TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA                        S A L A  C I V I L

Auto Supremo: 04/2015

Sucre: 08 de enero 2015

Expediente: O-57-14-S

Partes: Gregorio Santos Mamani.  c/ Petrona Paula Machaca Lucana.

Proceso: Divorcio.

Distrito: Oruro.


VISTOS: El recurso de casación en el fondo y en la forma formulado por Petrona Paula Machaca Lucana de fs. 614 a 617, contra el Auto de Vista Nº129 de 08 de agosto de 2014 de fs. 608-610, pronunciado por la Sala Civil Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de Oruro, en el proceso de Divorcio, seguido por Gregorio Santos Mamani contra Petrona Paula Machaca Lucana, laconcesión de fs. 620, los antecedentes del proceso y:

CONSIDERANDO I:                                                                ANTECEDENTES DEL PROCESO:

El Juez Tercero de Partido de Familia de Oruro, pronunció Sentencia cursante de fs. 538 a 540 vta., declarando: IMPROBADA la demanda principal de divorcio de fs. 4 complementada a fs. 7 y vta por la casual contenida en el Art. 131 del Código de Familia invocada en la demanda principal, IMPROBADA la demanda reconvencional de fs. 21-23 por la causal 130 Inc. 1 y 4) del Código de Familia. En consecuencia se mantiene vigente el vínculo conyugal que une a los esposos Gregorio Santos Mamani y Petrona Paola Machaca Lucana, así como emergencia a ello se deja sin efecto todas las medidas provisionales dictadas dentro el presente proceso familiar.

Apelada la referida Sentencia por Gregorio Santos Mamani por memorial de fs. 546 a 548 y por memorial de fs. 550 a 552 por Petrona Paula Machaca Lucana es resuelta por la Sala Civil Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de Oruro, que emitió el Auto de Vista cursante de fs. 608 a 610, por el que confirma la Sentencia No. 102/2013 de fecha 29 de octubre de 2013.

Resolución que dio lugar al recurso de Casación en el fondo y en la forma, interpuesto por parte de Petrona Paula Machaca Lucana, que se analiza.

CONSIDERANDO II:                                                                        HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN:

En el fondo

Refiere vulneración a los arts. 1287, 1289, 1330 1283 del Código Civil, porque tanto en la Sentencia como en el Auto de Vista no se habría realizado correcta e integral valoración de la prueba, incidiendo en las que demostrarían la relación extramatrimonial sostenido por su cónyuge, señalando como vulnerados lo establecido en los dos primeros artículos mencionados, que por la presunta demostración que su esposo andaría junto con la mujer que señalase habría vulnerado el art. 1283 también señalado supra al haber demostrado la causal 4ta., contenida en el art. 130 del Código de Familia, pues sus testigos habrían manifestado aquel aspecto, y conforme al razonamiento expuesto en el Auto Supremo No. 358/2013, en el nuevo modelo de estado basado en nuevos principios y valores, debe imperar la justicia y valor supremos en el que deben las autoridades sus decisiones y otras consideraciones expuestas en la misma. Que por ello correspondía declarar probada la demanda reconvencional.

Vulneración del art. 140 del Código de Familia, que debe existir pruebas producidas por la parte a quien se favorezca con la prescripción conforme establecería el art. 1283 del Código Civil, para ser compulsadas, en el caso no se habría cumplido con ello por la contraparte, por lo que considera indebidamente aplicado el art. 140 del CF al declarar la extinción de la acción por tiempo transcurrido. Cita jurisprudencia sentada en Auto Supremo ya mencionado supra resaltando el análisis efectuado entonces, aspecto que habría sucedido en el caso pues el actor mantendría relación adulterina sin tener libertad de estado, y por esa razón, además de malos tratos y otros contra su persona  y sus hijos debiera declararse probada la demanda reconvencional.

