Tribunal de Casación deja sin efecto el Auto recurrido y dicta un nuevo fallo aplicando la ley vulnerada, de acuerdo a lo previsto en el art. 274 del Código de Procedimiento Civil, en cambio, el recurso de casación en la forma tiene lugar cuando en la resolución recurrida o en el proceso se violan formas esenciales sancionadas con nulidad por la ley, caso en el cual anula el proceso o la Resolución recurrida, según lo señalado por el art. 275 de la citada norma.

Bajo ese entendido, se advierte que el recurso de casación en la forma y en el fondo son medios de impugnación distintos que persiguen igualmente finalidades diferentes. La finalidad del recurso de fondo es dejar sin efecto un Auto de Vista o Sentencia dictada con infracción de la ley o incurriendo en errores de hecho o de derecho en la apreciación de la prueba, en tanto que la finalidad del recurso de casación en la forma es la de anular la resolución recurrida o la de obrados cuando ha sido pronunciada o sustanciada con violación de las formas esenciales sancionadas con nulidad por la ley.

El art. 253 del Código de Procedimiento Civil, establece los casos para la procedencia del recurso de casación en el fondo o recurso de casación propiamente dicho, por errores in judicando y está orientado a que el Tribunal ingrese a revisar el fondo del litigio. Por su parte, el art. 254 del referido compilado, establece los casos para la procedencia del recurso de casación en la forma o recurso de nulidad propiamente, por errores in procedendo, en consecuencia, cuando se plantea el recurso en la forma, la fundamentación debe adecuarse a esas causales y previsiones, y está orientado a que el Tribunal Supremo constate la existencia de errores formales en la resolución impugnada o de procedimiento en la sustanciación de la causa.

Tanto en el recurso de fondo como de forma debe darse inexcusable cumplimiento al art. 258-2) de la norma en estudio, siendo ineludible la fundamentación en ambos casos, es decir, deberá citar en términos claros, concretos y precisos la sentencia o auto del que se recurriere, su folio dentro del expediente, la ley o leyes violadas o aplicadas falsa o erróneamente, y especificar en qué consiste la violación, falsedad o error, ya se trate de recurso de casación en el fondo, en la forma o en ambos. Si el recurso de casación se plantea en ambos efectos, debe inexcusablemente especificarse las causales de fondo y las causales de forma, disgregándolas y exponiéndolas con claridad de conformidad a la citada disposición legal, que establece los requisitos del recurso de casación.

De la revisión del recurso de casación interpuesto del que se indica que es de fondo y se hace alusión del art. 253 del Código de Procedimiento Civil, empero, no se especifica la causal para su procedencia, sin embargo, se acusa la violación e interpretación errónea de los arts. 614 a 617 del Código Civil. De su lectura se advierte que el memorial de recurso es una repetición literal de los puntos objeto de apelación, así como éstos del memorial de contestación a la demanda, indudablemente no existe una forma preestablecida para impugnar en casación, pero al menos los agravios o reclamos presentados en esta instancia deberían también tener carácter extraordinario en la medida de lo que requiera ser reclamado y fundamentado más que una simple reiteración o copia de puntos de reclamo ya efectuados con anterioridad y sobre los que ya se habría referido el órgano jurisdiccional.

Toda vez que el recurso de casación tiene por fin el restablecimiento de la ley infringida, los recurrentes acusan la violación e interpretación errónea de aquélla, sin embargo, no señalan de qué forma no se habrían aplicado los preceptos de las disposiciones legales que indican o de qué manera dichos preceptos se interpretaron erróneamente que ha llevado al órgano jurisdiccional a disponer la entrega de títulos y documentos y la otorgación de la transferencia definitiva, es decir, esos supuestos agravios de violación y errada interpretación deben acusarse y fundamentarse en forma concreta y precisa demostrando por qué y en qué forma han sido violadas y mal aplicadas, de conformidad a lo que señala el num. 2 del art. 258 del Código Adjetivo de la materia, que dice: “Deberá citarse en términos claros, concretos y precisos la sentencia o auto del que se recurriere, su folio dentro del expediente, la ley o leyes violadas o aplicadas falsa o erróneamente. Estas especificaciones deberán fundarse precisamente en el recurso y no fundarse en memoriales o escritos anteriores ”.         

De otro lado, cuando se recurre a la jurisprudencia para vincular a un caso en concreto mínimamente se debería señalar qué es lo que con ella se está tratando de demostrar, la mera cita sin relacionarla al caso no tendría sentido, en el presente recurso se procede a citar jurisprudencia variada pero sin señalar lo que se pretende demostrar, es decir, cuál es la vinculación que tiene con el caso que lleva a deducir a los recurrentes que el Tribunal de Alzada ha violado e interpretado erradamente la ley, de lo que se tiene que el recurso de casación en examen, no ha cumplido con los requisitos señalados en el numeral 2) del art. 258 del Código Adjetivo de la materia, conforme a los motivos expuestos arriba.

Por lo precedentemente señalado, este Tribunal de Casación emite Resolución en la manera en que determina el art. 271 num. 1) en relación al art. 272 num. 2) del Adjetivo Civil.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por los arts. 41 y 42 parágrafo I numeral 1) de la Ley del Órgano Judicial de 24 de junio de 2010, en aplicación de los arts. 271 num. 1) y 272 num. 2) del Código de Procedimiento Civil, declara IMPROCEDENTE el recurso de casación en el fondo interpuesto por Teófilo Nina Machaca y Martha Aro de Nina, contra el Auto de Vista Nº 75 de 19 de agosto de 2014, pronunciada por la Sala Civil del Tribunal Departamental de Justicia de Pando, dentro del proceso ordinario sobre entrega de títulos y documentos de propiedad seguido por Bertha Coronado Durán contra los recurrentes. Sin costas.

Regístrese, comuníquese y devuélvase.

Relatora: Mgda. Rita Susana Nava Durán.

Fdo. Mgdo. Rómulo Calle Mamani.

Fdo. Mgda. Rita Susana Nava Durán.

Ante mí  Fdo. Abog. Gonzalo Rojas Segales

Registrado en el Libro de Tomas de Razón: Primero