En la forma

Vulneración del art. 236 del Código de Procedimiento Civil, que en la Sentencia no existe fundamentación o motivación, ni el porque se habría declarado improbada su reconvención, que interpuso apelación y cumplió con el art. 375 del Código de Procedimiento Civil al demostrar la existencia de sevicias, injurias graves en su contra cuando sin tener libertad de estado su esposo su esposo se luciría con otra pareja de manera pública que le ocasionaría daño. Hace referencia a circunstancias que hubiera sucedido sobre la conducta de su esposo y refiere a las testigos que evidenciarían ese aspecto, que dice no fuera valorada, acusando también de no valorada el art. 1330 del Código Civil.

Que el informe social evidenciaría el conocimiento de sus hijos sobre la vida que lleva su padre y su convivencia con otra mujer sin tener libertad de estado, que ese aspecto no habría sido desvirtuado por ningún medio de prueba y que ella habría cumplido con lo previsto por el art. 375 del CPC, que incluso durante la tramitación del proceso fuera objeto de injurias, cuando en realidad ella solo se ocupaba de hacer sacrificios en sustento de sus hijos.

Por lo anterior pide se case parcialmente el Auto de Vista 129/2014 y se declare probada la demanda reconvencional.

CONSIDERANDO III:                                                        FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:

Planteado como está el recurso de casación tanto en el fondo como en la forma, se resolverá en primer término lo propuesto en la forma en razón de si fueran evidentes las denuncias en esta vía el resultado fuera por anular obrados o el Auto de Vista impidiendo la consideración de fondo, en ese antecedente se tiene que:

En la forma

La recurrente, sin advertir la naturaleza del recurso de casación en la forma, pretende la existencia de vulneración del Art. 236 del Código de Procedimiento Civil, pero en la emisión de la Sentencia de primer grado, y no en Auto de Vista como correctamente debió cuestionarse, en consideración a que en el recurso de casación se analiza lo resuelto el fallo dictado por el Ad quem y no por el A quo. Bajo el antecedente referido, las demás argumentaciones destinadas a mostrar situaciones descriptivas del proceso como son las declaraciones de los testigos, la declaración de sus hijos en el informe social y conclusiones subjetivas sobre la actitud mostrada por ella y su cónyuge, para simplemente en una última parte de sus argumentos señalar el incumplimiento de la norma denunciada como vulnerada son impertinentes, siendo inconducente asimismo el petitorio de que se case el Auto de Vista, siendo inviable esa situación si consideramos que el recurso se la presentó en la forma y no en el fondo en que es pertinente el petitorio de casar la resolución del inferior en grado. Bajo ese antecedente y haber soslayado adecuar su razonamiento en lo que dispone el art. 254 del Código de Procedimiento Civil en sus diferentes causales, estamos frente a un recurso improcedente.

Por consiguiente, corresponde pronunciamiento en sujeción a lo previsto por el art. 271-1) del Código de Procedimiento Civil.

En el fondo

Con relación al recurso de casación en el fondo, se denuncia violación en el fallo de segunda instancia lo que representa el documento público, su fuerza probatoria, eficacia probatoria de la prueba testifical cuando es permitido, y la carga de la prueba sobre el hecho o hechos que fundamenten su pretensión, vinculando al art. 130-1) y 4) del Código de Familia y que habría sido aplicado de manera incorrecta el art. 140 de la norma sustantiva familiar; a lo anterior, corresponde señalar que de la lectura del Auto de Vista recurrido, en cuanto a los agravios expuestos en la apelación por la hoy recurrente en el punto 2 del segundo considerando de manera escueta hace referencia al principio del iura novit curia, y en ese análisis se limita a señalar la fecha (septiembre de 2010), en que presuntamente habría abandonado el hogar el demandante y la acción de divorcio se hubiera presentado en septiembre de 2012, vinculando sin discriminación alguna a lo previsto por el art. 140 del Código de Familia. El reclamo de la recurrente va en sentido que esa consideración no fuera correcta y mas bien vulneraría sus derechos especificando las normas que señaló de principio, bajo ese antecedente, confrontamos que la demanda reconvencional se la activó por dos causales, 1° “Por adulterio…” y 4° “Por sevicias, injurias graves…” del art. 130 del Código de Familia, bajo ese antecedente el Auto de Relación Procesal (fs. 84 y vta.), entre los hechos a probar señaló en el punto 2, precisamente ese aspecto “La causal esgrimida en su demanda reconvencional art. 130 inc. 1) y 4)”estando sujeto a ello las probanzas por parte de la hoy recurrente.

El Auto de Vista, sostiene que las causales alegadas se hubieran presentado fuera del plazo establecido por el art. 140 del Código de Familia, que el razonamiento expresado por el A quo en ese mismo sentido fuera correcto, sin embargo no existe disgregación de las casuales invocadas, las pruebas producidas y la resolución emitida;estamos de acuerdo que la norma última mencionada señala el plazo de seis meses para interponer acción de divorcio por parte del cónyuge ofendido, sin embargo la demandada nunca fundó su reconvención bajo el presupuesto de que a tiempo de abandonar el hogar se hubieran patentizado las sevicias o injurias,o que en ese momento hubiera cesado la actitud desleal de su cónyuge cuando denuncia la existencia de adulterio. Si bien el esposo hubiera abandonado el hogar en el mes de septiembre de 2010 y la demanda presentada fue en tiempo menor que señala el art. 131 del Código de Familia con cuya causal demandó el actor, por esa evidencia se declaró improbada la demanda principal, no existe polémica respecto a ello;sin embargo es erróneala vinculación a esa fecha para hacer correr el término de seis meses a las causales de divorcio alegadas por la demandada reconvencionista, siendo un aspecto que merece ser revisado, al ser equivocado primero por parte del A quo vincular de manera global la fecha de abandono del hogar con las casuales utilizadas por la reconvencionista y luego por el Ad quem de manera insustancial bajo el paraguas de “dadme los hechos que yo os daré el derecho”, confirmar sin el debido fundamento ese limitado como erróneo análisis, además de haberse pronunciado sobre ello de oficio, aspecto que no está permitido porque la misma opera únicamente a pedido de parte; la apelante reclamó de manera fundamentada la deficiencia contenida en el fallo de primera instancia, consecuentemente era deber del superior en grado verificar ese aspecto y dar respuesta pertinente.

De la producción probatoria reconvencional, se patentiza en la conducta del actor, infidelidad al sostener relación extramatrimonial al convivir con otra pareja e exhibirse de manera pública con aquella persona, incluso a la vista de sus hijos realizando actividades de manera cuotidiana, este aspecto conlleva la configuración de las sevicias graves por la actitud de irrespeto a su cónyuge y a sus hijos, situación que no cesó, manteniéndose subsistente a la fecha de interposición de la demanda reconvencional, que en definitiva es agraviante para la esposa, consecuentemente no puede alegarse por la prescripción como de manera ligera se entendió. Se debe comprender por “injurias graves”, toda actitud o proceder de un cónyuge hacia otro que, exteriorizándose en palabras, pronunciadas o escritas, gestos o vías de hecho u omisiones, importen un agravio, menoscabo, ofensa o ultraje para el afectado. Se traducen en manifestaciones de desconsideración que, hiriendo justas susceptibilidades, impidan la continuación de la convivencia. Las injurias no requieren necesariamente un ánimo de ofender, o intención de causar daño. Lo que sí se imputa al cónyuge es que sus actos provocan objetivamente, ofensa, humillación o menoscabo al otro, aunque esos actos no hayan tenido deliberado propósito de ofender.

Mientras subsiste el matrimonio, los cónyuges se deben respeto mutuo y si uno de ellos profiere agravios contra el otro de entidad suficiente para configurar la causal de injurias graves, quien así actuó es susceptible de ser demandado y declarado culpable en el divorcio por estar incursos en dicha causal, al ser su causante.

En el caso de autos, la reconvencionista probó la existencia de una relación extramatrimonial de su cónyuge con las declaraciones testificales que produjo, (Roberta Miranda Llave fs. 386), (Elizabeth Gómez Ballón de Cáceres fs. 388-389), (LizzethIviaOtalora Nina fs. 390-), las documentales consistentes en citaciones al Ministerio Público así como por el informe social (fs. 344 a 348), evidenciando rechazo de los dos hijos menores de edad por la actitud asumida por su padre de estar manteniendo una relación con nueva pareja, además del menosprecio demostrado hacia ellos, consecuentemente lo denunciado por la recurrente reconvencionista- tiene asidero, aspectos que debieron ser valorados en su real alcance por los de instancia, considerando que en esas actitudes de manera fehaciente se ha demostrado la concurrencia de injurias graves, pues con la exteriorización pública de esa infidelidad se ha visualizado socialmente como agravio al honor de la esposa, manifestándose un franco desprecio del matrimonio que aun subsistía.

Estamos de acuerdo que la familia se halla reconocida y protegida como núcleo fundamental de la sociedad por el Estado conforme prevé el art. 62 de la Constitución Política del Estado, empero ello no implica que en menoscabo de los nuevos principios que rigen el Estado plasmados en el art. 8 de la Constitución Política del Estado se deba mantener vigente una unión conyugal que a todas luces ya no cumple esa función prevista por la norma constitucional citada en primer término, y mas bien va en deterioro de esos valores, incidiendo en el desarrollo de los hijos menores habidos dentro del matrimonio, que merecen la debida protección. Bajo ese antecedente si bien es cierto que debe procurarse en primer término el vínculo matrimonial y conservar la unión familiar, no es menos evidente que si esta situación irá en detrimento de los lazos familiares, ante fehaciente evidencia se deba declarar su desvinculación evitando un mal mayor.

Del análisis efectuado, la causal establecida como “injuria grave” prevista en el art. 130-4) del Código de Familia en la conducta del actor fue demostrado de manera clara, consecuentemente tiene asidero lo reclamado por la recurrente, correspondiendo enmendar el razonamiento expuesto por el Ad quem y declarar la desvinculación matrimonial de los contendientes por culpa de aquel.

Bajo esas consideraciones, corresponderá emitir resolución en este punto, conforme prevén los  Art. 271 num. 4) y 274 del Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por los Arts. 41, 42, parágrafo I num., 1) de la Ley del Órgano Judicial de 24 de junio de 2010, en sujeción a lo previsto por el art. 271 num. 1) y 272 del Código de Procedimiento Civil declara INPROCEDENTE el recurso de casación en la forma planteado por la recurrente y en aplicación de los arts., 271 num. 4) y 274 del Código de Procedimiento Civil, CASA parcialmente el Auto de Vista Nº 129/2014 de fecha 08 de agosto de 2014 y deliberando en el fondo, declara PROBADA la demanda reconvencional de fs. 21a 23 vta., de obrados en cuanto a lo invocado por la reconventora, por la causal contenida en el art. 130-4) del Código de Familia. En consecuencia se dispone: 1.- La desvinculación matrimonial de los esposos Petrona Paula Machaca Lucana y Gregorio Santos Mamani, debiendo en ejecución de sentencia procederse a la cancelación de la Partida Matrimonial conforme a los datos de la documental de fs. dos de obrados. 2.-Existiendo evidencia de la existencia de un menor de edad a la fecha (fs.17) se dispone la guarda del mismo a la madre, fijándose asistencia familiar a su favor en la suma de Bs. 500.3.- Se fija asimismo asistencia familiar a favor de la recurrente en la suma de Bs. 500. Montos de dinero que el actor debe hacer efectivo mediante depósitos judiciales. 4.- En cuanto a los bienes habidos en el matrimonio, en ejecución de sentencia se proceda a la división y partición previa comprobación fehaciente de su existencia.

Se multa con un día de haber a los suscribientes del Auto de Vista por la casación, a ser descontados de su haber mensual. A ese fin se notifique a la DGAF.

Regístrese, comuníquese y devuélvase.

Relator: Mgdo. Rómulo Calle Mamani.                                                

Fdo. Mgdo. Rómulo Calle Mamani.

Fdo. Mgda. Rita Susana Nava Durán.

Ante mí  Fdo. Dra. Patricia Ríos Tito

Registrado en el Libro de Tomas de Razón: Primero